sábado, 17 de marzo de 2007

La crispación del PP provoca rechazo y apatía a los ciudadanos

Artículo recuperado del antiguo blog de JS Abanilla

La crispación del PP provoca rechazo y apatía a los ciudadanos

El panorama actual previo a la campaña electoral del próximo 27 de mayo en nuestra Región es de mucha incertidumbre. A nivel regional tenemos a un PP bastante tocado con el tema de la corrupción y del beneficio a las empresas amigas propiedad de compañeros de partido y de familiares del partido. Esto, que en cualquier parte sería un escándalo, pues el Presidente regional dice que es él quien tiene que ver lo que se le imputa a sus candidatos y entonces él decidirá si siguen o se van. Desde luego esto no es lo mismo que opina cuando las sospechas no son contra el PP sino contra el PSOE, y enseguida se lanzan a pedir dimisiones y a criticar que hay pasteleo por todas partes.

Esto, que pasa en Murcia, como también pasa a nivel nacional en el Congreso, con el asunto del terrorista De Juana Chaos, igual hace que la sociedad note crispación en el ambiente político. Es muy posible que uno mire la tele y le de bastante asco lo que ve y escucha. Políticos que hacen una pregunta al Presidente del Gobierno y no le dejan responder y le insultan, o manifestaciones contra el terrorismo, mejor dicho, contra el Gobierno, convocadas con una paupérrima argumentación que sólo se puede tragar alguien que no le da muchas vueltas a la cabeza o que es declarado confeso seguidor del Régimen. Manifestaciones "bonitas y hermosas", donde va gente "sensata y de bien" del barrio de Salamanca que es de lo más "chic" de la sociedad madrileña, y que entre proclama y proclama insultan a todo lo que se mueve y mentan al abuelo de Zapatero y a su madre.

Es normal que este ambiente consiga asquear al público que ve estas cosas y que cambien de canal. Y el problema ya no es ese, lo peor de todo esto es que estas cuestiones menores consiguen que la verdadera actualidad, como por ejemplo lo es ahora mismo el juicio del 11-M, donde está saliendo toda la verdad (esa que muchos "quieren saber") del atentado, pero que como no les interesa políticamente despistan con otros asuntos. Y así la gente no se entera de este juicio, como tampoco se entera de que se ha aprobado esta semana la Ley de Igualdad, gracias a la cual ahora los españoles y españolas seremos exactamente iguales y tendremos los mismos derechos unos y otras. Como también se ha aprobado la Ley que regulará a los Guardias Civiles, que a partir de ahora podrán asociarse, y que ha sido tan bien recibida por los miembros de la Benemérita.

Con lo cual tenemos a un PP que aun estando solo en la oposición, sin apoyos de ningún partido, con su labor política cuestionada por los grupos parlamentarios y por la sociedad, sin embargo consigue imponer el ritmo de la actualidad. Es el PP y sus medios afines quienes dicen de qué es lo que hay que hablar y de qué es lo que no. Y el Gobierno, que gobierna para todos, se olvida del partido que es y lejos de dejar en su sitio a esta gente, actúa de Gobierno plural y responde como puede, contra los ataques furibundos y desatados de la derecha más rancia que se recuerda en España.

¿Y eso en qué afecta a la población? ¿En qué afecta a los jóvenes?. La sociedad vive al día, no tiene tiempo de pensar mucho, pero tampoco es tonta. Ve esas cosas, y le asquean tantas manifestaciones, como le tiene que asquear a los madrileños tener todos los sábados cortada la circulación porque una gente se va a manifestar por enésima vez por no se sabe muy bien qué. Y la sociedad por poco que escuche se queda con las ideas clave, que por mentiras que sean, calan, y lo peor de todo, se las pueden creer. Es impresionante ver encuestas hechas a personas que responden auténticas burradas al respecto de la actualidad, y que no son sino reflejo de esa sociedad desinformada e intoxicada desde los medios de comunicación.

Pero lo peor de todo ya no es eso, sino que a la gente que más o menos puede tener un mínimo interés en seguir estos asuntos, se le quitan las ganas de golpe. Es comprensible que un ciudadano vea a un PP dando berridos en los Parlamentos y siendo prepotentes en las formas, y se le quiten las ganas de seguir viéndolo. Pero es que luego los ven que van a manifestaciones de la mano de gente de la extrema derecha con sus banderas del pollo y que se apropian del Himno Nacional (de todos), de las banderas de España (de todos. Estas si, las del pollo para ellos todas) de los lazos azules (creados por "Gesto por la Paz" para estar contra el terrorismo, no para dividir a los demócratas) y uno al final se tiene que crear una imagen de rechazo, no sólo a ese partido, sino también al otro, el del PSOE que "dicen que" ha hecho esto y lo otro y como desde el Gobierno, con tanto dato que se argumenta como defensa con lo de las excarcelaciones y rebajas de condena que hizo el PP y no cambió las leyes para impedirlo (datos realistas y completos si uno se detiene a atender un poco) no se es tan efectivo haciendo llegar mensajes claros, al final se pierde uno y no se entera de la realidad.

La consecuencia de eso es que la gente, ciudadanos, y jóvenes, si tenían algún mínimo interés en hablar de política con amigos, familiares, etc.., enseguida aparece la crispación de los desinformados, y como los ciudadanos (los sensatos de bien de verdad, no los otros) en general detestan la violencia, prefieren pasar de política y se dedican a sus asuntos, quizá mucho más importantes para ellos, y que son los que al final le resolverán la papeleta laboral algún día.

¿Y qué se ha conseguido? El PP desde luego crispar a la sociedad cada mes con un asunto diferente (y luego echarle la culpa al Gobierno), gastar balas de esas de que se acaba el mundo, y que al final no son nada ni llegan a ningún sitio (que si el Estatut, que si España se rompe, que si los papeles de Salamanca, que si incendios allí y allá, que si inseguridad ciudadana, que si robos en las casas, que si inmigración, etc..). Por eso hay que ver realmente quien gobierna y quien crispa. Y es que ¿ha hecho muchas propuestas el PP esta legislatura? Ninguna. Dicen los que saben de encuestas que el único momento en que Rajoy subió su valoración fue cuando se mostró disponible a llegar a entendimientos con el asunto del terrorismo. Desgraciadamente (para él) eso le duró sólo una semana, porque el resto de la legislatura no hace sino bajar y bajar y bajar su valoración como lider. No en vano es el lider de la oposición PEOR valorado de toda la democracia. Y con eso y con un 30 % de popularidad no se va a ninguna parte.

Así tenemos a un Gobierno que trabaja, el de Zapatero, y una oposición desleal y farfullera la de Rajoy, que no duda en aliarse con quien sea con tal de derrocar al Gobierno lo antes posible aunque sea por medio de usar el terrorismo como arma electoral (lo cual prohíbe el Pacto Antiterrorista que él tanto saca y del cual dijo que "era un conejo sacado de la chistera"). Y por último tenemos a unos ciudadanos desganados, apáticos y que no tienen ganas de saber nada de política ni de políticos, ni de unos de izquierdas ni de otros de derechas. Gente que juzga a todo político que se precie con el mismo rasero sin entrar siquiera a ver realmente lo que es y lo que dice. Ciudadanos que les da igual todo y que el día de las elecciones lo más seguro es que ni vayan a votar para castigar así a la clase política. ¿pero de verdad creen que no votando se soluciona algo? ¿De verdad creen que sirve eso de algo?. Por mucho o poco implicado que quiera estar uno, las cosas no se arreglan huyendo de la quema y desentendiéndose de todo porque no se va a cambiar nunca. Las cosas se arreglan participando, entrando en las organizaciones y tomando la palabra para decir lo que uno piensa.

Igual la democracia no es el más perfecto de los sistemas, pero desde luego es el menos malo. Y la alternativa ya sabemos cual es: La dictadura. Por eso, ante el peligro que supone el ataque frontal y desmoronamiento de las Instituciones del Estado, como ya pasó en 1993 con el asunto del GAL, los ciudadanos no podemos permitir que unos exaltados intolerantes e intransigentes que sólo saben vivir en el poder poco a poco estén consiguiendo asquear a los ciudadanos, y quien sabe qué más pueden pretender hacer y hasta donde pueden llegar.

Desde luego, desde Juventudes Socialistas no estamos por la labor de dejar que esto siga así, y queremos demostrar que la política no es eso, eso es el ansia por el poder que algunos no se acostumbran a haber perdido hace años, ansia por seguir beneficiando a los pocos amigos y oprimiendo a las mayorías. No. La verdadera política es velar por los ciudadanos, por sus problemas, por cambiar las leyes para ayudar a cambiar las cosas. Para avanzar juntos hacia una sociedad mejor donde no hayan guerras, ni hambre; donde haya paz y respeto mutuo. Por eso esa labor es tan importante, y es trabajo de todos llevarla a cabo, cada uno poniendo su granito de arena cada día, cada uno desde su barrio, desde su pueblo, su ciudad.

No hay comentarios: