viernes, 8 de junio de 2007

Reflexión post electoral. Municipales y Autonómicas 2007

Artículo recuperado del anterior blog de JS Abanilla
Tras haber pasado ya varias semanas desde las elecciones municipales y autonómicas del pasado 27 de mayo, cabría reflexionar sobre las cosas que se han hecho bien y sobre las que se han hecho mal, para haber llegado a estos resultados, buenos o malos, según se mire, y desde dónde se mire.

Desde luego cuando desde un partido se afrotan unos comicios municipales -si nos ceñimos a las elecciones municipales-, desde luego que siempre las afronta con ilusión, y con ganas de salir de ellas con la victoria. Para ello hay muchas reuniones previas, reuniones en las que desde dentro del grupo se plantean posibilidades, opciones, posibles candidatos, así como el programa electoral que se va a llevar a las mismas. Se intenta desde luego ir con la máxima ilusión, y para ello se moviliza a militantes, simpatizantes, y claro está, a familiares de los candidatos. Siempre se plantean pensando que se va a ganar, pues de lo contrario no se diría, pero luego es el ciudadano el que manda con su voto a cada cual a su sitio.

Aquí en Abanilla tras ya 20 años de gobierno del PP, se pensaba que el pueblo estaría lo suficientemente cansado ya de estar siempre igual, de no cambiar nada, de ir a rastras y empujones, y que por fin se optaría por cambiar las cosas, por dar un nuevo aire en el Ayuntamiento, para que -en este caso- entrase un nuevo grupo de gente independiente que realmente estuviese por y para los ciudadanos, y no por los ciudadanos pero para los amigos y empresarios. En esta ocasión, tras muchos años incluyendo a algunas personas no afiliadas en la lista, se apostó por poner en los cinco primeros puestos a personas independientes, personas que realmente querían hacer algo por su pueblo, y el PSOE les dio la oportunidad de ir en su lista.

Lamentablemente tras ver los resultados, a efectos de concejales el resultado seguirá siendo el mismo (PP: 8, PSOE: 5), con lo que realmente nada habrá cambiado en el Ayuntamiento. A efectos de votos, aunque realmente la diferencia sí que se ha aumentado, de 603 en 2003 a 1034 ahora en 2007, en 431 votos, sin embargo, los votos obtenidos no han variado tanto, pues el PSOE obtuvo 1761 en 2003 y ahora han sido 1699 en 2007, es decir, sólo se ha bajado en 62 votos. Ha sido el PP el que ha subido de 2364 en 2003 a 2733 ahora en 2007 en 431 votos. Y aunque la subida pudiera parecer que habría sido realmente merecedora de haber obtenido el noveno concejal, por aquello de la Ley D'Ont, incluso aún les habrían faltado 326 votos más para haber podido llegar al 9-4. Una vez hecho este análisis superficial respecto a los datos, cabría hacer un análisis en cuanto a la campaña, lo que se ha hecho desde los dos partidos, así como al planteamiento de la actividad de la oposición durante la legislatura.

Aunque este comentario está hecho desde el punto de vista juvenil, para este blog de Juventudes Socialistas, hay que opinar de todo, y no podemos escondernos ni dejar nada a la especulación. Desde el punto de vista "egoista" de lo que sería la presencia de jóvenes en la lista, realmente sólo iba una persona, y casi al final de la lista, lo cual comparado con la lista del PP, que sí que incluía jóvenes, pues claramente ya se partía perdiendo muchos puntos. Si tenemos en cuenta que el voto sociológico del PSOE es mayormente de la gente insatisfecha, y de la gente reivindicativa, es decir, en su gran mayoría de los jóvenes, el no incluir jóvenes en la lista, en un gran punto negativo. Ahora bien, realmente si no han habido más personas jóvenes no es porque en los círculos principales no los hayan, sino porque por cuestiones de trabajo y de estudios, no han podido. Aún así se buscaron jóvenes fuera del partido, jóvenes de sobra preparados y con inquietudes de sobra probadas, que finalmente tampoco quisieron. ¿Entonces de quién es culpa si no ha habido jóvenes en la lista del PSOE?. Posiblemente esos jóvenes que luego se echaron las manos a la cabeza cuando se supieron los resultados, esos jóvenes que clamaban al cielo, esos jóvenes serían los que deberían reflexionar y pensar hasta qué punto van a estar dispuestos a seguir así toda la vida queriendo que se cambie pero no haciendo nada más que ir a echar el voto y luego criticar a los que realmente dan la cara y participan por ellos. El progreso y el futuro de Abanilla no está sino en los jóvenes. Y son esos jóvenes los que deberían de plantearse realmente cuánto más piensan seguir aguantando sin dar un paso adelante. En estos casos, en muchos lugares, ante estas situaciones, es la gente la que hablando, se conciencia y se plantea dar ese paso adelante para participar, para colaborar, para ayudar para cambiar las cosas. En este caso aquí ni siquiera eso. El pesar cunde y campa a sus anchas, es el pasotismo el que triunfa, el pasar de todo y el pensar en que esto no hay quien lo cambie, y para qué se va a perder el tiempo inutilmente en estas cosas para no sacar ningún provecho ni rendimiento. Y es una pena que la juventud esté así de desconcienciada de los problemas que le atañen y le afectan.

Evidentemente no toda la culpa de haberse perdido las elecciones es culpa de la falta de participación de los jóvenes, pues no son tantos en la pirámide de población. Pero es una pena que la situación socio-política y coyuntural del pueblo, la región y la nación, haga que los jóvenes, en general, pasen tanto de la política como están pasando actualmente. Claro está que pertenecer a una organización política no es lo mismo que participar en un grupo de scouts o de activistas medio ambientales, pero todo está relacionado. Desde el privilegio que da la experiencia, realmente en una organización como lo es juventudes socialistas no sólo se hacen actividades de tipo político, sino que también se hacen actividades de ocio y libre, culturales y de concienciación medio ambiental.

Una vez dicho esto, sólo cabe aguantarse, seguir así otros cuatro años más, seguir viendo cómo las cosas siguen igual, cómo todo sigue siendo sólo para los mismos de siempre, y cómo el resto sigue viéndolas pasar. Seguiremos viendo cómo otros pueblos avanzan y nos adelantan. Seguiremos sin estudios de Formación Profesional, (uno de los 14 pueblos que aún no tienen FP, y menos Blanca, el resto tienen menos de 1000 habitantes). Seguiremos aguantando los conciertos medio respetables (bueno, son los únicos que hay), cada cuatro años cuando hay elecciones. Seguiremos aguantando que nos esquilmen las canteras, nuestras montañas, sin recibir al menos algo a cambio (oficialmente, que se sepa). Seguiremos sin ordenanza de vertido de residuos y recibiendo las basuras de media Región de Murcia y parte de la Valenciana (que se sepa, igual vienen de más lejos), y sin recibir nada a cambio (oficialmente, que se sepa). Seguiremos como seguimos, sin que se sepa nada, sin medio de comunicación local, para que todo se tape, para que todo se oculte, para que nadie sepa ni esté informado de nada, y no sabiendo, se es más feliz, y se es más manipulable. Así seguiremos cuatro años más, viviendo de las rentas -loables- de dos meses de frenético trabajo de todo el partido para que todo siga como está y nada cambie. 20 años gloriosos y cuatro más 24 años gloriosísimos en los que convenios aparte, la realidad es que Abanilla ha perdido cerca de 1000 habitantes de su censo, e igual por eso hay quien quiere meter aquí de forma descontrolada lo que no está en los escritos.

El tiempo da y quita razones. Aunque hay quien mientras el pueblo les vote, o haga que les vote, aunque no tengan razones, se creen que las tienen. Tenemos que vivir con ello. Esto es lo que quiere el pueblo, esto es así, y es muy difícil levantar esta losa de años y años de favores prestados e intereses no devueltos. ¿Hasta cuando?

No hay comentarios: