viernes, 13 de julio de 2007

Lakoff: El catecismo progresista

El catecismo progresista

Las recomendaciones que realiza George Lakoff en “No pienses en un elefante” se pueden resumir en once puntos:



13/07/07

1 Reconoce los éxitos del otro y tus fracasos. Para Lakoff, los conservadores han enmarcado muy bien las cuestiones importantes. Los progresistas, sin embargo, no piensan estratégicamente; les faltan ideas y marcos relativamente simples que puedan ser evocados con una o dos palabras. Según el autor, los marcos son estructuras mentales que conforman nuestro modo de ver el mundo. “El enmarcado tiene que ver con elegir el lenguaje que encaja en tu visión del mundo”. Pero lo primero, insiste, son las ideas.

2 No pienses en un elefante. Evita mantener el lenguaje y los marcos de los conservadores (el elefante es el símbolo del Partido Republicano en EE UU). Cuanto más los utilizas, aunque sea para rebatir sus argumentos, más los refuerzas.

3 La verdad, por sí sola, no te hará libre. Lakoff considera que la verdad tiene que encajar en los marcos de la gente para ser aceptada, porque los hechos y lo que la gente cree no siempre coinciden. “Si los hechos no encajan en un determinado marco, éste se mantiene y los hechos rebotan”. Pone como ejemplo que mucha gente cree que Sadam Husein estuvo detrás del 11-S, a pesar de ser falso, por la política de comunicación del Gobierno del presidente Bush.

4 Abandona el lenguaje de los “fontaneros” de la política. Las políticas progresistas proceden de unos valores concretos, propios de la izquierda. Es importante clarificar cuáles son y utilizar el lenguaje de los valores.

5 Entérate de dónde vienen los conservadores. Lakoff sostiene que la política se organiza en torno a dos modelos opuestos de familia: el modelo de padre estricto y el de padres protectores. Bajo estos marcos, conservadores y demócratas adoptan diferentes políticas. Los primeros, priman la disciplina; los segundos, la empatía y la protección. Propone a los progresistas que conozcan la moral del padre estricto y que sean capaces de predecir cuáles van a ser los discursos y actuaciones de la derecha.

6 No pienses sólo en programas. Es mejor que los progresistas se centren en los grandes fines morales a través de áreas de cuestiones importantes. Según el autor, uno de los problemas de la izquierda es que “no piensa estratégicamente. Pensamos cada cuestión por separado”. Propone que se piense en planes en los que un cambio en un área produce efectos automáticos en otras.

7 Piensa en las consecuencias de las propuestas. Lakoff apunta hacia un tipo de iniciativas estratégicas que tienen que crear los progresistas y que él denomina “de pendiente resbaladiza: das el primer paso y sigues por esa pendiente hasta el precipicio”. Por ejemplo, el recorte de impuestos puede terminar provocando la supresión de programas sociales.

8 Los votantes votan por identidad y por valores. El autor pone en duda la máxima de “es irracional actuar en contra del propio interés”. Defiende que la realidad demuestra que no siempre los ciudadanos votan por sus intereses. Por eso, muchos trabajadores apoyan a la derecha.

9 Unidad y cooperación. Si algo falta a la izquierda es unión. Propone que se piense y se hable de los valores progresistas compartidos por encima del modo de ser progresistas.

10 Sé proactivo, no reactivo. Los progresistas deben jugar a la ofensiva, no a la defensiva; utilizando sus marcos, que encajan con los valores en los que creen, y cambiándolos a diario en cuestiones importantes.

11 No gires a la derecha. Eso aliena a las bases y favorece a los conservadores porque activa el modelo de padre estricto entre los indecisos. Los progresistas tienen que hablar a sus bases para activar el modelo de familia protectora entre los indecisos.

1 comentario:

JSP dijo...

Estoy muy de acuerdo con Lakoff y felicito al autor del Blog por su resumen.

Ojala lo aplicara el PSOE, especialmente la Nº 11.