viernes, 14 de septiembre de 2007

Adiós Don Manuel Gil


Por razones de trabajo no he podido ir este año a la Romería, ni la del 3 de Mayo, ni la del 14 de septiembre, pero me cuentan mis amigos en el pueblo que al llegar la Cruz a Mahoya dijo una misa que duró dos horas, y que la gente le había preparado una emotiva despedida porque se va del pueblo. Esto ya me lo comentaron hace unas semanas, pero he esperado a que dijera algo así de forma pública para escribir yo esto.

Cuando uno se va de un sitio, normalmente la gente siempre suele hablar bien de él, para recordar los buenos momentos, las buenas cosas que ha hecho, a la gente que ha ayudado en su camino. Así de pronto podríamos recordar sobre todo las obras que llevó a cabo de restauración de la parroquia, obras que a qué negarlo, costaron lo suyo, pero también hacían falta. O también podríamos recordar todo lo que ha ayudado por la cultura de este pueblo, con sus escritos en los programas de fiestas, así como en el libro que se hizo sobre la parroquia. Al margen de esto, y aunque forma parte de su profesión, supongo que la gente le recordará por no dudar en dejar otros asuntos suyos, igual más importantes, y ser tan solícito al ser llamado para ir a atender a alguna persona que está en las últimas.

Aunque no tengo nada contra usted como persona, yo hace tiempo que dejé de ir por misa, por la sencilla razón de que no comulgo con la actitud de la Iglesia en muchas cuestiones, y menos aún desde que su organización sólo hacen criticar lo que hace el Gobierno de Zapatero.

Supongo que tampoco se podrá quejar por haberse jubilado una vez ya cumplidos los 69 años, aunque no los aparente para nada, máxime cuando que se sepa un sacerdote se ha de jubilar a los 65 (salvo el Papa que puede estar mientras quiera), fecha en que dado que gozaba del apoyo superior, tanto del político local como del suyo eclesiástico, -porque supuestamente nunca había tenido problemas en el pueblo-, se movieron los hilos y se le prorrogó unos años más su estancia allí, y además ha sido curioso que pese a que se lo sugirieran, nunca ha necesitado ayuda en la parroquia, y más curioso aún que las novenas según cuentan (tampoco lo sé cierto porque no voy) nunca ha dejado hacerlas a ningún "hijo del pueblo".

Respecto al pueblo en sí, no creo que se haya podido quejar, un pueblo callado, y en masa sumiso, que realmente tuvo con usted lo que quería (tras otros cuantos compañeros suyos que salieron un poco trasquilados por su actitud, en mi opinión del todo humana). Recuerdo cuando llegó allá a finales de 1991, hace ya 16 años, que se dice pronto. El pueblo quería alguien así, que tuviese mano dura, pero que fuese reservado y no se le viese mucho por el pueblo; que estuviese a lo suyo, a rezar, y mucho. Y eso han tenido. Yo desde luego nunca le he visto hacerse el visto ni colocarse en las primeras filas en los actos festivos del pueblo, más bien al contrario, en las Coronaciones de Reinas y Damas siempre le he visto en la última fila del todo, (tampoco sé si para irse pronto sin llamar la atención), y lo mismo en los Festivales del Folklore, que tampoco le he visto en todos estos años queriendo aparentar por encima de nadie. Así que veremos a ver qué es lo que viene ahora. Espero por su bien que al menos un poco más de aperturismo, aunque igual ya habrá quien se encargue de reconducirle al redil.

Sin embargo sí que habría que escribir algunos peros a su labor en este texto, -del que seguro que alguien muy solícito le mandará copia, y del que en ese caso espero que lea, y no que lo critique sin haberlo leido, supongo que sabe por lo que lo digo-, y ha sido siempre su predilección por uno de los dos colegios del pueblo, el CP Stma. Cruz, curiosamente donde el sr. alcalde es el director, y donde también trabaja su señora, que le ayudaba a usted en la misa, con lo cual, pese al respeto a las creencias de cada cual, uno dificilmente puede separar cuando uno está rezando y cuando actuando por intereses políticos. Más curioso aún que en dicho coro dificilmente se encontrasen niños que no fuesen de dicho colegio, o que los de las procesiones de la Candelaria no fuesen también de este colegio, y más curioso aún que las inauguraciones del curso escolar siempre estas hayan sido en este colegio. Hace tiempo que le preguntaron por esto y usted dijo que es que del otro colegio Dionisio Bueno no le decían nada al respecto. No sé si será así o no. En cualquier caso y dado que yo creo que la religión debería de permanecer fuera de los centros escolares públicos (los privados que hagan lo que quieran), en ese sentido personalmente me alegro de que en dicho colegio no participen de estas cuestiones, aunque tampoco sé lo que opinarán los padres, ni de uno, ni de otro colegio.

Entre los debes de su trayectoria no pocos recordarán aquel asunto de la Hermana Honorífica, y que mientras que el asunto no se solucionó, usted no quiso tocar nada en la dirección del coro el cual sufrió lo suyo, con desplantes e incompresiones incluidas a sus integrantes, pero nada que el tiempo no borre. Al respecto de este asunto, recuerdo cuando en aquellos meses en que acababa de morir el anterior Papa y aún no habían elegido al actual, fui al Obispado a entregar un documento de una persona que me pidió que fuese yo porque esta no podía ir, para que el Secretario del Obispo lo registrase; fue curioso que mientras en cualquier administración sólo miran quien lo escribe y a dónde va, este señor, con más lamparones en la sotana que otra cosa, se lo leyó enterito de arriba a abajo, y encima mientras me tenía allí esperando lo indecible, se permitió el lujo de decirme que es que "los socialistas nunca habían querido a la Patrona", y que "la Patrona sólo es de los católicos". No sé por qué diría aquello, porque en esa hoja no se hablaba de nada de eso, pero en fin, por respeto y educación no le respondí las tonterías que acababa de decir, así que me esperé a por la copia sellada y me fui.

Uno podría seguir hablando de cosas, cosas que oye al respecto de su labor, pero igual entraría en cuestiones privadas de otras personas, cosa que a nadie le importan. Así que como persona que es, le diré lo que alguien del pueblo también le dijo hace unas semanas, que sólo espero que donde vaya, le vaya tan bien como le ha ido aquí. Adiós.

1 comentario:

Héctor dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.