martes, 7 de octubre de 2008

No a las 65 horas

Hoy 7 de octubre, y coincidiendo con la celebración de la Jornada Mundial por el Trabajo Decente (JMTD), se realizan movilizaciones convocadas por los sindicatos, que están contra la Directiva Europea de la jornada semanal de 65 horas. Estas manifestaciones se realizan con el objetivo de sensibilizar de alguna manera para que los gobiernos, los empresarios, las instituciones nacionales, internacionales, y mundiales, asuman que es preciso un cambio en el enfoque de la globalización.
  • Barcelona, 7 de octubre, 18:30h en Via Laietana.
  • Madrid, 7 de octubre, 18:30h en la Plaza Mayor.
  • Vigo, 7 de octubre, 20:00h en el cruce de Vía Norte con Urtáiz.
  • Murcia, 7 de octubre, 12:00h en la puerta de la CROEM (calle Santa Teresa)
La Directiva de las 65 horas fue aprobada en la Unión Europea el pasado mes de junio, la cual va directamente contra el acuerdo de la OIT (Organización Internacional del Trabajo) de hace 91 años de poner el máximo de horas trabajadas en 48 horas semanales. Y ahora en vez de ser ese el máximo permitido, dependiendo de posibles acuerdos entre los trabajadores y los empresarios, se pueda alargar la jornada semanal hasta las 60 horas de forma general, y 65 para algunos colectivos como el de los médicos, (o incluso más si así se acuerda por convenio) que se ve que no tienen ya bastante con aguantar un montón de guardias y no tener ni diez minutos para atender a los pacientes, que encima los quieren poner a trabajar más horas, y con esta directiva el período inactivo de las guardias no será considerado tiempo de trabajo (en contra de lo dictaminado por el Tribunal de Justicia de la UE). Y es que hasta las enfermeras tienen más derechos que los médicos.
Por suerte nuestro Gobierno de Zapatero, y por tanto nuestro país, España, junto con la Italia de Romano Prodi y la Francia de la derecha moderada de Chirac, lideraba el grupo de países que defendían la opinión contraria, la de acabar con todos los tipos de sistemas que hacen que se trabaje más de esas 48 horas acordadas por la OIT, y como eran tres, conseguían bloquear su aprobación. Pero -para que esos que dicen que da igual que mande la izquierda a que mande la derecha-, fue volver Berlusconi al gobierno en Italia, y decidió retirarse de esa posición para irse a la contraria de cuantas más horas mejor. Y posteriormente ya Sarkozy pactó con el Premier inglés Gordon Brown el apoyar esta directiva de las 65 horas a cambio de que Reino Unido apoyase una reforma de las agencias de trabajo temporal. Con lo cual España se ha quedado prácticamente sola defendiendo el trabajar menos horas, pues en la votación junto con España sólo se abstuvieron Bélgica, Chipre, Grecia y Hungría. Así que si hubiese ganado la derecha de Rajoy, muy posiblemente también se habría sumado a esta directiva.

Desde el punto de vista de quienes persiguen una "Europa social", más que una "Europa del mercado", esta decisión es un retraso en lo que se refiere a todo aquello que la sociedad ha conquistado durante los últimos años en materia de derechos laborales y del Estado del bienestar, pareciéndose más a lo que sería una Europa de la explotación laboral.

Es por ello que desde España, como país que forma esa Unión Europea, no se puede estar de acuerdo con la aprobación de esa directiva que supuestamente busca una producción más competitiva y que lo que realmente esconde es el recorte de derechos y la precaridad en el empleo.
Más información

No hay comentarios: