martes, 24 de febrero de 2009

Fernández Bermejo: El cazador cazado

En unas semanas en que el PP tiene que aguantar la que le está lloviendo con la trama de espionaje en Madrid y las presuntas corruptelas de Correa. En medio de unas elecciones en Euskadi (donde el PP no se come una rosca) y en Galicia, donde puede tener más votos, pero no ganar, y donde el candidato Núñez Feijóo, lo único que se le ocurre preguntar en una granja de vacas, es el "por qué todas tienen nombre de mujer...", quien paradójicamente ha dimitido no es Rajoy ni Esperanza, ni Camps, sino el Ministro de Justicia del PSOE. Y todo porque el PP ha conseguido despistar a la opinión pública para desviar la atención de sus muy graves problemas hacia una jornada de caza en un monte, donde casualmente (...) se encontraron dicho Ministro y el Juez Garzón.
Garzón, Bermejo y Rajoy

Al final la decisión personal de dimitir de Mariano Fernández Bermejo como Ministro de Justicia se ha conseguido vender por quienes controlan los medios como consecuencia de haberse ido de cacería el fin de semana del ocho de febrero en la finca de "Cabeza Prieta", y haber coincidido con el juez Garzón y la fiscal de la Audiencia Nacional Dolores Delgado y el Comisario General de la Policía Judicial Juan Antonio González.

Ya se dijo en su momento pero por lo visto nadie de los que controlan el debate político quiso enterarse (véase PP), que según
Bartolomé Molina Ortega, antiguo Secretario General del PP en dicha localidad de Torres, (aunque se presentó como vigente titular del cargo, por lo visto desde 2007 es sólo militante) la jornada de cacería estuvo organizada por el empresario farmacéutico José Peñas Pérez, en su coto de caza de la localidad de Torres (Jaén) (localidad natal de Garzón), el cual invitó a Bermejo, y Garzón se unió a última hora por invitación del dueño cuando supo que iba a estar en el pueblo, habiendo un total de 50 personas, muchas del propio pueblo. Sin embargo según la revista ÉPOCA, fue el propio Juez Garzón quien veinte días antes se puso en contacto con dicho propietario del coto para organizar una cacería "entre compadres". Sea como fuere e invitase uno u otro, durante dicha jornada abatieron un total de doce muflones (para que un taxidermista cuelgue las cabezas en algún despacho o salón comedor, los cuales no es que sean baratos precisamente), pues por lo visto según los especialistas ambientales habían demasiados y eran perjudiciales para la finca, pero de estos animales no se acuerda nadie.

Igual sólo por el hecho de tener como hobby la cinegética (el ¿¿arte?? de la caza), la caza mayor y menor, (y encima en este caso sin licencia en Andalucía) ya habría sido motivo como para que Bermejo ya se hubiese quedado en un rincón en la fiscalía hace unos años y no hubiese saltado a la arena política, pero sea como fuere, llegó a ser Ministro de Justicia, y lo fue para cumplir el objetivo que le encomendó Zapatero de enderezar los muchos males que tiene la Justicia en España desde hace muchos años. Y por hacer eso que es para lo que fue puesto, es por lo que tuvo críticas desde el primer día, cuando ya el PP le criticaba porque es que "era rojo".


Con la dimisión de Bermejo, desde luego Zapatero se quita un problema del medio, pues si ya el PP empezó a darle caña en su momento con las reformas del apartamento del Ministro, recientemente tuvo que capear la primera huelga de jueces de la historia de la democracia (secundada por entre 1/3 y 2/3 de los magistrados). Así que el tema de la cacería fue el detonante. El PP la tomó desde un principio con él cual toro con su presa, y cuando tenía necesidad le azuzaba (pidiendo dimisiones a él o a la Ministra de Fomento) para despistar a la población y que no se hablase de su trama de espías en Madrid y la presunta corrupción realizada por Francisco Correa, gerente de "Special Events" (la cual se encargaba de organizar los mítines del PP) y un grupo de personas y empresas encargadas de beneficiarse de los presupuestos oficiales de las Comunidades Autónomas de Madrid y Valencia.

Así que de nuevo es el PP, pese a todo lo que le cae, el que por el manido recurso del machaqueo con un tema el que se ha llevado el gato al agua y ha conseguido lo que no consiguió con las reformas del piso, que era cargarse a uno de sus mayores azotes en el Congreso. Y Zapatero, que no quiso cesarle, le ha aceptado la dimisión.

Así, el hecho de que la noche antes estas personas (que habían tenido relaciones contractuales con la órbita del PP) hubiesen estado en la cárcel, se quiso ver como que ese día en la cacería tanto el ya ex Ministro como el Juez Garzón habían estado hablando de ese tema. Cuando esto se supo Bermejo dijo que no hablaron casi nada, y sólo del tema que los había llevado allí. Por eso el PP una vez que tiene a Bermejo fuera de juego, va a por Garzón, pues no les quiso poner como parte interesada en la trama de Correa, ya que según Garzón hay miembros del PP que están acusados, y por tanto no es posible que el PP acuse pues son la parte acusada, pero eso el PP no lo entiende, y busca resquicios legales y defectos de forma para recurrir y que Garzón declare su incompetencia en el caso sea como sea, y así no les investigue y les saque las vergüenzas. Así que precisamente es Federico Trillo el Portavoz de Justicia del PP, (aquel que no dimitió cuando su Ministerio de Defensa contrató el avión (...) Yak-42 que estrelló a 62 militares que venían de cumplir su misión en Afganistán y que para enterrarlos deprisa y corriendo los metieron en bolsas equivocadas) es el que lleva varias semanas pidiendo la dimisión de Bermejo, y claro está que no se le cae la cara de vergüenza de pedir dimisiones ajenas cuando él no dimitió.

Volviendo a la jornada de caza, luego se supo que encima no tenía la reglamentaria licencia para poder cazar en Andalucía (en cada Comunidad es diferente), y Bermejo dijo que fue consciente de ello varios días después cuando se lo dijeron, y que él creía que estaba en la Mancha.

Fernández Bermejo llegó a ser ministro tras la dimisión de López Aguilar que se fue a presentarse en Canarias, y en las elecciones de 2008, pese a ser de Ávila, se presentó de cabeza paracaidista por la Región de Murcia, porque aquí también hacía mucha falta el tema judicial. Ahora él ya no es Ministro, ha estado dos años y once días, ha sido el Ministro que menos tiempo ha estado como tal en la Democracia, pero seguirá manteniendo su acta de diputado en el Congreso. Comenta Ángel Montiel en su columna de La Opinión que parece claro que muy dificilmente va a repetir en las próximas elecciones como candidato, ni por Murcia ni por ninguna otra parte. Que fue cabeza de lista porque era Ministro, no porque él fuera él, y ahora a ver los intereses de quién defiende.

Ahora, una vez que el PP ya no tiene a quién dirigir sus críticas, igual será el momento en que se ponga a mirarse sus propios problemas que no son pocos: La trama de espías, las corruptelas de Correa, Carlos Fabra en Castellón, etc...

Hoy es veinticuatro de febrero, y Rajoy sigue sin dimitir.

Más información:
http://www.20minutos.es/noticia/435735/0/ministro/bermejo/cazador/

1 comentario:

John D. Babyack dijo...

Hola Manolo

Que tal te va todo? Echamos de menos tu actividad en el Blog, que hace casi un mes que no nos escribes nada! jejejeje

Un fuerte abrazo!