miércoles, 5 de enero de 2011

Carta del alcalde de un pueblo cualquiera a los Reyes Magos de Oriente

Nota previa: Esta carta es una pequeña broma, que nadie se la tome en serio.
 
Cualquier parecido con la realidad es pura casualidad.

Queridos Reyes Magos:
Como viene siendo tradicional en estas señaladas y familiares fechas, ahora que he encontrado la luz y los taquígrafos que antaño tanto buscaba, os escribo esta afectuosa carta cual chiquillo ilusionado con Vuestras Majestades para pediros unos regalos no sólo para mí, que igual ya no me hace falta tanto, sino con el fin de que ayuden a la gente de mi pueblo, que tengo entendido que hay quien no lo está pasando muy bien. Por eso no quiero abusar y voy a pediros pocas cosas, porque prefiero que les traigáis más a los niños que sus padres están en el paro, así como los que se van a ir próximamente, porque creo que mientras yo esté aquí, este pueblo no tiene arreglo ni aunque me toque el gordo de la lotería del niño.
Cuando hablo con mis jefes de Murcia, me dicen que me he portado bien, y que soy un alumno ejemplar, por eso llevo tanto tiempo gobernando, no en vano llevo repitiendo años y años, y juntándolos unos detrás de otros, y eso dice mucho de mí, porque mis jefes me toman de referente para ejemplarizar y servir de espejo en el que se tienen que mirar el resto de compañeros, y eso a mí pues me llena mucho. Pero en algún recóndito e insondable lugar de mi interior, yo sé que he sido un poco malo, porque he gastado mucho en caprichos que no debía y ahora me hace falta el dinero para poder pagar las "púas" que tengo, y lo paso muy mal porque se lo estoy sacando a mis vecinos casi hasta por respirar.
Querido Melchor, como sé que eres una persona buena, a ti te voy a pedir un libro de recetas de Arguiñano, para ver si aprendo a cocinarme en casa, ya que últimamente la caja está un poco vacía y mis amigos y yo no podemos ir a darnos muchos homenajes en los bares y restaurantes del pueblo a base de gambas y centollos, porque ya no se fían mucho de mí. Por eso mientras que aprendo a cocinar también te quiero pedir una cesta de navidad, que con los follones que ha habido este año pues no me han traído, y aunque yo estoy muy tranquilo porque no tengo nada que ocultar, esto ya me empieza a oler muy mal.
Querido Gaspar, a ti te voy a pedir una linterna de esas solares, porque como aquí en nuestro término tenemos tantas farolas encendidas en medio de los caminos que no alumbran a nada y gastan mucho, pues últimamente nos están cortando la luz en el pueblo por falta de pago, y llevo ya varios años que no tengo ni para un triste árbol con cuatro bombillas, y así, si la cortan de nuevo, me podré ver si tengo que salir por la calle a hacer algo urgentemente. Como eso pesa poco, también quería pedirte un mecano, para jugar a la construcción, porque ya me está entrando mono ya que como aquí no hay ni un euro ya no puedo decirle a mi amigo el constructor cuando me lleva de aquí para allá que me haga obras chorras.
Baltasar, tú que eres de muy lejos, de un país donde le dais gran importancia a la imagen exterior, estoy seguro que sabrás valorar el por qué te pido este regalo. Verás, te quería pedir un set de maquillaje, pero no es para mí, es para poder maquillar las cuentas que por ahora me iban saliendo bien, pero ya empiezan a verse los agujeros. Y hablando de agujeros, también quería pedirte un pico y una pala para poder hacer pozos en las calles, y ver si aún encontramos agua de la sierra, porque con la subida que le he hecho a la del grifo creo que a este paso nos va a salir más cara que el Moët&Chandon.
Y en último lugar os quiero pedir un regalo muy especial a los tres, y es un deseo para que "el señor de las cejas" viva y nos gobierne por mucho más tiempo, para así poder seguir echándole siempre la culpa de lo mal que nos va aquí en el pueblo, y poder decir cuando me atacan desde la oposición que por su culpa no tenemos dinero para hacer nada. Sabéis que yo soy muy devoto y le rezo al niño Jesús todas las noches, así que ¡¡por Dios que no nos lo quiten!!, porque me viene muy bien y es un chollo. Y a ver si aún hay alguien que se lo siga creyendo y así sigo más años viviendo tan feliz.
Si me dejan seguir en mayo, prometo que para el año que viene seré más bueno y como creo que ya vamos a haber salido de la crisis (y si no hemos salido al menos que me sigan votando), para entonces os pediré un dedo de esos que hay grandes para que mis amigos no se cansen mucho al levantarlo. Además es muy práctico porque también sirve para rascarse la espalda cuando te pica.
PD: Si os sobra sitio en el camello, tengo un amigo que corre mucho en coche y si sigue así un día de estos le van a quitar el carné, así que si podéis, os traéis también una bicicleta con dos sillines, uno para él y otro por si se entretiene de camino en algún sitio y alguien tiene que acompañarle de vuelta.
Muchas gracias por vuestra atención

No hay comentarios: