domingo, 10 de abril de 2011

Economía de crisis para un mundo solidario

El 1 de abril asistí porque me invitaron, a una charla-conferencia organizada por un grupo de personas pertenecientes a los Misioneros Javerianos de Murcia, la cual tenía por título: "Economía de crisis para un mundo solidario". Con ese nombre no sabía si el tema iría de economía pura y dura, o de algo parecido. Yo sabía o me imaginaba de lo que iba a ir, sobre la economía, sobre la invención del dinero, el dólar, sobre el oro y la deuda, la Reserva Federal, etc.. pero no lo sabía exactamente.


Al ponente, Bernardo Pérez Andreo, yo no lo conocía de nada, pero resultaba que es Profesor Titular de Teología, exactamente Director del Departamento de Filosofía y Sociedad del Instituto Teológico de Murcia.


Tras salir de la conferencia tuve ganas de escribir este artículo enseguida, pero las demás ocupaciones me lo impidieron, por eso me ha llevado varios meses. Si bien el fondo de lo que habló y trató daría para un libro entero, yo voy a intentar resumir los principales temas, aún a sabiendas que me dejaré algo en el tintero debido al mucho tiempo que ha pasado.

Durante la exposición, el ponente nos introdujo primeramente diciéndonos de dónde venía la etimología de la palabra crisis, que nos viene del griego "κρίσις" y quiere decir "separar, romper", la cual a su vez viene del sánscrito "krn" que quiere decir "caminar sobre la hojarasca meditativamente pensando en solucionar un problema". Posteriormente dio explicación de las causas reales de esta "crisis", que para resumir, no son sino los últimos coletazos de lo que dio en llamar el paradigma global capitalista. De hecho, hay una página en Internet que nos dice cual es el montante total de deuda de los EEUU.

En su libro "Un mundo en quiebra. De la globalización a otro mundo (im)posible" el autor dice que 500 familias poseen el 50% de las riquezas del mundo, el 0,5% de personas gobernantes tienen el 20% del poder del mundo. El primer mundo que produce acapara el 20% restante. Y el resto es la población del resto del mundo. Hay un 5% de personas que en principio son prescindibles. La globalización es un proceso por el cual unos pocos se quedan con todo a costa de la inmensa mayoría de la población.


Entrevista en Onda Regional (13/5/11)
Para aclararnos las ideas, el ponente explicó de quién era a su entender, la mayor culpa de esta crisis:
- En primer lugar del sector financiero. Sabemos, es algo evidente, que el mundo empresarial lo que pretende es invertir poco o lo justo para sacar siempre el máximo rendimiento posible, y además en el mínimo tiempo posible. Y a eso se le llama productividad.
- También de los políticos, porque ellos son los que han hecho las políticas y han puesto las bases para que los mercados financieros pudieran funcionar.
- El ser humano, actor principal de toda esta historia, el que lo ha inventado todo y el que lo ha causado todo, tanto lo bueno como lo malo. Nosotros somos los que nos hemos dejado llevar por esta corriente consumista que no ha hecho más que destruir cada vez más los recursos del planeta. A veces olvidamos que sólo tenemos un planeta donde vivimos, y no nos acordamos que nos lo estamos cargando. Actualmente para que todos tuviéramos las necesidades cubiertas, necesitamos un planeta y medio de recursos. Si el crecimiento de la población sigue a este ritmo y seguimos destruyendo también a esta velocidad, en el año 2050 necesitaríamos la cantidad de 6 planetas. Y si esto es así, y no explotamos, es porque unos tienen y se benefician más que otros.

En su exposición, el ponente Bernardo Pérez dio en llamar a esta crisis actual como "Crisis E-4". Para entendernos, le puso ese nombre porque son cuatro crisis en una, y los cuatro factores empiezan por "e". Esto es, que se trata de una crisis Espacial, Energética, Ecológica y Económica.

La crisis del 29, esa que se hace referencia de vez en cuando para decir que la actual es la mayor crisis de los últimos 70 años (desde esta del 29), esa sólo era una crisis económica, nada más que económica, y por eso las formas que hubo de salir de ella funcionaron, pero esas medidas son las que se han aplicado ahora también, y no está dando resultado, porque en esta son las cuatro "es" juntas, y no valen las viejas teorías. Entonces cuando EEUU se encontraba inmersa en la "gran depresión" económica, fue cuando la bolsa de New York quebró en el famoso "crac del 29", por llegar a tener una excesiva productividad y una escasa demanda, por lo que las empresas no podían pagar sus deudas y tuvieron que despedir a los trabajadores. Aumentan las deudas y bajan los precios, provocando un escaso beneficio.

La solución la trajo el economista John Keynes el que dijo que para salir de la crisis había que aplicar su teoría, es decir, que el Estado pusiera el dinero para compensar el desajuste que había provocado la economía de mercado. Es decir, poner dinero para que la maquinaria empezara de nuevo, y aumentara la demanda, y entonces todo iría solo de nuevo. El problema es que el Estado era el que tendría que invertir el dinero tanto en obra pública como en aumentar el poder adquisitivo de la población (principalmente la de las rentas más pobres). Así que tendrían que olvidarse de mantener el déficit presupuestario a raya, porque se iba a inflar con tanto gasto.

Y así fue, así se hizo, el Estado intervino y relanzó la economía. Esto es lo que hicieron los Presidentes de EEUU, Hoover y Roosevelt, a esta política se la llamó el "New Deal", que básicamente fue eso, intervenir en los bancos participando en su capital, devaluación del dolar, menos producción para aumentar los precios, aumento de salarios y menos horas de trabajo, invertir en obra pública y protección del poder adquisitivo de los más pobres para que pudieran consumir. ¿A alguien le suena esto de que haya ocurrido más recientemente? Participar en los bancos para salvarlos de su desaparición, Plan E (obras públicas para rebajar el paro), 400€ menos de retención para todos los trabajadores. Aquí se equivocó Zapatero, porque esto no fue una medida proporcional ni justa para todos. 

Así que si en algo se han equivocado los dirigentes políticos al afrontar esta crisis es que se ha afrontado como si fuera la misma o similar que la del 29. Aquella fue económica y se salió de ella porque enseguida EEUU se puso a producir para exportar a Europa que estaba con la II Guerra Mundial, y esos países sólo invertían en armamento, mientras que EEUU diversificaba su economía y así tras la guerra, se convirtió de la noche a la mañana en el principal país del mundo, pues todos los países le debían dinero. Hoy día no tenemos una gran guerra, pero sí que se han inventado unas cuantas desde entonces (Vietnam, y recientemente Irak, Afganistán, Pakistán,...) y así se sigue produciendo en armamento.


Tras salir de la crisis del 29 gracias a Keynes, los obreros se olvidaron de exigir a los patronos su justa recompensa por su trabajo, y los patronos dejaron de ganar tanto como antaño. A esa época se le llamó los felices 30. Y duró hasta los años 60. A partir de los años 60 vinieron otros 30 años pero de caída. Tras la crisis petrolera del año 1973, en los años 80 se reunieron la Primera Ministra de Inglaterra, la conservadora Margaret Thatcher y el Presidente de EEUU Ronald Reagan, y vieron a ver qué podían hacer con la economía. Su conclusión era que el único modelo viable era el capitalismo, y no podía haber otra cosa distinta fuera de ese sistema, así que adoptaron una adaptación del mismo, al que llamaron "neoliberalismo" por el cual el Estado perdía poder en favor del mercado económico y empresarial. Ya se había visto que el comunismo aunque muy utópico e idealista no había funcionado. Así que se decidió parchear el capitalismo. El problema es que una rueda de bicicleta se puede parchear cuando se pincha una vez, o dos, pero cuando lleva ya muchos pinchazos lo más indicado es cambiar la rueda.


Las Punto.com
Pasados de nuevo otros 30 años, entre el año 1997 y el año 2000 los especuladores habían metido el dinero en empresas vinculadas a Internet. Esta era una economía ligada a lo que dieron en llamar "nueva economía" o también las "punto com", páginas tan conocidas como Ebay, Paypal, Amazon y no hace falta ir tan lejos, aquí en España tuvimos el caso de Terra-Lycos. Se creaban empresas, aumentaban de valor espectacularmente y luego quebraban o perdían valor estrepitosamente de igual forma, y no sólo perdían valor las empresas, también perdían sus ahorros las personas físicas reales que habían metido ahí su dinero. Según el ponente Bernardo Pérez, la caída y desaparición de las Torres Gemelas (el WTC) el 11-S no fue tanto como nos han querido decir por obra de Al'Queda, sino tal y como dice también Joaquín Estefanía más bien para tapar la crisis que ya se veía venir, desviando la atención de la ciudadanía hacia otra parte. Y esto, aunque suene a descabellado, no lo es tanto. Es lo que se conoce como "ataques de bandera falsa". Los EEUU ya lo hicieron en 1898 contra España cuando autoexplotaron el Maine en Cuba y echaron la culpa a los españoles. La historia no lo reconoce pero también lo hicieron en 1941 en Pearl Harbour cuando sabían que Japón les iba a atacar y dejaron los peores barcos y así tuvieron excusa para entrar en la II Guerra Mundial y poder reactivar su economía y de paso sacar tajada de Europa. ¿Quién dice que el 11-S no fue un "asunto interno" y que no hubo derribamiento sino demolición controlada?.


El dinero en el suelo y la vivienda
Después de acabar con ese negocio de Internet, los especuladores decidieron poner su dinero en otro sitio, y se fijaron en el suelo. En la vivienda. Decidieron gastar su dinero en comprar pequeñas tierras que sabían que iban a recalificarse para poder construir viviendas. Así, con una pequeña inversión inicial obtendrían miles de millones de la noche a la mañana sin apenas hacer esfuerzo.


En España además ayudó que en 1998 se realizó la Ley del Suelo de Álvarez Cascos y con él, el presidente del Gobierno José Mª Aznar, que fue quien tuvo la brillante idea de liberalizar el suelo para así, habiendo más suelo, poder construirse más libremente. De esta forma, sólo por obra y gracia de unos concejales que decidieran que un pueblo o ciudad se iba a expandir por esa zona o se iba a hacer un convenio urbanístico allí mismo. Esto evidentemente era un chollo para los que tenían dinero e invertían, y también para los pobres y humildes propietarios que tenían muchas tierras que no servían para nada y si las vendían se forraban. La construcción trajo dinero, trajo empleo para hacer viviendas, y trajo a políticos que prometieron que iban a venir a esos pequeños pueblos de 5.000 personas hasta 10.000, 30.000 o 50.000 personas a vivir allí. Eso encantaba y encandilaba a la gente. Lo malo era que se lo creían a pies juntillas y ya veían su oportunidad de abrir empresas para esta "gente" que iba a venir.



Pero mejor que explicarlo con letras, está la imagen. Mucha gente, más de 3 millones de personas, han visto ya este vídeo, titulado "Españistán", en el que el dibujante catalán Aleix Saló pone de manifiesto lo que él entiende que es la burbuja inmobiliaria, su génesis, su crecimiento y finalmente cómo explota llevándoselo todo por delante. Se puede escribir mucho, libros incluso, pero resumirlos todos en 6 minutos es complicado, sin embargo Aleix lo consiguió.



El vídeo acaba con la llegada al poder del PSOE en 2004. En ese momento Zapatero, se encontró con el problema de la Ley del Suelo que tuvieron que cambiar pues era la causante de todos los males. Pese a aprovecharse el Gobierno del PSOE de que ésta beneficiaba la economía pues el PIB crecía al 3%, sin embargo se tuvo el escandaloso dato de que en el año 2005 se construyeron en España tantas viviendas como en Alemania, Francia y Gran Bretaña juntas. ¿Esto era normal?. ¿Pero qué gente vino? Nadie. La realidad fue dura y al final las casas se quedaron vacías, desocupadas. La realidad es que actualmente hay cerca de 2 millones de viviendas vacías en España. Y sin embargo seguimos teniendo problemas para que las nuevas parejas y los jóvenes se emancipen.



Para ello vamos a ver este vídeo que intenta explicar la "crisis para torpes" con ilustrativos ejemplos de cómo estaba la economía en 1980 y en el año 2000 así como el cómo estaban los sueldos y los precios de la vivienda, lo cual ha llevado a especular con ésta, centrando la economía en el ladrillo. La salida a esta crisis de caída no existe, porque estamos cayendo lo mismo que la economía subió sin deber de haber subido tanto en su momento.




La Crisis de 2008: La Crisis de las "cuatro es"
Según la tesis de Bernardo Pérez, el problema con esta crisis que empezó en 2008 es que esta incluye las cuatro "es", y además cada uno de estos factores afecta a los demás: Espacial, Energética, Ecológica y Económica.

* Crisis Espacial: En los últimos 250 años la población mundial ha crecido más que en toda su historia. Si en 1750 cuando aconteció la Revolución Industrial había aproximadamente 1.000 millones de habitantes en el Planeta, actualmente la tasa de crecimiento de la población es tal que si ya hemos llegado a los 6.700 millones, muy pronto, este año próximo llegaremos a los 7.000 millones. Y a ese ritmo, si no ocurre nada raro, seríamos 9.000 millones en 2050 y unos 12.000 en 2100. Es decir, el doble de población en tan solo 100 años. Una barbaridad. Unido esto a la pérdida de tierras fértiles y a la disminución de los lugares habitables por mor del aumento del nivel del mar, la posibilidad de alimentar tal cantidad de personas y de, simplemente, habitar se antoja imposible hacia 2050. Ahora bien, por sí sola, la crisis Espacial no pondría contra las cuerdas al planeta.

* Crisis Energética: Se dice pero quien lo dice posiblemente no es consciente de la verdad que conlleva la frase de que "nuestra sociedad y nuestro modo de vida son totalmente dependientes del uso del petróleo". Dado nuestro modelo de despilfarro, requiere de la extracción y quema de grandes cantidades de combustibles fósiles. Hemos pasado de 30 millones de barriles de petróleo diarios en 1970 a 87,5 millones en 2010 y la tendencia, de quedar petróleo, es llegar a 100 millones en 2020. Pero el pico del petróleo lo pasamos en 2008 y las extracciones de líquido vital del capitalismo vienen a menos, es decir, se está provocando una alza de precios del petróleo y una reducción de la producción que hará incrementar las guerras estratégicas por su posesión.
Cada año quemamos un 40% de carbón, un 36% de petróleo y un 24% de gas. Las energías alternativas están siendo utilizadas para cubrir el expediente ecológico, o bien, como complemento de las energías tradicionales. 

2008 fue el año máximo de extracción de petróleo y desde entonces se extrae menos. Gastamos 88 millones de barriles de petróleo al día. Aumentamos un 3% al año, y si ya no hay más, se está intentando solapar esta falta con biocombustibles. Para eso se necesitan cereales, los cuales se le quitan a la alimentación, y se genera hambre porque hay menos cereales y el precio sube, provocando hambre. Hemos pasado de 850 millones de hambrientos en 2007 a 1050 millones actualmente. Además de que se deforestan bosques para plantar más cereales, lo que conlleva a que perdamos calidad de recuperación del oxígeno que cambie el CO2.

Baste un dato que nos da la medida de la necesidad del petróleo en el capitalismo: un litro de petróleo condensa la energía que 50 trabajadores podrían realizar según el estado actual de la tecnología. Una simple multiplicación hace el resto.

Algunos piensan en la energía nuclear como sustituto, pero es mala época para hablar de ello, sobre todo si se piensa que sólo habría para 67 años de uranio al ritmo de consumo actual. En fin, que la Energética se manifiesta como la crisis que pondrá límite al capitalismo, por muy verde que quiera volverse ahora para salir de sus atolladero.

Crisis Ecológica: Una vez visto lo anterior, que se podría intentar controlar el crecimiento de la población, que podríamos reducir y sustituir el consumo de combustibles fósiles, sin embargo tenemos que el planeta Tierra, el único que tenemos por ahora que se sepa, está muy muy contaminado. Tenemos el efecto invernadero provocado por el aumento del CO2 (ya sea por la actividad humana, industrial, o por el Sol, volcánica, etc.) el cual provoca el cambio climático, lo cual esto ya de por sí es peligrosísimo, pues el aumento de las temperaturas es irreversible y va a más, pues provocará una catástrofe irreversible si se deshiela el Polo y se calienta la corriente del Atlántico Norte (ver película "El día de mañana"), tenemos que los océanos están gravemente contaminados, que se han esquilmado el 80% de las reservas de bancos de peces (por eso los barcos van cada vez más lejos, como a Somalia), este tema también lo trata Bernardo en su blog, tenemos que producimos y contaminamos y por tanto generamos gran cantidad de desechos que llenan los vertederos hasta arriba, y lo hacemos a tan gran velocidad que es imposible la recuperación, clasificación y reutilización de tantos elementos y materias primas desperdiciadas. 

Que se sepa, el Planeta Tierra ha sufrido cinco grandes extinciones, y llevamos camino de la sexta. Se estima que desde que el planeta se creó, actualmente sólo sobrevive el 1% de los seres vivos que lo poblaron en un principio. Y ese 1% lleva camino de ser el 0,5% en 2050 si no actuamos rápidamente. Las extinciones son algo irreversible, pues está ligado a fenómenos atmosféricos y climatológicos. La diferencia en esta ocasión con respecto a esas cinco grandes extinciones que la hipotética fecha en que ésta debería de ocurrir es la primera vez que la está adelantando el ser humano.


Tenemos un dato reciente, de 2000 a 2006, en España se talaron 6500 m2 de bosque cada hora para dedicarlas a la construcción. Sinceramente, ¿esto es sostenible?. No lo parece. Es por esto que podemos concluir diciendo que la actividad humana en cierta medida, es una de las causas que provoca la inviabilidad de este modelo económico durante mucho más tiempo.

Crisis Económica: Es la que ocurrió en 1929, simplemente esta, pero ocurre también ahora, y ésta nos hace o nos debe hacer ser conscientes de que tenemos que cambiar nuestra forma de crecimiento y de producción. Es decir, que tenemos que cambiar de forma personal así como también la sociedad. Para entendernos, cuando todo va bien no hay que cambiar nada, pero es cuando las cosas no están bien cuando hay que cambiarlas, y este es el momento de ello. Nuestro modelo productivo, nuestro modelo económico capitalista, es el causante de todos estos males, por eso es por lo que debemos cambiar cuanto antes mejor, y mejor antes que después, porque después será peor. Además el cambio debe ser en los cuatro ámbitos: personal, comunitario, social y global. Hay que cambiar hacia la austeridad, el decrecimiento, la satisfacción de necesidades reales, el cambio del régimen de propiedad y la pobreza.

Las empresas producen sus productos, y su beneficio radica en que esos productos se vendan. Cada cierto tiempo introducen novedades para que sean productos diferentes a los anteriores y haya que comprarlos. Los productos no son perfectos y tienen una vida útil estimada de x meses o x años. Así, cuando los productos se gastan o se rompen, los usuarios tienen que comprar uno nuevo si quieren seguir usándolo. Y nos podemos preguntar que por qué las cosas de antes duraban más y las de ahora con tanta tecnología duran mucho menos. La respuesta es sencilla. Si las empresas fabricasen sus productos para que duraran eternamente o casi, ¿quién compraría más de un producto?. Para que la economía funcione se necesita vender y se necesita producir, por tanto los productos tienen que tener un tiempo de vida determinado. A esto se le ha dado en llamar como "obsolescencia programada" y esto es el motor de la economía. Es decir, el "comprar, tirar, comprar". Si las cosas no se rompieran ni se gastaran la empresa se iría a pique: Pero que se pueden hacer las cosas bien es algo comprobado, por ejemplo tenemos la bombilla de Livermore, que fue encendida en 1901 y aún sigue funcionando. ¿Alguna bombilla de hoy en día asegura esta durabilidad?. Sencillamente no interesa.


Una vez conocidas estas cuatro crisis todas juntas en una sola, la cual nadie sabe a ciencia cierta cómo salir, habría que preguntarse, "y ahora qué". La derecha aboga por recuperar la salida que se tomó con Reagan de bajar los impuestos para reactivar la economía, y la izquierda dice que eso es un error y aboga por hacer gasto social, el cual aumenta el déficit. Tenemos que todo esto es producto de un sistema económico, el capitalista, que sólo pretende producir y consumir para que todo siga funcionando, para que todo siga bien, pero para ello se necesitan recursos y materias primas, las cuales cada vez existen menos. Tenemos que cada vez somos más la población y el espacio es el mismo, por lo que hay que producir, sí, para una población que si bien ha aumentado, sin embargo no le llegan esos recursos, porque el mundo está muy mal repartido, y unos pocos tienen mucho, y muchos no tienen nada. Tenemos que el mundo que conocemos está muy enfermo y contaminado, y aún seguimos y seguimos castigándolo más. La receta es complicada pero desde luego tiene que venir dada por consumir menos, consumir lo necesario, y repartirlo mejor.


EL TRUCO DE CONVERTIR DEUDA PRIVADA EN DEUDA PÚBLICA
Una vez entendido de dónde viene el dinero, tenemos este otro vídeo, que complementa al de la burbuja. Es decir, vendría a ser una supuesta segunda parte. El cómo una vez que las entidades financieras han dado créditos hipotecarios alegremente y a porrillo sin mirar ni a quién, entonces se vuelven inestables tras la caída y desaparición del segundo mayor banco de EEUU (Lehman Brothers), víctima de la avaricia y la usura de sus dirigentes. Tras este, también cayó Madoff (el que tenía una estructura piramidal encubierta y era el mayor banquero de los judíos, el mayor lobby de EEUU) y otros tantos. Esto evidentemente causó repercusión en el resto de Europa, y se vio que los bancos corrían aquí el mismo riesgo de desaparición que allí en EEUU, por lo que no es que estos fueran a desaparecer, sino lo que casi era peor, que es que los ahorros de miles y miles de familias también desaparecerían.

El Gobierno de España, el Presidente, Zapatero, tomó una decisión, que fue prestar dinero a estos bancos, dio 30.000 millones de euros que a diferencia de como lo había hecho Bush en EEUU (a fondo perdido, y tanto que se perdió, como que se lo repartieron los dirigentes y se piraron), aquí se dieron para que se prestase a su vez a los ciudadanos y por tanto volviera a circular. Según Bernardo Pérez este dinero se dio indebidamente, pues no se tendría que haber ayudado a los bancos, principales causantes del problema, sino directamente a las familias. Yo en este punto discrepo, pues por mucho que odiemos el papel de los bancos y su función, así como todo el mal que han causado, lo cierto es que la única manera que hay de hacer llegar dinero a las familias que lo necesitan para invertir (no por gusto) es a través de los bancos, y por tanto, nos guste o no, había que salvarlos. Otra cuestión es que ahora ellos estén en proceso de fusiones para pasar mejor la crisis y hacerse más fuertes.


Este dinero, una vez devuelto por los ciudadanos a los bancos, éstos lo tendrían que devolver también al Estado. De hecho, ya se han recuperado 3.300 millones de euros. Una vez que se hizo esto, la gran deuda que tenían los bancos, que era deuda privada, se convirtió en deuda pública, pues el Estado pidió dinero a Europa para poder prestarlo a los bancos de España. Y así funcionó, hasta que luego llegó la hora en que los bancos europeos, el "Mercado" por así decirse, dijo que el Estado español tenía que reducir su déficit o no se fiarían más de nosotros, por lo que en vez de darnos los intereses más o menos bajos, nos los pondrían mucho más altos. Zapatero fue a responderles, y quiso aplicar aquí una política socialdemócrata, pero los "Mercados" fueron más fuertes, y Zapatero se tuvo que volver y aplicar una política "neoliberal" de recortes a los salarios de los funcionarios. Esto lo hizo sin tener ganas de hacerlo, pero lo hizo, aparte de para que los "mercados" se fiaran de nosotros, para poder salir antes de la crisis de la burbuja (la que había creado el PP) y no tener que ser intervenidos por el FMI como Grecia, Portugal o Islandia (los llamados PIIGS). Es decir, le prestas el dinero al Mercado para que se salve, y luego te exige que se lo devuelvas porque si no, te vas a hundir en la miseria. Los medios y la gente están hablando de forma genérica de "la crisis griega", pero esta no existe, no es tal, lo cierto es que esto es una crisis del sistema capitalista.


Para entendernos y en conclusión, copio esta reflexión de un usuario de Facebook llamado Gerardo Gabriel Rodríguez: "Todo lo que una persona recibe sin haber trabajado para obtenerlo, otra persona deberá haber trabajado para ello, pero sin recibirlo.. El gobierno no puede entregar nada a alguien, si antes no se lo ha quitado a alguna otra persona. Cuando la mitad de las personas llegan a la conclusión de que ellas no tienen que trabajar porque la otra mitad está obligada a hacerse cargo de ellas, y cuando esta otra mitad se convence de que no vale la pena trabajar porque alguien les quitará lo que han logrado con su esfuerzo, eso... mi querido amigo... es el fin de cualquier Nación. No se puede multiplicar la riqueza dividiéndola”.


Ahora el problema es el siguiente. Tenemos unos Gobiernos democráticamente elegidos por sus ciudadanos, pero los políticos lejos de creer que mandan y gobiernan, son esclavos del sistema económico al que le han dado el poder, pues se vendieron hace tiempo al vil metal y ahora tienen que hacer lo que les dictan unos mercados invisibles que dictan y dicen quién es de fiar y quién no. Los políticos son rehenes de esos banqueros que ávidos de más dinero aún, les dicen lo que tienen que hacer en sus países, les guste más o les guste menos. En este sentido, el ex-secretario general del PCE, Santiago Carrillo, aún a sus casi cien años y por tanto con mucha vida vista, se hacía hace unos días la siguiente pregunta: ¿Quién le pone el cascabel al gato?. O lo que es lo mismo. ¿Qué políticos van a salir a enfrentarse con ese omnímodo poder?.

No hay comentarios: