lunes, 28 de diciembre de 2020

2020, el año que un virus paró el mundo

Acaba el año 2020, un año básicamente marcado por un virus, el del coronavirus llamado COVID-19, y que tras hacérnoslo pasar muy mal, poco a poco afortunadamente parece que vamos a empezar a ir diciéndole adiós. Para hacer este artículo, informe, crónica, casi tesina o como se le quiera llamar, acerca del tema del muy machacado coronavirus que nos ha cambiado el mundo, me he tenido que documentar más de lo que suele ser habitual en otros artículos, pues como es fácil suponer, la información que se ha publicado al respecto de este tema en los últimos meses, ha sido mucha y procedente de muchos ámbitos y opiniones, por lo que el trabajo de recopilación e investigación ha sido muy, muy grande. Así, cuando empecé en el mes de marzo, me vi enseguida con más de cincuenta pestañas en el navegador (sí, mi pantalla es muy ancha). Señal sintomática de lo muy desbordados que estamos todos con este asunto. Así que este artículo, lo mismo es como una noticia más de esas que no paran de publicarse, pero al menos a mí me sirve para poder reflejar un poco la situación, y dado que ya ha pasado mucho, es obvio pensar que es fácil escribir a toro pasado, pero también esto es un problema, ya que por el momento aún no ha acabado. Pero, ¿qué decir de nuevo que no se haya dicho ya? Se ha dicho tanto y tanto no se ha dicho, que es complicado... Así que iré viendo y escribiendo para ir incluyendo la mayoría de las noticias más relevantes, porque son muchas las ideas y razones que hay para explicar este asunto, y es bastante complicado hablar de un tema sin antes haber explicado algo que haga referencia a ello. Por eso es preciso saber ordenar todos estos pensamientos adecuadamente para una mejor y mayor comprensión por parte de quien lo lea. He puesto muchos enlaces para argumentar lo que digo, y también me he dejado otros tantos porque ya eran muchos, pero es posible que a lo largo de los próximos días vaya editando la publicación para ir haciendo añadidos.

Se dijo al principio que esta pandemia del coronavirus era una oportunidad, pero una oportunidad ¿para qué? Dicen que la palabra "crisis" quiere decir oportunidad. Según se indica en la wikipedia, hay quien dice que en chino la palabra crisis está formada por dos caracteres y se traduce como 危机 (Wei Ji). El primero es Wei, que significa peligro y el segundo es Ji, que significa oportunidad. También hay quien dice que esto no es exactamente así, y que el carácter jī, aisladamente, no significa necesariamente oportunidad, sino que puede adquirir muchos significados diferentes, incluyendo "maquinaria, avión, ocasión pertinente, punto crucial, momento incipiente, oportuno, oportunidad, suerte, secreto, palabra clave, ardiloso". Sin embargo, esos son significados secundarios. Según el filólogo Mair, jī solamente tiene alguna de esas connotaciones secundarias (tales como "oportunidad") cuando es usado en conjunción con otro morfema (en ese caso jīhuì); en solitario, no tiene esos significados. Según sugiere, jī, en wēijī, significa "punto crucial, crítico", y no "oportunidad". En cualquier caso es cierto que esta crisis es un punto importante de nuestra historia que como tantos otros, se estudiará en los libros de historia, como estudiamos la época de la peste negra, y los abuelos lo contarán a los nietos como ahora nos cuentan los tiempos de en que vivieron la guerra civil. Pero dado lo amplio de este asunto, habrá que dividirlo en temáticas.

¿ORÍGENES EN CHINA?
Lo primero: ¿De dónde sale este virus? Pasado el tiempo y comprobados los datos de casos, inicialmente el punto cero se ubicó en un mercado de animales en la ciudad de Wuhan, en China, o bien en un laboratorio genético ubicado en dicha ciudad a unos metros del mercado. Parece mucha casualidad ¿no? Sin embargo posteriormente fueron apareciendo informaciones al respecto de que podría haber algo más detrás de esa aparente curiosidad.  El doctor José Miguel Gaona, que creó un canal de youtube para ir explicando todo este tema a la gente que quisiera escucharle el cual, debido a su éxito, enseguida consiguió colocar la mayoría de sus emisiones y programas de "La reunión secreta" en trending topic.
¿Pero este virus es nuevo? ¿se transmite? ¿lo transmiten los animales? ¿es una mutación? ¿es una mutación natural? ¿es un virus artificial? ¿Es una mutación de laboratorio? ¿Es verdad que el 5G estimula que haya más infecciones del virus? Todos escuchábamos estas teorías y también teníamos estas dudas plausibles al principio, razón por la todo esto era campo abonado para que los conspiranoicos crearan y lanzaran sus locas teorías. En definitiva, había que investigar mucho, ya que muy pocos tenían certitudes al respecto. Inicialmente se dijo que se pensaba que salía de comer sopa de murciélago. Luego dijeron que no, que era por las serpientes, y luego por comer un animalito algo feo que se llama pangolín. Después salieron con que era por los perros callejeros que comieron murciélagos. El virus siguió saltando entre especies y se infectaron dos perros y un gato, pero fueron casos anecdóticos. No obstante provocó que la gente cogiera miedo a los animales y los abandonara, hasta que se dijo que los animales no transmitían esta enfermedad. Pero si no procedía de los animales ¿de dónde salía? Se dijo que la culpa era de los hombres por querer destrozarlo todo y cargarnos los hábitats naturales de los murciélagos, que son unos seres salvajes, que habían atacado a serpientes y éstas a los hombres. En EEUU llegó a infectarse una tigresa malaya de un zoo de N.Y., pero porque se lo pasó un cuidador que se había infectado.

Otra variante era que en realidad el virus ya llevaba entre 40 y 70 años entre los seres humanos y que saltó directamente. La otra versión era que lo habían hecho en un laboratorio chino, entonces, los EEUU acusaron a China de ser ellos los responsables del virus, pero al mismo tiempo desde China se acusaba a EEUU de ser cosa suya, para hundir la economía oriental y europea. Ojo a esta versión china de acusar a los militares norteamericanos que fueron a las olimpiadas militares de Wuhan en octubre de 2019 que lo retomaré próximamente (por cierto que dos españoles se enfermaron en dicho evento). Otros dijeron que era obra de un chino renegado. Otros decían que era una mutación natural. También los hubo que decían que la naturaleza es sabia y sabe curarse de su propio virus, que no es sino el propio ser humano. Así, el miembro del CSIC Fernando Valladares afirmaba que ya teníamos la vacuna contra el coronavirus, pero nos la habíamos cargado. Según él, la degradación de los ecosistemas es el problema, pues el hombre al expandir sus territorios, ha entrado en contacto con estos murciélagos y ellos han provocado una "zoonosis" (una infección) que ha afectado al ser humano. Acabamos con especies y lo que debemos de hacer es que haya más, pues los virus existen, y debemos estar expuestos a ellos, justamente para que estemos acostumbrados y no nos pase esto que ha pasado ahora.

Ahora bien, ¿nos podemos creer los datos de los chinos? El conocido doctor valenciano Pedro Cavadas, que en abril fue acusado de alarmista por propagar su aviso sobre el peligro del Covid-19, posteriormente puso en entredicho las cifras de muertes en China, datos que fueron confirmados meses después en una investigación realizada en EEUU. También el periodista Iker Jiménez, quien en enero empezó a informar de este problema que se nos avecinaba, y ningún periodista "serio" quiso hacerle caso, nos explicaba qué había de verdad y de mentira entre tantos datos que se nos dieron. Luego desapareció el programa de Cuarto Milenio y hasta se sospechó que había sido censurado. Pero sin embargo, Iker se reinventó desde su casa en Youtube y finalmente el programa volvió cuando pasó el miedo y se empezaron a tomar medidas sanitarias.
En abril, supimos que China ya tenía el sistema sanitario a punto de colapsarse antes de informar al mundo el día de nochevieja, del primer caso de una nueva cepa del virus Sars-Co2, que era el nombre original del virus. Pero todo este colapso lo ocultaron, pues dicha información ya la tenían desde el 17 de noviembre.

En el mes de junio, Richard Dearlove, exjefe del MI6, el famoso Servicio de Inteligencia Secreto de Reino Unido (el de James Bond, sí), declaró que el SARS-COV2 fue creado por científicos de un laboratorio de Wuhan y que posteriormente escapó por accidente, y es más, añadía que el virus no era natural, pues en la secuencia genética se podía ver la participación de científicos.


En el mes de julio, se publicó que la viróloga china Li Meng-Yang, que había huido en abril a los EEUU, estaba recopilando pruebas que demostraran que su país, China, había mentido, pues ya en diciembre de 2019 sabían que este virus se transmitía entre humanos, además de que sabían que este virus no se había creado en la naturaleza, sino que se había creado en un laboratorio, por lo que la historia del mercado de Wuhan era una cabeza de turco. En la misma noticia se publica que la OMS niega las informaciones de la viróloga y que no tiene constancia ni de ella ni de su marido. ¿A quién creer? Luego supimos que las investigaciones de esta viróloga, sin evidencias científicas, estaban financiadas por Steve Bannon, ideólogo y estratega de Trump. En octubre de 2020 intervino en el programa de Cuarto Milenio, conducido por Iker Jiménez, y ahí dijo que el virus es un arma masiva sin restricciones. Añadió que fue creado por el hombre y no por la naturaleza. Es decir, que es un arma que permite matar a gran escala, se contagia por el aire y a través del sistema respiratorio, y por último, es resistente y estable en ciertos entornos así como fácil de transportar. En esto es importante la población asintomática que ayuda a transportarlo sin darse cuenta. Según dijo, en China ya no hay infecciones porque usaron la hidroxicloroquina desde el principio. Al respecto de esto último, decir que en junio de 2020 la OMS suspendió el estudio que se estaba haciendo con esta sustancia en el llamado "ensayo Solidaridad". Y suspendieron dicho estudio con esa sustancia, como también suspendieron otros con Remdesivir e Interferón al ver que no eran efectivos con los enfermos. Tras la emisión de este programa de Cuarto Milenio, la doctora en bioquímica y biología Rosa Porcel, criticó la emisión de esta información diciendo que al emitir estas informaciones hay gente que se lo cree, por lo que consideraba que era "una irresponsabilidad".

¿Podemos culpar por tanto a China de todos estos males que nos han llegado? El médico y director de la revista científica "The Lancet", Richard Horton, tiene clara la opacidad de China al informar de todo este asunto, pero también reconoce el mérito de sus científicos al investigar el virus, pues de hecho publicaron un compendio sobre cómo lo trataban allí. Por ejemplo, George Gao, director general de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de China, avisó del riesgo de no usar mascarillas de forma generalizada, puesto que la OMS en dicho momento decía que no era necesario porque no protegían bien en las tareas cotidianas.

Pese a todo, lo cierto y verdad, es que la incertidumbre al respecto del origen sigue siendo muy grande, y lo único que hay son teorías al respecto, como el del número real de personas incineradas en Wuhan, lo cual en su conjunto, esto todo un gran misterio por resolver.

En noviembre de 2020, y en medio de grandes tensiones entre la China y la India, un grupo de investigadores de la Academia China de las Ciencias, dijo que posiblemente fue en la India donde en realidad tuvo lugar el origen del coronavirus en el verano de 2019 al saltar de animales a humanos en aguas contaminadas. 

EXPANSIÓN POR EL MUNDO
Procediera inicialmente de donde fuera, lo cierto es que inicialmente la infección afectó en China, luego pasó a otros países como Irán o Corea. Después saltó a Italia y de allí a España y finalmente se expandió por toda Europa. De aquí pasó a EEUU y Australia. Curiosamente, pese a lo cerca que están, al principicasi no tuvo impacto en Rusia, ¿pero era verdad? A los dos meses, pese a las muchas restricciones, el virus consiguió entrar en el país y difundirse, colocándose como segundo país donde más infectados había, por detrás de EEUU, aunque al igual que en China, aún con muy pocos fallecidos (porcentualmente hablando).

A este respecto de la tasa de mortalidad tan baja en Rusia en dichos momentos y tan alta en otras, quizá sería bueno comentar los estudios del análisis filogénetico del virus, en el que vieron que había varias cepas del virus, el cual había mutado, y que en unas zonas era menos mortal y en de la zona europea sí lo era y mucho más que en el resto del mundo. ¿Y esto por qué pasaba así? En la imagen, se puede observar en distintos colores que las cepas de las distintas zonas no corresponden al mismo tipo de virus exactamente y en el camino de un país a otro en verdad muta y se hace más o menos letal.
Sea quien fuere al final el responsable, lo cierto es que la ONU advirtió a mediados de marzo, de que habría millones de muertos si se dejaba avanzar el virus. Esto quería decir que había que tomar medidas preventivas sí o sí, costara lo que costara. Pese al inicial temor al problema, y el general ocultamiento de la situación para evitar alarmar a la población, al final la mayoría de los países tuvieron que tomar medidas sanitarias y de control de movimientos de la población que recomendaron los epidemiólogos a la población. Sin embargo, aún hubo expertos "de prestigio" que en el mes de julio, manifestaban que el virus "Sars-Cov-2" no era un virus asesino.

Tras las primeras observaciones, se descubrió que el tiempo de incubamiento del virus era de alrededor de catorce días, lo cual provoca que puedas estar dos semanas dando vueltas tranquilamente pensando que no tienes nada cuando sin embargo has estado infectando a la gente con la que te has rodeado, y ellos a su vez han seguido ingenuamente también durante todo ese tiempo infectando a más y más. Y a las dos semanas.. ¡sorpreeesa! casos de resfriados y también casos de pneumonías, algunas fatales que provocan la muerte si se dan circunstancias de por ejemplo haber padecido previamente otras enfermedades (patologías previas como pulmonares, por ser fumadores, asma, diabetes, dolencias cardíacas, etc) o estar en factor de riesgo al ser personas de edad avanzada, razón por la que las residencias de ancianos fueron el primer objetivo de este virus. Y esto es así porque este viruataca a las células alveolares del pulmón y las invade impidiendo que pueda hacerse el intercambio de oxígeno, y por tanto impide que se pueda respirar correctamente, las cuales no están muy desarrolladas en las primeras etapas de la vida, y por eso no afecta tanto a los jóvenes, pero sin embargo sí pueden ser huéspedes del virus de forma asintomática y transmitirlo.

Se habló del hecho de que la pertenencia a un grupo sanguíneo influye en la gravedad del Covid-19 en unas personas o en otras. Es decir, según los estudios estadísticos, los más afectados eran el grupo 0 y el grupo A. También es cierto que porque estos grupos son los más abundantes. 

En el caso de África, se temía que los efectos pudieran ser devastadores, pues son países sin calidad de atención sanitaria y donde un elevado número de personas tienen el SIDA, y ya se sabe que este virus donde más letalidad tiene es en personas que previamente tengan otra enfermedad. Sin embargo, al parecer no sufrieron tanto debido a una cuestión genética, que se explicaría por la evolución de la especie a lo largo de los últimos miles de años. Según el estudio conjunto de los institutos Karolinska de Estocolmo en Suecia, el de Antropología Max Planck en Leipzig Alemania y el de Ciencia y Tecnología de Okinawa en Japón, los pacientes graves de covid19 comparten el segmento de un gen prácticamente idéntico con los homo neandertales. ¿Será verdad?

EXPANSIÓN DEL VIRUS EN ESPAÑA
La variante del virus que se desarrolló en España y que apenas se halló posteriormente en otros países europeos fue la cepa conocida como "B3a", y empezó en las grandes ciudades como Madrid o Barcelona. La última Comunidad Autónoma en haber casos reales fue Murcia, hasta que finalmente se infectaron todas. 

¿Cuándo llegó en realidad el virus a España? En realidad, el primer caso diagnosticado oficialmente como tal, tuvo lugar el 31 de enero. Era un turista alemán que fue diagnosticado en la isla canaria de La Gomera. El problema es que tal y como luego se fue viendo, en realidad este virus podría haber llegado antes y haber sido confundido con la gripe estacional, por sus síntomas similares. Con esta valoración, los epidemiólogos empezaron a valorar que las cifras de esos meses de gripe eran anormalmente altas para lo que es habitual. ¿Podían ser miles de esos casos, casos de coronavirus sin saberlo? En China en realidad el primer caso fue diagnosticado el 31 de diciembre de 2019, y luego supimos que ya existía desde octubre. Es decir, que pudo estar campando a sus anchas sin control alguno, porque no se sabía de su existencia ni de su diagnóstico oficial hasta pasados ya unos meses. En estas circunstancias, y habiendo podido estar pasando alegremente de unos a otros, cuando se vinieron a tomar las medidas en todas partes, obviamente ya era muy tarde, y era inevitable la muerte de personas. E increíblemente esto ha venido ocurriendo prácticamente en todos los países. Así pues, ¿cuántos muertos lleva provocados realmente el virus? Algún día se terminará de hacer números y nos sorprenderemos.

En junio de 2000, se informaba que se había encontrado la presencia del virus SARS-COV-2 en las aguas residuales recogidas en Barcelona el día 12 de marzo de 2019. ¿Es esto creíble? ¿cómo es posible? ¿De verdad estaba ya el virus en España un año antes de que se detectara el primer caso? ¿antes de que apareciera en China? Si esto es así, muchos casos podrían haber sido confundidos con gripe común. Lo que no explica, es el rápido crecimiento que tuvo en estos meses pese a las medidas sanitarias que se tomaron para evitarlo.

MADRID, EPICENTRO DEL VIRUS
Para cuando los datos ya empezaban a ser alarmantes, a principios de marzo los madrileños enseguida se olieron que se iba a hacer algo y se corría el riesgo de cerrar Madrid, y por eso salieron despavoridos hacia sus lugares de origen o a sus segundas residencias en las afueras o bien de veraneo. En los primeros días, se llegó al extremo de que en Madrid moría una persona cada 16 minutos (90 personas al día), lo cual, siendo una cifra impresionante, por desgracia sólo era el principio. En Murcia, el gobierno regional tuvo que confinar a la gente en las poblaciones costeras, pero es que los madrileños, que son ellos muy obedientes, y así les va, también se fueron a otros pueblos de Castilla y León. "Lo importante es dar trabajo a los médicos", dirían. Sin darse cuenta que suponiendo que lo tuvieran, obviamente sin querer, haciendo esto daban lugar al esparcimiento del virus. De hecho las zonas más contagiadas han venido siendo Madrid, Barcelona y zonas de Castilla y León.

La gente (que en masa frecuentemente es bastante estrecha de miras), sólo veía lo que estaba pasando aquí, y según su "lógico" criterio, enseguida acusaron al gobierno por haberlo permitido y no haber actuado antes. Esto, hubo quien lo denominó "prognofascismo", al aprovechar información pasada para relacionarla con la actualidad". Pero en realidad, cualquiera con algo de sentido común podría pensar que no les importaba tanto el virus ni sus efectos, sino focalizar su odio al gobierno y echar la culpa a la manifestación del 8 de marzo, a la que se calcula que asistieron unas 120.000 personas, sin valorar que ese mismo día hubo no sólo ese acto, sino partidos de la liga de fútbol, de baloncesto, por no hablar de todas las misas con gente dándose la mano, miles de bares, restaurantes y discotecas abiertas. Y sí, también un acto con 9.000 personas que organizó VOX, donde uno de sus líderes Javier Ortega Smith, recién llegado del foco del virus de Milán, estuvo saludando a centenares de personas incluso sabiendo que estaba infectado.  También cerca de un millón de personas usaron el metro ese mismo día. Pero claro, después, y por eso fue más difundido otra expresión, que ocurre igualmente cuando se dice algo después de que ya hayan pasado las cosas, cual "capitán a posteriori". Por eso cabría preguntarles: Si ya lo sabían, ¿por qué no avisaron del desastre y esperaron a que sucediera?
De hecho, en abril, la magistrada que tuvo que investigar si había habido delito al permitir grandes concentraciones el 8M y valorar si esto había ayudado o no a expandirse el coronavirus, finalmente descartó que hubiera pruebas entre una cosa y la otra. En mayo incluso se supo que la Guardia Civil había manipulado la declaración de un testigo, la cual se había usado para inculpar al delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco por dicha manifestación.

Pero lo difícil y complicado en esta vida es tener que decidir, estando en ese momento en el sitio y actuar en ese momento y no después. Por eso luego era fácil decir que el gobierno actuó tarde. Pues sí, hoy sabemos que el virus posiblemente estalló dos semanas antes en Madrid, pero eso entonces no se sabía. Pero lo cierto es que "el arte de predecir el pasado" no siempre funciona y no es fácil saltarse el análisis de una buena hemeroteca, pues pese a que la derecha dijera que ya había avisado y saliera mostrando la imprevisión en la crisis sanitaria, lo cierto es que esas advertencias eran inexistentes y nadie había sabido ver lo que iba a venir.

Hoy conociendo estos datos, posiblemente sí se actuó tarde, y de haberlo hecho una semana antes quizá se habrían salvado algunas vidas. Sí, eso también es verdad. Pero  la realidad que se manejaba ese día 5 de marzo es que había 237 infectados y tan sólo 3 fallecidos. Hoy lo mismo hoy sabiendo las cifras que sabemos, el efecto retardado del virus,  y todo lo que vino después, podemos pensar que a pesar de todos los costes que tuvo tanto económicos como en vidas, fue un error y se actuó tarde, pero... en esos momentos ¿se actuó tarde respecto de quién? Veamos la siguiente gráfica con las fechas en que los demás países realizaron sus decretos de alarma y cuántos contagiados había en esos momentos.
Visto este gráfico, tenemos las mismas, incluso se podría haber decretado la alarma con uno, dos o tres infectados, a final de enero, por supuesto, pero ¿quién en su sano juicio habría hecho algo así en ese momento? ¿Y durante cuánto tiempo visto que nadie más lo hacía? En realidad nadie en absoluto.

Las consecuencias de no hacerlo, eran muchas y muy malas, sin duda. La compleja y desbordante situación, dado que durante años el PP de Madrid había destrozado la sanidad pública e incluso había plantas vacías en los hospitales, provocó tener que instalar miles de camas en el IFEMA de Madrid, para poder atender a 4.000 pacientes y descongestionar los hospitales. Esto se vio como un gran logro similar a la construcción de varios hospitales en China en diez días, pero en realidad no era sino una muestra más de lo destrozada que estaba la sanidad pública madrileña durante los últimos años de privatizaciones. Algo que no habría tenido que hacerse de no haberse robado a manos llenas anteriormente.

Debido a la enorme saturación, la Comunidad de Madrid envió instrucciones para en función de su esperanza de vida, no se hospitalizase a las personas que estuvieran en las residencias de ancianos. Este hecho se negó inicialmente hasta que luego se pudo comprobar que era cierto. Es decir, se estaba cribando a los enfermos, tal como se hacía en otros países como los Países Bajos, enviando a su casa a los que menos opciones tuvieran de sobrevivir. Aquí directamente se les decía a las residencias que no los enviaran, salvo que tuvieran seguro privado, claro. Más triste fue saber que hasta 62 ancianos fueron encontrados muertos en Madrid en los meses entre marzo y mayo.

A partir de ahí, comenzaron a anularse todos los eventos que conllevaran aglomeración de personas. Sin embargo seguía costando resignarse a ello, y de hecho al ser preguntado por si se suspendería la Semana Santa, el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, respondía el día 10 de marzo (a falta de tres días para la declaración del estado de alarma) que "no veía motivos para suspender la Semana Santa". Es decir, hacer el 8M cuando no había datos que lo motivaran fue un problema, pero dos días después del 8M, hacer la Semana Santa no era un problema. Evidentemente luego se tuvo que suspender.

Álex Arenas, catedrático del departamento de Ciencias de la Computación y matemáticas de la Universitat Rovira i Virgil, creó un modelo matemático para determinar cuándo sería el pico más alto de contagios, y determinó que con las medidas impuestas por el gobierno, sería para mediados de abril, y sería de una magnitud brutal, de veinte veces más la capacidad de los hospitales actualmente. La gravedad de la situación era tal, que de haber seguido sin tomar medidas, esto habría significado seguir provocando que más gente estuviera en las calles contagiándose y muriendo al cabo de las semanas. Lo cierto es que es una situación muy dantesca el hablar de muertos con tanta frialdad y de esta manera.

La gente comparó la situación en los hospitales de España con la de otros países, pero hay cosas que no se pueden comparar, pues en España se ha atendido a las personas mayores, cosa que en otros países europeos como los Países Bajos, no ha ocurrido (se les mandaba a su casa a morirse allí). Se llegó a decir que el gobierno mentía con las cifras, cuando los datos procedían de las Comunidades Autónomas y pasaban sus datos de infectados y fallecidos al Ministerio de Sanidad. En estos datos, se incluían los que se conocían de los hospitales, por lo que al cabo del tiempo, fue alarmante la diferencia de los datos entre los fallecidos "oficiales" y los datos que arrojaba el Registro Civil, donde al cabo de los días se notifica el deceso de las personas.

Tan sólo un mes desde el inicio del confinamiento, en abril, Madrid ya acumulaba el 35% de los fallecidos de toda España, la región más afectada del mundo en ese momento después de la Lombardía en Italia. Es más, el día 22 de abril la Comunidad de Madrid, tuvo que reconocer que había en ese momento cerca de 14.000 muertes, de los cuales, más de 6.000 eran fallecidos no contabilizados por el Ministerio (es decir, de los datos que le pasaba la propia Comunidad de Madrid). Es más, según los cálculos que se fueron realizando meses después, Madrid fue la ciudad europea con mayor exceso de mortalidad relativa por coronavirus, llegando a ser del 432,7% más a final de mes de marzo, y Barcelona la segunda con un 316,6% más.

El problema, o la particularidad de este virus, es que lo mismo que hay quien se infecta y manifiesta sus síntomas, también hay personas asintomáticas que lo cogen y no lo desarrollan, o no muestran sus síntomas, y es esta población la que transmite el 79% de los contagios. Los niños por ejemplo, por su edad, vistas las estadísticas, cogen igualmente el virus y lo transmiten, pero por lo general no lo desarrollan, aunque sí se han dado casos e incluso muertes. Y esto es un hecho que se ha comprobado real, ¿pero por qué? Las razones son variadas. Según un estudio de la Universidad Complutense porque la triple vacuna bacteriana (difteria, tétanos y tosferina) que se le pone a los niños de pequeños, les previene de desarrollar este virus. Según esto, esta "DTP" es la que causaría esta inmunidad en los niños. Por eso se tuvo especial interés en protegerlos, cerrando los centros educativos, para evitar el contagio entre familias. En el mes de noviembre de 2020 de hecho, se publicó que según un estudio del Hospital Vall d'Hebron, la mitad de los niños son asintomáticos y sólo el 8% de los menores transmiten la enfermedad.

EL DOCTOR FERNANDO SIMÓN
Al doctor Fernando Simón le tocó quizá la parte menos gratificante de este asunto, que fue la de estar dando la cara todos los días e informando a los medios, por lo que su figura, y el fenómeno social en que se convirtió, llegó más allá de nuestras fronteras, motivando diversos artículos en medios de comunicación de EEUU, Alemania y Francia, resaltando su pedagogía y empatía con el problema, llegando a ser casi un héroe por estar ahí en estos momentos tan complicados. Así, su imagen pasó de ser la de alguien totalmente discreto y desconocido, a la de  ser el rostro público de la pandemia y por tanto alguien muy conocido, al que incluso se le dedicaron memes, camisetas con su cara, y portadas de revista yendo en moto, que es el medio de transporte que usa. Algo que llamó la atención al polémico filósofo francés Bernard-Henry Lévy, quien dijo que "los españoles tratan a Fernando Simón como a un Dios vivo, y eso es lo contrario a la ciencia".

Pero lo cierto es que fue alguien que estuvo ahí informándonos todos los días de lo que estaba pasando. Una persona sin intereses políticos, sólo médicos, técnicos y científicos. Una persona que veía los datos de forma objetiva, los evaluaba y tras comentarlos con el comité creado para el seguimiento del virus, los exponía al gobierno y a los medios de comunicación, dando la cara por tanto todos los días. Comité de expertos asesores por cierto, que la oposición quiso saber quién lo formaba, y que el gobierno no quería decir, por ser personal de Sanidad. Luego se confundieron los términos al preguntarse por la composición de dicho comité de expertos que decidía las cosas, y se respondió que no existía tal comité de expertos. En realidad había dos comités expertos, uno era el Comité Científico del Covid-19 cuya composición se dio a conocer el 21 de marzo, y estaba formado por médicos especialistas en salud pública, epidemiología, farmacia y virología. Y el segundo Comité, compuesto por una veintena de especialistas en epidemiología, salud pública, nuevas tecnologías, filosofía, desigualdad, inteligencia artificial, economía y relaciones internacionales, tenía como objetivo redactar el Plan para la Transición hacia una Nueva Normalidad, o plan de desescalada, que fue aprobado el 28 de abril en Consejo de Ministros. En el enlace previo están los nombres de los miembros de dichos comités.

Pero la exposición del doctor Simón tuvo su repercusión en ambas direcciones, de personas que le han apoyado y también detractores que han tomado informaciones dadas por él en los inicios del virus, cuando no se tenía información, para criticarle meses después, tal como hicieron varios diarios europeos como el 'Financial Times' opinando al respecto a toro pasado. Así, al principio, en enero, se dijo que no era necesaria la mascarilla, o que no se pasaría de tener algún caso diagnosticado, cuando luego sí se hizo obligatoria y ya sabemos que hay cerca de 50.000 fallecidos, y los que no se han contabilizado. ¿Mintió a propósito para engañar? No creo, sencillamente decía lo que conforme a los datos que se tenían, se consideraba en ese momento determinado, cuando no se sabía nada. Y a lo largo de toda esta experiencia, todos hemos aprendido mucho acerca de la naturaleza y el comportamiento de este virus.

Sencillamente, al principio no se podía hacer obligatorio el uso de mascarilla, porque dado el alto grado de desabastecimiento mundial y la dificultad para encontrar en el mercado, no había mascarillas disponibles para todos, ni limpiándolas ni metiéndolas al horno como se recomendaba para quitarle los gérmenes, ni reciclándolas ni nada, por lo que el mejor remedio era el confinamiento en casa. Cuando tras poner en marcha algunas iniciativas de fabricación en nuestro propio país ya se consiguió que hubiera un suficiente número de mascarillas, surgieron de distintas formas, modelos y colores, y ya sí se pudo hacer obligatorio su uso, para poder seguir manteniendo la actividad diaria en la calle, y seguir estando medio protegidos. Con esto, que es muy sencillo de entender, sigue habiendo quien quiere ver conspiraciones por todas partes. Robert Redfield, director de los Centros de Control de Enfermedades, lo dijo claramente: "si todo el mundo llevara mascarilla, podríamos controlar la pandemia en las siguientes cuatro a ocho semanas". 


El doctor Simón, en sus comparecencias, mantenía que el porcentaje de inmunización de grupo (de rebaño), se consigue cuando el 60% de la población está contagiado y ha pasado la enfermedad. Es decir, porque se entiende que tal y como se investigó en Corea (KCDC), las personas que pasan el virus, ya no contagian y no transmiten la infección. Pero esta cifra es relativa, y puede cambiar dependiendo de otros factores como la edad de los sujetos. Esta estrategia, sin duda es peligrosa, pues supone no hacer nada y asumir que mucha gente se va a contagiar y probablemente morir. El epidemiólogo Jesús Mª Aranaz, Jefe de Medicina preventiva del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, dejó claro en una entrevista que promover esta medida no es aceptable ni ética ni epidemiológicamente, pues alcanzar esta cifra del 60% conllevaría asumir la muerte de 400.000 personas. Está claro que nuestra ética como seres humanos no nos permite ni siquiera plantearnos esta posibilidad, y lo más lógico es poner medidas para prevenir, a sabiendas que sin duda a pesar de ellas mucha gente se contagiará y morirá. Pero esto siempre es mejor que no hacer nada y dejar "vendida" a la población, que es lo que se hizo en determinados países como Suecia, e incluso EEUU, México o Brasil, al ningunear el problema y ridiculizar las mascarillas y los peligros.

En España obviamente no se tomó esta medida de no hacer nada, y pese a ello, una vez pasada la primera oleada, la media española de seroprevalencia (inmunidad) era del 5,2%, en Madrid era del 11% y en Soria o Cuenca era del 14%, por lo que diversos estudios propusieron reducir esa siempre imprecisa cifra del 60% al 43%, o incluso al 10%, lo que obviamente "ayuda" a las regiones que peores circunstancias han tenido.

INCREDULIDAD, NINGUNEO Y DESPRESTIGIO DEL PROBLEMA DEL VIRUS
El problema de todos los países, es que nadie quiso creerse que todo esto iba a pasar, o que les iba a llegar, o que en verdad era tan grave. Porque reconocer la gravedad de una amenaza así, es como reconocer la incapacidad de reacción que se tiene frente al enemigo. Para entendernos, es como si por ejemplo los EEUU o Rusia supieran que una raza extraterrestre nos va a invadir en un mes, o que un meteorito gigante nos va a caer en pocos días y nos va a matar a todos, y no podemos hacer nada. ¿Qué podrían hacer en esas circunstancias? Si lo dicen cundiría el pánico en las calles. ¿Quién quiere eso en su país? ¿Qué gobierno irresponsable diría eso para que el pánico se extendiera por todo el mundo? Mejor vivir medio felices el tiempo que nos quede ¿no? Eso debieron de pensar en todos los países antes de tener que enfrentarse a un peligro tan desconocido como este. Y de hecho ya lo vimos lo que pasó con la gente comprando papel higiénico como locos.

Por eso nadie quiso hacer caso a las advertencias, por lo que suponía de tener que tomar medidas muy duras con la población. Y quizá se prefirió aguantar antes que tener que hacer algo. Y con muy pocas excepciones, como Nueva Zelanda, que al ser una isla puede permitirse mejor el mantenerse aislada, en todos los países pasó lo mismo. Cuando el virus estaba en China nadie se alarmaba en Italia y mucho menos en España, donde casi no se hablaba de este asunto, si acaso como un problema que estaba ocurriendo allí, pero sin temor de que nos llegara a nosotros. Muy pocos se atrevían a hablar claramente de este asunto, y entre ellos, cabría destacar el programa Cuarto Milenio de Iker Jiménez, al cual en dicho momento de hecho se le llamó alarmista y se le criticó por lo que estaba haciendo y diciendo, y luego fue al revés, los negacionistas y plandémicos propagadores de bulos le atacaron, criticaron y amenazaron en las redes. Cuando llegó a Italia se encendieron un poco las alarmas, pero tampoco mucho. Se veía a periodistas con mascarillas y se decía que estaban asustando a la población. Incluso se hizo viral en las redes una intervención del periodista Lorenzo Milá llamando a la calma a la gente y minimizando el problema, como forma de hacer buen periodismo. Todos lo recordamos ¿verdad? En definitiva, parecía algo aún muy lejano, y no nos convenía alarmarnos ni alarmar a la población con este asunto. Los "próceres de la patria" están para eso, para opinar en nombre de toda la población, lo que les conviene y lo que no les conviene saber. Y ellos sabían que si se alarmaba con esto, la gente se pondría muy histérica, como así fue; ya he comentado previamente la locura comprando papel higiénico. Por eso, por ejemplo, no querían que se hablara mucho de esto en la televisión en en este sentido, ni que los policías fueran con protección de guantes y batas, sencillamente porque la gente se sugestionaba y podría cundir el pánico, aunque corrieran el riesgo de infectarse. Para los que me lean y piensen que como siempre, trato de justificar lo injustificable, ya les digo que no es así, no es mi intención, sino que trato de explicarlo para que se entienda para la posteridad.

Muchos son los famosos que se contagiaron e incluso que fallecieron con motivo de este virus, que no entiende de razas, ideologías o estatus social, y que trata a todos por igual. La lista de la gente que el virus se llevó por delante, es obvio que sería bien larga.

En esta enfermedad, la gente en primera línea es la que más riesgo tiene. Y no sólo los médicos, también los y las enfermeras (la primera, de 52 años, fallecida en Galdakao, tras seis días en la UCI), la policía y demás agentes de seguridad, los dependientes y trabajadores de los supermercados, que por seguir de cara al público histérico que acudió en avalanchas a acumular comida y papel higiénico como unos locos, contagiaron también a ellos.

Una duda surgió entonces entre los sanitarios. Si los hospitales y las UCI se colapsan, porque no hay más medios o lugar para atender a los enfermos ¿qué podemos hacer? En Italia se decía que los sanitarios estaban teniendo que decidir qué hacer al respecto, acerca de qué era lo más ético en ese momento, si sólo había un respirador y había dos enfermos,  ¿a quién desconectar? ¿dar el respirador a la persona anciana que lo necesita más o dárselo al joven que tiene más opciones de sobrevivir que el anciano que además ya ha hecho su vida? Terrible dilema. La escasez de medios agudizó el ingenio de quienes quisieron ayudar, por ejemplo en Asturias un grupo de ingenieros (con la ayuda de la Guardia Civil que les donaron cien boquillas), "fabricaron" respiradores con impresoras 3D.

¿QUÉ HAN HECHO LOS POLÍTICOS EN ESPAÑA?
Sabemos que China es un país donde el partido comunista gobierna desde 1949, por lo que "por la cuenta que les trae", es fácil poder mantener a la población de forma obediente y disciplinada, y bajo esas condiciones pudieron "encerrar" a la población de Wuhan, que son 11 millones de personas en 8.500 km2, y encerrando el virus, consiguieron vencerlo. Pero cuando se dieron cuenta, hacía tiempo que ya se había escapado. Por comparar, las condiciones políticas de España son muy distintas, por lo que no se podría hacer algo similar. Aún así, comparemos: La Comunidad de Madrid son 6,7 millones de personas en 8.022 km2. Con lo cual, China se puede permitir poner en cuarentena una "pequeña" zona como la de Wuhan, pues es el 0,78% de su población total, incluso Italia puede hacerlo con la Lombardía (16,5% de toda Italia), pero hacer esto en Madrid es ciertamente arriesgado, por lo que supone, pues es el 31% de la población de toda España y además es la capital.

En España, tras ver la situación hubo quien se lamentaba por haberse hecho tantos recortes en materia de Sanidad, según algunos estudios, la Sanidad más eficaz de Europa y la tercera mejor del mundo; hechos que hasta provocaron tener que instruir a los sanitarios a enfrentarse al virus hasta sin mascarillas, por la falta de medios. Algunas remesas que por fin llegaban a los aeropuertos, 14 toneladas en mascarillas que costaron 32 millones de euros, tras distribuirse en varios hospitales de Madrid, se vio que eran defectuosas y los sanitarios criticaban que se les ponía en riesgo, e incluso la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, dijo que eran del Ministerio de Defensa, cuando luego se demostró que no fue así sino que las compró la propia Comunidad de Madrid. 

Así, se agradecía la generosidad de personas como Amancio Ortega, propietario de Inditex (la mercantil de Zara, entre otras), que había venido "regalando" máquinas para detectar el cáncer y en este caso se ofrecía para traer mascarillas y material necesario para superar este gran problema. Desde Unidas Podemos, su líder el vicepresidente Pablo Iglesias respondió que "una democracia digna" no acepta limosnas de Amancio Ortega, porque lo que hace falta es que los millonarios paguen impuestos que luego se traducen en hospitales, no que vengan luego a hacer donaciones, que encima desgravan.

Mientras tanto, otros prefirieron encomendarse a algún santo y rezar para combatir esta pandemia. La Conferencia Episcopal pidió que repicaran las campanas a las doce del mediodía. Muy útil esto, sin duda (ironía). Y la propuesta oficial del PP y de Pablo Casado fue que para salir de la crisis se aplicara el despido libre en las empresas (¿y las indemnizaciones por despido improcedente?) y que se pusieran las banderas a media asta en señal de luto nacional y se llevaran corbatas negras. También muy útil y necesario esto (ironía). Como a nivel nacional no se hizo en los primeros meses, pues ésto correspondía a una decisión que toma el Consejo de Ministros, el líder del PP, Pablo Casado pidió que lo hicieran los ciudadanos en sus balcones, y claro, nadie va a detener a un vecino por poner una bandera nacional en su balcón con un lazo negro. Posteriormente, los presidentes de Comunidades Autonómicas y los alcaldes de los municipios fueron decretando este luto en sus correspondientes territorios. Finalmente, el 26 de mayo se decretaron diez días de luto nacional, que duraron hasta el 5 de junio, y posteriormente se realizó el acto de Estado el día 16 de julio (al que no acudió nadie de VOX), un acto laico, como debe de ser conforme a la aconfesionalidad del Estado, alejado por tanto de las tradicionales misas. ¿Por qué se tardó tanto para hacerlo a nivel nacional? Sencillamente porque esto es un gesto puramente protocolario, que básicamente se hace cuando muere un Jefe de Estado o hay una gran tragedia de forma puntual, como lo fue el 11M, por ejemplo, donde se saben los muertos que hay y ya no habrá más. La diferencia con aquello y la situación actual, es que con este virus, hay contagiados y muertos cada dos por tres.

Lo que sí que se puede hacer y que evita la propagación del virus, más allá de proponer medidas de postureo, es por ejemplo lo que se hizo de cerrar los hoteles, para evitar que los turistas pudieran seguir entrando y saliendo, repartiendo el virus, siempre potencialmente hablando.

Pero sin duda, si algo ha diferenciado la situación española respecto a la del resto, ha sido la actitud de la oposición, pues salvo algún pequeño parecido con Marine Le Pen en Francia, en el resto de países, como Portugal, la oposición ha apoyado en todo momento a sus gobiernos, porque entendían que se trataba de una pandemia global, y no de una oportunidad de oro de cargarse al gobierno, pues atacar al gobierno en esta situación, no sería patriótico. Sin embargo, eso en España nunca funciona, porque la derecha casi nunca está a la altura de las circunstancias, pues considera que su espacio natural es el gobierno, y obviamente tampoco lo iba a estar en esta ocasión. 

El que fuera responsable de Salud Pública de la OMS durante la epidemia del SARS, el español Rafael Bengoa, no consideró que España hubiera reaccionado tarde, por la sencilla razón de que "no hay ni un país preparado para este órdago". Así lo afirmó también Mike Ryan, director de emergencias sanitarias de la OMS, al decir que "España ha reaccionado rápido y bien".

La situación de tener que cerrar los establecimientos y tener que quedarse los trabajadores en casa, perdiendo dinero, sin duda contrasta con la situación de los políticos, que en las sesiones parlamentarias, los españoles vieron que no tuvieron que desplazarse al Congreso pues sólo fue una pequeña representación, por lo que surgieron voces que reclamaron una bajada de sueldo de los mismos. La portavoz de C's, Inés Arrimadas, fue la primera en solicitarlo, aunque sus compañeros en Andalucía no le hicieron caso cuando la portavoz de Unidas Podemos Teresa Rodríguez lo propuso en el Parlamento andaluz. Los diputados de VOX dijeron que no se iban a bajar el sueldo, porque ellos seguían trabajando, y luego dijeron que le iban a donar una parte a unas ONG de víctimas del COVID, que habían denunciado al ministro de Sanidad y que casualmente estaban presididas por personas afines al PP y VOX. Veinte querellas y treinta denuncias que como era de esperar, fueron rechazadas por el Tribunal Supremo por considerar que no estaba justificado que el gobierno hubiera sido autor de los hechos provocados por el virus.

El día 6 de abril, sin ningún motivo para ello, se presentaron los 52 diputados de VOX en el Congreso, para hacerse una foto. Según ellos, se presentaron a trabajar, aunque la actividad estaba reducida al máximo, de hecho, se dieron el viaje, pues no tenían actividad ninguna más que hacerse la foto y dar la nota. En este mismo día, en sus redes publicaron una fotografía manipulada, un meme, en el que se veía la Gran Vía de Madrid llena de ataúdes. La fotografía real la hizo Ignacio Pereira en 2019 y alguien la manipuló para querer reflejar lo que a ellos les parecía que era la situación actual de tanta gente muriendo. La ideología de la muerte. Miseria y cochambre. Indecente no, lo siguiente. La ayuda para luchar contra el virus por parte de VOX fue nula, de hecho su líder afirmó que sólo apoyaría la prórroga del estado de alarma si dimitía el gobierno. Posteriormente los letrados del Congreso concluyeron que dicha propuesta de que dimitiera el Gobierno en bloque y se formara uno de "emergencia nacional" era inconstitucional.

Una vez acabado el periodo del estado de alarma, en el que era el Ministerio de Sanidad el que tenía las competencias y organizaba al resto de Comunidades, éstas pasaron de nuevo a los distintos gobiernos autonómicos. El PP votó en contra del último estado de alarma, pues consideraba que eran ya las CCAA quienes debían de volver a tomar el control. Podríamos pensar que básicamente para que no lo tuviera el gobierno central. Sin embargo, cuando mediado el mes de julio empezaron de nuevo los rebrotes, el presidente del PP, Pablo Casado, culpó al gobierno central de no estar haciendo nada. Y es que hay gente a la que no hay por dónde cogerla.

Efectivamente, cada CCAA hizo lo que mejor consideró, y la de Madrid dejó de contratar a rastreadores que controlasen a los infectados, que eran los que ayudaban a gestionar mejor la situación pandémica, y prefirió gastarse el dinero en contratar a más curas para los hospitales. La consecuencia fue la falta de credibilidad en los datos que se proporcionaban al Ministerio, en los que daba un 37% de asintomáticos, pues se provocó que los datos de los infectados se redujeran y casi desaparecieran los nuevos brotes, tanto como para que un especialista médico, Bonaventura Clotet, jefe del servicio de enfermedades infecciosas de un hospital de Badalona, tuviera que salir a decir que "Madrid no está diciendo toda la verdad". Al verse superados, propusieron que hubiera rastreadores que realizaran dicha función de forma gratuita (lo cual incumple la ley del voluntariado), al argumentar que no había dinero, y como nadie se ofreció, se privatizó el servicio por 194.000€, para contratar a 22 nuevos rastreadores, pagando 6.000€ por rastreador durante tres meses, adjudicación que se quedó el hospital Quirón, donde trabaja el hermano del Consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero ¿casualidad?. Y aun así, la situación era tan preocupante que viendo los datos, faltarían cientos de rastreadores más. Así lo aseguraba Saúl Ares, científico y miembro del CSIC. Mientras tanto, la Comunidad se planteaba la construcción de un nuevo hospital por valor de 50 millones. ¿No había dinero? Finalmente, dicho hospital para 48 camas y sin quirófanos, costó el doble, 100 M€, el hospital de pandemias Enfermera Isabel Zendal que, como el hospital chino, se construyó en tiempo récord -y como suele ser costumbre en España-,  y por el doble de lo presupuestado. Un éxito. Y el mantenimiento, claro está, sin concurso público y por la vía de urgencia a Ferrovial.

Económicamente hablando, en el segundo trimestre España tuvo una caída del 18,5% del PIB, llegando a un 22,1% de caída en el interanual. Resultados bastantes coincidentes con el 12,1% de caída de los países de la eurozona. Sin duda resultados nada buenos, pero son similares en todo el mundo, pues por ejemplo en EEUU la caída fue del 32,9% en el segundo trimestre. El mayor colapso desde la II Guerra Mundial.

¿Se podría haber hecho otra cosa? El virólogo Luis Enjuanes, el mayor experto en coronavirus de España, en el acto de recepción de la Medalla de plata al Mérito en la Investigación y Educación universitaria, dijo que "el Gobierno dio una respuesta eficaz", subrayando que "debemos estar muy agradecidos" al ejecutivo de Pedro Sánchez por "la eficacia en el control de la epidemia".

Pero ¿qué pasa en España para tener estos datos tan preocupantes? María Neira, la directora del Departamento de Salud Pública y Medio Ambiente de la OMS, reconoció que llevaban varios meses analizando la situación de España, por ser el país donde más incidencia ha tenido el virus, y que pese a ser el país con las medidas más restrictivas, estaban observando el comportamiento de la sociedad española y su conclusión era que no sabían qué fallaba en España, pues ni la transmisión intrafamiliar ni el comportamiento de los jóvenes justificaba las cifras que se tenían. Posiblemente la respuesta es muy sencilla: En España tenemos una gran sanidad pública, pero hay una atención primaria muy débil, había falta de rastreadores y también hubo gran lentitud al confinarse, por no mencionar la relajación ciudadana al respecto.

SITUACIÓN EN EL RESTO DE EUROPA
Los países más afectados de Europa al principio fueron Italia y España. Los siguientes, Francia y Alemania. En Italia enseguida hubo más muertos que en China. Al principio allí en Alemania no había tantos muertos, de hecho la cifra era increíblemente pequeña al compararla. ¿Por qué? Cuando se lo preguntaron al doctor Fernando Simón, director desde 2012 del Centro de Coordinación de Emergencias y Alertas Sanitarias del Ministerio de Sanidad, no supo explicar científicamente esta circunstancia, porque antes de lanzar suposiciones, científicamente, esto aún no se sabía. Tras investigarse las circunstancias, el diario La Razón sí lo hizo. A mediados de mayo, Francia, teniendo menos casos de infectados que España, sin embargo adelantó en número de fallecidos, e increíblemente proponía reanudar las clases en los colegios, donde los niños podrían transmitirse el virus y repartirlo en sus respectivos domicilios.

Así pues, si en algún lugar afectó el virus sin piedad, fue en Italia, y la situación se convirtió en desesperante, y sin duda sirvió de ejemplo de lo que pasó en  España unas semanas después, en unos días incluso. Al principio de la pandemia, en Bérgamo, se vio una caravana de camiones llevando ataúdes a otras ciudades para cremarlos, por no dar abasto el de la propia ciudad. En España también se publicó el 8 de abril, que se llevaban fallecidos de Madrid a ciudades como Córdoba para ser cremados. Quién sabe si a algún sitio más.

En Suecia, con una población de diez millones de personas, prefirieron optar por salvar la economía tomando unas medidas muy ligeras, pues tuvieron una perspectiva no de medio plazo sino más bien de largo plazo, bajo el planteamiento de que si partimos de que no había vacuna y que en teoría la inmunización se conseguiría tras pasar la enfermedad, y según los datos "sólo" muere alrededor del 10% de quien se contagia, se optó por asumir ese riesgo, esa realidad, dando por hecho que de todas formas iba a morir mucha gente, pero que quien la pasara inicialmente, estaría preparado para una segunda ola cuando volviera de nuevo hacia el otoño del 2020. Para entonces el mundo seguiría encerrado de nuevo temiendo por sus vidas y ellos estarían algo más inmunizados y podrían seguir adelante. ¿Acertaron en su búsqueda de la "inmunidad de rebaño" o permitieron que se provocara un suicidio colectivo? Consiguieron ponerse en todo lo alto de las estadísticas como el segundo país de Europa en número de casos por habitante, por detrás de Luxemburgo. Un triste récord, sin duda. Según los datos de la encuesta serológica realizada en agosto en Suecia, el 30% de la población daba positivo en los barrios pobres mientras que era del 4% en los barrios ricos. Es decir, a mayor nivel de vida, más capacidad para tomar medidas preventivas, como aplicar medidas de teletrabajo, las cuales no se tomaron en los barrios con menor capacidad económica, que siguieron manteniendo las relaciones interpersonales.

Anders Tegnell, el epidemiólogo jefe de Suecia, reconoció que podría haberlo hecho mejor, y de haber sabido las consecuencias que tendría la decisión de no confinar a la población, habría optado por una solución intermedia entre lo que ha hecho Suecia y el resto del mundo. Lo de siempre, a todo pasado es muy fácil opinar. En julio, 25 médicos y científicos suecos publicaron un demoledor artículo para advertir al resto de países que no hicieran lo mismo que habían hecho ellos, pues en dicha fecha tenían una tasa de mortalidad de 556 personas por cada millón, comparada con las 424 de EEUU, donde tampoco se había hecho mucha prevención. ¿Y salvaron la economía al menos? Tampoco. Dada la crisis generalizada en la UE, las ventas cayeron y su banco central previó una recesión del 10%.

En los Países Bajos (Holanda), la situación llegó a ser de tal magnitud también, que en los hospitales sólo se admitía a quien se consideraba que se podía salvar (es decir: a los ancianos y a gente débil, les mandaban a morirse en su casa, y obviamente no se computaban luego). En Bélgica también compartieron la misma opinión de dejar a los ancianos enfermos morirse fuera de los hospitales. Dados los graves problemas en Italia y España, y en Holanda haciendo lo que ellos hacían, criticaron a estos dos países por ir luego a la Unión Europea a pedir dinero, pues consideraban que no se había reservado antes para estos casos. En Holanda se consideraba que llevar a los ancianos a morir en el hospital como se hacía en España, era inhumano, y por esa razón estaban los hospitales colapsados. Por eso en Holanda no se hospitalizó a ancianos ni a personas que pudieran morir, se les mandaba a sus casas a que se murieran allí. En España se ha criticado al gobierno por sus errores, pero es que en Holanda, modelo del liberalismo económico, a pesar de no coger a ancianos, seguían teniendo falta de camas, y solicitaron ayuda en Bélgica y que estaban peor, les dijeron que no. Y como en España, también se equivocaron en las compras, pues compraron 600.000 mascarillas defectuosas. En cuanto a los niños, en la segunda ola en agosto, hicieron que los niños volvieran al colegio sin mascarillas ni distancia social en clase.

En Reino Unido, el día 8 de marzo se publicaba que como mucho se esperaban 100.000 muertes. El 13 de marzo, se declararon impotentes ante la expansión de la enfermedad, y prefirieron dar prioridad a la economía. De hecho el primer ministro inglés, Boris Johnson, salió el día 15 de marzo riéndose de las medidas que se estaban tomando en otros países, y comparó la situación con el cierre de la playa en la película de Tiburón, donde se avisó de que se había visto uno pero el alcalde no quería cerrar la playa, porque había mucha gente que lo estaba pasando bien y se cabrearían, y luego pasó lo que pasó. Dos días después, el 17 de marzo, anunciaba que esperaba que en todo caso esto no supusiera más allá de 20.000 muertes. 
El día 27 de marzo, se supo que ahora era el primer ministro quien daba positivo en coronavirus y el 5 de abril fue trasladado al hospital. Al día siguiente, 6 de abril fue trasladado a la UCI debido a su grave estado. Mientras tanto, el 31 de marzo, el Imperial College inglés, que consiguió hacer cambiar de opinión a Boris Johnson, anunciaba que gracias a las medidas tomadas, en España se había salvado la vida a 16.000 personas. Enseguida salieron los de siempre diciendo que también iban ya muertas más de 10.000, y que ¡qué bien, que no eran ya 26.000 fallecidos! Aunque como sabemos, pronto se consiguió llegar a dicha cifra y casi doblarla. A finales de abril, ya se pronosticó que la cifra de fallecidos podría ser del doble de lo que se calculaba (aquí la noticia en inglés). A mediados de mayo, ya iban 34.000 fallecidos en Reino Unido. Un estudio del Instituto de Métricas y Evaluación Sanitaria (IHME), calculó que en España finalmente habrían 19.000 víctimas y en Reino Unido 66.000 fallecidos.

Mientras en España había quien criticaba que los test no funcionaran, o que no eran suficientemente buenos, o que les habían engañado los chinos, también pudimos ver que el gobierno británico devolvió 17,5 millones de test defectuosos comprados a empresas chinas. Los devolvieron, "porque no funcionaban", daban falsos positivos y falsos negativos.

Ya en abril se vaticinaba que en la primera oleada en Reino Unido, habría más fallecidos por Covid-19 que en España, Italia y Francia juntas. Dado lo complicado que resulta separar datos por oleadas, en niveles globales, redondeando a final de 2020, Reino Unido 69.000 y por otro lado España 49.500, Italia 70.500 y Francia 62.000, que harían 182.000 muertos. Como se ve, el vaticinio falló.

¿Y consiguieron salvar la economía los ingleses? En el mes de junio se publicaba que la deuda superaba el 100% del PIB, y esto no ocurría desde 1963. Se reducían los ingresos y se aumentaban los gastos. La caída del 20,4% del PIB entre abril y junio de 2020 (superando el 18,5% de España), puso de relieve la entrada en recesión de la economía británica, algo que no ocurría desde 2009, y el fracaso por tanto de cualquier intento de salvar la economía y el impacto de la pandemia en todos los ámbitos económicos.

REGIÓN DE MURCIA
Dada la dificultad en hacer frente a este problema, los servicios sanitarios hicieron su trabajo lo mejor que supieron, y ante el desconocimiento, parte de la población se refugió en rezar. Dado que las parroquias tenían que estar cerradas al servicio de misas, para prevenir contagios, se optó por otro tipo de actos más parafernálicos. En Caravaca por ejemplo, el martes 17 de marzo se realizó un conjuro extraordinario con la Vera Cruz, como rogativa contra el virus, consistente en que todas las campanas de la población, sonaran a las siete de la tarde, mientras se hacía una bendición de la ciudad y los campos con la reliquia. En Barinas (Abanilla), se "fumigaron" las calles con agua bendita y al parecer con "un líquido realizado con "nanotecnología basado en el hipoclorito de sodio diluido" (es decir, la lejía o cloro de las piscinas). Este tipo de medidas, sin duda bienintencionadas, al parecer científicamente tampoco son lo más recomendable. Personalmente, considero que en esta vida, cada cual puede creer en lo que mejor le parezca, y los curas hicieron lo único que podían hacer en estos momentos, que era rezar y tocar las campanas, pues en definitiva esto es algo que no hace daño a nadie, pero en realidad, no creo que todo esto ayude mucho a las personas enfermas, más allá de reconfortarles un poco en sus sentimientos y creencias, que no dejan de ser sólo eso.

El día 18 de marzo, el Consejero de Salud, Manuel Villegas, dijo que "había que dar un paso más" para aumentar el confinamiento. Tras la reunión telemática de Pedro Sánchez con los presidentes autonómicos el domingo 22 de marzo, el presidente murciano, Fernando López Miras, dijo que iba a solicitar que se suspendieran todas las actividades excepto las esenciales. Enseguida le recordó el ministro de Sanidad Salvador Illa, que estando vigente un Estado de alarma, una Comunidad Autónoma no tiene competencias para dictar esa norma, con lo cual, desde Murcia se tuvo a acatar y todo se quedó en hacer demagogia. Una semana más tarde, el gobierno de la nación fue el que decretó este cierre de toda la actividad excepto la esencial, y entonces desde el PP se dijo que no se estaba de acuerdo en la medida. ¿Alguien lo entiende?

Más datos increíbles. Murcia, la ciudad donde menos se cumple el confinamiento. ¿Por qué? Por la falsa confianza de que no hay ningún problema para salir. Más: Extremadura, junto con Murcia, las regiones donde menos pruebas PCR se han realizado. ¿Por qué? Eso quisieran saber muchos.

EXPANSIÓN EN EL CONTINENTE AMERICANO
Al margen de los primeros casos que se supone que hubo en octubre en EEUU y que motivaron las sospechas del origen del virus, hasta los EEUU y demás países del continente es donde más tarde llegó. Y como en el resto de los casos, se siguió el mismo protocolo: negación, minimización y ridiculización del problema, empezar a ponerse tiritas y por último tomar medidas. Lo han hecho todos los demás, y no iban a ser ellos menos.

Cuando ya había muertes en EEUU, a la gente le seguía dando igual. Seguían a lo suyo bañándose muy felices en sus playas y como mucho se dedicaban a comprar más armas para defenderse con ellas de estos virus, que viene a ser como matar moscas a cañonazos, pero es lo que pasa cuando cunde el pánico general. Sólo en algunos Estados como California, el más poblado de EEUU, decretaron la cuarentena obligatoria para 40 millones de personas. Después le siguieron Nueva York, Florida, Illinois y Nueva Jersey.

En el mes de abril, un congresista republicano, Troy Hollingsworth dijo que "era mejor que la gente se muriera, antes de que se estancara la economía". Ahí es nada. Trump lanzó sus ataques y sospechas hacia la OMS porque creía que ocultaban información, y suspendió los fondos que EEUU aportaba a esta organización, lo cual, fue contemplado como "un crimen contra la humanidad". En el mes de julio, supimos que en EEUU, grupos de estudiantes organizaban fiestas covid con personas infectadas, y el premio se lo llevaba el primero que se infectaba. Con congéneres así, es cierto eso de que hay gente que se merece la extinción. El anterior enlace era de Alabama, pero en Texas sí que murió un joven de 30 años después de participar en una fiesta de este tipo.

Pese a todo ello, la expansión del virus siguió su desarrollo, convirtiendo a los EEUU en el país con más casos, 3,5 millones de infectados y 138.000 fallecidos a mediados de julio, por lo que los estados de California, Florida, Arizona y Texas ya prepararon camiones frigoríficos para que sirvieran como morgues, dado el escaso número de camas hospitalarias. Después de no hacer casi nada, reírse de las mascarillas, e incluso cancelar las donaciones de EEUU a la OMS, con cuatro millones de contagios y 140.000 muertos a las espaldas, en el mes de julio, el presidente Donald Trump reconoció la gravedad de la pandemia, indicando que iría incluso a peor, e insistió a la gente a usar mascarillas. Sin embargo eso no quitó para que en agosto, con cinco millones ya de contagiados y 158.000 muertos, siguiera diciendo cosas que no estaban comprobadas, como que "la COVID-19 desaparecería y que los niños son inmunes", lo cual no es exactamente cierto del todo, tal como ya se ha indicado. En realidad, lo que estaban haciendo, al igual que otros países, era no hacer nada y así buscar la "inmunidad de rebaño" al permitir que la gente se contagiara, se infectara, y si bien algunos morirían, el resto estaría inmunizado tras pasar la enfermedad.

En septiembre se publicó un libro de Bob Woodward en EEUU, "Rage" (Rabia), en el que se revelaba que ya en febrero Donald Trump sabía por el presidente chino Xi Jimping, que el virus se transmitía por el aire, es decir, que no es que se transmitiera por estornudos de infectados, sino por los llamados "aerosoles" que son partículas suspendidas en el aire. ¿Sería por esto que atacaba a la OMS porque no daban esta información? Sin embargo nada de todo esto lo decía Trump en público, es más, le quitaba importancia al problema, por aquello de no sembrar el pánico. Dicho de otro modo: Con lo que sabía, pudo haber salvado a mucha gente tomando medidas ya en febrero, pero no lo hizo. En una reunión el 28 de enero con su consejero de Seguridad Nacional, Robert O'Brien ya le alertó de que esta sería "la mayor amenaza a la seguridad nacional de su presidencia"

En Brasil, el presidente Jair Bolsonaro hizo lo mismo que todos, quitó importancia al problema y dijo que esto era una gripe sin importancia, pero el 24 de marzo modificó el decreto de actividades esenciales, para permitir misas multitudinarias. Y el 29 de marzo, con toda la gravedad del problema en el mundo, se permitían hacer misas con cerca de 10.000 personas en el aforo. ¿Cómo es posible? Insensatez, diríamos nosotros... ahora. Merced a esta falta de medidas y de gran descontrol, Brasil se vio desbordado por las consecuencias enseguida. ¿Qué opinión podemos tener de un presidente que dice que llevar mascarilla puesta, es de gays? Pues eso mismo.

En países como Brasil, México o Chile, donde se aplicaron las recetas neoliberales del FMI, la situación fue preocupante, pues el continente americano quitó el puesto del epicentro del virus a China. En estos países así como en EEUU, el sistema de salud está privatizado, total o parcialmente. Sin embargo, los países donde se lleva décadas apostando por la salud pública supieron contener mejor el virus, como Haití, Costa Rica, Nicaragua, Cuba o Uruguay. Por eso se dice que apostar por la sanidad pública no es "gastar en sanidad" sino "invertir en salud".

Una vez que el virus ya se consiguió expandir por todo el mundo, es cuando surgió la posibilidad de los rebrotes. Así, el exdirectivo de la OMS Daniel López Acuña, informaba en el programa Espejo Público, del nuevo brote surgido en Pekín, con una nueva cepa diferente a la inicial, pues había mutado y era más agresiva incluso, es decir, que si la primera había salido de China al mundo, esta otra venía de vuelta desde Europa a China. En este sentido, recomendaba el uso de la mascarilla, pues si bien no asegura nada al 100%, sí reduce considerablemente las posibilidades de contagio. Y efectivamente, según las conclusiones de revista "New England Journal of Medicine" posiblemente el uso de la mascarilla nos hace en cierto modo algo inmunes al coronavirus, ya que en caso de tenerlo cerca e infectarnos, reduce la gravedad del mismo, por lo que pasaríamos una infección muy leve, y en cierto modo, su efecto podría ser relativamente similar al de las vacunas.


EL DOCTOR "SPIRIMAN"
El doctor Jesús Candel, alias Spiriman, es un conocido doctor de Granada, aunque posiblemente es más conocido por el público en general por su faceta como Youtuber, si bien no se considera tal ni hace los vídeos para ganar dinero, y lo que recibe por ellos, según afirma, lo dona a una ONG local. Hace dos años ya se hizo un hueco en las redes criticando la gestión socialista de la sanidad andaluza, y entre él y otras muchas más circunstancias, ayudó o provocó que la Junta de Andalucía cambiara de color, del PSOE al azul del PP con Ciudadanos y el necesario apoyo de VOX. Pero lo cierto es que después de dicho cambio, ha seguido criticando a los nuevos gestores, porque según manifiesta, lo hacen incluso peor que los del PSOE. A los políticos no les hace ninguna gracia (obviamente), pero los médicos  al principio respaldaron sus palabras, entre otras cosas, al respecto de que la gente no fuera a urgencias por minucias. Quizá por eso habría que pensar que hay que coger sus declaraciones con muchas pinzas, pues salvo con su señora, no se casa con nadie más, pues todos los políticos le parecen lo mismo. Lo mismo le falta algo de tacto y se calienta en exceso en este sentido.
En este vídeo, está relativamente tranquilo y explica un poco la situación. Hay que tener paciencia para ver enteros los vídeos, o no tener muchas más cosas que hacer al cabo del día, pero para resumir, las posturas de Spiriman son las siguientes:
- Denominaba y sigue denominando al referido virus como "pollanovirus", porque en realidad no es tan dañino en comparación por ejemplo con el virus de la gripe común.
- El mayor problema del virus es que es altamente contagioso, y la mejor forma de evitar contagiarse es aislarse y encerrarse en casa. Al no hacerlo, la gente es una inconsciente.
- Los gobiernos nacional y autonómicos, se han dedicado a hacer recortes a la Sanidad pública y tienen los hospitales desmantelados y sin medios.
- La gente acude a urgencias por otros pequeños problemas. Al moverse de casa sin ser necesario, e ir a las urgencias, se ponen en riesgo de contagiarse con este virus.
- Hay que ser responsables ya que si alguien se infecta y se enferma, y hay que atenderle, hay que desatender y retrasar otras operaciones "normales" que tienen otras personas, las cuales están corriendo riesgo de morir por no poder atenderlas debido a esta masificación.
- Reclamaba que la gente se encierre en su casa. Toda la gente. No sólo los ancianos, niños, maestros, etc, sino todos los trabajadores, y que no salga nadie salvo caso de urgencia.

Tras estar incendiando las redes con sus vídeos, intervino unos minutos en el programa "Sálvame" con Jorge Javier Vázquez, al que luego criticó por tener a tanta gente reunida en el plató. Entrevista que le borraron de su canal por los derechos de autor de Mediaset (obviamente) y que luego subió más gente a Youtube. Hace unos años decía que nunca estaría en un programa a nivel nacional, porque no le iba ese estilo, sin embargo la actualidad manda. Así, también participó en el programa "Semana" de Colombia y el viernes 20 de marzo en en el programa "Milenio Live" (sustituto de Cuarto Milenio por el Estado de alarma y la cancelación "temporal" del programa) de Iker Jiménez. Iker, ya a finales de enero habló de este problema, y entonces a él también le decían que exageraba, cuando lo que hacía era darle la palabra a médicos y epidemiólogos que estaban justamente dando la voz de alarma.

Posteriormente a hacer estas declaraciones, algunos medios le recordaron al doctor que lo sancionaron cien días el año pasado, e incluso volvieron a publicar la misma noticia de hace un año como si fuera reciente, incluso haciendo referencia a la intervención en Sálvame, y que tan sólo un mes antes decía lo contrario de lo que decía en ese momento, que no había que cerrar escuelas ni todo eso. En su defensa, alegó que nunca había estado sancionado, que seguía trabajando normalmente en su hospital, y que no se arrepiente de nada de lo que había dicho. No obstante, posteriormente luego volvió a salir una nueva noticia en este sentido en el que era condenado por sus graves insultos a la expresidenta autonómica Susana Díaz.
Sin embargo, cuando la curva de contagios ya parecía que iba hacia abajo, el doctor Candel cambió de parecer, y pasó a promover y reclamar que la gente saliera ya de su casa, porque "estamos en un estado de alarma ilegal". ¿Esto hay quien lo entienda?
El doctor Jesús Candel, en su faceta de presidente de la asociación Justicia por la Sanidad, denunció al ministro de Sanidad, Salvador Illa, pues en sus argumentos, indicaba que los sanitarios le llamaban para quejarse por no tener medios para protegerse del virus. Sin embargo, dicha denuncia fue archivada por la Fiscalía de la sala segunda del Tribunal Supremo, por su inconcreción absoluta tanto personal como temporal, con una descripción genérica de los hechos, sin identificar a los trabajadores sanitarios, ni concretar las situaciones de riesgo. Es más, recordó la Fiscalía en su respuesta, que si bien el Ministro era la autoridad competente con el estado de alarma, sin embargo las competencias de la gestión ordinaria de los servicios son de cada administración autonómica.

Y no sólo eso, sino que además, 3.500 usuarios de la sanidad pública pidieron investigar al doctor Candel porque según ellos, habría relativizado los efectos de la pandemia, además de haber injuriado y calumniado al presidente del Gobierno y a la comisión sanitaria, habría lanzado bulos, habría repartido mascarillas y material sanitario sin pasar los filtros de calidad, y habría incitado a la población a la desobediencia civil y al incumplimiento del confinamiento decretado por la autoridad sanitaria.

"FAKE NEWS", NEGACIONISMOS, SOLUCIONES MILAGRO Y DEMÁS CONSPIRACIONES
Uno de los primeros bulos que surgió a raíz del virus, fue un vídeo en el que se veía cómo la televisión italiana ya informaba en 2015 de la investigación en un laboratorio chino para crear este virus. El vídeo se difundió bastante y luego se supo que era mentira, o mejor dicho, que el virus de ese vídeo no tenía nada que ver con el que se había expandido en este caso.

Hasta ahora había terraplanistas, ufólogos, antivacunas, illuminatis y gentes de extrema derecha, y a todos estos se unieron los negacionistas de la mascarilla, el confinamiento, la vacuna y el virus mismo, también conocidos como plandémicos, defensores de la proliferación de bulos y falsedades. Hacerse negacionista se puso de moda (aunque conllevara ser el objeto de la mofa por parte de mucha gente), decir que esto del virus todo era mentira, que la gente que se moría era la misma cantidad que antes pero que ahora le llamaban COVID, y que el gobierno nos estaba engañando para tenernos controlados y no dejarnos movernos, más allá de ser el discurso de gente informada, fue el "leitmotiv" de los ciudadanos generalmente de derechas que, lejos de apoyar para salir de esta lo mejor posible, sólo querían criticar al gobierno. Pero en realidad ¿qué había detrás de todo este movimiento? Asalto a la ciencia, la extrema derecha, romper el sentido común, los consensos, cuestionamiento de los datos, rebeldes defensores de la libertad que sólo quieren desestabilizar el país, creación de realidades paralelas, en definitiva, imposibilidad de diálogo, partidos autoritarios, fanáticos, y la fuerza de la violencia.

Un joven negacionista británico de 29 años, Chris Grailey, cambió de opinión tras infectarse en un viaje a Tenerife, y tras pasar la cuarentena manifestó que lo que había sentido había sido lo más cercano a estar en el infierno. A todos aquellos que continuamente niegan todo lo que se publica, deberían ponerlos a hacer horas extra de trabajo en las plantas de los hospitales donde se trata el virus, sin protección, claro, "porque el virus no existe". A ver qué opinarían luego.

Ante esta serie de medios y personas que se dedicaban a desinformar y compartir publicaciones con falsedades y bulos, el gobierno tuvo que tomar medidas, para acabar con toda esta serie de "bots" que hacían circular los bulos e infundios que salían de la órbita de VOX y que repetían todas las mentiras y falsedades que estos publicaban. Así, se estimó que toda estas acciones estaban relacionadas con hasta diez tipos penales ya tipificados como el delito de odio, revelación de secretos, delito contra la identidad moral, desórdenes públicos, injurias y calumnias con publicidad, y delitos contra la salud pública, los cuales podrían conllevar hasta cinco años de cárcel. De hecho, la UE puso a VOX como partido beneficiado por las campañas de desinformación, "fake news" y propagación de bulos en redes sociales.

En España tuvimos al cantante Miguel Bosé, que tras la muerte de su madre por el virus, abanderó en cierto modo esta lucha de promover este tipo de informaciones sin contrastar. Tras convocar en agosto una irresponsable manifestación de unas mil y dos mil personas contra las mascarillas, contra la que ni siquiera fue, borró sus cuentas en las redes sociales. Los lemas que se corearon, se podían desmontar fácilmente pues carecen de base científica, y más que reclamar libertad, lo que ponían de manifiesto era su miedo. Miedo que todos podíamos tener en menor o mayor grado, pero que controlábamos, pero ellos no lo hacían, pese a lo valientes y agresivos que parecían, por lo que se manifestaba mucho más, y lo exteriorizaban así, negando la realidad y atacando al gobierno. Tras dicha manifestación, un participante de 40 años, estuvo con neumonía y pronóstico grave, a un paso de la UCI. Por este motivo, desde la Delegación del Gobierno se informó que de las 30 denuncias realizadas en esta manifestación, los identificados se enfrentarían a multas de hasta 30.000€.

Otro negacionista relevante es José Antonio Campoy, director y fundador de la revista Discovery Salud, por la que factura 500.000€ al año, en la que en su día afirmaba que "la quimio no sirve, ya que promueve el cáncer, el sida no existe, el ébola es otra falsa pandemia, y las vacunas no son eficaces ni seguras". Respecto del coronavirus, afirma que "no hay pruebas de que exista el coronavirus", y por supuesto, nadie en la redacción se pone mascarilla, según dicen en la revista, no son eficaces y además son peligrosas para la salud.

Un grupo de médicos antivacunas que compartía bulos y estaban haciendo declaraciones que no estaban en consonancia con lo políticamente correcto, se unieron en un colectivo llamado "Médicos por la Verdad". Estos estaban teniendo actuaciones que generaban cierta alarma social y alentaban a la desobediencia civil, además de ser contrarias a la evidencia científica existente, razón por la que el Consejo de Médicos (CGCOM) les abrió un expediente para ver si existía algún comportamiento que vulnerase los artículos recogidos en el Código Deontológico.

El negacionismo, la propagación de bulos acerca de este tema, que realiza alguna gente promovida desde alguna entidad o partido político en particular, es un problema, pues provoca desinformación en la ciudadanía, lo cual puede estar relacionado con hasta diez tipos penales ya tipificados, por ejemplo, delito de odio (a los menas, inmigrantes: prisión de 6 meses a dos años, y multa), revelación de secretos (de 2 a 5 años de prisión), delito contra la integridad moral (de 6 a 2 años), desórdenes públicos, injurias y calumnias con publicidad, delitos contra la salud pública, delitos contra el mercado y los derechos de los consumidores, etc.. Todo lo cual provocó que desde VOX y el PP se dijera que el gobierno quería censurar el whatsapp (cuando esto fue una medida de la propia empresa en todo el mundo para impedir que se reenviaran determinados mensajes que detectaban que se habían enviado mucho, a más de una persona), y provocó que se fueran a la otra aplicación de la competencia que es Telegram, aplicación que por cierto es más eficaz para evitar bulos, y posteriormente registró una proposición de ley para "regular la verificación de noticias falsas" y que no lo pudieran hacer personas ni entidades privadas o públicas, dependientes de gobiernos o autoridades o políticamente partidistas. Es decir, en la práctica nadie, o para entendernos mejor: impedir que webs como Newtral o Maldita, que se han dedicado a desmontar los bulos que han circulado en las redes, hicieran su trabajo informando a la población de todas las mentiras que se compartían.

Un periodista, cronista deportivo nicaragüense, Pepe Ruiz, murió tras infectarse con el virus, un virus al que denominó como "maricón" porque lo mataba la espuma de jabón. ¿El karma? Un pastor evangélico de Virginia (EEUU) Landon Spradlin, que había tildado de "histeria masiva" la reacción a la pandemia, se contagió y murió. El obispo de Palmares (Brasil) Henrique Soares da Costa, siguiendo las mismas consignas de Bolsonaro, negaba la gravedad de la pandemia y aseguraba que el coronavirus era "un signo de Dios" y que "la ciencia siempre es precaria". Quizá el karma quiso que el referido obispo también se contagiara del virus y falleciera.
Otro personaje de este mundo de los youtubers y polemistas, como el periodista Rafapal, también el 24 de abril realizó un vídeo reclamando poder salir a las personas que hubieran estado infectadas y que ya lo hubieran pasado, porque esas personas no iban a contagiar ya a nadie, ni se iban a contagiar. Esta postura es la que defendía el conservador norteamericano Ron Paul, médico de profesión, y del partido republicano, que también decía que había que salir a la calle. 

Pero burradas así, también pasaron en la República Dominicana, donde hubo más de cien muertos y 130 intoxicados por ingerir "clerén", un alcohol de fabricación casera que tiene más de un 50% de metanol, que es un líquido muy tóxico.

Otra sustancia, la colchicina, derivada del azafrán, sin embargo, parece prometer buenos resultados. Procedente del conocimiento recuperado del Antiguo Egipto para tratar las inflamaciones, esta sustancia parece tener realmente efectos reales en los afectados por la COVID-19.

El confinamiento, las obligaciones en el uso de la mascarilla para salir posteriormente a la calle, las diversas medidas de alejamiento social impuestas para prevenir contagios, etc.., terminó por cansar a determinada parte de la población, que más que contrarias a estas medidas, en verdad eran contrarias al gobierno de Pedro Sánchez (véase el caso de un vecino de Cieza, Murcia, que fue detenido por la Guardia Civil por amenazas al presidente), la OMS y demás, dejándose por tanto influir por los postulados de partidos como VOX que daban pábulo a las teorías contra el maligno 5G, los perversos comunistas chinos, y todas las locas ideas del presidente Trump, las cuales fueron puestas de manifiesto por el portavoz de dicho partido, Santiago Abascal en el Congreso, siendo la mofa del resto de diputados. Pero  los argumentos de toda esta legión de negacionistas, no tienen ningún tipo de argumento científico ni real, por lo que en verdad son un riesgo para la salud de quienes inocentemente se los creen.

LA GRAN CATÁSTROFE AMARILLA, DE JJ.BENÍTEZ
El día 20 de octubre se publicó el libro de este año del periodista navarro Juan José Benítez, al cual he de reconocer que admiro mucho, pero creo que en este libro se equivocó en varios asuntos, sobre todo al poner algunas opiniones suyas sobre temas de política y políticos, que no debería haber hecho, y debería haberse limitado a hacer como en otros libros suyos, actuar como mero espectador (aunque en este caso sea el protagonista del libro) y podría haber omitido dichas opiniones personales, pues además de que son criterios muy cuestionables, no afectaban para nada al desarrollo de la historia, y sin embargo sí podrían molestar a muchos de sus lectores.

En este libro, sin ánimo de hacer mucho "spoiler" del mismo, cuenta su experiencia a bordo del crucero "Costa Deliziosa", en el que hizo una vuelta al mundo que tuvo lugar en los meses en que ocurrió todo esto. Así, va narrando lo que pasa día a día a modo de diario de a bordo, y las conversaciones con los pasajeros españoles del mismo, en las que se pasa de una gran felicidad a una auténtica pesadilla por no poder desembarcar en ninguna parte y surgir el miedo al contagio por parte de cualquiera. Según afirma, todo esto que ha ocurrido no es sino un ensayo para probar la reacción de la gente ante una próxima catástrofe aún mayor. Pero esto es otra historia llamada Gog.
Finalmente, y como objetivo final del libro, pone algunos extractos de una carta que afirma que le llegó antes de montarse en el barco, y por tanto antes de empezar la pandemia mundial, pero que leyó a su vuelta, y en la cual se narraba todo ese asunto, como un montaje organizado por parte de los militares de los EEUU, que al igual que hicieron en los años ochenta infectando tomates que distribuyeron en España y luego causaron la gran intoxicación del llamado "aceite de la colza", o crearon el SIDA (VIH) en 1981, el SARS en 2002, la Gripe aviar en 2009, el Ébola en 2014 o el Amerithrax, también idearon este virus, para distribuirlo por el mundo y principalmente en Wuhan en octubre de 2019 en los juegos olímpicos militares, así como luego en el laboratorio del que supuestamente luego escapó el virus. Según dice esta carta publicada en el libro, participaron cerca de 13.000 científicos y se gastaron más de cien mil millones de dólares. Inaudito.

En el libro está todo mucho mejor y ampliamente contado, pero sucintamente, y procurando no incurrir en ningún delito al reproducir algún fragmento del libro, explica que en dicha carta, una sargento que trabaja en el Estado de Phoenix (USA), narra lo que pasa con un virus al que denomina como 'Havoc 142', el cual mide unos 120 nanómetros y se distingue por los peplómeros (unas espinas que surgen de su estructura externa) y les hace parecer como una corona (de ahí lo de corona-virus). Estos pleplómeros son glicoproteínas y son esenciales para contactar con la célula a infectar. Este virus se descubrió en 1970 y en el que ellos trabajaban, el "Orthocoronoviridae" es el único que dispone de patógenos. Este virus utiliza los pleplómeros (proteía S) como si fuera una 'llave' para entrar en las células humanas o animales, y una vez dentro multiplica su contenido genético de ARN exponencialmente alcanzando las cien mil copias de sí mismo en un día, provocando que la célula reviente y contagie a las próximas, además al ser ARN es una cadena simple que muta cada dos semanas. Además, tiene la particularidad de contagiar a dos o tres personas, pudiendo llegar hasta dieciséis, en un periodo de dos y catorce días, llegando a resistir hasta nueve días en superficies como el cristal, metales o plásticos. Una vez conseguido el virus, en la carta narra como lo enviaron a otras bases militares de EE.UU. en el mundo (Ramstein y Hanau en Alemania, NAF Atsugi y Kadena AB en Japón, Osan AB y Camp Henry en Corea del Sur, Luke en Reino Unido, Shape-Chièvres en Bélgica, Livorno -cerca de Pisa y Florencia- en Italia (la zona cero allí estuvo más al norte en Milán), Fort Buchanan en Puerto Rico, Izmir en Turquía...). Junto con el virus enviaban también el antídoto, que son fármacos para reducir la hiperreacción del sistema inmunitario, impiden el ingreso del virus en las células, congelan la replicación del coronavirus y ayudan en los problemas respiratorios agudos.
¿Y cuál era el objetivo de toda esta locura? La desestabilización de las economías potencialmente enemigas de EE.UU. como lo son las de Europa y China, así como golpear a los países emergentes de Asia, África y América Latina. Es decir, hundir la competencia y que sólo permanezcan los EE.UU. Por otra parte, también "ensayar" con determinados grupos humanos, es decir "eliminar" el mayor número de ancianos, varones, negros y pobres, llegando a infectar en dos años al 40% de la población mundial, es decir, provocar entre 1 y 3 millones de muertos.
La "pantalla", es decir, el culpable al que echar las culpas era el Wuhan Institute Virology (WIV) que fue abierto en 2017 por China y en el que participó también Francia. Así, con motivo de la celebración de los Juegos Militares del otoño de 2019, se envió a los primeros "corredores" con los respectivos "paquetes" de virus, los cuales desde el día 9 de octubre fueron "sembrando" la zona con el coronavirus. Así pues, ni murciélagos ni paciente cero, fueron los militares de EE.UU. los responsables de todo esto.
Curiosamente, en el libro se estiman unos 500.000 fallecidos acumulados en EE.UU. para 2022 como daños colaterales. A finales de 2020 son el país con más muertes y ya llevan cerca de 300.000 muertos.

Una vez leído todo lo anterior... A estas alturas, sinceramente... ¿Qué podemos creer y qué no de todo este asunto? Si el contenido de la carta es real... ¿podemos fiarnos de los militares de EE.UU.? ¿Cómo se atreven a jugar así de esta manera con todo el mundo? ¿Cómo podemos tomarnos las informaciones de todas las demás investigaciones de quién lo creó o dispersó, así como de las investigaciones para encontrar la vacuna o una cura, si fueron estos mismos militares quienes lo inventaron y ya crearon un antídoto? ¿Nos podemos creer que el gobierno de Trump no supiera nada realmente y estuvieran investigando a ver si había sido cosa de los chinos, si en realidad era cosa de los militares de los propios EE.UU.? ¿O acaso los militares de EE.UU. están por encima del gobierno temporal de su país? ¿Alguien entiende algo?

¿TEST PARA TODOS?
Volviendo a la "realidad", eso es lo que pedía la gente que se quejaba y que criticaba la acción del gobierno. Que hubiera test disponibles para hacérnoslos todos en el país. Dicha visión, egoísta, obviamente, por desconsiderar la falta de test en todo el mundo, sin embargo chocaba con la realidad de los hechos. En Alemania se dijo al principio que era donde más test se habían hecho a su población: Entre 400.000 y 500.000 al día. Pero la población de Alemania es de 83 millones de personas. Eso quiere decir que si por ejemplo se hubiera empezado el 1 de marzo, se tardarían 184 semanas en hacer un test a toda Alemania, y eso son 43 meses, es decir 3 años y medio. Obviamente no hicieron test a toda la población de Alemania. De hecho, comparando su situación con la nuestra, el ministro de Asuntos Exteriores de Alemania, Heiko Maas, valoró el valor del personal sanitario de España y la forma en que realizaba su trabajo.

Hagamos las cuentas con España, donde somos 47 millones de personas. Si se fuera a esa enorme velocidad, que ya es mucho decir, se tardarían 104 semanas, es decir dos años, y eso sin contar aquellas personas que hubieran dado positivo y hubiera que repetirlo hasta asegurarse que lo habían pasado. Si se hubiera empezado el 1 de marzo de 2020, estaríamos haciendo test hasta el 1 de marzo de 2022. ¡Dos años! Dado que ha muerto ya alrededor de 30.000 personas en dos meses ¿de verdad esa gente podría estar esperando dos años a que le tocase el turno? Sin contar tampoco la gente que diera negativo pero en todo este tiempo se infectara. Sencillamente inviable hacer test para todos. Dada por otra parte la insuficiencia inicial de test rápidos y pruebas PCR, lo práctico era priorizar y hacerlos a los sintomáticos y en todo caso a los familiares.

Y la gente dirá, ¿y por qué no había pruebas PCR? ¿Por qué no había pruebas de test rápidos que funcionaran (es decir, con alta sensibilidad a las proteínas del virus) y que no fueran defectuosos (es decir, de baja fiabilidad)? Sencillamente porque aunque haya quien quiera culpar al gobierno español de imprevisión, este es un problema global de todos los países. Y entonces su problema no es que no quiera ver el problema con perspectiva, sino que quiere acabar con el gobierno como sea, porque no es de su color, y eso ya es otra cuestión, pues a partir de ahí, yo con gente irracional no debato.

En este interesante artículo de la web CTXT del físico Yamir Moreno, director del Instituto de Biocomputación y Física de Sistemas Complejos de la Universidad de Zaragoza, se puede leer más información al respecto de esta inútil y fantasiosa idea de hacer test a todos.

CONSECUENCIAS ECONÓMICAS
Cerrar los negocios, los establecimientos, conlleva no ganar dinero, no tener ingresos. Esto provoca que las empresas, que sí que siguen teniendo gastos fijos, tengan que tomar medidas. Las mejor situadas pueden aguantar, pero la mayoría no. Por esta razón el gobierno habilitó la opción de hacer un ERTE, que es como un ERE pero temporal, por lo que los empresarios tienen obligación de recontratar a los empleados, los cuales cobran el 70% de la base reguladora durante los primeros seis meses.

Las crisis, las guerras, son algo que en menor o mayor medida, afecta a todos. Anteriormente, los políticos y dirigentes del mundo, debido a sus "locuras" y ansias de poder, se "inventaban" guerras cuando había crisis económicas, para reactivar así la economía y "dar salida" a un montón de jóvenes que en realidad no tenían ninguna función en la sociedad. Los EEUU apoyaron y financiaron golpes de Estado y dictaduras militares por Latinoamérica: Venezuela en 1948 y 2002, Guatemala y Paraguay en 1954, República Dominicana en 1963, Brasil en 1964, Argentina en 1966 y 1976, Bolivia en 1971, Uruguay y Chile en 1973, El Salvador en 1979, Panamá en 1989, Perú en 1992, Haití en 2004, Honduras en 2009. Y si no, se provocaban, como en el "ataque" al acorazado Maine en Cuba para entrar en guerra con España en 1898, en Pearl Harbor en 1941 para entrar en la II GM, y por qué no, en el WTC en 2001 para entrar en guerra con el mundo islámico.

Porque así con miedo es como se consigue tener mejor controlada a la población. Pero está claro que una guerra tradicional hoy en día no tendría sentido en Europa entre los países de la UE o dentro del marco de la ONU, pues precisamente este organismo se creó para evitar las guerras entre los países miembro. Porque los que gobiernan de verdad, los grandes empresarios del mundo, se han dado cuenta que nadie aceptaría una guerra en Europa, pero una pandemia sí sería factible, y lo cierto es que afecta a todos por igual, y nadie está libre de contagiarse. ¿Es este el verdadero origen del virus?

Esta pandemia quizá es una guerra económica encubierta, o al menos así se está pintando. Y lo está consiguiendo. Hace unos días me llamaron de Metroscopia, una empresa de hacer encuestas, y entre las muchas preguntas que tenían, una era si yo temía que hubiera una guerra de verdad entre EEUU y China por este motivo. Curioso, sin duda, ya preparan a la gente para las cosas.

Que los ganaderos estén temiendo una ruina por este asunto, debido al cierre de los restaurantes, es preocupante. De hecho, algunos ganaderos optaron por vender sus animales a países musulmanes para sacrificio de los corderos, países donde se maltrata y no se tiene ningún control sanitario con los animales.

El gobierno realizó el decreto del Estado de alarma mediante el RD 463/20, que se modificó posteriormente en algunos aspectos, como el prohibir que en los coches fuera alguien más además del conductor, salvo algunas excepciones, bajo multa de hasta 1.000€. 

El cierre de los comercios, dejó sin medios para el sustento a muchas personas. Inicialmente las empresas corrieron para despedir a los trabajadores, posiblemente en muchos casos haciéndoles firmar la baja voluntaria, para ahorrarse la indemnización, luego el Gobierno articuló una serie de medidas para ayudar a las empresas que se veían obligadas a cerrar, así como también a los empleados que se tenían que quedar en la calle. Por otra parte, desde el gobierno se llevó a cabo la creación de una renta mínima vital de 462€ por persona, y un máximo de 1.015€ por unidad familiar. Por su parte, como propuesta, el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, propuso crear una paga con un salario universal de 2.500€, pero si ya con la renta mínima vital hubo hasta Obispos que se escandalizaron, en contra de la opinión del Papa Francisco, si es que ésta era de forma permanente, cuánto menos lo sería si fuera de mayor cantidad. El Papa por su parte, no sólo estaba a favor de esta renta, sino que también criticaba a los que evaden impuestos, pues si no había respiradores en los hospitales, también era por su culpa.

En general, el mes de marzo fue catastrófico para las bolsas, que tras el decreto de alarma, vieron cómo todo se cerraba, dejaban de volar los aviones, se acumulaban los litros y litros de queroseno, se cancelaban los viajes y las vacaciones en los hoteles. Todo caía irremisiblemente. Y las bolsas por supuesto también cayeron. La mayor caída de las bolsas el 14 de marzo. Y como siempre, los que saben que en estos momentos de caídas y pérdidas, como la familia Ybarra o Carlos Slim, es justamente el mejor momento para comprar, porque ya subirán luego y ganarán.

Cuatro meses después de detectar el primer caso, e incluso después de que los que ya se habían curado se hubieran vuelto a infectar, China anunciaba que por primera vez, el 19 de marzo dejaba de tener un nuevo caso. Es decir, cero contagios tras 56 días de aislamiento, desde que se conocía desde noviembre y el día 7 de enero se hubiese informado de una misteriosa neumonía. Ya previamente se había anunciado que la curva estaba bajando. Hasta el 18 de marzo, en China había más de 81.100 casos confirmados y 3.249 muertos. Sus previsiones son que esta epidemia durará hasta junio a nivel global.


KIT KAT EMÉRITO
En medio de todo este marasmo, durante este año 2020 surgió la noticia de que el rey emérito Juan Carlos tenía en Suiza un maletín con cerca de 100 millones de dólares, procedentes de sus "hermanos" árabes como el sha de Persia, o los dirigentes de Kuwait y Arabia Saudí. Pese a las peticiones de Podemos para que se investigaran estos hechos, estas presuntas mordidas, nos encontramos con lo de siempre, la inviolabilidad de Su Majestad. Posteriormente se conocieron más datos, como que dicho dinero había volado enseguida a Panamá y luego fue regalado a su amiga la princesa Corinna, la cual se lo había gastado en comprar varios inmuebles de lujo. La respuesta de la Casa Real, el miércoles 18 de marzo, cuatro días después de anunciado el Estado de alarma, no hablaba de los asuntos del padre, sino que una vez más vino a querer tranquilizar a la población, sin terminar de conseguirlo. Al respecto de este texto, una escritora publicó que le habían plagiado su libro "Palmeras en la nieve", lo cual luego se dijo que no era cierto. Un médico tuiteó que el Rey estaba muy alejado de la realidad, y en general la población respondió con una cacerolada, indignada principalmente con las noticias que había causado que unos días antes la Casa Real anunciara que el Rey renunciaba a la herencia procedente de su padre, por tener una sociedad "offshore" en Suiza en la que había cobrado 100 millones de los jeques de Arabia Saudí. Herencia que en la web de Change.org encontró respuesta mediante dos peticiones para que el Rey Emérito Juan Carlos I donase dicho dinero para hacer frente a la enfermedad del coronavirus. Pero todos podemos estar tranquilos, que hará oídos sordos, pues no creo que tenga ninguna intención de hacer tal cosa por su pueblo y su país. Ojala que me equivocara, pero como bien recordó Ana Pardo de Vera, España no come pasteles.

SOBRE EL AUMENTO DE POBLACIÓN MUNDIAL
Desde hace años venimos viendo que la población mundial no deja de crecer, nos dicen que sólo tenemos un planeta y que estamos consumiendo más de uno y medio, con lo que esto es insostenible. Por eso, lo cierto es que hay una gran superpoblación del planeta. Hace treinta años la población era de 6.000 millones de personas. Actualmente ya hemos superado los 7.000 millones. Vemos cada cierto tiempo que hay decenas de guerras y cientos de refugiados que huyen de sus países, porque huyen de la guerra y la barbarie que provocan los dirigentes de sus países, por razones políticas, económicas o religiosas.

En 2012, el FMI publicó un informe sobre la estabilidad financiera mundial (GFSR), en el cual se alertaba sobre el impacto financiero del riesgo de longevidad, el cual decía lo siguiente: "Las implicaciones financieras de que la gente viva más de lo esperado (el llamado riesgo de longevidad) son muy grandes", aunque también agregaba que "vivir hoy más años es un hecho muy positivo que ha mejorado el bienestar individual". Estas frases se le atribuyeron posteriormente a su presidenta Christine Lagarde, sin embargo lo cierto es que ella ni siquiera estuvo presente en la presentación de dicho informe. No obstante, el llamado Club Bildelberg también se ha manifestado en dicho sentido desde hace ya bastantes años. 

Si algo bueno ha tenido todo este problema, es que se ha demostrado que parar el tren es posible, y que también es posible recuperar el planeta del continuo destrozo que le estamos provocando. El parón conlleva inmensos costes económicos, qué duda cabe, ahí está la bolsa para verlo, pero también se ha comprobado que se ha recuperado el cielo de las ciudades más industrializadas de China como Pekin, y del norte de Italia. También los animales están volviendo a aparecer en ciudades, ahora que ya los cazadores están recluidos en sus casas, y los pescadores tampoco tienen tanta actividad, y hasta las aguas de Venecia se ven cristalinas sin actividad humana que las mueva. Por contra, los animales en peligro de extinción están más expuestos al reducirse la vigilancia para evitar su caza.

LAS FASES DE LA DESESCALADA
Lo mismo que el virus tuvo una escalada que nos hizo que nos quedáramos metidos en casa, también una vez pasados los primeros momentos así como también una vez superada la curva de contagios, conforme se fue viendo que se iban disminuyendo, también hubo que organizar la vuelta a la normalidad. Una nueva normalidad. Dos términos supuestamente contradictorios entre sí, pues si es nuevo, no es lo normal, pero sin embargo es lo que tendremos que saber hacer frente como sociedad a partir de ahora.

Así, el gobierno, junto con el consejo de sabios que le asesoraban en este asunto, diseñó un plan para llevar a cabo desde abril al mes de junio, para ir evaluando conforme a determinados criterios, si una región cumplía los necesarios como para llevar a cabo ese cambio de fase y por tanto tener menos restricciones de movimientos y de libertades. Madrid, Barcelona y algunas zonas de Castilla y León, al ser las más castigadas por las consecuencias del virus, no pasaron inicialmente de la fase cero, pese a reclamarlo, sobre todo la Comunidad de Madrid, lo cual le llevó a su presidenta a criticar la situación, argumentando que muchísimas empresas seguían perdiendo dinero cada día. Pero los criterios existían, no era un castigo del gobierno por gobernar el PP.

¿EXISTEN LAS SOLUCIONES MILAGROSAS?
Mientras no exista realmente una cura o una vacuna para este virus, todo lo que se hace es investigar y probar, para ver qué puede funcionar mejor. Y en el camino, salieron varias ideas bastante alejadas de las recomendaciones sanitarias oficiales, que fueron desmentidas posteriormente como no aconsejables.

El doctor Mario Pesaresi, natural de Buenos Aires, y ginecólogo de la clínica Mediterráneo en Almería (seguro que lo recuerdan porque se viralizó mucho por whatsapp), propuso lo que para él era una solución muy simple, hacer varias inhalaciones al día con agua caliente, pues ese vapor caliente acaba con los virus que se alojan en las vías nasales y las células alveolares del pulmón, que son las células a las que ataca este virus, pero lo cierto es que esta opción fue desmentida posteriormente.

Otra de las personas que dieron su solución, fue una persona sin duda controvertida, como lo es Andreas Kalcker, un alemán fundador y promotor de una ONG  cuya principal actividad es la venta y difusión del MMS (Miracle Mineral Solution o Solución Mineral Milagro), (algo así como si fuera el bálsamo de Fierabrás de Don Quijote), el cual propuso resolver este gran problema de una forma muy simple, que era con dióxido de cloro (ClO2), una solución al 28% de clorito de sodio en agua destilada, es decir, que es un compuesto químico gaseoso de color rojizo que hay que disolver en agua a temperatura ambiente y se pone de color verde amarillento.

El problema es que ninguna institución sanitaria lo reconoce como medicamento, y de hecho podría producir efectos adversos graves en caso de inhalación, incluido el envenenamiento, insuficiencia renal y daño a los glóbulos rojos de la sangre reduciendo su capacidad de transportar oxígeno. Otros problemas de salud adicionales pueden incluir dolores abdominales, náuseas, vómitos y diarrea. Y es que en realidad, se utiliza para una variedad de actividades como agente antimicrobiano, incluida la desinfección de agua potable a solución oxidante. Este líquido lo que hace según Kalcker, es que "quema" directamente el virus y le impide engancharse a las células de nuestro cuerpo, con lo que dada la situación de alguien contagiado, al ingerir este líquido, se quemaría dicho virus y resbalaría por nuestro organismo, sin ni siquiera tener que actuar los anticuerpos. En su opinión, no era el momento de buscar vacunas, pues no sólo tardan mucho en actuar, ya que tienen que activar a los propios anticuerpos de uno mismo, sino que además el proceso de búsqueda e investigación es largo. Esta otra solución propuesta era más rápida y efectiva. Pero también mucho más peligrosa. Según Kalcker, las grandes compañías lo han desprestigiado tras alguna noticia en que varios de sus seguidores decían poder curar el autismo y cualquier enfermedad imaginable. En su día, Youtube eliminó su canal, y también le borraron otras cuentas que tenía y quitaron su libro "Salud prohibida" de la venta. En su defensa, decía que esto ocurría porque "a las grandes compañías no les interesa una solución barata cuando ellas están desarrollando otros medicamentos que pueden comerciar y seguir ganando grandes cantidades de dinero". El divulgador catalán Josep Pàmies también defiende este producto, y dice que lo cura todo, y que este MMS cura el coronavirus en pocos días. El problema, es que está prohibido desde 2010 por una denuncia de la AEMPS (Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios) y sólo está a la venta como desinfectante. De hecho, en agosto, un niño de 5 años falleció en Argentina tras una parada cardiorespiratoria, después de que sus padres le dieran dióxido de cloro.

Evidentemente, las autoridades sanitarias salieron enseguida a desmentir esta "solución", por no ser viable. Y es que en general, lo cierto es que se han publicado muchas cosas de este asunto que no son ciertas.

Comentaba anteriormente acerca de Rafapal y sus vídeos que le censuran en Youtube, con lo que decía el presidente Trump. Y es que cuando Trump se cabreó con la OMS y la acusó de haber protegido a China ocultando lo que estaba pasando allí, dijo que a partir de ese momento les cerraba el grifo de las subvenciones, y que lo mismo había otras opciones alternativas, como introducir un desinfectante, como el dióxido de cloro (el CDS o MMS que anteriormente mencioné del Dr. Kalcker), así como meter luz solar dentro del cuerpo (me gustaría saber cómo se hace eso). Evidentemente, los médicos tuvieron que salir a continuación, a pedir por favor a la población, que no se comieran pastillas de detergente ni se inyectaran ningún tipo de desinfectante. Pero ya era demasiado tarde, más de cien personas se ve que no entendieron nada y tuvieron que ser ingresados por ingerir detergente. Estas cosas las ves y dices.... en fin, es Trump.

El mundo en definitiva, se puso a investigar cómo hacer frente al virus, desde la vía del antivirus como desde la vacuna para quien no lo tiene aún. Y estos dos caminos se han enfocado en muchas opciones y teorías, que llevan sus correspondientes fases de pruebas y control. Una de ellas, que lleva adelante la farmacéutica PharmaMar, apuesta por la posibilidad de que la solución se encuentre en el mar de Ibiza, pues procede de un molusco, que ya se usa en un medicamento llamado Aplidin, que es un antitumoral que ya se ha probado en casos de cáncer de médula ósea. Otra "teoría" viene de una investigación llevada a cabo en Francia, que dice que la nicotina protege frente al virus, y se dieron cuenta al ver la poca incidencia que tenía el virus entre los fumadores, ya que al parecer la nicotina impedía que el virus se fijara en las células. Incluso se ha investigado en Israel y Nueva York, cómo un medicamento para reducir el colesterol, el fenofibrato, puede convertir el virus en un simple resfriado.

¿SE PODRÍA HABER EVITADO?
En octubre de 2019, se publicó un artículo en el País, en el que ya se advertía que uno de los mayores riesgos que tenía nuestra sociedad moderna era la de que apareciera una enfermedad como una gripe masiva y mortal. ¿Casualidad? Nos avisan de los problemas que se nos avecinan y no hacemos caso, hasta que es demasiado tarde. El fundador y presidente de Microsoft, Bill Gates (además de filántropo en sus ratos libres), ya advirtió en 2015 del riesgo de que la humanidad tuviera que enfrentarse a una pandemia, para la cual, no estábamos preparados. Este hecho, podría ser una casualidad, pero hubo quien lo vio como un globo sonda de lo que las élites nos preparan. Las redes incluso especularon con que el propio Bill Gates estuviera detrás de la creación del virus. Pero no, en realidad no hay pruebas de que ni Bill Gates ni su mujer estén detrás de esto. Cuando empezaron a surgir estas informaciones, tuvo que salir a decir que él no tenía nada que ver con esto de los microchips en las vacunas. Le parecía muy ridículo tener que salir a negar todo esto.

Y efectivamente, a día de hoy es imposible que alguien implante un microchip en una vacuna. Los controles legales y sanitarios lo impedirían. Sin embargo, hay personas como José Luis Mendoza, rector de la UCAM de Murcia, que no lo tenía tan claro y nos advirtió que "las fuerzas oscuras del mal" y Satanás, son los responsables de la realización de estas vacunas para así poder controlarnos. Muy serio todo esto viniendo de alguien de la categoría que se le supone.
Ahora ha advertido que el cambio climático será la próxima pandemia de la que nos tengamos que preocupar seriamente. Nos vienen avisando desde hace años, pero los unos se ríen y los otros no hacen caso; nadie se lo cree pero los cambios se van dando de forma progresiva y paulatina. ¿Haremos caso o seremos así de fatalistas de dejar que las cosas pasen porque tienen que pasar?

LA SEGUNDA OLA
Se dudaba de si habría unsegunda ola como en efecto se vaticinó que ocurriría, tal como ya ocurrió en 1918 con la mal llamada "gripe española" y que incluso fue peor que la primera, porque la gente se había acostumbrado y se pensaba que esto del virus era una gran tontería. Según algunos científicos, la cuestión no era si la habría, que es algo que se daba por hecho, sino cuándo tendría lugar. ¿Por qué los rebrotes afectaron tanto en Europa y en España en concreto, más que a otros países? Las razones dadas son muy variadas, y en conjunto, además de la gran irresponsabilidad social, las más objetivas serían la mayor cantidad de población envejecida de nuestro continente (media de 43 años, en EEUU es de 38 y en Latinoamérica y Asia es de 31 y 32), que nos hace tener una mayor cantidad de población en riesgo de contagio; no puede ser casualidad que más de la mitad de los fallecidos en Europa tengan más de 80 años. También afecta sin duda la existencia de patologías previas y malas condiciones de salud. Pero en general, lo cierto es que conforme avanzó el tiempo, se disponía de más información acerca del virus y sus características, lo que permitió poder defendernos y tratarnos mejor.

Nos encontrábamos en el mes de junio, en el que ya había acabado el estado de alarma (porque el PP no quiso seguir apoyándolo).  En ese momento se unía el deseo de libertad de mucha gente, la desobediencia y la felicidad que la la ignorancia y el desprecio por las normas, por lo que provocó que efectivamente llegara esta segunda ola, con lo que una vez más se demostró que hay gente que no sabe aprender de los errores. En definitiva: a finales de julio seguían habiendo casos de rebrotes, por casos de la primera ola que no terminó y que salían por no tomar medidas, y a los cuales se les unieron los nuevos de la segunda ola. Según el Joan Soriano, epidemiólogo del Hospital La Princesa, efectivamente, a mitad de julio, "nos encontrábamos empezando una segunda ola".  Según un neumólogo que trabaja en un hospital de Madrid, y que ya avanzó lo que pasaría, a mediados de julio dijo que esta segunda oleada llegaría en menos de un mes, es decir, a mediados de agosto. Y llegó. 

Pero había que mantener la economía como fuera. Había que salvar a los hoteles, al turismo (que a falta de más industria tras las grandes privatizaciones, es donde España pone la mayoría de su inversión económica), aunque fuera sólo un mes. De hecho la Mesa del Turismo en Murcia cifraba en 120.000 millones de euros las pérdidas a final de año. Y el turismo se nutre de población nacional pero también internacional. Pero en estas circunstancias, esto era un problema. De hecho desde pese a haber más muertes al día en Reino Unido, su primer ministro Boris Johnson puso impedimentos para que los turistas viajaran a España. 

Volvió en definitiva el virus, pero no tanto las muertes. ¿Por qué? Sencillamente porque en la primera ola sólo se detectaban el 10 o 20% de los infectados y porque las pruebas sólo se le hacían a los allegados y personas con las que se hubiera tenido contacto. Es decir, que posiblemente muchas personas inmunes lo estarían contagiando y no lo sabían, por lo que se escaparía mucha gente que finalmente moría. En la segunda ola ya estábamos más preparados y si bien el nivel de personas infectadas era más o menos similar, en este caso se detectaba el 70% y 80%, por lo que añadido a la mejora de los tratamientos, se evitaron muchas muertes. En esta gráfica de Eldiario.es se ve muy claro.
Después de aparecer esta segunda ola en España, en agosto se trasladó a Francia e Italia. Al parecer, según se desprende del estudio del genoma de las cepas de los virus, los temporeros españoles fueron los responsables del surgimiento de nuevo de la segunda ola en países como Irlanda, Reino Unido, Suiza y Holanda. En concreto, esta cepa del virus habría salido desde Aragón. ¿Y quién infectó a los temporeros? ¿Fueron ellos que no tomaron medidas al realizar los desplazamientos al trabajo? ¿Fue eso o volvió a mutar el virus?

¿ES POSIBLE REINFECTARSE?
Entiéndase reinfectarse como volverse a infectar del virus. Si cogemos los miles y millones de casos de infectados y los casos de infectados por segunda vez, en este caso vemos que hay muy pocos (a principios de diciembre, 27 en todo el mundo) y además suele deberse por tratarse de otra cepa diferente, por lo que si ciertamente la posibilidad existe, el porcentaje como se ve, es muy muy escaso. El mayor problema para saber a ciencia cierta esto es el poco tiempo transcurrido desde que surgió la enfermedad, dichas personas se contagiaron, la cantidad de anticuerpos que desarrollaron y el tiempo que les duró. Actualmente se considera que la inmunidad en casos de haber pasado la enfermedad dura entre seis y nueve meses (según la intensidad de la enfermedad, a mayor gravedad, más inmunidad desarrollada), y la posibilidad de reinfección es muy baja. Conforme se avance en el tiempo, habrá más información al respecto. Una de las personas que anunció que pasó por esta circunstancia, fue el actor Pablo Rivero, conocido por su papel de Toni Alcántara en la serie Cuéntame, y según declaró, nadie le hizo ni p. caso.

LA LLEGADA DE LAS VACUNAS
Tras una gran inversión que llevó a miles de científicos de todo el mundo a investigar el virus, empezaron a verse varias de estas investigaciones que iban pasando los filtros de la OMS para hacerse realidad como vacunas. En concreto, se desarrollaron 164 vacunas candidatas en situación preclínica de las cuales 48 se encuentran ya en fase clínica. La celeridad en el rápido logro de resultados, hizo desconfiar a mucha gente, que sin embargo pensaba que seguro que ya la tenían preparada, o bien que habiéndose hecho de forma tan rápida, no podía ser segura. 

Apuntaba el doctor en medicina, experto en epidemiología, el murciano natural de Abanilla, José Mª López Lozano, que las vacunas las han llevado a cabo laboratorios muy importantes, y si bien una vacuna normalmente tarda en desarrollarse unos 3 o 4 años, lo que ha pasado aquí es que además de los plazos importantes de pruebas, están los plazos superfluos de elaboración de informes y consecución de permisos, y es toda esa parte la que se ha acelerado, consiguiendo en una semana lo que tardaba meses, consiguiéndose así que esté la vacuna tan rápidamente. En efecto, esto se llama "rolling review" y fue solicitado por las farmacéuticas de Moderna, BioNTech y AstraZeneca.

Hasta ahora, las vacunas típicas venían estando compuestas por una versión del virus en cuestión, pero inactivado, que por lo general, no permitía que se desarrollase el mismo en el cuerpo de dicha persona, y es el que han seguido desarrollando farmacéuticas como Sinovac, Sinopharm de Wuhan, o Bharat BioTech. Pero el desarrollo de la investigación ha permitido otros métodos o sistemas, como el del "Vector viral", el del "ADN y ARN mensajero" y el de la proteína o subunidad, desarrollado por Novamax.

La novedad en este sentido es la vacuna del tipo de "vector viral" que utiliza un tipo de adenovirus, como en el caso de las siguientes vacunas:
ChAdOx1 nCOV19 de Oxford-AstraZeneca que sería la más barata (entre 70,4% y 90% de eficacia), que utiliza el adenovirus del resfriado común de un chimpancé. España tiene compradas 42 millones de dosis (186 M€) para 31 millones de personas.
- La de Janssen (Johnson & Johnson) (Bélgica y USA) que sería la única que tendría una sóla dosis, y los ensayos se están haciendo en España. España tiene compradas 42 millones de dosis (168 M€) para 20,875 millones de personas.
La rusa Sputnik V creada por el "Fondo Ruso de Inversión Directa" con dos adenovirus el Ad5 y el Ad26 que tienen el virus inactivo y no se puede replicar ni causar enfermedad (entre 91,4% y 95% de eficacia), que en la UE sólo se probará en Hungría.
- La Soberana, creada en Cuba, unas vacunas similares, que sigues en experimentación.

Pero la mayor novedad es la realizada con el llamado ARNm mensajero, técnica desarrollada por la científica húngara Katalin Karikó, y que tras muchos años de rechazos e incomprensión pues el objetivo entonces era modificar el propio ADN y ésta no era la línea en que iban sus investigaciones, finalmente ha visto hecho realidad su sueño, llegando a ser actualmente vicepresidenta de BioNTech. Entre las vacunas con esta tecnología tenemos las siguientes:
- La BNT162b2 desarrollada por la farmacéutica Pfizer (USA)-BioNTech (Alemania) aunque el problema de esta es que debe de mantenerse entre 70º y 80ºC bajo cero, lo cual no es nada fácil de asegurar (95% de eficacia). España tiene compradas 31,5 millones de dosis (300 M€) para 10 millones de personas. El 26 de diciembre llegó la primera remesa protegida por hielo seco que mantiene el frío durante diez días sin abrirse.
- La mRNA-1273 de la farmacéutica de Moderna (USA) (entre 94,1% y 100% de eficacia) que sería la más cara de todas, pese a que se envasará en los Laboratorios ROVI de España (para todo el mundo excepto EE.UU.). España tiene compradas 16,8 millones de dosis (según los cálculos, con esos precios, posiblemente más de 434 M€) para 8,35 millones de personas.
- La CVnCoV de CureVac (Alemania) (aún en Fase 2), en la que trabaja Hans-Georg Rammensee (inmunólogo de la Universidad de Tubinga y que demostró en el año 2000 que una inyección de ARN sin modificar generaba una respuesta inmune positiva en ratones). España tiene compradas 42,6 millones de dosis (unos 200 M€) para 23,48 millones de personas.

En estos casos, se trata de una molécula que es utilizada por las células vivas para convertir las secuencias de genes del ADN en las proteínas que son los componentes de todas sus estructuras fundamentales. Es decir, que un segmento de ADN se copia en un trozo de ARNm, el cual es "leído" por las herramientas de la célula para sintetizar proteínas (importante, para los conspiranoicos: esto no ocurre al revés, el ADN no se modifica por efecto del ARNm, ni se fabrica con fetos). Dicho de otra manera, al inyectarse el ARNm en el cuerpo, las células ven dicha información y sintetizan la proteína viral "Spike S" que hace que se produzcan anticuerpos y otro recursos como Linfocitos T que sirven para evitar posteriores infecciones, protegiendo así a todo el cuerpo. Y esto, que parece tan simple, es algo muy novedoso.

También tenemos otras dos vacunas de esta farmacéutica:
- Las de Sanofi Pasteur (Francia) y Glaxo-Smith-Kline (GSK) (Reino Unido), que prueba con dos modelos, una basada en una subunidad recombinante con aydyuvante, y otra más avanzada basada en ARNm. España tiene compradas 31,5 millones de dosis (150 M€) para 15 millones de personas.
Habiendo ya por tanto tanta oferta, el Ministerio de Sanidad prevé que para antes del verano de 2021, haya en España alrededor de unos 80 millones de vacunas (más que los 45 millones de españoles que somos). Las primeras vacunas en llegar a España son las de Moderna, Pfizer-BioNTech y Oxford-AstraZeneca. Según el ministro de Sanidad, Salvador Illa, la vacunación será voluntaria y gratuita, es decir, que la pagaría el Estado. Ahora bien, ¿podemos elegir cuál ponernos? Pues no, según Amós García Rojas, presidente de la sociedad española de vacunología, no podemos elegir qué vacuna ponernos, pues si todas se han aprobado, es porque todas son igual de válidas, y por tanto esto no es un supermercado. Así, considera que tras el verano de 2021, posiblemente esté vacunado el 70% de la población y se pueda llegar a garantizar la inmunidad colectiva. Al margen de las personas vacunadas previamente en ensayos, tras la llegada de las primeras vacunas el día 26 de diciembre, el día siguiente, 27 de diciembre, se llevaba a cabo la primera vacunación en España, la elegida fue Araceli, una anciana de 96 años de edad, residente en la residencia de Los Olmos (Guadalajara). A continuación se vacunó Mónica Tapias, una auxiliar de enfermería de dicha residencia. En la Región de Murcia, la elegida fue Josefa, de la Residencia Mensajeros de la Paz de San Pedro del Pinatar. Con este paso se iniciaba el proceso de vacunación para conseguir volver lo antes posible a la normalidad en nuestras vidas.

El problema, pese a que nos podamos llegar a vacunar o no, es que aunque haya gente que se vacune, esto no garantiza que se deje de poder ser transmisor del virus. Es decir, que el virus en caso de llegar a esa persona no le afectaría, pero sí que podría transmitir el virus a otras personas, con lo cual, en teoría seguiría siendo necesario seguir yendo con mascarilla.

LA VACUNA ESPAÑOLA
Se reía la gente cuando Pedro Duque, el ministro de Ciencia e investigación anunciaba en abril que España tendría también su vacuna, e incluso dijo que era la más avanzada. Y aunque tarde, porque un solo país no puede competir con toda la inversión y esfuerzos, de países y laboratorios más potentes, sin embargo en España también lleva a cabo investigación. El resto de propuestas de farmacéuticas e industrias más avanzadas en el tiempo, dedican más inversión en ciencia y en investigación. Y sin embargo, pese a que se han contratado de antemano tantas vacunas, no se sabe aún cuánto duraría la inmunidad de la vacuna. Según una investigación australiana publicada en la revista "Science Immunology" la inmunización de las personas infectadas duraría unos ocho meses. La cuestión ahora es otra: ¿cuánto dura la inmunización de la vacuna? Dado que se ha hecho con tantas prisas, estos datos en concreto no se saben seguros aún.

En España nos vamos a gastar posiblemente unos 1.438 M€ en estas vacunas extranjeras, y al mismo tiempo se desarrollan hasta una docena de proyectos. El problema, ya se ha dicho, es el de siempre, que aquí no se ha hecho la inversión necesaria y tan importante como la que se ha hecho en los otros laboratorios, y por esta razón no se ha avanzado tan rápido con en los otros casos, lo cual en esta carrera por llegar antes, es un problema añadido, Aquí en España aún se está en fase de experimentación con animales. Pero al menos sabemos que una de ellas la dirigida por el virólogo Mariano Esteban en el Centro Nacional de Biotecnología (CNB-CSIC), sería una variante de la vacuna contra la viruela. Y otra es la llevada a cabo por el químico y virólogo Luis Enjuanes, profesor de Investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) el cual dirige el laboratorio de coronavirus del Centro Nacional de Biotecnología (CNB), el cual directamente promete que su vacuna neutraliza al virus en la puerta de entrada, y esto no ocurre con el resto de vacunas que se están empezando a poner a la gente.

Lo mismo no es tan importante como el propio virus o la vacuna, pero hay que destacar que la jeringuilla para esta vacuna es especial, ya que se aprovechará el 100% del contenido (actualmente se desperdicia el 15%) y es de la multinacional norteamericana Becton Dickinson, de la cual se fabricarán en Fraga (Huesca) entre 400 y 500 millones para todo el mundo, de las cuales España dispondrá de 25 millones. Por cierto, para divulgadores de bulos, la aguja no es que desaparezca tras la inyección, es que es retráctil, para proteger a los practicantes, y llevan utilizándose desde hace décadas.

LA TERCERA OLA. LA VARIANTE INGLESA
Aún no acabábamos de asumir la segunda ola y ya teníamos las previsiones de la tercera. Se rebajó la intensidad del virus con el confinamiento en primavera y se abrió la mano en verano, para ayudar a la industria del turismo y que no se arruinara. Consecuencia: Segunda ola. En otoño se volvió a tomar medidas de cierre de bares y límites provinciales y municipales así como limitación de la movilización nocturna, y se volvió a abrir la mano para las navidades. Consecuencia, las matemáticas previeron la tercera ola tras los excesos de Navidad. ¿Realmente el ser humano es tan tonto que cae y vuelve a caer siempre en la misma piedra?

No contentos con eso, y tras el anuncio de la aplicación de la vacunas en Inglaterra (al no pertenecer ya a la UE van por libre), llegó una nueva cepa o variante inglesa, e incluso otra segunda variante de dicha nueva cepa procedente de Sudáfrica, que al parecer, se propaga incluso más rápido que la otra inglesa. Ya vimos que la segunda ola se dijo que se había originado por los temporeros de Aragón que la habían repartido por media Europa. Una nueva cepa, que no se sabía muy bien si era como las 3.611 variaciones del virus encontradas por el momento (de las cuales en España se han encontrado 39 mutaciones), o era algo diferente, tal como se decía, el 70% más contagiosa que la original. Pero lo cierto es que media Europa cerró las fronteras con Inglaterra y provocó que los camioneros se quedaran encerrados.

Surgió en Inglaterra y se identificó a mediados de diciembre. ¿Pero desde cuándo estaba circulando? Si la primera ya circulaba en octubre de 2019 en China y se identificó en nochevieja, esto podría significar que con esta también podría haber pasado lo mismo. Llegó a Alemania en avión y se le identificó: B.1.1.7. Pero ¿había llegado también a España y no nos habíamos enterado? Pronto empezaron a informar de casos en una familia llegada a Madrid desde Londres. España, pese a ser la segunda potencia en secuenciación de virus, detrás de Inglaterra, sólo tiene capacidad técnica para secuenciar el 10% de los virus que secuencian los ingleses, razón por la cual ellos lo han conseguido detectar antes. En definitiva, que tras un muy mal año para olvidar, se ha conseguido ya la vacuna y se está en camino de resolver este gran problema que nos tiene a todos atenazados como sociedad. En este sentido, en una entrevista, el anteriormente ya citado virólogo Mariano Esteban, declaró que hemos de estar preparados, porque habrá más coronavirus. Así pues, mientras el problema no esté resuelto, llevemos cuidado y mucha precaución.

No hay comentarios: