Mostrando entradas con la etiqueta Historia. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Historia. Mostrar todas las entradas

miércoles, 1 de abril de 2009

La estrategia de la muerte

La estrategia de la muerte
JORGE M. REVERTE 15/03/2009

Se ha hablado de casi todo. Pero quizá, cuando se cumplen 70 años del fin de la Guerra Civil, uno de sus aspectos menos tratados sea el puramente militar. Un golpe que se convirtió en una larga partida de ajedrez. Un ejército republicano que se defendió mejor de lo esperado. El autor lo ha investigado durante años para su próximo libro. Éste es su relato en exclusiva, acompañado de fotos desconocidas.

Copiado de El País

El 1 de abril de 1939, el general Franco anunciaba el fin de la guerra que él mismo comenzara, junto con otros militares, en julio de 1936. El comunicado victorioso no significaba la llegada de la paz. A la sangría provocada por tres años de enfrentamiento armado le iban a seguir decenas de miles de fusilamientos decididos por tribunales militares, sin garantías para los procesados. La Guerra Civil comenzó como un golpe de Estado, se convirtió después en la confrontación de dos grandes ejércitos y acabó con una amplia matanza.

Todo empezó cuando una fracción, la principal, de la oficialidad del ejército español se puso de acuerdo para dar un golpe que acabara con el Estado democrático presidido por Manuel Azaña.

Aquella acción militar que pensaban completar los conjurados en pocas semanas mediante una limpia que costaría unas decenas de miles de muertos fracasó en sus inicios. Y ello provocó una cierta desorganización en las filas golpistas, que componían una temporal alianza de territorios. Muerto su jefe natural, el general Sanjurjo, en los primeros momentos, el general Emilio Mola quedó como rey del norte, mientras Gonzalo Queipo de Llano lo era del sur. Un tercer general, Francisco Franco, reinaba sobre las fuerzas africanas asentadas en Ceuta y Melilla y el resto de protectorado marroquí. Y eso afectó a la manera en que pusieron en práctica su primera andadura militar.

Mientras Queipo de Llano se dedicaba a pacificar su territorio con técnicas policiales, Mola y Franco coincidían en que la principal línea estratégica de su plan era la conquista de Madrid. Cada uno la emprendió a su modo: Franco, desde el sur, hizo caso omiso de los planes previos y eludió Despeñaperros para acercarse a la capital con sus columnas africanas vía Badajoz. Mola, que entendió muy pronto la débil estructura de la resistencia republicana en el norte, debido a la indecisión de los nacionalistas vascos sobre su papel en el conflicto, aprovechó esa circunstancia para lograr una de las más importantes victorias estratégicas de los rebeldes en toda la guerra: el aislamiento del norte republicano de la frontera francesa. Lo hizo con poco esfuerzo. Pero, al mismo tiempo, echó sus milicias de requetés y sus soldados de guarnición sobre Madrid. En la sierra norte le pararon las milicias antifascistas. A Franco, no, porque su ejército era el único preparado para hacer una guerra, por mucho que el estilo de la misma fuera primitivo, propio de un conflicto colonial. En lugares como Galicia y Asturias, los rebeldes ultimaron planes locales conectados poco a poco con los más importantes contingentes de Mola en Castilla y León, Aragón y Navarra.

En el bando leal, la desorganización que siguió al fracaso del golpe fue mayor aún. El ejército desapareció en pocos días, y un aluvión de milicias multicolores se echó a los caminos sin que hubiera una planificación militar del esfuerzo. En las primeras semanas, los más combativos militantes que se habían presentado voluntarios para acabar con la rebelión perecieron por centenares al paso de legionarios y regulares, que se los quitaban de en medio utilizando tácticas de envolvimiento y un armamento poco sofisticado. Los profesionales del ejército que habían permanecido leales a la República fueron sistemáticamente desobedecidos, juzgados muchas veces por asambleas de soldados y, en algunos casos, fusilados sobre el terreno si los hombres a su mando consideraban que no habían cumplido con sus obligaciones de manera eficaz, o sea, si decidían que se trataba de traidores. En cada zona se producía un fenómeno de resistencia diferente según las circunstancias políticas locales: los milicianos catalanes de la CNT, que habían desdeñado hacerse con la dirección política de Cataluña, luchaban por su cuenta con la intención de hacer la revolución en su tierra y exportarla a Aragón; los comunistas montaban sus unidades pensando en la defensa de la República del Frente Popular. Los socialistas, igual, aunque con una menor eficacia.

Durante los dos primeros meses del conflicto, no había una dirección clara de guerra en ninguno de los dos lados. Ni siquiera en el lado rebelde, donde los generales pactaban en función de su fuerza y sus logros. Franco, que fue muy pronto reconocido como el más eficaz, logró imponerse, ganándole por la mano a Mola la autoridad que le daba su casi impune avance sobre Madrid. Con eso y con la baza del apoyo de Hitler y Mussolini.

El general rebelde Franco fue el primero en conseguir la unidad de acción. Su decisión política de liberar el alcázar de Toledo contribuyó al retraso de la toma de Madrid, pero le aseguró la dirección indiscutible de su movimiento. El día 1 de octubre fue nombrado jefe del gobierno del Estado que se construiría cuando el golpe triunfara.

Poco después de esas fechas, el socialista Francisco Largo Caballero conseguía lo que había parecido imposible hasta el momento: construir un gobierno de Frente Popular en el que estaban representadas casi todas las fuerzas políticas y sindicales defensoras de la República. Una de las primeras, si no la primera, tareas de ese gobierno fue la de poner en marcha una nueva estructura militar que fuera capaz de defender al régimen legal. El tiempo perdido hizo a Largo y su gobierno considerar que Madrid no se podía defender, porque no había tiempo para poner en marcha con eficacia las nuevas unidades encuadradas en brigadas mixtas que se formaban en Levante y La Mancha, y esperaban la llegada del armamento proporcionado por la Unión Soviética.

Anarquistas y comunistas aceptaron, de mejor o peor grado, en el Consejo de Ministros la decisión de Largo: Madrid se quedaría con una Junta de Defensa presidida por el general Miaja, y las líneas de defensa eficaces se situarían en las orillas del Tajo.

Sin embargo, cuando la batalla de Madrid comenzó, se produjo en el seno de la República la primera desobediencia trascendente: con el apoyo de los soviéticos, los comunistas decidieron que había que defender Madrid, pese a las órdenes de Largo Caballero. La primera brigada mixta con alguna capacidad operativa, la mandada por Enrique Líster, apareció en el sur de la ciudad el día antes de que se iniciara el asalto. Las brigadas internacionales lo hicieron dos días después. Largo tuvo que tragarse el quebrantamiento de su autoridad. Los anarquistas reaccionaron moviendo sus unidades, el ejército de Cipriano Mera, que estaba en La Mancha y Guadalajara, y la columna Durruti, traída del frente de Aragón en una iniciativa en la que no participó el gobierno, para disputar la hegemonía militar a los comunistas en el frente de la capital. El general Sebastián Pozas, y su directo subordinado el coronel Segismundo Casado, al cargo de la zona central, tuvieron que soportar la humillación de ver cómo Madrid se defendía, y atenerse a las nuevas circunstancias.

En Madrid se dio el último combate de la fase del golpe. Fue una batalla repleta de imágenes épicas, de heroísmo y de condensación de la lucha universal entre el fascismo y el antifascismo. Pero siguió siendo una batalla dominada por las características más primitivas. El uso de la aviación y de los carros de combate tuvo una relevancia limitada al lado de las ametralladoras, la artillería y los asaltos de la infantería a cuerpo limpio. Mientras los combatientes hacían frente a los mercenarios moros y legionarios, hombres disfrazados como el ejército de Pancho Villa asesinaban a derechistas, sin juicio. Por toda España, una fiebre homicida se extendía. A un lado se mataba a curas y monjas, a tenderos y militares retirados, porque había desaparecido el Estado democrático; al otro, a jornaleros, a maestros, a militares leales y a poetas, porque los alzados querían construir un nuevo Estado nacionalcatólico.

El fracaso del asalto franquista a Madrid fue seguido por la primera batalla de cierta entidad en campo abierto: la del Jarama. En esa ocasión, Franco pudo mover ya unidades encuadradas en divisiones y utilizar masas apreciables de artillería. Su autoridad militar era en aquellos momentos indiscutible. La República pudo contestar a la ofensiva con sus nuevas brigadas, aunque todavía faltas de entrenamiento y suficiente material bélico. Mejor resultado obtuvo de las remesas de cazas soviéticos que equilibraron la balanza en el aire, que había sido favorable desde el principio, gracias a las ayudas alemana e italiana, a los rebeldes. Los carros rusos, aunque mal utilizados por falta de experiencia de los mandos, tuvieron un papel importante en el desenlace. Un papel que fue rebajado por la eficacia de las armas anticarro alemanas.

Aquella batalla acabó en empate. Fue una sangría y dejó a los dos ejércitos exhaustos.

La siguiente cita fue en Guadalajara. Una batalla en la que el CTV, el cuerpo expedicionario italiano, recibió un severo correctivo. Sus 40.000 hombres bien armados, alimentados y vestidos no fueron capaces de quebrar las líneas republicanas. Y hay indicios para pensar que Franco no lamentó que la derrota se produjera. Los militares italianos tenían instrucciones políticas muy explícitas de hacer la guerra por su cuenta, es decir, de ganarla para el Duce. Desde que desembarcaron, sin pedir permiso a sus aliados, en Cádiz durante el mes de diciembre, Franco no había podido imponer su autoridad sobre un ejército que le era imprescindible para lograr la victoria, pero podía, en cualquier momento, si alcanzaba la hegemonía en su bando, imponerle condiciones muy serias sobre el futuro político de España. La acción de Guadalajara tenía por objeto tomar Madrid y apuntarse un tanto propagandístico de primera categoría. En los cuarteles generales franquistas se llegó a brindar por el resultado que había humillado al aliado fascista. En los republicanos se brindaba por la eficacia de un hombre que había sido decisivo para salvar Madrid y, ahora, había derrotado al enemigo en campo abierto, el coronel Vicente Rojo.

Establecida su autoridad, Franco no volvió a sufrir ningún contratiempo que pusiera en cuestión el carácter único de su mando, aunque tuviera que imponer por la fuerza su visión de las cosas en la crisis que provocó entre los carlistas y los falangistas para conseguir la necesaria unidad política, el partido único y el Estado nuevo que Ramón Serrano Súñer diseñó a su medida. En la primavera de 1937, Franco era ya dueño y señor político de los territorios en su poder. La autonomía de la Legión Cóndor alemana no amenazaba su dirección, porque tan sólo afectaba al modo de utilizar las unidades en el combate.

Fue a partir de entonces cuando pudo ejercer con toda la fuerza su autoridad militar. Y decidió acabar con el frente norte. Hasta allí desplazó la mayoría de las unidades italianas y los efectivos artilleros y aéreos alemanes, y emprendió una áspera batalla que le permitió hacerse, semana tras semana, de forma lenta y progresiva, con todo el territorio cantábrico en manos de la República.

Este cambio de rumbo fue decisivo, aunque supusiera dejar de lado el primer objetivo: Madrid. Si hubiera tomado la capital, su popularidad se habría desbordado. Pero su Estado Mayor consideraba la empresa casi imposible.

Es discutible que la decisión fuera errónea, pero desde el punto de vista militar, y contando con la posibilidad de que la política inglesa de No Intervención pudiera cambiar, la liquidación del frente del norte tenía muchas ventajas para su bando: con su conquista, pasaría a controlar las zonas mineras y la industria pesada, y le permitiría agrupar sus fuerzas en una sola zona, sin tener a la espalda un ejército de 100.000 hombres, procedentes casi todos ellos de zonas proletarias con un alto nivel de conciencia. Aunque el duque de Alba y sus demás agentes le transmitían desde Londres, París y Roma garantías de lo contrario, no era descartable que pudiera haber alteraciones en los equilibrios políticos internacionales. Y si la política inglesa variaba, y Franco no tenía poder para influir en ella, el bloqueo de los puertos cantábricos podría romperse. En la primavera de 1937, Franco ya sabía, además, por sus privilegiados contactos con el Vaticano, que los nacionalistas vascos había intentado la mediación del Papa para conseguir un cese de hostilidades, sin contar con el gobierno ni con las otras fuerzas asentadas en el territorio controlado por la República.

¿Controlado por la República? Para entonces, el gobierno de Largo Caballero podía presumir de poco más que de controlar la región central, parte de Andalucía y el Levante. Cataluña seguía presidida por un gobierno fantasma que no gobernaba más que cuando le dejaba la CNT, y el País Vasco, Santander y Asturias se regían por gobiernos que no habían sido legitimados en las urnas y se afirmaban en fórmulas de taifa sin llegar a reconocer jamás del todo la autoridad del gobierno legal. La España republicana sólo tenía autoridad en el centro y Levante.

Para recuperarla, se produjo la intervención en Barcelona en mayo de 1937, después de que las unidades libertarias, por un lado, y los comunistas y nacionalistas catalanes, por otro, se enfrentaran durante una sangrienta semana que dejó cientos de muertos en las calles y la moral de la retaguardia catalana por los suelos.

Tras la crisis del desastroso gobierno de Largo Caballero, Manuel Azaña nombró a Juan Negrín presidente del Consejo de Ministros, y a Indalecio Prieto, ministro de Defensa. Ambos decidieron entregar al coronel Vicente Rojo la responsabilidad de las operaciones militares.

Rojo, acreditado como el mejor militar republicano, emprendió una nueva organización de su ejército en torno a una idea central, la creación de un ejército de maniobra que fuera capaz de moverse disciplinadamente en acciones de gran envergadura que necesitaban de conocimientos técnicos y de un gran entrenamiento. Para mover grandes masas de hombres, no bastaba el valor miliciano. Y elaboró un plan de guerra que estaba marcado por la idea de conseguir victorias decisivas.

El ejército de maniobra se creó en torno a las brigadas internacionales y a las unidades nacidas del V Regimiento, el germen del ejército comunista. Rojo no sentía ninguna simpatía personal ni ideológica por los comunistas, pero se había bregado con ellos en el asedio de Madrid y confiaba en su disciplina y lealtad en el combate.

Esa elección creó algunas suspicacias entre otros mandos republicanos. No sólo entre los mandos. Las unidades donde se encuadraban los militantes socialistas y republicanos, por no hablar de los anarquistas, sentirían durante la guerra una hostilidad creciente hacia los hombres procedentes del V Regimiento.

La primera prueba de importancia para el germen del ejército de maniobra fue la batalla de Brunete, concebida por Rojo con dos objetivos de muy distinto alcance: el primero de ellos, el más limitado, distraer las tropas que iban consiguiendo, de forma lenta pero sistemática, rendir la resistencia en el norte. Indalecio Prieto consideraba que, además de la riqueza industrial que se concentraba, allí estaban los mejores luchadores republicanos, los mineros asturianos y los concienciados trabajadores industriales vascos de militancia anarquista, socialista y comunista.

El segundo de los objetivos de Rojo tenía gran alcance: cortar las líneas de abastecimiento del ejército franquista y aislar a los contingentes que asediaban Madrid en una gran bolsa que pudiera ser aniquilada.

Su aspiración era ambiciosa. Se trataba de dar una batalla decisiva que cambiara el rumbo de la guerra a favor de la República. En su optimista concepción, el plan tenía muchos elementos razonables: a mediados de 1937, la República no estaba en una gran inferioridad material frente a sus enemigos, porque los suministros soviéticos de armas habían aportado cuantioso material, y de muy buena calidad en lo que se refería a aviones de caza y carros de combate.

Brunete fue un fracaso. Acabó sin que ninguno de los dos bandos pudiera adjudicarse una victoria terminante, pero las unidades republicanas perdieron 25.000 de sus mejores hombres por 10.000 de las franquistas. Cuando los combates se extinguieron, Franco, que hubo de mover una parte de sus efectivos del norte para atender el combate, los reintegró a su lugar de origen y estabilizó los frentes en el centro.

¿Qué había fallado? El propio ejército. Las divisiones de choque habían estado mandadas por hombres sobrados de carisma y de valor, pero faltos de instrucción militar. Modesto, Líster o Tagüeña habían llegado a mandar grandes unidades porque habían formado parte de las primeras riadas de voluntarios que cubrieron el colapso del ejército republicano. Alguno de ellos había realizado con aprovechamiento cursos de suboficial en la academia Frunze, en la URSS, pero ninguno conocía las más difíciles tareas de la batalla, cómo mover las unidades, cómo organizar los abastecimientos, cómo desplegar las piezas de artillería, cómo tomar decisiones arriesgadas cuando se topaban con el éxito. Alguno de ellos, como el jefe de la división 46, el campesino, ni siquiera sabía leer un mapa.

En agosto de 1937, en la batalla de Brunete, se extinguieron muchas de las posibilidades de la República de ganar la guerra.

Eso no significaba que Franco la tuviera ya ganada, porque enfrente tenía un enemigo vigoroso. Tampoco significaba que quisiera hacerla durar para ir limpiando bien la retaguardia de los territorios conquistados. No es suficiente reconocer el carácter despiadado del caudillo para probar que sus decisiones estuvieron siempre encaminadas a ganar la guerra. Cuanto antes, porque no podía tener la seguridad de que la situación internacional le fuera siempre favorable, por mucho que el Comité de No Intervención jugara a su favor.

El año 1937 se cumplió el peor de los augurios para la República. Los nuevos intentos de Rojo, como el de Belchite, fracasaron, y el frente norte se desplomó de la peor de las maneras: los batallones del PNV se encargaron de que la industria pesada vizcaína cayera intacta en manos de Franco. Esos mismos batallones se rindieron en Santoña a través de una negociación realizada a espaldas del gobierno de Negrín. La República perdió un ejército de unos 100.000 hombres, y Franco ganó capacidad de movimiento para los 100.000 que tenía empeñados allí.

Franco diseñó entonces un nuevo plan de asalto contra Madrid, la ciudad que consideraba traidora y que seguía concibiendo como el alma de la resistencia republicana. El plan de ese ataque consistía en arremeter desde el noreste, desde Guadalajara, con toda la enorme masa de maniobra que había liberado desde la caída de los últimos reductos asturianos.

El Estado Mayor republicano intuyó esa maniobra, y Vicente Rojo, de acuerdo con el jefe del Gobierno, Juan Negrín, desarrolló un plan de gran estilo que fuera capaz de frustrarla y, además, le permitiera recuperar la iniciativa militar.

Entre finales de diciembre de 1937 y principios de 1938, de nuevo el ejército de maniobra se responsabilizó de la acción, y atacó Teruel. Lo hizo con gran eficacia en una primera fase. Fue una victoria militar y moral, porque Teruel se convertía en la primera capital de provincia que la República ganaba en toda la guerra. Pero las unidades rebeldes no sufrieron un castigo sensible. La República ganó territorio y moral. Nada más.

Aquella derrota, que era limitada, le planteó a Franco la necesidad de optar entre dos posibilidades. La primera, estabilizar el frente y continuar con sus planes de ataque sobre Madrid; la segunda, reaccionar y recuperar el terreno perdido. Se decidió por la segunda.

Si Franco hubiera optado por insistir en su asalto sobre Madrid en aquel momento, se habría encontrado con un ejército republicano en la región central que todavía contaba con unidades muy aguerridas para la guerra defensiva, que había continuado con la instrucción de sus soldados y que no se había desgastado desde la batalla de Brunete. Ésas eran las mismas condiciones con las que había tenido que contar al hacer sus planes sobre Madrid previos a la pérdida de Teruel. Pero, tras ese descalabro, el ejército de maniobra republicano quedaba en mejor situación para haber violentado su retaguardia.

Su plan resultó ser más ambicioso de lo previsto: recuperó terreno en torno a Teruel, y desde ese momento, aprovechando la excelente situación de aprovisionamiento de material alemán e italiano y su gran ventaja en unidades capaces de maniobrar, se lanzó hacia la costa y consiguió partir la zona enemiga en dos, dejando de paso maltrecho al ejército que se le opuso. Sus tropas llegaron a Vinaroz y tomaron una parte de Cataluña. El coronel Yagüe se apoderó de Lérida, afirmándose en una excelente plataforma para atacar por las estribaciones del Pirineo. La decisión, vistos los resultados, fue excelente. Cabe discutir si la alternativa habría sido mejor, pero resulta dudoso viendo los resultados.

Los generales de Franco vieron la guerra prácticamente ganada a partir de ese momento. Pero Franco, no. Desde su Estado Mayor se le urgió con una hasta entonces no vista insistencia en que atacara por el norte de Cataluña para acabar con la resistencia en la zona más industrializada de la República y aislar del todo a ésta de Francia, acabando así de una vez con el contrabando de armas cuando la frontera estaba cerrada o con el paso masivo de suministros cuando se abría.

Franco desechó la opción. Una nueva decisión discutible. Pero que tenía sus razones, sus poderosas razones, para tomar: en marzo de 1938 hubo varias reuniones del Estado Mayor del ejército francés para valorar la necesidad o no de entrar en la guerra de España. Los contingentes italianos y alemanes que acompañaban a Franco provocaban en Francia una racional desconfianza. La política de apaciguamiento de Hitler impuesta a los franceses por el Gobierno británico no tranquilizaba ni a sus políticos ni a sus militares sobre el peligro de una nueva guerra europea. Y la posible llegada de tropas alemanas e italianas a la frontera se veía desde París como un riesgo serio.

Franco supo de esas reuniones. Y, aunque conoció su resultado, favorable a sus intereses, liquidó la opción de continuar la guerra en las inmediaciones de la frontera francesa para no dar el menor motivo a Francia para una intervención que habría sido catastrófica para su causa.

Fue una decisión, de nuevo, con un marcado carácter político, que le obligó a replantearse la recurrente decisión de atacar Madrid o continuar la guerra por otros caminos. Y escogió arrojarse sobre Valencia para rendir a la capital por falta de suministros alimenticios y bélicos.

Esa ofensiva terminó con un fracaso rotundo. Fue una batalla que ganó el ejército republicano del Centro, dejando a las unidades mandadas por García Valiño en unas posiciones desde las que podían contemplar Sagunto, pero que no podían avanzar. El 24 de julio, el general Matallana, amigo de Rojo y uno de los mejores militares de Estado Mayor del bando republicano, había conseguido la más valiosa victoria para sus armas de toda la guerra.

Al día siguiente, Rojo ordenó, con el plácet de Negrín, que sus tropas del ejército de maniobra pasaran el Ebro. De nuevo, en su concepción, había dos posibles objetivos. El de corto alcance consistía en distraer la ofensiva franquista contra Valencia, lo que ya era innecesario. El de largo, romper la comunicación entre los ejércitos del norte y de Levante. Un plan que era, dada la fuerza disponible, auténticamente ilusorio.

Los dos primeros meses de enfrentamiento sólo sirvieron para contar muertos y despilfarrar municiones. Franco hizo su famoso comentario: �No me comprenden. Tengo a lo mejor del ejército rojo acorralado en 35 kilómetros�. Su intención era muy clara: exterminarlo, al coste que fuera. De nuevo, una opción discutible. Pero no más discutible que la de su adversario. ¿Por qué se obstinó el mando republicano en mantener ese combate de exterminio? Podría haberse decidido la retirada al otro lado del río y evitar el desgaste de ese ejército. No se hizo.

Los dos ejércitos se desgastaban de forma brutal. Pero a quien más le convenía eso era a los rebeldes, que bombardeaban a placer las posiciones republicanas amparados en una abrumadora superioridad aérea y artillera. Negrín y Rojo, sin embargo, no ordenaron que se repasara el río para preservar a su mejor ejército. Y el jefe del Estado Mayor republicano hacía llamadas infructuosas para que pusiera en marcha desde Valencia una ofensiva que distrajera al enemigo. El general Matallana lo intentó, pero con escaso impulso y ninguna posibilidad de éxito. No tenía capacidad para actuar a la ofensiva.

En septiembre de 1938 se firmó el compromiso de Múnich, por el que Francia e Inglaterra daban vía libre a Alemania para anexionarse una parte de Checoslovaquia. La República podía dar ya por enterradas sus posibilidades de mejorar las circunstancias políticas internacionales. Ya sólo había dos políticas posibles: la de ganar tiempo hasta que estallara la guerra europea o la de intentar una negociación, amparada por las potencias europeas, para buscar una paz que tuviera el menor coste humano posible. El presidente Manuel Azaña sólo veía factible una solución así, frente a la preconizada por Negrín, apoyado por su jefe de Estado Mayor, Vicente Rojo, de resistir para forzar al enemigo a negociar. Ninguna de las opciones se podría poner a prueba ante la obstinación de Franco.

En Múnich se acabó la historia militar de la Guerra Civil. Aunque no las historias que implicaban a los militares. Las diferencias, las suspicacias, los rencores, habían crecido tanto en el bando republicano que la derrota anunciada no podía sino ampliarlas. La negociación era imposible, con un Franco crecido gracias al apoyo nazi-fascista. La resistencia a toda costa que pregonaban los comunistas y el gobierno de Negrín tampoco podía prolongarse, porque el ejército de maniobra se había quedado exhausto en las tierras del Ebro después de haber aceptado un pulso inútil siguiendo la estrategia de conseguir victorias decisivas.

Y el ejército del centro, mandado por Miaja, se había dividido, en consonancia con la descomposición política de las disgregadas y desalentadas fuerzas republicanas, y se preparaba para la definitiva confrontación interna. La batalla de Cataluña no fue sino el último capítulo de una derrota militar inevitable. Y el golpe de Estado de Julián Besteiro y Segismundo Casado contra el gobierno de Negrín, su más bochornoso acto. Ambos intentaron en vano negociar con Franco una paz entre militares, sin represalias.

Franco jugó sus cartas sin hacer ninguna demostración de genio militar, pero sabiendo siempre qué respuesta debía dar a las distintas situaciones políticas en las que se debía mover. La República, defendida de forma muy desigual por las distintas formaciones políticas, pagó su desfavorable posición internacional y las graves desafecciones internas. Pero también sus errores en el terreno militar.

La guerra había durado tres años porque millares de hombres leales a la República habían combatido contra un enemigo muy superior. Centenares de miles de españoles tuvieron que abandonar su país. Muchas decenas de miles que no lo consiguieron sufrieron la cruel venganza de Franco, apoyado por una Iglesia que le había regalado el nombre de cruzada para su guerra y un lema muy explícito: "España será católica o no será". Rendido el ejército republicano, ¿había algo que le impidiera a Franco proseguir la matanza?

"El arte de matar" (RBA), de Jorge M. Reverte, sale a la venta esta próxima semana.

martes, 27 de enero de 2009

Auschwitz y el Holocausto judío

El 27 de enero de 1945, el ejército soviético, llegó al campo de concentración nazi de Auschwitz y liberó a los presos que allí habían. Dicho centro funcionó desde mayo de 1940 hasta que se cerró dicho día de 1945.

Nos dice la historia que tras conocerse lo que allí había ocurrido, se dio en denominar a aquellos hechos como el "Holocausto", pues eso había sido lo que los nazis habían hecho con los judíos y a eso lo habían dado en llamar "la solución final del problema judío".

Eso es lo que nos dice la historia, pero igual no todo lo que la historia nos cuenta como cierto y verídico lo es así realmente. En la propia Biblia, en la Torah (el Antiguo Testamento), se menciona la palabra Holocausto (Shoah) unas 291 veces, es decir, que el origen de la palabra es muchísimo anterior a lo de los nazis, y realmente viene del griego "holókauston" y quiere decir "completamente quemado", referido a un ritual religioso en el que se quemaban animales para ofrecerlos a Yahvé. En hebreo esto es conocido como "HaShoá/Shoah". No fue hasta 1945 que se empezó a emplear este término para denominar a las muertes allí ocurridas de presos judíos, gitanos, polacos, comunistas, discapacitados, homosexuales y disidentes políticos y religiosos.

Hoy en día como se ve, lo mismo que está "la versión oficial", también hay quien si no lo niega (por lo visto esto es delito en Alemania y está penado con la cárcel), al menos sí quieren investigar cuánto hay de verdad en ello, y si es verdad que murieron doce millones de personas, de ellos seis millones judíos (esos eran los contabilizados en toda Europa en esa época), o fueron muchos menos, un millón y medio, o trescientos mil.

Lo cierto es que tras el fin de la II Guerra Mundial, se creó la ONU con el fin de que no volviera a ocurrir una nueva Guerra así, y entre todos se pusieron de acuerdo en crear, artificialmente, un país, un Estado para los judíos que habían sobrevivido al llamado Holocausto nazi. Hoy en día muchos son los que creen que aquello no fue sino una estratagema para sin muchas pruebas que digamos de esos argumentados seis millones, dar pena al mundo entero, para sacarle el dinero a Alemania por lo que habían hecho, y tener su propio Estado. Dicho Estado fue creado en terreno del Protectorado de Gran Bretaña en Palestina, donde vivían palestinos, y donde empezaron poco a poco a perder su territorio en favor de los judíos, los cuales empezaron a volver a su tierra prometida y a colonizar las tierras que poco a poco iban quitando a los palestinos a punta de pistolas o con bombas. Y como era Israel, nadie decía nada. Y como los judíos eran los que manejaban el dinero en EEUU, nadie decía nada. Y así llegamos hasta Gaza, donde nadie ha dicho nada. Por todo ello no podemos extrañarnos cuando el Presidente de Irán, Ahmadineyah, ha dicho que el Holocausto es la coartada para la dominación sionista (en inglés).

La verdad sobre el Holocausto:Tour por Auschwitz (I)



(II)


Y por último la opinión del obispo Richard Williamson, recientemente perdonado por Benedicto XVI por haber apoyado al cismático Monseñor Lefebvre que se rebeló contra el Vaticano. Este obispo (que además opina que las Torres Gemelas se las cargó el propio Gobierno de Bush), tienta a la suerte al opinar que el Holocausto no fue tal como nos lo han contado (negar esto es un delito penado en Alemania por el que se paga con la cárcel), y que "no hay razones ni pruebas suficientes para creer que hubiesen muerto 6 millones de judíos en Alemania, como mucho 300.000, y no en cámaras de gas". Sin embargo, pese a haberle perdonado, Benedicto ha dicho que negar el Holocausto es inaceptable, y que le ha perdonado, pero no comparte su opinión. Pese a ello, el Rabinato de Israel ha dicho que rompe sus relaciones con el Vaticano.

Más información:

Y ahora... por si no había quedado claro "el Holocuento para tontitos"

66 preguntas y respuestas sobre el Holocausto
¿Qué prueba hay de que los nazis practicaron el genocidio o de que hayan matado deliberadamente a seis millones de judíos? Ninguna. La única evidencia la constituye el testimonio de “sobrevivientes” individuales. Este testimonio es contradictorio y ningún “sobreviviente” alega haber presenciado de hecho ningún “gaseo”. No hay pruebas concretas de ningún tipo: no hay enormes cantidades de cenizas; no hay instalaciones crematorias capaces de realizar la operación; no hay pilas de ropa; no hay jabón hecho a partir de seres humanos; no hay pantallas para lámparas hechas con piel humana; no hay archivos; no hay estadísticas demográficas.

¿Qué pruebas existen en cuanto a que no murieron seis millones de judíos a manos de los nazis?
Muchas; incluyendo las de naturaleza forense, demográfica, analítica y comparativa -todas concurriendo a probar la imposibilidad de esa cifra que representa una exageración irresponsable de, quizás, un 1000%.

¿Es cierto que Simón Wiesenthal afirmó, por escrito, que “no hubo campos de exterminio en suelo alemán”?
Sí. En “Books & Bookmen” -ejemplar de abril de 1975- y en “Stars & Stripes -ejemplar de enero de 1993-, Wiesenthal alega que el “gaseo” de judíos tuvo lugar en Polonia.

¿Si Dachau quedaba en Alemania y hasta Simon Wiesenthal dice que no fue un campo de exterminio, entonces ¿por qué miles de veteranos de guerra en los Estados Unidos dicen que lo fue?
Porque después de que los aliados capturaron Dachau, miles de conscriptos norteamericanos fueron llevados y paseados por Dachau en donde se les mostraron edificios de los que se dijo eran cámaras de gas y porque los medios masivos de difusión, amplia pero falsamente, afirmaron que Dachau era un campo de “gaseo”.

Auschwitz queda en Polonia, no en Alemania. ¿Hay alguna prueba de que existiesen cámaras de gas construidas para dar muerte a seres humanos en, o cerca de, Auschwitz?
No. Se ofreció una recompensa de 50,000 dólares a quien aportase tal prueba, y el dinero fue depositado en un banco, pero no apareció nadie con prueba creíble alguna. Auschwitz, capturado por los soviéticos, fue ampliamente remodelado después de la guerra y se reconstruyeron distintos edificios para que pareciesen enormes cámaras de gas. Actualmente, Auschwitz es una gran atracción turística para el gobierno comunista polaco.

Si Auschwitz no fue un “campo de exterminio”, ¿cuál fue su verdadera finalidad?
Fue un complejo industrial a gran escala. Tuvo fábricas de caucho y combustible sintético (”Buna”) y los reclusos, fueron utilizados como mano de obra. El procedimiento para la obtención del “Buna” también fue empleado en los EE.UU. durante la Segunda Guerra Mundial.

¿Quién creó los primeros campos de concentración?. ¿Dónde y cuándo fueron empleados por primera vez?
Aparentemente, los primeros campos de concentración en el mundo occidental surgieron en los EE.UU. durante la Guerra de Independencia norteamericana. Los británicos internaron a miles de norteamericanos, muchos de los cuales murieron a causa de enfermedades y golpizas. A modo de ejemplo puede citarse a Andrew Jackson y a su hermano, este último falleció en uno de esos campos. Más tarde, los británicos erigieron campos de concentración en Africa del Sur para internar a mujeres y niños holandeses durante la conquista de ese territorio (la Guerra Boer). Decenas de miles de estas personas murieron en los infernales campos sudafricanos, cuyas condiciones de internación fueron, de lejos, mucho peores que las de cualquier campo de concentración alemán durante la Segunda Guerra Mundial.

¿En qué se diferenciaron los campos de concentración alemanes de los campos de reubicación norteamericanos en los que se internaron a japoneses y a alemanes residentes en los EE.UU. durante la Segunda Guerra Mundial?
Excepto por la denominación, la única diferencia significativa consistió en que los alemanes internaron a personas que constituían, real o supuestamente, una amenaza para la seguridad del esfuerzo bélico alemán, mientras que los norteamericanos internaron a personas exclusivamente a causa de su condición racial.

¿Por qué los alemanes internaron a los judíos en campos de concentración?
Porque consideraron que los judíos constituían una amenaza directa a la soberanía y a la supervivencia de la Nación alemana y porque los judíos aparecían con desproporcionada frecuencia en las organizaciones subversivas comunistas. Sin embargo, no sólo los judíos sino todos los sospechosos de socavar la seguridad nacional estuvieron expuestos o fueron internados.

¿Qué acción a gran escala emprendió el judaísmo internacional contra Alemania ya en 1933?
Un boicot económico internacional contra los productos alemanes.

¿Es cierto que el judaísmo internacional le “declaró la guerra” a Alemania?
Sí. Los medios masivos de difusión del mundo entero aparecieron con titulares que decían: “Judea declara la guerra a Alemania”.

¿Sucedió esto antes o después de que comenzasen a circular rumores acerca de los “campos de exterminio”?
Sucedió casi seis años antes. El judaísmo le declaró la guerra a Alemania en 1933.

¿Cuál fue el primer país en llevar a cabo bombardeos masivos a la población civil?
Inglaterra; el 11 de mayo de 1940.

¿Cuántas cámaras de gas, para exterminar personas, hubo en Auschwitz?
Ninguna.

¿Cuántos judíos había, antes de la guerra, en los territorios que posteriormente pasaron a ser controlados por los alemanes?
Menos de cuatro millones.

Si los judíos europeos no fueron exterminados por los nazis, ¿qué pasó con ellos?
Después de la guerra, los judíos europeos seguían estando en Europa, con excepción de, quizás, unos 300,000 de ellos entre los cuales están quienes efectivamente murieron por una multiplicidad de causas durante el conflicto, y los que consiguieron emigrar a Israel, los EE.UU., la Argentina, Canadá, etc.. La mayoría de los judíos que abandonaron Europa lo hizo después y no durante la guerra; lo cual no obsta para que se les incluya en el supuesto Holocausto.

¿Cuántos judíos huyeron al interior de la Unión Soviética?
Más de dos millones. Los alemanes nunca tuvieron a su alcance a esta población judía.

¿Cuántos judíos emigraron antes de la guerra quedando, por lo tanto, fuera del alcance de los alemanes?
Más de un millón (sin contar los que fueron absorbidos por la U.R.S.S.).

Si Auschwitz no fue un campo de exterminio, ¿por qué su comandante, Rudolf Höss (no confundir con Rudolf Hess), confesó lo contrario?
Con Höss se utilizaron métodos muy eficaces para hacerle decir exactamente lo que sus captores querían escuchar.

¿Existe alguna prueba de que americanos, británicos y soviéticos emplearon la tortura para forzar “confesiones” por parte de oficiales alemanes después de la guerra?
Hay pruebas en abundancia de que la tortura se empleó tanto antes como durante los famosos juicios de Nuremberg y aún después, en otros juicios por crímenes de guerra.

¿En qué medida el mito del “Holocausto” beneficia actualmente a los judíos?
Los sustrae de toda crítica como grupo social. Les proporciona un “nexo común” que permite el control por parte de sus líderes. Es un instrumento útil en campañas de recolección de fondos y permite justificar ayudas económicas a Israel que totalizan más de 10,000 millones de dólares al año sólo por parte de los Estados Unidos.

¿En qué medida beneficia al Estado de Israel?
Justifica los millones de dólares -en concepto de “reparaciones”- que el Estado de Israel ha recibido de Alemania Federal (Alemania Oriental se negó a pagar). Es usado por el grupo sionista israelí para controlar la política exterior norteamericana en sus relaciones con Israel y para forzar al contribuyente norteamericano a aportar todo el dinero que Israel desea. Y estos aportes son cada vez más voluminosos.

¿En qué medida beneficia a algunos clérigos cristianos?
Correlaciona con la idea expuesta en el Antiguo Testamento en cuanto a que los judíos serían el “Pueblo Elegido” perseguido. También permite que la “Tierra Santa”, controlada por los israelíes, siga siendo accesible a la clerecía.

¿En qué medida beneficia a los comunistas?
Le permite al comunismo ocultar sus propias instigaciones bélicas y sus propias atrocidades; tanto las de antes como las de durante y después de la Segunda Guerra Mundial.

¿En qué medida beneficia a los británicos?
En la misma forma en que beneficia a la Unión Soviética.

¿Existe prueba alguna de que Hitler haya ordenado o sabido de un exterminio masivo de judíos?
No.

¿Qué clase de gas fue utilizado por los nazis en los campos de concentración?
Zyklon-B; un gas hidrocianúrico.

¿Para qué usos fue -y sigue siendo- producido este gas?
Para exterminar al piojo causante del tifus. Es empleado en la fumigación de habitaciones y vestimenta. Puede ser adquirido, sin dificultad, hasta el día de hoy.

¿Por qué se usó este gas y no otro más adecuado para exterminios masivos?
Si los nazis hubieran querido usar gas para exterminar a seres humanos hubieran elegido algún otro entre los muchos que tenían a su disposición. El Zyklon-B es muy ineficiente, excepto en su uso específico como fumigante.

¿Cuanto tiempo se tarda en ventilar completamente un área fumigada con Zyklon-B?
Aproximadamente unas 20 horas. Todo el procedimiento es sumamente complejo y técnico. Se tienen que usar máscaras antigas y sólo pueden ser empleados técnicos altamente capacitados.

Höss, el comandante de Auschwitz, afirmó que sus hombres entraban en las cámaras de gas, para remover los cadáveres, diez minutos después de que los judíos habían muerto. ¿Cómo se explica esto?
No se explica de ningún modo porque, si los hombres de Höss hubieran efectivamente hecho algo así, habrían terminado sufriendo el mismo destino que los judíos.

En sus confesiones, Höss afirmó que sus hombres fumaban cigarrillos mientras sacaban a los judíos muertos de las cámaras de gas, diez minutos después de haber terminado la operación. ¿No es explosivo el Zyklon-B?
Lo es, y en alto grado. La confesión de Höss resulta obviamente falsa.

¿Cuál fue exactamente el procedimiento que supuestamente habrían empleado los nazis para exterminar a los judíos?
Las historias van desde dejar caer, a través de una perforación en el techo, contenedores de gas dentro de una habitación atestada de gente, hasta la inyección de gas a través de cañerías que terminaban en las duchas de las instalaciones sanitarias. Se alega que “millones” de judíos habrían muerto de esta manera.

¿Cómo pudo ser ocultado, a judíos que aún no habían sido arrestados pero que estaban destinados a ser exterminados, un plan masivo de estas proporciones?
No hubiera podido ser mantenido en secreto de ninguna forma. El hecho concreto es que no existieron gaseos masivos de este tipo en parte alguna. Los rumores acerca de los mismos provinieron exclusivamente de fuentes judías.

Si los judíos destinados a ser ejecutados conocían el destino que les esperaba, ¿por qué fueron a la muerte sin luchar ni protestar?
No lucharon ni protestaron simplemente porque no existió intención de matarlos. Sencillamente se les internaba y se les obligaba a trabajar. (N.del T.: actualmente, las autoridades israelíes se han dado cuenta de esta grave falla en el mito del “Holocausto” y por ello es que, de unos años a esta parte, paralelamente al “Holocausto”, ha surgido el mito adicional de la “heróica resistencia” supuestamente opuesta al “exterminio”.)

¿Aproximadamente cuántos judíos murieron en los campos de concentración?
Entre 300,000 y 500,000.

¿En qué forma murieron?
Principalmente por reiteradas epidemias de tifus que causaron estragos en la Europa sumida en la guerra de aquella época. También murieron de inanición y por falta de atención médica, hacia el fin de la guerra, debido a que todas las comunicaciones por ferrocarril y por rutas terrestres habían sido destruidas por el bombardeo aliado.

¿Qué es el tifus?
Es una enfermedad que siempre aparece cuando muchas personas se hallan encerradas juntas por largos periodos sin higienizarse. La enfermedad es portada por piojos que infectan el cabello y las ropas. Por ello es que las Armadas y los Ejércitos de todo el mundo tradicionalmente han impuesto cortes de cabello bien cortos a sus tropas. Irónicamente, si los alemanes hubieran usado mayores cantidades de Zyklon-B, muchos más judíos hubieran podido salir con vida de los campos de concentración.

¿Qué diferencia hay entre 6 millones y 300,000 judíos muertos durante este trágico período?
¡5,700,000! y aparte de ello -contrariamente a la propaganda del “Holocausto”- no hubo intención deliberada de exterminar a nadie.

Muchos sobrevivientes judíos de los “campos de exterminio” afirman haber visto pilas de cadáveres amontonados en fosas y quemados. ¿Cuánto combustible hubiera hecho falta para llevar a cabo esta operación?
Bastante más de lo que disponían los alemanes con la crónica falta de combustible que ya sufrían por aquella época.

¿Pueden los cuerpos humanos ser quemados en fosas?
No. Es imposible que un cuerpo humano se consuma totalmente por las llamas de este modo ya que, en fosas abiertas, no puede ser generado el calor necesario.

Los autores que afirman la existencia del “Holocausto” dicen que los nazis eran capaces de cremar un cuerpo humano en cerca de 10 minutos. ¿Cuánto tiempo se tarda en consumir un cuerpo humano, de acuerdo con el testimonio profesional de los operarios de crematorios actuales?
Aproximadamente unas dos horas.

¿Por qué había hornos crematorios en los campos de concentración?
Para disponer, eficiente e higiénicamente, de los cadáveres causados por las epidemias de tifus.

Suponiendo un funcionamiento al 100% de TODOS los crematorios en TODOS los campos del territorio controlado por los alemanes, ¿cuál es la cantidad máxima de cadáveres que hubiera sido posible cremar durante la totalidad del periodo en que dichas instalaciones crematorias estuvieron operando?
Unos 430,600.

¿Puede un horno crematorio operar al 100% en forma continua?
No. Un 50% resulta ya una estimación generosa (12 horas por día). Los hornos crematorios deben ser limpiados regularmente y a conciencia cuando están en uso continuo.

¿Cuánta ceniza queda de un cuerpo cremado?
Después de haber pulverizado completamente los huesos, aproximadamente la cantidad equivalente al contenido de una caja de zapatos.

Si seis millones de personas fueron cremadas por los nazis, ¿qué pasó con las cenizas?
Eso es algo que todavía tiene que ser “explicado”. Seis millones de cadáveres producirían literalmente toneladas de cenizas. Sin embargo, no hay pruebas de la existencia de ningún enorme depósito de cenizas de estas dimensiones.

Las fotos aéreas de Auschwitz (tomadas por los aliados durante el período en que las “cámaras de gas”, supuestamente, se hallaban operando a pleno) ¿muestran la existencia de cámaras de gas?
No. En realidad estas fotografías ni siquiera muestran indicio alguno de las enormes cantidades de humo que habrían existido en forma constante sobre el campo. Tampoco muestran las “fosas abiertas” en las que se alega que se quemaban cadáveres.

¿Qué disponían, esencialmente, las “Leyes de Nuremberg” alemanas de 1935?
Prohibían el matrimonio y las relaciones sexuales entre alemanes y judíos de un modo similar al de las leyes que existen hoy en Israel.

¿Hay precedentes norteamericanos de esas leyes alemanas?
Varios estados de los EE.UU. tuvieron leyes que prohibían el matrimonio y las relaciones sexuales entre personas de distintas razas, mucho antes de que surgiesen los nazis.

¿Qué fue lo que informó la Cruz Roja Internacional en relaci6n con la cuestión del “Holocausto”?
El informe de un delegado de la Cruz Roja Internacional que visitó Auschwitz en septiembre de 1944 señalaba que a los internados se les perniitía recibir correspondencia y encomiendas, y que los rumores referentes a las cámaras de gas no habían podido ser confirmados.

¿Cuál fue el papel desempeñado por el Vaticano durante el período en que se dice que fueron exterminados los seis millones?
Si hubiera habido un plan de exterminio, el Vaticano ciertamente se hallaba en posición de conocerlo. Pero, puesto que no existió plan alguno de este tipo, el Vaticano careció de razones para adoptar públicamente una posición contraria al mismo.

¿Qué prueba hay de que Hitler ordenó o supo que se estaba realizando un exterminio de judíos?
Ninguna.

¿Hubo colaboración entre los nazis y los sionistas?
Sí. Ambos estaban interesados en sacar a los judíos de Europa y mantuvieron relaciones amistosas durante la guerra.

¿Qué fue lo que causó la muerte de Ana Frank varias semanas antes del fin de la Segunda Guerra Mundial?
Tifus.

¿Es auténtico el Diario de Ana Frank?
No. Las pruebas recopiladas por Ditlieb Felderer en Suecia y por el Dr. Robert Faurisson en Francia prueban, definitivamente, que el famoso Diario es una falsificación literaria.

¿Qué pasa con las numerosas fotografías tomadas en los campos de concentración alemanes y que muestran pilas de cuerpos famélicos? ¿Son fotos trucadas?
Las fotografías pueden ser trucadas, sin duda. Pero es mucho más simple agregarle una acotación o un comentario falaz a una foto o a un recorte fotográfico auténtico. Por ejemplo: una pila de cadáveres famélicos ¿es prueba de que se trata de gente “gaseada” o deliberadamente hambrienta hasta morir? ¿O es que la fotografía muestra a víctimas de una tremenda epidemia de tifus? ¿O a personas que murieron de hambre por la carencia de alimentos en los campos hacia fines de la guerra? Fotografías de pilas de cadáveres de niños y mujeres alemanas, masacradas por los bombardeos aliados, se han hecho circular como fotografías de víctimas judías.

¿Quién instituyó el término “genocidio”?
Raphael Lemkin, un judío polaco, en un libro que se publicó en 1944.

¿Son documentales películas como la del “Holocausto” “Schindler’s List” o “The Winds of War”?
No. Estas películas no son históricas sino basadas en novelas y ficciones basadas en la Historia. Desafortunadamente, es demasiada la gente que las ha tomado como representación fidedigna de lo que realmente sucedió.

¿Cuántos libros se han publicado en los que se refutan afirmaciones de la versión oficial del “Holocausto”?
Por lo menos 60. Y hay más en proceso de elaboración.

¿Qué sucedió cuando el Instituto de Revisión Histórica ofreció 50,000 dólares a cualquiera que pudiese probar que hubo judíos gaseados en Auschwitz?
No se aportó ninguna prueba que mereciese la recompensa ofrecida, pero el Instituto fue demandado por 17 millones de dólares por un sobreviviente del “Holocausto”, quien alega que la oferta le ha hecho perder el sueño, lo ha perjudicado comercialmente y representa una “negación injuriante de hechos establecidos”.

¿Qué hay de cierto en la afirmación de que quienes cuestionan el “Holocausto” son antisemitas o neonazis?
Se trata de una infamia destinada a desviar la atención de hechos concretos y de argumentos contundentes. Entre los investigadores que han refutado los alegatos del “Holocausto” los hay de todas las ideologías: demócratas, republicanos, libertarios, socialistas, cristianos, judíos, etc… No hay correlación entre la refutación del “Holocausto” y el antisemitismo o el neonazismo. De hecho, cada vez son más los investigadores judíos que reconocen abiertamente que las pruebas referentes al “Holocausto” resultan altamente insuficientes.

¿Qué sucedió con los historiadores que cuestionaron la documentación del “Holocausto”?
Han sido objeto de campañas difamatorias, expulsiones de puestos académicos, pérdida de pensiones, destrucción de sus propiedades y violencia física.

¿Ha sufrido el Instituto de Revisión Histórica (Institute for Historical Review) alguna represalia por sus esfuerzos en mantener el derecho a la libertad de palabra y a la libertad académica?
El IHR ha sufrido atentados con bombas cinco veces y ha sido dos veces objeto de demostraciones por parte de representantes de la Liga de Defensa Judía (Jewish Defense League) que portaban banderas israelíes y proferían amenazas de muerte. Amenazas de muerte hechas por teléfono son, prácticamente, un hecho cotidiano. El 4 de julio de 1984, las oficinas y almacén del IHR fueron completamente destruidos en un delito de incendio.

¿Por qué hay tan poca publicidad sobre el punto de vista de ustedes?
Porque, por razones políticas, el “Establishment” no desea ninguna discusión con profundidad sobre los hechos que rodean el mito del “Holocausto judío”.

¿Dónde puedo obtener más información sobre la “otra cara” de la historia del “Holocausto”, así como sobre hechos referentes a otras áreas del revisionismo histórico de la Segunda Guerra Mundial?
Puede escribir a: Institute for Historical Review, Post Office Box 2739, Newport Beach, California 92659, U.S.A., que tiene una gran variedad de libros, casettes y videocasettes sobre importantes cuestiones históricas y que además publica una revista trimestral.

lunes, 29 de diciembre de 2008

Israel ataca a los palestinos de Gaza

No hace ni una semana que el grupo terrorista palestino Hamás comunicaba el fin de la tregua de paz que tenía con Israel, y tras el lanzamiento de unos cuantos cohetes artesanales Qassam hacia Israel que han matado a dos personas, Israel ha aprovechado para responder en venganza (como siempre) pero esta vez de una forma desmesurada contra la zona de Gaza, una zona cercada de unos escasos 300 km2 donde viven cerca de 1.500.000 personas, y que Israel abandonó en 2005 según ellos para ver si funcionaban solos, pero que según los líderes judíos: "Hamás ha convertido en un nido de terroristas". Y así siguen dando lugar a esta eterna y desigual lucha cuyo objetivo final es la destrucción de la mezquita de Al’Aqsà y la Cúpula de la Roca para construir por tercera vez el Templo de Salomón, y hasta que no lo consigan, no pararán.


http://www.irancartoon.ir/gallery/album193?page=1

Así pues, la ONU ha condenado "los excesos de Israel", pero poco más, pues el resto de países se queda en llamar al orden pero no hace nada por parar esto (Bush incluso le ha exigido a Hamás que deje de tirar misiles a Israel, pero de los que tira Israel no ha dicho nada). Y de hecho el Ministro de Defensa de Israel Ehud Barak dice que esta vez irán contra Hamás hasta el final, para detener las acciones hostiles de sus líderes contra Israel. Por el momento en tres días según dicen ya van 345 muertos y 1600 heridos (cifra que evidentemente irá en aumento), y esto no se había visto desde 1967 en la famosa Guerra de los seis días.




Así las cosas no sería de extrañar que si esto sigue así, terminen por provocar del todo al mundo árabe y tomen partido en el asunto tanto Irán como Siria para ir contra Israel y entonces ya EEUU tenga la excusa perfecta para entrar en el ajo y montar la famosa y temida III GM, que de hecho está previsto que tenga lugar allí mismo en Israel (véase también el Armagedón apocalíptico). Pues no en vano las tres Guerras Mundiales ya fueron establecidas en 1871. Y quien no lo crea, aquí tiene toda la historia del grupo de los Illuminati. No en vano a los EEUU les interesa que hayan guerras, porque actualmente es el Estado más endeudado del mundo (debido a su alto nivel de consumismo) y tiene que producir y vender armas porque es una de sus mayores fuentes de ingresos, así que si no hay guerras y movidas bélicas, las crea (véase Corea, Chile, Iraq, Afganistán) para mantener su industria armamentística.

Y volviendo a la actualidad, con este ataque a Gaza, parece como si los judíos estuvieran aprovechando el cambio de Presidente en la Casa Blanca (ahora mismo Obama está de vacaciones) y tuvieran prisa para hacer lo que de otro modo nadie les dejaría hacer. Aunque tampoco tiene mucho sentido pues según dijo el propio Obama en una reciente visita a estas tierras, "si él viviera allí y le estuvieran tirando bombas a su casa continuamente, él también haría todo lo posible por proteger la vida de sus hijas", con lo cual lo llevan crudo si esperan algo de ayuda exterior.

Las batallitas entre el pueblo palestino y el ejército israelí no son nuevas, y vienen desde que tras la II Guerra Mundial, reunida la ONU (que también se formó tras la II GM para evitar precisamente -supuestamente- una III GM en el futuro), a Israel le dieron suelo para su propio Estado en 1948, y sin embargo no se lo dieron al pueblo Palestino. Esto ha provocado desde entonces que los palestinos vivan como de prestado en el suelo de Israel, y tengan que ir de aquí para allá oprimidos por el ejército israelí.

Desde entonces la ONU ha estado controlada evidentemente por EEUU, y por sus amigos de Israel, pues no en vano quién controla el dinero en EEUU (como siempre en la historia) son los judíos. Y si no, ahí tenemos al tal Madoff que era un gran hombre de negocios y que incluso saba algunos de sus beneficios (...) a asociaciones judías... hasta que pegó el petardazo hace unas semanas. ¿Quién no recuerda en 2004 lo de la famosa valla de seguridad que puso Israel para cercar a los palestinos y que todo el mundo criticó? Pues en la ONU se votó el tema y ellos se lo pasaron por el forrillo porque además del propio Israel, votaron en contra EEUU, Australia y unos pequeños islotes del pacífico (para despistar), y la valla siguió su camino.

Pero esto no es un fenómeno nuevo, pues el pueblo judío ha cambiado bien poco desde el principio de sus tiempos, y como muestra estos son algunos de sus principios de odio a todo lo que no sea judío, y que vienen recogidos en el Talmud (es decir: el Antiguo Testamento) que es su libro sagrado, y mantenido por sus grandes rabinos. Y si esto no es racismo, que venga Yahvé y lo vea.

“Sólo los Judíos son humanos, los no- Judíos no son humanos, sino ganado vacuno” Kerithuth 6b, pág.78, iebhammoth 61
“Los no- Judíos han sido creados para servir a los Judíos como esclavos” Midrasch Talpioth 225
“Relaciones sexuales con no- Judíos son como relaciones sexuales con animales” Kethuboth 3b
“Los no- Judíos tienen que ser evitados aún más que cerdos enfermos” Orach Chalim 57, 6a
“La tasa de nacimientos de no-judíos tiene que ser suprimida masivamente” Zohar 11, 4b
“Como usted reemplaza a vacas y burros perdidos, así usted reemplazará a no- Judíos” Lore Dea 377, 1
“El cuerpo de una persona judía es de una calidad totalmente diferente al cuerpo de los miembros de todas las otras naciones del mundo. Los cuerpos de los Gentiles son vanos. Una diferencia aun mayor existe con respecto al alma… Un alma no-judía proviene de tres esferas satánicas, mientras que el alma judía proviene de la santidad.”- Schneerson
“La Sangre judía no es igual que la sangre de un Goy (Gentil).”- Rabino Yitzhak Ginsburg
“No tenga piedad por ellos. No muestre misericordia hacia ellos. Por consiguiente, si usted ve uno en la dificultad de ahogarse, no vaya en su ayuda… es justo matarlo con sus propias manos empujándolo al agua o de alguna otra manera.”- Talmud (Hilkoth Akrum, X, 1)
“Todo aquello de nosotros es diferente, los judíos son ontologicamente excepcionales.”- Elie Wiesel


Como decía, desde la II Guerra Mundial, al pueblo judío se le ha venido teniendo en cuenta por todo lo que sufrió con la persecución y represión nazi, así como el Holocausto llevado a cabo en las cámaras de gas para erradicarlos de toda Alemania. Es decir, que querían quitárselos del medio, pero en vez de hacer lo que los Reyes Católicos en 1492 y luego Felipe III en 1609 que los largaron para su casa, estos los metieron en trenes y les robaron todo lo que tenían, y a ellos los quemaron y les hicieron toda clase de pruebas y experimentos médicos. Y esto hoy en día es enseñado en toda Alemania para recuerdo de lo que pasó y para recordárselo ellos mismos durante toda su vida. Y de hecho negar el Holocausto es motivo para que a uno le metan en la cárcel. Ahora bien, uno de los libros obligatorios que todos los niños alemanes han de leer en la escuela es "El diario de Anna Frank", que narra cómo vivió una niña de 13 años todos esos meses de ocultamiento de los alemanes. Y ahora resulta que la autoría de dicho libro por la supuesta Anna Frank es más falso que un billete de 30 euros. (ver vídeo). (Nota para el primer comentario: Esto puede darle tufo a neonazi, pero los datos son los datos)




Teniendo en cuenta lo anterior, cuando a ellos se les persiguió, todos nos enteramos. ¿Quién no ha visto "La lista de Schindler", o ahora ha oído hablar del "niño del pijama a rayas", o del "tambor de hojalata"?. Y sí, la gente siente compasión de lo que tuvieron que pasar, y por eso... se les pasa todo. Y sin embargo nadie se da cuenta que eso mismo que ellos sufrieron, es lo que ahora ellos están provocando en el pueblo palestino. Y de eso nadie dice nada.

Todos hemos oído que los servicios secretos israelíes del Mossad son los mejores del mundo, incluso que el MI5 (inglés) y la inmensa red de los del Vaticano (que tampoco son mancos). Y de hecho no deja de ser curioso que en los ¿atentados? (mejor autoatentado) del WTC el 11-S para seguir con el cuento del miedo a algún peligro, no hubiese ningún judío entre los fallecidos (¿información privilegiada?): Teniendo en cuenta lo anterior, ahora se entiende que no los hubiera. Macabro ¿verdad? ¿alguien cree que Obama -que se ha rodeado de asesores judíos en su equipo como Brzezinzky (que fue uno de los "inventores" de Al'Qaeda)- investigará la verdad de esto?. Y para quien le interese y sepa inglés: El Mossad creó a Hamás

Pero el que el "elegido" pueblo judío tenga información que no tiene el resto del mundo no es nuevo, y de hecho por ejemplo son el país número 150 en casos de SIDA (¡de 180!). Y en el caso de la enfermedad del cáncer, resulta que los judíos se medican con un avance médico del Dr. Hamer (fundador de la nueva medicina Germánica que cura el 98% de los casos de cáncer, así como el SIDA, la diabetes, etc..), que los judíos ocultan al resto del mundo, con lo que el Dr. Hamer está perseguido en Europa y su medicina es perseguida a nivel mundial (Pinchar aquí para descargar el libro de su discípulo Fernando Callejón). El fundamento principal de esta "Nueva Medicina" o "Germánica Medicina" es buscar el origen de las enfermedades en las emociones y la conformación biológica del individuo. Es decir, que el odio, el rencor, la codicia, la mentira y la venganza destrozan la naturaleza de las células, con lo cual la mejor cura es: Buenos sentimientos, buenos pensamientos, y más amor y menos odio.

(Son 6 vídeos, del año 1994, en TVE. Este es el primero)



1ª parte, 2ª parte, 3ª parte, 4ª parte, 5ª parte, 6ª parte
(Y si alguien los quiere descargar, que meta esas direcciones en http://www.keepvid.com/)

Decía esta mañana en la SER el ex-eurodiputado por Murcia de IU Pedro Marset, que Europa se debería de replantear la compra de productos provinientes de Israel hasta que no cese en sus acciones bélicas hacia los palestinos. Esta idea del boicot evidentemente afectaría a su pueblo, pero igual obligaría a que su Gobierno reflexionase sobre lo que está haciendo. Y es que en verdad no es posible que allí en las próximas elecciones la cosa vaya a estar principalmente entre la derecha, y la extrema derecha. (no pongo las comillas porque no es textual tal cual, pero más o menos). Es decir, algo así como esto: http://www.islam-shia.org/boycott_israel Boicot a todos los productos que empiecen por 729

jueves, 27 de noviembre de 2008

Y ahora toca remover el asesinato de José Calvo Sotelo

Con Rouco Varela suelto diciendo cosas como que "a veces es necesario saber olvidar" dificilmente uno se puede creer que la sociedad en España haya juzgado convenientemente el Franquismo tal y como en Alemania han juzgado el nazismo y en EEUU la esclavitud de los negros. Según Rouco "la reconciliación pasa por tener que olvidar, no por ignorancia o cobardía, sino en virtud de una voluntad de reconciliación y perdón verdaderamente responsable y fuerte". Es decir, según Rouco, para que en España haya paz en este tema de que las familias de los perseguidos en la Guerra Civil quieran recuperar sus restos, él les recomienda que se olviden del tema y se dediquen a pensar en otra cosa.

Y sin embargo él sí que puede beatificar a los católicos asesinados entre 1934 y 1938. De hecho según la noticia del enlace anterior, el Vaticano ya ha beatificado o canonizado a 977 de esas víctimas a las que próximamente se les unirán otras 500, de un total de 10.000 que tienen en cartera. Con lo cual lo lógico es pensar que qué justicia es esa en la que los familiares de hoy en día no pueden recuperar los restos de sus abuelos, porque eso es provocar y crispar el clima social, y sin embargo la Iglesia sí que puede meternos por los ojos las misas en las que beatifican y suben a los altares de forma masiva a 10.000 católicos que supuestamente fueron perseguidos durante la Guerra.

Al día siguiente Zapatero respondió a Rouco pidiendo a la Iglesia que haga el favor de respetar todas las memorias, porque al igual que la sociedad ha respetado que la Iglesia haga ese gran número de canonizaciones, también ellos deben respetar que las víctimas de la Guerra Civil puedan saber dónde están los restos de sus familiares asesinados.

Mientras tanto en el Congreso no estaban mejor. Y es que el pasado día 20 de noviembre el diputado Joan Tardá de ERC proponía una reforma de la Ley de Memoria Histórica, habida cuenta que la actual, tal como salió no ha solucionado los problemas ya existentes. Y además pedía que el Rey (como Jefe del Estado) pidiese perdón a todas las víctimas, pedía la derogación de la Ley de Amnistía de 1977, causante de que la Audiencia Nacional haya tirado para atrás el auto de investigación del Juez Garzón.

A dicha petición, el diputado Jorge Fernández Díaz (del PP, y muy vinculado a la Iglesia), se ve que no se había repuesto de que al final lo de la placa a Sor Maravillas no le hubiese salido bien, y le respondió al diputado Joan Tardà en estos términos:

"Que usted diga que la II República es un modelo de respeto a los derechos humanos, pero ¡qué me está diciendo! ¿La II República, modelo de democracia? Si el 11 de mayo ya estaban quemando conventos, expulsando a los jesuitas y, algo tan actual como lo que ocurre ahora, estaban retirando crucifijos. El 13 de julio de 1936, el jefe de la oposición parlamentaria, señor Calvo Sotelo, era asesinado por la policía del Estado, y eran los guardaespaldas de un líder socialista. ¿Y si era un modelo, señor Tardà, por qué ustedes el 6 de octubre de 1934 hicieron un golpe de Estado revolucionario contra la II República? ¿Y Andreu Nin? ¿Dónde está? No lo mató Franco".

Por lo visto, el señor Fernández se estuvo unas horas leyéndose al revisionista Pío Moa, cuando cuenta que el autor material del asesinato de Calvo Sotelo fue un joven pistolero llamado "Luis Cuenca", que estaba como guardaespaldas dentro del grupo de protección "La Motorizada" de Indalecio Prieto, bajo las órdenes del Guardia Civil Fernando Condés. Sobre dicho sujeto se ha dicho que era militante de Juventudes Socialistas, pero por otra parte también que lo era de Juventudes Comunistas, y que anteriormente había estado en la CNT.
http://blogs.que.es/12316/2007/4/19/policia-partido

"La Motorizada" era una milicia de autoprotección que tenía entonces el PSOE, y que servía para proteger a sus líderes y viajes y mítines, lo cual era muy útil teniendo en cuenta la gran cantidad de falangistas que había en España. Pero la decisión de realizar dicho asesinato del lider de la minoría de extrema derecha en el Parlamento, no fue del Gobierno, sino más bien de sus propios autores, donde se encontraba el tal Luis Cuenca, o Victoriano Cuenca, al que hoy podría calificarse como el más tarado que hay en todos los grupos de amigos.

Pero lo que no cuenta Moa (en el enlace de arriba), y que le han puesto en un comentario en el anterior blog, es que ese asesinato, estuvo provocado por otro anterior el 12/7/36 en el que unos pistoleros (no está clara su identidad, unos dicen que falangistas, Ian Gibson dice que miembros de la "Asociación de Estudiantes Tradicionalistas", habían estado esperando en la puerta de su casa al Teniente José Castillo, que era miembro del UMRA (una organización militar antifascista), y cuando llegó lo mataron, y que el posterior secuestro y asesinato de Calvo Sotelo fue una operación planeada por estos "guardaespaldas" de Prieto, sin conocimiento ni consentimiento de sus superiores, tal como se puede leer en la siguiente narración.

Es cierto que previamente, Calvo Sotelo había sido amenazado de muerte en sede parlamentaria entre otros por La Pasionaria dos días antes diciéndole que "ese había sido su último discurso", y es por ello que haya quien lo relacione con que realmente luego muriese. También habían amenazado a Gil Robles (del CEDA, -bisabuelo ideológico del PP como quien dice-), pero este se escapó. Efectivamente el asesinato de Calvo Sotelo (y el de Gil Robles, porque no lo pillaron), había sido planeado durante el velatorio del Teniente Castillo, del cual Luis Cuenca era amigo, y este crimen, empezó como un secuestro, para terminar siendo un absurdo asesinato. Y cuando posteriormente se supo la identidad del autor, esto dejó estupefactos a los miembros del Gobierno y a los del Frente Popular, y especialmente al propio Indalecio Prieto. Y aunque se suele decir que una vez muertos, todos los muertos son iguales, el fascismo había estado jugando a provocar con decenas de pequeños asesinatos, y fue con la muerte de Calvo Sotelo cuando unos descerebrados cayeron en la trampa matando ellos también a un lider político.

Gil Robles no estaba esa noche en su casa y se escapó (no se sabe si alguien informó de lo que iba a pasar o simplemente tuvo suerte). El asesinato de Calvo Sotelo fue el 13 de julio de 1936, y evidentemente ayudó para precipitar lo que venía tiempo ya gestándose, y es que sólo cuatro días después Franco se terminase de organizar en Melilla para iniciar su golpe de estado a la II República al día siguiente.

domingo, 12 de octubre de 2008

La lengua española crece en EEUU

El 12 de octubre aparte de ser fiesta por no se sabe muy bien qué, se celebran varios eventos en España, dificilmente comparables pero todos de igual importancia.

  • Por un lado la iglesia católica celebra el santo de la Vírgen del Pilar, que además de ser la patrona de Zaragoza, y de la Guardia Civil, (y por extensión, de las Fuerzas Armadas), lo es también de España entera, y por tanto es festividad nacional.

  • Por otro lado también se recuerda que en 1492 quiso el destino que casualmente fuera en este día en el que Rodrigo de Triana viera tierra y que Cristóbal Colón y las tres carabelas arribaran a las costas de la isla llamada por los nativos "Guanahani" a la que luego Colón le cambió el nombre y llamó "San Salvador". Y por este motivo 400 años después se eligió este día para celebrar el "Día de la Raza" que posteriormente Franco cambió al de "Día de la Hispanidad", (porque el término "raza" ya tenía sentido peyorativo desde los nazis), y por tanto se celebra el día en que Colón y sus tripulantes dejaron de pasar hambre y en el que aquellos indígenas fueros descubiertos "por el mundo occidental". (Malditas las ganas que tenían algunos de que les descubrieran con lo a gusto que estaban ellos allí).

Así pues, mientras en este día las Fuerzas Armadas realizan su desfile, y los dirigentes nacionales lo presencian desde la grada principal, (incluido Mariano Rajoy, que piensa que esto del desfile es un coñazo), en Centro y Sudamérica celebran el día de la Hispanidad. Aunque claro está, también hay gente que opina que "no hay nada que celebrar".

Pero la importancia hoy en día de la Hispanidad, del mundo latino (los que hablan el idioma español), reside en su fuerza, en el valor de lo que nos une (que diría Rosa Díez). Así pues si por algo debemos dar gracias a Colón fue por hacer que posteriormente (tras la firma del Tratado de Tordesillas) la Corona de Castilla fuera la propietaria de la mayor parte de las tierras descubiertas, en las cuales desgraciadamente las tropas españolas hicieron sus estragos y se cargaron todo lo que sonaba a impío y pagano, y posteriormente impusieron el aprendizaje del castellano como lengua obligatoria. Y eso, hecho así durante varios cientos de años, provocó que hoy día el idioma español sea el segundo más hablado de todo el mundo (por detrás del chino por el número de hablantes que lo tienen como lengua materna).

Evidentemente los ingleses que no son tontos (son los terceros por el número de hablantes de lengua materna), se vienen dedicando desde hace años a meternos el inglés por todas partes, y a llenarnos de academias de aprender inglés. Y no en vano han conseguido ser el segundo más hablado del mundo, por detrás del chino claro). Pero no nos podemos engañar, pues la fuerza del inglés no está tanto en Inglaterra, que no son tantos, sino en EE.UU. Y lo mismo podríamos decir nosotros del español, pues sin Centroamérica y Sudamérica hoy el castellano sería lo mismo que por ejemplo el italiano, un idioma de minorías a extinguir.

Por eso es fundamental el mantenimiento de la presencia del Instituto Cervantes, y el que se le dote convenientemente desde el Gobierno, porque podría hacerse mucho más de lo que actualmente hacen, que no es poco, pues la demanda de los alumnos por aprender el español en todo el mundo es grandísima. Y principalmente hay que centrarse en EEUU pues no en vano ya son ahora mismo el segundo país con más hispanohablantes, por detrás de México.

Esto querría decir, que si en unos años, los hispanohablantes de EEUU superan en número a los angloparlantes, la "dictadura" del inglés dejaría de ser tal, pues como se sabe EEUU es quien controla y quien exporta su cultura al resto del mundo a través de su industria de Hollywood.

Ver más información sobre este asunto en este enlace
http://www.elpais.com/articulo/cultura/speak/spanish/Espana/elpepicul/20081006elpepicul_1/Tes

jueves, 11 de septiembre de 2008

El 11 de septiembre y las mentiras de Bush en el documental Zeitgeist

11 de septiembre.
Celebración de la Diada en Cataluña, y Aniversario de la muerte de Salvador Allende en Chile. El año pasado cuando la gente seguía hablando de las Torres Gemelas, fue de esto último el post de hoy. Hoy la gente habla sólo de la Diada y de la financiación de Cataluña, así que para llevarles la contraria, este post va sobre el WTC (World Trade Center) y sobre muchas mentiras que andan en el aire y que el Gobierno de EEUU se empeña en mantener en secreto. Para ello ilustraremos el post con esta película llamada "Zeitgeist". Su nombre es originalmente una expresión del idioma alemán que significa "el espíritu (Geist) del tiempo (Zeit)". Denota el clima intelectual y cultural de una era. Es imprescindible verla para estar informado de las cosas que los que están detrás de las cortinas en EEUU moviendo los hilos del mundo, no quieren la gente las sepa, por eso hay que abrir bien los ojos y verlo enterito aunque parezca un rollo macabeo. Y además es gratis.

(y sigo copiando del wikipedia)

Zeitgeist es un documental sin ánimo de lucro del año 2007 producido por Peter Joseph con difusión por Internet (mediante Google Video). Aunque fue grabado originalmente en inglés, es posible encontrarlo con subtítulos en español. Es un documental a manera de intrahistoria: intenta partir de un análisis racionalista e histórico de la estrategia y cálculo político, de varias creencias religiosas e instituciones políticas y económicas, en especial el cristianismo, los ataques del 11 de septiembre, la guerra contra el terrorismo, la Reserva Federal y el sistema financiero internacional. El propio título, Zeitgeist, quiere decir "espíritu guardián del siglo", es decir, la experiencia del clima cultural dominante.

Plantea la existencia de mecanismos de dominación absoluta dentro de las instituciones de control social convencionales; más que centrarse en si las intenciones son ocultas o manifiestas, explora los métodos de convencimiento individual y asentimiento social de la sociedad civil ante sus dominadores. El documental posee un trasfondo cuasi-anarquista, expresado sobre todo en las conclusiones finales de una manera tácita, haciendo un alegato contra las estructuras de poder de toda índole por su carácter nocivo para el desarrollo humano. Desde su publicación gratuita en Google Video en primavera de 2007, la película ha sido vista más de 5 millones de veces.

Los eventos fueron simplificados para las masas, con la intención de generar conciencia general y discusión en cuanto a un tema que bajo la deitificación se considera tabú discutir.

Zeitgeist es un documental del año 2007 originalmente en inglés y con subtítulos en español.Hace un análisis racionalista e histórico de la estrategia y cálculo político, de varias creencias religiosas e instituciones políticas y económicas además de una dominación absoluta inherente a las instituciones de control social convencionales. El documental está estructurado en tres partes, la primera es un exposición del cristianismo como una mitología astrológica que es el terreno abonado para que las masas crean ciegamente en mitos, la segunda expone el funcionamiento de la propaganda y adoctrinación mediática logrando que los propios ciudadanos asientan ser más controlados por sus gobiernos, y la tercera habla sobre la geopolítica y economía global enfocándose en el monopolio del dinero (junto a la especulación financiera) y el gasto militar.

TRÁILER


De regalo separado: Parte I (la verdadera historia del Cristianismo)
(audio en español, con sintetizador de audio)

VÍDEO DEL DOCUMENTAL ENTERO (1h 56' 23'')