jueves, 29 de septiembre de 2016

Tras el "no es no" a todo, ahora qué

Antes de nada, pedir disculpas por lo abandonado que tengo el blog desde marzo de 2015 (18 meses). Los requerimientos que se me han hecho para la creación de otras páginas web y blogs donde he tenido que dedicar bastante tiempo, así como el tener que desarrollar otras actividades asociativas y educativas, no me ha dejado mucho tiempo para dedicarlo libre para plasmar aquí determinadas reflexiones tal y como venía haciendo con anterioridad, para quienes les pudiera interesar, por lo que me limitaba a cortas intervenciones en mi muro de Facebook, (cerrado sólo para los amigos). Esta también iba a ser una de esas, que se me ha alargado y ya puestos he decidido aprovechar y echar un rato y publicar. He hecho dos artículos desde entonces pero no le di a publicarlos y ahora ya tampoco merecen tanto la pena darle vuelos. Así que una vez ya medio solucionados unos asuntos y acabados otros, esto me permite tener más tiempo disponible para este blog.

Estaba escribiendo parte de lo que viene debajo, cuando la actualidad me ha desbaratado bastante lo que iba a poner. La dimisión de 17 miembros de la CEF, entiendo que para provocar según ellos la dimisión del Secretario General Pedro Sánchez, y entiendo también que para que no se convocara el Comité Federal, que a su vez convocara un Congreso, para debatir la postura a tener respecto de si se pacta o no para llegar a un gobierno de progreso, en principio se ha quedado en el aire, aunque la posterior rueda de prensa del secretario de organización César Luena, en cierto modo ha echado un jarro de agua fría a dichas intenciones, porque dichas dimisiones lo que han hecho ha sido a la postre provocar dicho Comité Federal que a su vez tendrá que convocar un Congreso para elegir Secretario general y por tanto una nueva Comisión Ejecutiva Federal.

Antes de seguir más, dejar claro que parto de decir que yo no es que fuera precisamente muy fan de Pedro Sánchez, pues desde su elección como Secretario general no estaba muy de acuerdo con muchos de las líneas de su programa (de hecho ni le sigo en twitter y él a mí sí, cosas de la campaña), aparte de que pensaba que tuviera mucha coherencia con sus declaraciones, sin embargo debo de reconocer que en los últimos meses ha sido coherente y consecuente con lo dicho: Se mantuvo firme con el NO a Rajoy, lo cual es bien lícito, pues los planteamientos políticos del PP están en las antípodas no sólo del PSOE sino de media cámara y así se vio que Rajoy no tuvo el el apoyo mayoritario de la misma.
Por eso creo que era y es lógico además de lícito, que pasado el tiempo (excesivo diría yo desde entonces), si podía, intentara presentarse y formarlo él, pues no en vano es el portavoz del segundo grupo del Congreso. Por eso no entiendo a los miembros del PSOE, ya sean cargos dirigentes o sólo militantes, que se quedan en el NO a Rajoy, en el NO a las terceras elecciones y en el NO a Podemos-IU. Y que cuando se les pregunta entonces si dicen Sí a algo, no dicen nada. Señores, abran los ojos: no hay más opciones. ¿Esperar a que se vaya Rajoy y pongan otra persona?. Sigan soñando.

Es cierto que con 85 diputados es bien complicado formar un gobierno (llámese Frankenstein o como se le quiera llamar), pero el bipartidismo no existe ya (cuando termine de hundirse Cs lo mismo vuelve algo). Hoy día esto es la España plural tras el 15M, provocada precisamente por la deriva liberal del PSOE de estos barones, de la Merkel y por el desencanto de la sociedad. Y por eso ahora es preciso hablar y pactar con otras fuerzas para llegar a acuerdos.

Los llamados barones del partido y la más conocida baronesa del sur, que arguyen que no se pacte con Podemos, tienen sus gobiernos mantenidos también con pactos, y la susodicha, por Cs, los cuales tienen al PSOE como su rehén si quieren seguir en el mando, y por eso vetan a Podemos a nivel nacional.

Esta gente y otros ex dirigentes como Felipe González (al que entiendo que no le guste Podemos pues le han criticado su presencia en consejos de administración de empresas energéticas), si quieren hacer un favor al partido que los encumbra, mantiene y les permite un púlpito desde el que hablar, deberían apoyar a su Secretario General en su proyecto de intentar formar gobierno. Que puede que lo consiga o no, pero al menos lo habrá intentado.

Se equivocó bajo mi criterio Pedro Sánchez cuando en las anteriores elecciones fallidas del 20D, lo intentó pactando con Cs, cuando por mucho que fuera apoyado mayoritariamente dicho pacto por la militancia en internet, dicho pacto era contra natura. Ya se ha visto que este partido está disponible con quien sea para romper la situación de bloqueo institucional (salvo con UP), pero también se ha visto lo poco fiables que son, donde en Murcia están apoyando a un gobierno al que no dejan de votarle propuestas que no les ponen precisamente contentos.

Ahora, en mi opinión Pedro Sánchez lo intenta hacer bien, y sin embargo estas personas no dejan de lanzar sus opiniones en los medios, renegando y criticando lo poco oportuno que es un Comité Federal para convocar un Congreso, el cual avale el pactar con UP. Vamos a ver. Lo mismo yo también veo poco apropiado el realizar un Congreso precisamente ahora -máxime cuando ya va con retraso-, pues esta misma decisión también se podría tomar con una votación virtual como la que se hizo para pactar con Cs con aquélla pregunta tan ambigua de pactar con "otras fuerzas" cuando sólo era una.
Sin embargo creo que aunque los plazos pudieran estar muy muy ajustados, el objetivo es poder tener autoridad y legitimidad como Secr. Gral. para lanzar su oferta de gobierno a estos otros partidos y que los dirigentes díscolos no le rechisten.

En su día ya se veía venir que con la llegada de Podemos, el PSOE iba a tener que repensar muchas cosas. No sólo programáticas, sino ideológicas y orgánicas. Y de hecho estaba claro que hiciera lo que hiciera Pedro Sánchez tras las fallidas elecciones del 20D, estaba condenado a equivocarse. Si pactaba o apoyaba un gobierno con o del PP, miles de militantes se darían de baja y el PSOE acabaría olvidado como el SPD alemán. Si se abstenía y facilitaba un gobierno del PP, Podemos se quedaría como único referente de la izquierda. Y si pactaba con Podemos, el discurso de Pablo Iglesias, más cercano y populista que el del PSOE, acabaría comiéndole terreno, relegando al PSOE a un destino como el del anodino PASOK griego, fagocitado por Syriza. Pedro Sánchez no es tonto y por eso huyó de relacionarse con Podemos y buscó a Cs, pero era obvio que con esa gente no se llegaba ni a la vuelta de la esquina.

No tomar esas decisiones y hacer como Rajoy que las va posponiendo 'sine die' hasta que se arreglan solas, o no, hace que al final haya que terminar tomando una decisión con ellas. El asunto del referéndum catalán es una de estas cuestiones. Es cierto que una de las personas que más ha podido fomentar este sentimiento independentista en Cataluña ha sido el propio Rajoy, con su política de ninguneo a todo lo catalán y a sus representantes. Esto se ha sabido aprovechar muy bien por los partidos catalanes que han radicalizado más su discurso y con ellos a sus votantes. En su campaña a la Secr. Gral. Pedro Sánchez mantenía aquello de que España era una y no había referéndum que valiera ni de casualidad. Uno de sus otros oponentes en dicha carrera, Pérez Tapias abogaba por al menos dejarles opinar, sin que dicho resultado tuviera poder vinculante. Qué menos. Pero al final ahí también ganó el NO es NO.

Uno de los mayores miedos y por tanto prejuicios de los barones al respecto de Podemos, es precisamente su apoyo a este referéndum en Cataluña, lo cual provocó el veto mutuo con Cs, que como se sabe son defensores de la unidad nacional. Si partimos de que al resto de españoles realmente les importa bastante poco este tema de Cataluña, y que realmente nadie se cree que se pudieran ir de España, esta cuestión lo único que es, es un problema para el poder constituir un gobierno actualmente.

Por eso creo que ciertamente, si no se quiere llegar al bochornoso momento de ir a unas terceras elecciones, lo que procede es intentar formar un gobierno. Creo que es la única salida viable, porque Rajoy no se va a ir, y no van a poner sustitutos ni sustitutas en el PP. Criticar este legítimo intento sólo es comprensible si se quiere boicotear al Secr. Gen. y si es así se está jugando con la voluntad de todos los españoles.

No hay comentarios: