lunes, 22 de marzo de 2021

De la fallida moción de censura, a la privatización de la educación

Una vez pasada lo que quizá podríamos denominar como "tormenta perfecta" de la fallida moción de censura, hay que pararse a reflexionar un poco, para ver de qué ha servido, o a quién ha servido. Muchos son los que ya lo han hecho. Políticos, tertulianos, y políticos ahora reconvertidos en tertulianos de mesa de camilla. Así que yo, que como mucho soy un mero observador, no iba a ser menos. Ya lo hice con el anterior artículo de este blog, hablando de la manera tan vil de comprar voluntades, para que todo siguiera igual, contra viento y marea. Pero ahora lo haré para ir un paso más allá, intentando dulcificar el inicial mensaje que inicialmente me vino a la cabeza tras conocer el devenir de los acontecimientos.

Cuando tras hacerse realidad la "traición", el líder del PP Pablo Casado se plantó en Cartagena en la Asamblea regional, para bendecir con su presencia el pacto de su partido con tres tránsfugas y otros tres expulsados de VOX, dijo que "Isabel Franco había dado una lección a España, y estaba muy orgulloso". ¿Orgulloso? ¿De qué? ¿De pactar con tránsfugas? Si la foto de Colón perseguirá para siempre a Ciudadanos, PP y VOX, esta otra perseguirá también al PP, por lo que significa, que es no tener miramientos para saltarse el pacto antitransfuguismo, así como su propio Estatuto nacional y regional. ¿Pero y eso qué más da? La supervivencia estaba en juego.
La foto de la indecencia

Así pues, nos podrá gustar más o menos que Ciudadanos rompiera su pacto. En eso no voy a entrar ahora porque ya lo hice en el anterior artículo. Pero una vez decidido, y siendo eso lícito, lo cierto es que yo la única lección que veo que se dio al mundo, fue una muy clara lección de golfería y corrupción. Y parece claro que hace años, que de eso en esta Región hay catedráticos. La periodista Rosa Roda ya lo explica muy bien en su gran artículo, cuando se pregunta ¿quién es el dueño de esta pocilga?, pregunta que lanzó la portavoz de UP María Marín, recordando un conocido pasaje de la película "Sin perdón" de Clint Eastwood.

Darse el viaje hasta Murcia, -por cierto, cerrada perimetralmente (pero como siempre ha habido clases, los políticos, ya se sabe que son de otra clase)- para en vez de hacer valer el pacto antitransfuguismo, reunirse con ellos y agradecerles su apoyo, no se puede negar que sea algo muy nauseabundo, penoso y hasta miserable, viniendo de un político del ámbito nacional.

Si esto lo hubieran hecho otros, creo que nos podemos imaginar que, menos bonitos, les estarían diciendo de todo. Pero aquí no pasa nada. Hace tiempo que Murcia está abandonada al albur de los mercaderes, y sólo somos un laboratorio en el que probar las recetas para Madrid. Porque ¿alguien recuerda lo que decían en el PP cuando supieron el primer día, del cambio que se había dado en Ciudadanos y que iban a perder el gobierno? Llamaron de todo a estos diputados. Con sus razones según sus criterios, obviamemente. Pero luego tres de ellos se desdijeron, y entonces fueron sus propios compañeros, y los militantes de Ciudadanos los que les dijeron de todo. Pero a ellos les dieron igual todas las lindezas que les dijeron. Aguantaron el chaparrón. Como también les debe de importar tres coj. lo que piense y le diga la gente por la calle. Mientras dure todo esto ha durado.

Lo importante es mantener el poder, mantener la sillón, y de paso subirse el sueldo, y encima pagado por todos, por supuesto. Y todo legal 100%.

Y es que ya lo dice el refranero: Quien regala bien vende, si quien lo toma lo entiende.

Ahora deberemos cambiar la definición, pues resulta que comprar voluntades políticas a tránsfugas (dícese de la persona que se va de su formación política para apoyar otra) a golpe de talonario público, eso ya no es corrupción. Eso es ser valientes. Sinceramente, este espectáculo tan bochornoso es algo que da mucho coraje, verlo y aguantarlo, tener un gobierno mantenido por seis tránsfugas, de los cuales cinco tienen consejerías (hay que sumar al número 7 de la lista de Cs que por si acaso también tuvo la de Transparencia) y el presidente de la Asamblea, otro de los firmantes, que con sus dudas, no se quiso mojar.

Me dicen algunos amigos, que siendo esto ciertamente patético, no sólo tienen culpa en el PP, que también, sino que también tienen culpa quienes idearon en un primer momento este invento de moción de censura, sin tener bien asegurados los votos. Y es que si la política regional ya apestaba, ahora apesta mucho más. Porque sólo hacemos ver la mierda que no se para de remover. O mejor dicho, vemos lo peor de los políticos, que es ver gente moviéndose no por defender los intereses generales, de la ciudadanía, sino los suyos propios y de su bolsillo.

Pero es que, ¿quién iba a contar con que en vez de con gente seria, se estaba tratando con unos fuleros, unos supervivientes de la política, unos trileros, unos golfos redomados que no les importa traicionar todo y a todos, con tal de mantener su pellejo bien calentito?. Ya estarán acostumbrados a escuchar eso y más.

Y para colmo, de postre, dado que había que asegurar, se negoció (y así se publicó) una Consejería (la de Educación y Cultura) con Vox, para asegurarse también los votos de este partido y poder seguir durmiendo a gusto, a fin de poder asegurar que todo sigue tapado y bien tapado.

Al menos ya nos hemos quitado las caretas del todo. Sin tapujos. Porque "muerto" políticamente el partido de Ciudadanos, -que a qué engañarnos, no es más que una plataforma política sin fondo ni ideología alguna más allá del liberalismo económico-, ya no les queda más pareja de baile. Y el premio, es abrir el paso a la nueva ultraderecha a la educación pública. ¿Alguien podría dar más? ¿No queríais pin? Pues ideologización de la educación a cambio del gobierno.

Dice el Eclesiástico, que cada pueblo tiene el gobierno que se merece (10, 2:5). Esto mismo lo dijo también Joseph de Maistre, que el hombre era un contrarrevolucionario, obviamente contrario también a las ideas de la ilustración. Y quizá visto lo visto de lo que aquí se vota, y el nivel que hay en los partidos, este sea el gobierno que nos merecemos en la Región de Murcia. Siendo así, ya sabemos lo que toca hacer cuando nos vuelvan a llamar a las urnas.

Viendo toda inmundicia mediática de opiniones y comentarios al respecto (quizá estas letras también lo sean, por ayudar a revolverlo todo un poco más), es comprensible que haya ocasiones en que la gente, harta ya del ruido mediático que le generan los políticos, decida desconectarse. Ciertamente en ocasiones el ruido es muy grande, por lo que no podemos juzgar mal si alguien se harta de aguantar tanta inmundicia mediática. Pero sin embargo, y tal como ya dijo el Papa Francisco hace unos años, está claro que "el demonio nunca descansa", y por eso es preciso estar siempre alertas y prevenidos.

Si alguien se pensaba que con el asunto del "pin parental" los ataques a la educación pública se iban a acabar, estaban muy equivocados. Hace ya un tiempo hablé de este asunto aquí en este blog. Al final, a mitad del mes de julio del pasado año 2020, aquella denuncia se archivó, porque la Justicia, que nunca deja de sorprendernos, y es más lenta de lo que debería, en vez de entrar en la cuestión y aclarar si era legal o no, para futuros cursos escolares, pues estimó que habida cuenta que se habían cerrado los centros educativos, y que en julio ya había acabado el curso, pues ya no se podía aplicar dicho "pin parental", por lo que se archivaba el asunto. A veces flipa uno mucho con los jueces y sus decisiones. Y si no te gusta, pues vuelve a poner otra denuncia. Pero por si alguien aún no se hubiera enterado de qué va todo esto, la docente Lucy Bernal nos lo explica bastante bien.
Pero es que quien se postula para ocupar el sillón de esta Consejería, la ex diputada de VOX, Mabel Campuzano, anteriormente sólo era conocida por felicitar al ex Consejero de Sanidad por haberse puesto la vacuna antes que nadie, para probar si funcionaba (aunque fuera en secreto), y en el mundo de la educación, tras la aprobación de la LOMLOE, hizo un llamamiento para que "padres, profesores y demás grupos políticos impidieran que el gobierno totalitario (de Sánchez) redujera la escuela a centro de adoctrinamiento y convirtiera a los profesores en comisarios políticos donde se imponga el pensamiento único de una izquierda bolivariana que nada tiene que ver con el occidente europeo". Ale, ahí lo dejo.

Y con esos antecedentes, tras la votación de la moción, enseguida declaró a la prensa que pretendía crear el "cheque escolar". ¿Y eso qué es? Hasta ahora teníamos el cheque-bebé, el bonolibro, y ahora aparecía el "cheque escolar". Para resumirlo, es un dinero que da el Estado (o en su caso sería la Consejería de Educación) a los padres, a cuenta de cada hijo que se tiene en edad escolar, y con ese dinero se podrían pagar los gastos educativos del centro donde eligieran matricularlo según sus gustos particulares.
Pero por si con eso no te has enterado aún muy bien, aquí te dejo la publicación del diputado murciano de Unidas Podemos Javier Sánchez Serna, que lo explicó muy bien en su página de Facebook. Y para quien ya le haya dado al enlace y lo haya leído, habrá visto que una vez que se le pasa a uno la alegría porque le dan un dinero (aún sin cuantificar), para que supuestamente los padres puedan ir a un centro educativo (obviaremos lo de privado) y pagar la educación de los niños, el problema no es ese, sino las consecuencias, y es que una vez abierta la caja de Pandora, en dicho centro quede sitio para matricular a sus hijos. ¿Y eso? ¿No va a haber sitio si se va con el dinero por delante? Parece obvio pensar que si la oferta es la que es, y de pronto acuden miles de personas al colegio x con el cheque en la mano, lo más normal es que no habrá sitio para todos. ¡Pues que se construyan más colegios privados!, que eso es lo que "mola" ahora. ¡Pues claro!. Pues mañana mismo tiene usted uno en la esquina de su manzana junto a su casa. Así de fácil. ¿no? Pues no. No es así de fácil.

La Constitución establece el derecho a la educación, y por tanto de ahí se colige, que es precisamente el Estado quien debe garantizar dicho derecho. La situación de España y la falta de infraestructuras educativas tras la aprobación de la Constitución, provocó que el gobierno de Felipe González tuviera que crear el "invento" de los colegios concertados, para transferir un dinero público de todos, a los centros privados de toda la vida, a fin de que dieran servicio educativo a toda la comunidad, que según la Constitución, tenían derecho a la educación. Sin embargo, la realidad fue encontrarse con los intereses creados de muchas personas que tenían mucho dinero puesto en la educación privada, así como de instituciones religiosas que tenían sus centros educativos en los que además se mantenía la muy antigua tradición de la segregación por sexo.

A cualquiera le puede parecer obvio que, esto de la educación concertada, era una solución de emergencia, un parche, que debía de solucionarse con el tiempo, con la construcción de nuevos centros educativos públicos, que asegurasen la educación pública y de calidad para todos los niños de España. Centros educativos, obviamente, donde hubiera profesionales de la educación, que hubieran pasado por pruebas de selección, en que se comprobase su actitud, su aptitud y su valía profesional, con baremos y criterios objetivos, públicos y notorios. Y a esas pruebas se le llamaron oposiciones. ¿Y entonces los maestros de los colegios privados qué pasa con ellos? Pues muy sencillo: Que no han superado esas pruebas. Y sin embargo, la creencia es que la escuela privada es mejor que la pública. ¿por qué? Muy sencillo, porque quien no tiene dinero para pagar la matrícula, y sobre todo, los gastos de actividades complementarias, no pueden acceder a estos centros. ¿Entonces un hijo de una familia no muy pudiente no puede ir a un colegio privado? Como poder si puede, pero si no puede pagar las tasas, le dirán que no puede seguir allí. ¿Y si ahora nos dan ese "cheque escolar" no podré pagar esas tasas? Usted mismo/a.

La controversia en este asunto, llega en el punto en el que en realidad, el derecho a la educación que recoge la Constitución en su artículo 27, lo es para los niños, no para los padres. Y es el Estado, las administraciones públicas, quienes deben de velar por el cumplimiento de ese derecho. ¿Entonces cuándo se ha convertido un derecho en un negocio?

Para quien se haya entretenido en leer el texto anteriormente compartido del diputado Javier Sánchez Serna, habrá visto el peligro que conlleva que se destine dinero público en grandes cantidades, para darlo alegremente a la población, a fin de "asegurarles" que así podrán llevar a sus hijos a los centros educativos que les dé la gana. Pero si los centros públicos son gratuitos, porque están sostenidos por la administración pública, ahí no haría falta cheque escolar ¿no? ¿Está fomentando entonces VOX la educación privada-concertada? Eso parece.

Visto esto así, habrá a quien le pueda parecer un invento muy gracioso, pero en realidad responde sino a la ideología neoliberal según la cual, todo se puede comprar y vender, hasta la educación. Pero en realidad ¿qué significa esto? Los liberales dicen que los docentes y sus sindicatos, son contrarios a este cheque bebé, porque entonces ya no pueden llevar a cabo sus "experimentos sociales", y por esta razón, los padres deben poder llevar a sus hijos donde quieran, y no donde piensen que se los van a adoctrinar (ejem..., dejémoslo ahí). Es decir, que la educación del hijo pasaría a ser algo así como la configuración que se hace cuando uno se va a comprar un coche, y empieza a ponerle extras a su gusto. ¿Quieres que dé las naturales en castellano o las sciences en inglés? ¿Quieres religión o valores? ¿Quieres tener derecho a comedor? Sí/No. ¿Quieres derecho a usar la piscina? Sí/No. ¿Quieres que use el gimnasio? Sí/No. ¿Y alguien se cree que cualquiera, sencillamente por su cara bonita, va a tener el mismo derecho a ir a un centro que a otro? ¿Dónde está la trampa?

Parece evidente que este mercantilismo de la educación sólo fomenta la competencia entre los centros educativos, y les provoca tener que comportarse algo así como los políticos en campaña, o como vendedores en el mercado, haciendo publicidad de sus bondades (algo que por cierto ya existe, desde que se inventó el "distrito único" y la "libre elección de centro educativo", en vez de como estaba anteriormente con la asignación de centro más focalizada mediante mayores puntuaciones a asignar el más cercano al domicilio). Pero es que había que proteger el derecho de los padres a llevar a sus hijos al colegio que quisieran, aunque éste estuviera a varios kilómetros en coche. Es decir, que toda esta manida mejora de la competencia entre centros, en realidad sólo nos lleva a la supervivencia del más fuerte, o lo que es lo mismo, el progresivo desmantelamiento de la educación pública, y en su caso, hasta la extinción de los contratos, por no haber seguramente alumnos a los que educar. Es decir, que dando este tipo de derechos alegremente, sólo se persigue conseguir liberalizar la educación, para que ya no sea competencia de las administraciones públicas (las cuales ya he dicho que adoctrinan ¿verdad?), a fin de crear un gran negocio del que sólo se beneficiarán en primer lugar los constructores, haciendo nuevos centros educativos privados, y luego grandes conglomerados y corporaciones económicas que, en la continua búsqueda de la mejora y desarrollo de la educación, enseñarán lo que ellas quieran, con el beneplácito de los padres, por supuesto. En definitiva, la persecución de los funcionarios y el desprestigio de la educación pública, en la que sólo quedarían los desheredados, con los que nadie querría estar ni que estuvieran sus hijos.

Pero es que, aunque todo esto suene a ciencia ficción, en cierto modo ya existe y lo estamos viendo hoy día, cuando debido a la existencia del distrito único, en la práctica se crean guetos en ciertos centros educativos, y poco a poco, la sociedad va sacando a sus hijos de dichos colegios. Así pues, ¿es esta la receta que nos trae el ultraliberalismo educativo de VOX? ¿Es a esto a lo que nos dirige VOX? ¿Es este su concepto de inclusión e integración? ¿O más bien es más segregación de unos y otros por condicionantes económicos y raciales? ¿Es esta la solución a la lucha contra el fracaso escolar? ¿Que los padres lleven a sus hijos a colegios privados donde posiblemente se les aprobará mientras paguen? ¿Y qué va a hacer la sociedad al respecto?

1 comentario:

cesarh67 dijo...

Pero esto ya pasaba antaño en el Ruiz Mendoza, donde impartía sus clases tu tito Ramonlu, quien desfilaba por allí con su carpeta del aguilucho y pagaba le daban su titulo, pero creo que en aquellos tiempos tu no habías nacido.. jeje