Mostrando entradas con la etiqueta Educación. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Educación. Mostrar todas las entradas

lunes, 22 de marzo de 2021

De la fallida moción de censura, a la privatización de la educación

Una vez pasada lo que quizá podríamos denominar como "tormenta perfecta" de la fallida moción de censura, hay que pararse a reflexionar un poco, para ver de qué ha servido, o a quién ha servido. Muchos son los que ya lo han hecho. Políticos, tertulianos, y políticos ahora reconvertidos en tertulianos de mesa de camilla. Así que yo, que como mucho soy un mero observador, no iba a ser menos. Ya lo hice con el anterior artículo de este blog, hablando de la manera tan vil de comprar voluntades, para que todo siguiera igual, contra viento y marea. Pero ahora lo haré para ir un paso más allá, intentando dulcificar el inicial mensaje que inicialmente me vino a la cabeza tras conocer el devenir de los acontecimientos.

Cuando tras hacerse realidad la "traición", el líder del PP Pablo Casado se plantó en Cartagena en la Asamblea regional, para bendecir con su presencia el pacto de su partido con tres tránsfugas y otros tres expulsados de VOX, dijo que "Isabel Franco había dado una lección a España, y estaba muy orgulloso". ¿Orgulloso? ¿De qué? ¿De pactar con tránsfugas? Si la foto de Colón perseguirá para siempre a Ciudadanos, PP y VOX, esta otra perseguirá también al PP, por lo que significa, que es no tener miramientos para saltarse el pacto antitransfuguismo, así como su propio Estatuto nacional y regional. ¿Pero y eso qué más da? La supervivencia estaba en juego.
La foto de la indecencia

Así pues, nos podrá gustar más o menos que Ciudadanos rompiera su pacto. En eso no voy a entrar ahora porque ya lo hice en el anterior artículo. Pero una vez decidido, y siendo eso lícito, lo cierto es que yo la única lección que veo que se dio al mundo, fue una muy clara lección de golfería y corrupción. Y parece claro que hace años, que de eso en esta Región hay catedráticos. La periodista Rosa Roda ya lo explica muy bien en su gran artículo, cuando se pregunta ¿quién es el dueño de esta pocilga?, pregunta que lanzó la portavoz de UP María Marín, recordando un conocido pasaje de la película "Sin perdón" de Clint Eastwood.

Darse el viaje hasta Murcia, -por cierto, cerrada perimetralmente (pero como siempre ha habido clases, los políticos, ya se sabe que son de otra clase)- para en vez de hacer valer el pacto antitransfuguismo, reunirse con ellos y agradecerles su apoyo, no se puede negar que sea algo muy nauseabundo, penoso y hasta miserable, viniendo de un político del ámbito nacional.

Si esto lo hubieran hecho otros, creo que nos podemos imaginar que, menos bonitos, les estarían diciendo de todo. Pero aquí no pasa nada. Hace tiempo que Murcia está abandonada al albur de los mercaderes, y sólo somos un laboratorio en el que probar las recetas para Madrid. Porque ¿alguien recuerda lo que decían en el PP cuando supieron el primer día, del cambio que se había dado en Ciudadanos y que iban a perder el gobierno? Llamaron de todo a estos diputados. Con sus razones según sus criterios, obviamemente. Pero luego tres de ellos se desdijeron, y entonces fueron sus propios compañeros, y los militantes de Ciudadanos los que les dijeron de todo. Pero a ellos les dieron igual todas las lindezas que les dijeron. Aguantaron el chaparrón. Como también les debe de importar tres coj. lo que piense y le diga la gente por la calle. Mientras dure todo esto ha durado.

Lo importante es mantener el poder, mantener la sillón, y de paso subirse el sueldo, y encima pagado por todos, por supuesto. Y todo legal 100%.

Y es que ya lo dice el refranero: Quien regala bien vende, si quien lo toma lo entiende.

Ahora deberemos cambiar la definición, pues resulta que comprar voluntades políticas a tránsfugas (dícese de la persona que se va de su formación política para apoyar otra) a golpe de talonario público, eso ya no es corrupción. Eso es ser valientes. Sinceramente, este espectáculo tan bochornoso es algo que da mucho coraje, verlo y aguantarlo, tener un gobierno mantenido por seis tránsfugas, de los cuales cinco tienen consejerías (hay que sumar al número 7 de la lista de Cs que por si acaso también tuvo la de Transparencia) y el presidente de la Asamblea, otro de los firmantes, que con sus dudas, no se quiso mojar.

Me dicen algunos amigos, que siendo esto ciertamente patético, no sólo tienen culpa en el PP, que también, sino que también tienen culpa quienes idearon en un primer momento este invento de moción de censura, sin tener bien asegurados los votos. Y es que si la política regional ya apestaba, ahora apesta mucho más. Porque sólo hacemos ver la mierda que no se para de remover. O mejor dicho, vemos lo peor de los políticos, que es ver gente moviéndose no por defender los intereses generales, de la ciudadanía, sino los suyos propios y de su bolsillo.

Pero es que, ¿quién iba a contar con que en vez de con gente seria, se estaba tratando con unos fuleros, unos supervivientes de la política, unos trileros, unos golfos redomados que no les importa traicionar todo y a todos, con tal de mantener su pellejo bien calentito?. Ya estarán acostumbrados a escuchar eso y más.

Y para colmo, de postre, dado que había que asegurar, se negoció (y así se publicó) una Consejería (la de Educación y Cultura) con Vox, para asegurarse también los votos de este partido y poder seguir durmiendo a gusto, a fin de poder asegurar que todo sigue tapado y bien tapado.

Al menos ya nos hemos quitado las caretas del todo. Sin tapujos. Porque "muerto" políticamente el partido de Ciudadanos, -que a qué engañarnos, no es más que una plataforma política sin fondo ni ideología alguna más allá del liberalismo económico-, ya no les queda más pareja de baile. Y el premio, es abrir el paso a la nueva ultraderecha a la educación pública. ¿Alguien podría dar más? ¿No queríais pin? Pues ideologización de la educación a cambio del gobierno.

Dice el Eclesiástico, que cada pueblo tiene el gobierno que se merece (10, 2:5). Esto mismo lo dijo también Joseph de Maistre, que el hombre era un contrarrevolucionario, obviamente contrario también a las ideas de la ilustración. Y quizá visto lo visto de lo que aquí se vota, y el nivel que hay en los partidos, este sea el gobierno que nos merecemos en la Región de Murcia. Siendo así, ya sabemos lo que toca hacer cuando nos vuelvan a llamar a las urnas.

Viendo toda inmundicia mediática de opiniones y comentarios al respecto (quizá estas letras también lo sean, por ayudar a revolverlo todo un poco más), es comprensible que haya ocasiones en que la gente, harta ya del ruido mediático que le generan los políticos, decida desconectarse. Ciertamente en ocasiones el ruido es muy grande, por lo que no podemos juzgar mal si alguien se harta de aguantar tanta inmundicia mediática. Pero sin embargo, y tal como ya dijo el Papa Francisco hace unos años, está claro que "el demonio nunca descansa", y por eso es preciso estar siempre alertas y prevenidos.

Si alguien se pensaba que con el asunto del "pin parental" los ataques a la educación pública se iban a acabar, estaban muy equivocados. Hace ya un tiempo hablé de este asunto aquí en este blog. Al final, a mitad del mes de julio del pasado año 2020, aquella denuncia se archivó, porque la Justicia, que nunca deja de sorprendernos, y es más lenta de lo que debería, en vez de entrar en la cuestión y aclarar si era legal o no, para futuros cursos escolares, pues estimó que habida cuenta que se habían cerrado los centros educativos, y que en julio ya había acabado el curso, pues ya no se podía aplicar dicho "pin parental", por lo que se archivaba el asunto. A veces flipa uno mucho con los jueces y sus decisiones. Y si no te gusta, pues vuelve a poner otra denuncia. Pero por si alguien aún no se hubiera enterado de qué va todo esto, la docente Lucy Bernal nos lo explica bastante bien.
Pero es que quien se postula para ocupar el sillón de esta Consejería, la ex diputada de VOX, Mabel Campuzano, anteriormente sólo era conocida por felicitar al ex Consejero de Sanidad por haberse puesto la vacuna antes que nadie, para probar si funcionaba (aunque fuera en secreto), y en el mundo de la educación, tras la aprobación de la LOMLOE, hizo un llamamiento para que "padres, profesores y demás grupos políticos impidieran que el gobierno totalitario (de Sánchez) redujera la escuela a centro de adoctrinamiento y convirtiera a los profesores en comisarios políticos donde se imponga el pensamiento único de una izquierda bolivariana que nada tiene que ver con el occidente europeo". Ale, ahí lo dejo.

Y con esos antecedentes, tras la votación de la moción, enseguida declaró a la prensa que pretendía crear el "cheque escolar". ¿Y eso qué es? Hasta ahora teníamos el cheque-bebé, el bonolibro, y ahora aparecía el "cheque escolar". Para resumirlo, es un dinero que da el Estado (o en su caso sería la Consejería de Educación) a los padres, a cuenta de cada hijo que se tiene en edad escolar, y con ese dinero se podrían pagar los gastos educativos del centro donde eligieran matricularlo según sus gustos particulares.
Pero por si con eso no te has enterado aún muy bien, aquí te dejo la publicación del diputado murciano de Unidas Podemos Javier Sánchez Serna, que lo explicó muy bien en su página de Facebook. Y para quien ya le haya dado al enlace y lo haya leído, habrá visto que una vez que se le pasa a uno la alegría porque le dan un dinero (aún sin cuantificar), para que supuestamente los padres puedan ir a un centro educativo (obviaremos lo de privado) y pagar la educación de los niños, el problema no es ese, sino las consecuencias, y es que una vez abierta la caja de Pandora, en dicho centro quede sitio para matricular a sus hijos. ¿Y eso? ¿No va a haber sitio si se va con el dinero por delante? Parece obvio pensar que si la oferta es la que es, y de pronto acuden miles de personas al colegio x con el cheque en la mano, lo más normal es que no habrá sitio para todos. ¡Pues que se construyan más colegios privados!, que eso es lo que "mola" ahora. ¡Pues claro!. Pues mañana mismo tiene usted uno en la esquina de su manzana junto a su casa. Así de fácil. ¿no? Pues no. No es así de fácil.

La Constitución establece el derecho a la educación, y por tanto de ahí se colige, que es precisamente el Estado quien debe garantizar dicho derecho. La situación de España y la falta de infraestructuras educativas tras la aprobación de la Constitución, provocó que el gobierno de Felipe González tuviera que crear el "invento" de los colegios concertados, para transferir un dinero público de todos, a los centros privados de toda la vida, a fin de que dieran servicio educativo a toda la comunidad, que según la Constitución, tenían derecho a la educación. Sin embargo, la realidad fue encontrarse con los intereses creados de muchas personas que tenían mucho dinero puesto en la educación privada, así como de instituciones religiosas que tenían sus centros educativos en los que además se mantenía la muy antigua tradición de la segregación por sexo.

A cualquiera le puede parecer obvio que, esto de la educación concertada, era una solución de emergencia, un parche, que debía de solucionarse con el tiempo, con la construcción de nuevos centros educativos públicos, que asegurasen la educación pública y de calidad para todos los niños de España. Centros educativos, obviamente, donde hubiera profesionales de la educación, que hubieran pasado por pruebas de selección, en que se comprobase su actitud, su aptitud y su valía profesional, con baremos y criterios objetivos, públicos y notorios. Y a esas pruebas se le llamaron oposiciones. ¿Y entonces los maestros de los colegios privados qué pasa con ellos? Pues muy sencillo: Que no han superado esas pruebas. Y sin embargo, la creencia es que la escuela privada es mejor que la pública. ¿por qué? Muy sencillo, porque quien no tiene dinero para pagar la matrícula, y sobre todo, los gastos de actividades complementarias, no pueden acceder a estos centros. ¿Entonces un hijo de una familia no muy pudiente no puede ir a un colegio privado? Como poder si puede, pero si no puede pagar las tasas, le dirán que no puede seguir allí. ¿Y si ahora nos dan ese "cheque escolar" no podré pagar esas tasas? Usted mismo/a.

La controversia en este asunto, llega en el punto en el que en realidad, el derecho a la educación que recoge la Constitución en su artículo 27, lo es para los niños, no para los padres. Y es el Estado, las administraciones públicas, quienes deben de velar por el cumplimiento de ese derecho. ¿Entonces cuándo se ha convertido un derecho en un negocio?

Para quien se haya entretenido en leer el texto anteriormente compartido del diputado Javier Sánchez Serna, habrá visto el peligro que conlleva que se destine dinero público en grandes cantidades, para darlo alegremente a la población, a fin de "asegurarles" que así podrán llevar a sus hijos a los centros educativos que les dé la gana. Pero si los centros públicos son gratuitos, porque están sostenidos por la administración pública, ahí no haría falta cheque escolar ¿no? ¿Está fomentando entonces VOX la educación privada-concertada? Eso parece.

Visto esto así, habrá a quien le pueda parecer un invento muy gracioso, pero en realidad responde sino a la ideología neoliberal según la cual, todo se puede comprar y vender, hasta la educación. Pero en realidad ¿qué significa esto? Los liberales dicen que los docentes y sus sindicatos, son contrarios a este cheque bebé, porque entonces ya no pueden llevar a cabo sus "experimentos sociales", y por esta razón, los padres deben poder llevar a sus hijos donde quieran, y no donde piensen que se los van a adoctrinar (ejem..., dejémoslo ahí). Es decir, que la educación del hijo pasaría a ser algo así como la configuración que se hace cuando uno se va a comprar un coche, y empieza a ponerle extras a su gusto. ¿Quieres que dé las naturales en castellano o las sciences en inglés? ¿Quieres religión o valores? ¿Quieres tener derecho a comedor? Sí/No. ¿Quieres derecho a usar la piscina? Sí/No. ¿Quieres que use el gimnasio? Sí/No. ¿Y alguien se cree que cualquiera, sencillamente por su cara bonita, va a tener el mismo derecho a ir a un centro que a otro? ¿Dónde está la trampa?

Parece evidente que este mercantilismo de la educación sólo fomenta la competencia entre los centros educativos, y les provoca tener que comportarse algo así como los políticos en campaña, o como vendedores en el mercado, haciendo publicidad de sus bondades (algo que por cierto ya existe, desde que se inventó el "distrito único" y la "libre elección de centro educativo", en vez de como estaba anteriormente con la asignación de centro más focalizada mediante mayores puntuaciones a asignar el más cercano al domicilio). Pero es que había que proteger el derecho de los padres a llevar a sus hijos al colegio que quisieran, aunque éste estuviera a varios kilómetros en coche. Es decir, que toda esta manida mejora de la competencia entre centros, en realidad sólo nos lleva a la supervivencia del más fuerte, o lo que es lo mismo, el progresivo desmantelamiento de la educación pública, y en su caso, hasta la extinción de los contratos, por no haber seguramente alumnos a los que educar. Es decir, que dando este tipo de derechos alegremente, sólo se persigue conseguir liberalizar la educación, para que ya no sea competencia de las administraciones públicas (las cuales ya he dicho que adoctrinan ¿verdad?), a fin de crear un gran negocio del que sólo se beneficiarán en primer lugar los constructores, haciendo nuevos centros educativos privados, y luego grandes conglomerados y corporaciones económicas que, en la continua búsqueda de la mejora y desarrollo de la educación, enseñarán lo que ellas quieran, con el beneplácito de los padres, por supuesto. En definitiva, la persecución de los funcionarios y el desprestigio de la educación pública, en la que sólo quedarían los desheredados, con los que nadie querría estar ni que estuvieran sus hijos.

Pero es que, aunque todo esto suene a ciencia ficción, en cierto modo ya existe y lo estamos viendo hoy día, cuando debido a la existencia del distrito único, en la práctica se crean guetos en ciertos centros educativos, y poco a poco, la sociedad va sacando a sus hijos de dichos colegios. Así pues, ¿es esta la receta que nos trae el ultraliberalismo educativo de VOX? ¿Es a esto a lo que nos dirige VOX? ¿Es este su concepto de inclusión e integración? ¿O más bien es más segregación de unos y otros por condicionantes económicos y raciales? ¿Es esta la solución a la lucha contra el fracaso escolar? ¿Que los padres lleven a sus hijos a colegios privados donde posiblemente se les aprobará mientras paguen? ¿Y qué va a hacer la sociedad al respecto?

jueves, 19 de noviembre de 2020

Consideraciones sobre las polémicas novedades de la LOMLOE

Desde que en su día se debatía el artículo 27 de la Constitución, en España siempre ha habido polémica cuando se ha hablado de la educación, y estaba claro que el debate sobre la nueva ley, no podía quedar al margen de las polémicas de la actualidad. Los medios de comunicación tienen que hablar de algo, y al igual que como con el tema del virus, las tertulias se llenan de especialistas que saben y opinan de todo.

Pero la realidad es que en este tema son muchos los intereses de unos y de otros, unos por educar y formar a los jóvenes, otros por mantener sus negocios empresariales, otros por seguir inculcando determinados valores a las nuevas generaciones (que no dejan de ser los valores de sus padres, obviamente). Y conociendo este país, aunque el derecho a la educación es un derecho constitucional, era obvio que en una sociedad de mercado, esto también se mercantilizase.

Hace unos días, aparecía el presidente de la Región de Murcia F. López Miras, quien tras reunirse con los presidentes de cooperativas de enseñanza privada y católica, salió a defender dicho modelo y a criticar el proyecto de la LOMLOE. A continuación, vi un artículo que ha publicó el compañero Ángel L. Hernández, en el que con mucho acierto le llama la atención el hecho de ver a determinados políticos colocarse orgullosos lazos naranjas (identificativos de la campaña de la educación concertada) pero que nunca los vio ponerse la camiseta verde o un pin en defensa de la educación pública, que es lo que primero se tendría que poner un político que ha sido votado por el pueblo.

Es por todo ello que siempre hay quien sale a contar mentiras, tralará. Así que ante mentiras interesadas, es preciso salir a aclarar las cosas para evitar que se sigan manteniendo bulos.

La ministra de Educación, Dña. Isabel Celaá

Lo que se suponía que iba a ser un paseo muy sencillo con la tramitación de la ley de educación, que quedó ya hace varios años muy debatida, sin embargo luego no lo ha sido tanto. Es más, de los contenidos reales de cambios de la ley, no se habla prácticamente nada, será porque todo eso "no vende" al gran público·y eso que algunos son más que interesantes, como que contempla la educación de 0 a 3 años con carácter educativo (es decir la etapa de guardería se podrá hacer oficialmente), en Primaria se vuelve a los tres ciclos y se incorpora una asignatura de Valores Éticos que darían todos los alumnos en el tercer ciclo (no sólo los que no den religión, habrá que ver lo que se quita a cambio), y en la ESO se eliminan los itinerarios que creó la LOMCE.

Pero lo que sin embargo ocurre, -y de hecho, si se hace una sencilla búsqueda en un navegador de internet, así se podrá comprobar-, es que hay más detractores que publicaciones a favor, por lo que en los resultados salen más imágenes en contra de la ley que a favor. De hecho, cuesta encontrar información objetiva al respecto, pues la gran mayoría de publicaciones son de lo que dicen los detractores ¿Pero es todo verdad o es mentira y manipulación?. Vamos a analizar un poco de qué es de lo que se habla en realidad.

viernes, 28 de agosto de 2020

La vuelta al cole con el coronavirus

No voy a entrar en este artículo a hablar del virus en sí, ni de su origen, ni tampoco de las medidas que se han tomado a nivel general al respecto durante estos meses. Eso lo dejo para otro artículo que llevo intentando hacer desde marzo y que no sé cuándo acabaré. En este actual artículo sólo voy a tratar, y "brevemente", el tema de la vuelta al cole en medio de esta situación de incertidumbre generalizada por el coronavirus.

Hasta ahora, cuando llegaba el mes de septiembre, los maestros sólo tenían que combatir en la escuela contra eso del "qué malo que es el verano", pero habida cuenta de lo ocurrido con el tema del virus y todo lo que pasó desde el cierre de los centros educativos, este año habrá que luchar también contra lo del "qué mala que fue la primavera", pues en realidad, para muchos alumnos se podría decir que el curso acabó en el mes de marzo, y los contenidos que estaban programados para dar en dichos meses, no se dieron, o se dieron "de aquella manera", sin capacidad de comprobación de si habían sido adquiridos o no, por lo que en muchos casos se aprobó a los alumnos levantando la mano, el brazo y hasta el cuerpo entero, pues para entendernos, había que pasar a la gente de curso, salvo muy contadas excepciones que lo justificaran. Las consecuencias de este "desastre", está claro que las veremos en los próximos meses.

Ahora llegamos al mes de septiembre, donde docentes y familias nos enfrentamos a la tradicional "vuelta al cole", con más conocimientos sanitarios acerca del comportamiento del virus, sí, que nos permite poder y saber cómo actuar en caso de contagio, pero con más cansancio de la sociedad y menos temor al mismo, lo cual provoca indignación en los sanitarios, e insensatez y temeridad, -podríamos decir-, en el resto de la sociedad. No son pocos los padres que ya piensan en no enviar a sus hijos a los colegios hasta que no sea seguro (¿y eso cuándo será?), con las consiguientes notificaciones por parte de los Servicios Sociales con el recordatorio de la obligatoriedad de la asistencia de los menores a un centro educativo.

Decía hace unos días en la radio de Onda Regional de Murcia el director de pediatría del hospital de la Arrixaca, Manuel Sánchez Solis (les recomiendo escuchar atentamente la entrevista), que los alumnos no habían hecho nada desde marzo (minuto 7:30), cuestión que sin duda podría enojar a algunos docentes, pero a otros no tanto, pues en verdad saben que muchos no dieron ni chapa. En teoría, según la normativa que se indicó desde la Consejería, había que mandar tareas para reforzar lo ya aprendido, y en teoría no se podía avanzar materia, para no dejar a nadie descolgado, y en caso de avanzarse, no se podía evaluar dicho aprendizaje, pues no se podía "castigar" a quien no podía seguir el curso. Y en caso de evaluarse de alguna manera mediante el "feedback" mediante el envío de enviar imágenes de tareas realizadas, o por ejemplo realización de actividades interactivas, esta puntuación sólo podía ser positiva, pues no se podía perjudicar a quien efectivamente no hubiera hecho nada por no tener medios digitales para ello. Un poco caótico e irónico a la vez.

De cara a este nuevo curso, en cada Comunidad Autónoma se han tomado unas medidas diferentes. En unas se han contratado más profesores y en otras menos. En unas se ha optado por desdoblar aulas numerosas, y en otras como la Región de Murcia, se ha optado por que los alumnos no vayan un día, o vayan en días alternos. Esta última opción, parece un poco inconsistente, pues hacer que para que no haya excesivo alumnado en un aula, éstos vayan rotando y un día se queden en casa, parece algo sin mucho sentido. Además ¿dónde se quedarán? ¿En casa? ¿Bajo qué supervisión? ¿de los padres? ¿y si tienen que ir a trabajar? ¿de los abuelos? ¿no intentábamos prevenir que se contagiaran? ¿Alguien entiende algo? ¿O irán a algún tipo de aula con alumnos de otras edades e incluso centros? ¿Alguien no ha pensado que ese es el sitio perfecto para que se vayan distribuyendo los virus? Y si ese día el profesor tiene que explicar algo importante y ese niño no va porque le toca no ir a clase ese día ¿eso es justo? ¿y si toca examen? ¿a repetirlo otro día? ¿los técnicos que nos gobiernan no consideran que los alumnos ya tienen demasiados absentismos como para autorizarles otros más?
Si se aplicara el sentido común, se darían cuenta que estas medidas son de una gran insensatez, y verían que quizá tiene más sentido buscar nuevos espacios en los propios centros o en los municipios, a fin de desdoblar aulas que tengan más de quince alumnos, contratando más personal, o bien reorganizando mejor los horarios (aun incluso a costa de perder apoyos). Pero nos gobiernan personas que hace años que se fueron a un despacho huyendo de los niños, prófugos de las tizas, y ya no se acuerdan de la realidad de lo que pasa en las aulas.

Así que efectivamente, entre los técnicos y los librepensadores que se sacan el título de epidemiólogos y pedagogos en un fin de semana en la URJC, ahora la gente pondera mucho desde sus púlpitos y muros del facebook, sobre si los niños se tendrán que llevar su mascarilla y su gel hidroalcohólico al colegio. Y si a la vista de estas normas tan absurdas, se queja algún maestro, los "trabajadores" le saltan llamándole gandul, sin considerar el peligro que entraña meter a veinte o treinta alumnos en un aula, cuando la normativa para otras situaciones actualmente indica que haya un máximo de seis personas para hacer una reunión. Se ve que los niños no se contagian ni tampoco transmiten el virus. La OMS ha informado que sí que se contagian. Pero claro, desde que Miguel Bosé quiere volver a ser famoso ¿quién se cree a la OMS?

Pero todo esto, pasa porque quienes hablan desconocen la realidad de las aulas, y no saben que en la mayoría de los casos y centros, los alumnos de familias con escaso poder adquisitivo (o que no consideran importante la educación de sus hijos), no llevan ni lápiz, ni goma, así que mucho menos sacapuntas (y qué decir de los libros, menos mal que ahora se los dan gratis). Elementos que conforme a la normativa, si no han traído ese día, ahora no se los podrán dejar los compañeros, porque podrían tener gérmenes del virus, con lo cual, quienes no se los lleven, imagino que ese día no harán nada. Un chollo consentido para los que no quieran trabajar, ¿no? ¿Alguien ha pensado ya en la cantidad de tiempo que se va a "perder" cada día intentando cumplir con todas las normativas sanitarias? Si antes, de 45 minutos de cada clase, entre que unos llegan tarde, un profesor PT o AL que viene a llevarse a alguien a otra clase, otros que se tienen que ir al aseo porque no han ido en su casa, un profesor que viene a preguntar algo, alumnos que hablan o se levantan, etc... se daban como mucho 30 minutos, ahora teniendo que controlar también las mascarillas, el embadurnado del gel, que se mantengan las distancias, que no se escupan para pegarse el virus, etc..., aún se quedará en menos tiempo de clase efectiva. ¿Cómo se puede dar clase así?


Personalmente, creo que pese a las muchas medidas sanitarias de prevención, vamos a durar como mucho en dos semanas, pues no hay más que ver que por ejemplo en Alemania ya cerraron a los cinco días de abrir. Aquí ya nos están preparando para cerrar aulas en cuanto haya dos casos de brotes. Y entonces volverán a cerrar los centros, o las aulas (ya se verá), se volverá a la teledocencia, o a la teledocencia semipresencial (también se verá), las clases-tutoría con seis alumnos que no tengan medios y resto online (surrealista, sin duda)... se verán muchas cosas y muy raras, así que nadie se sorprenda de nada de lo que ocurra.

Los sindicatos ya están rumiando el convocar algunas huelgas si esto sigue así. ¿Pero sirven de algo las huelgas? En raras ocasiones han servido para algo. Las administraciones educativas pretenden iniciar el curso dentro de la normalidad, si es que esta extraña situación tiene algo de normal. Y si pasa algo, pues ya se verá. A esto se le llama convertir la educación en improvisación. Y es que en este país somos muy fatalistas (como lo fue Julio César cuando le avisaron de que llevara cuidado con los idus de marzo, y le dio igual), y aunque creamos que algo no está bien, lo hacemos sin pensar y no nos quejamos, hasta que pasa algo y entonces salen las "madres mías" y los "si yo ya lo dije". 

Sin ánimo de querer hacerle el trabajo a nadie, ¿por dónde deberían ir los pasos para reiniciar el proceso educativo dentro de una cierta seguridad?

En caso de dar las clases medio normalmente en los centros:
- Limpieza de manos de forma frecuente. Ventanas y puertas abiertas para que corra el aire.
- Mascarilla para los niños a partir de 6 años. Puede parecer una barbaridad, pues si ya es molesta para los adultos, para los niños seguro que también lo será y más, pues además, al igual que los negacionistas, ellos no querrán, aunque en su caso sólo porque les molesta. ¿alguien se imagina la de minutos que se van a perder insistiendo a los niños en que la lleven bien puesta?
- Apertura de nuevas aulas, reorganización de horarios en los centros para desdoblar aulas numerosas y que hubiera dos profesores.

En caso de cierre de aulas o centros por aparición de casos de virus:
- Instalación de webcams con micrófono en las aulas para que los alumnos puedan seguir online las clases, yendo sólo a los centros los alumnos que necesiten ayuda in situ o que no tengan medios.
- Poner medios (de verdad), humanos y económicos, para hacer llegar materiales de fotocopias de fichas a los alumnos desfavorecidos que no tengan medios digitales. Se puede organizar mediante voluntarios con las juntas vecinales o municipales, asociaciones, ONG, etc. En el periodo de confinamiento ya se hizo en algunos casos, con menor o mayor acierto, así que dado que se puede hacer, sólo sería cuestión de hacerlo bien organizado.

sábado, 18 de enero de 2020

El pin pan pun, del pin parental de VOX

A principios del actual curso 2019/20, la propia Consejería de Educación de Murcia envió una serie de instrucciones a los centros educativos, donde ya se recogía esta cuestión de tener que informar a los padres de las actividades complementarias que se iban a realizar en los centros. Hace veinte o treinta años, quizá también por lo "caro" que resultaba hacer fotocopias, tan sólo se informaba a los padres, de forma genérica, de las actividades en que había que hacer una excursión, donde se cogía el autobús o había que aportar una pequeña cantidad de dinero, y los padres debían de firmar dicha autorización, rellenando los datos del nombre del alumno y progenitor, en la que se permitía a los hijos salir del centro escolar bajo la supervisión de los docentes. En la última década, a través de la herramienta del programa Plumier, ya incluso se permite que dichas autorizaciones estén personalizadas con el nombre del alumno en cuestión. Actualmente ya se dispone de varias aplicaciones móviles donde esto mismo se puede hacer de forma telemática y sin depender de que los alumnos hagan de carteros, pues siempre se corre el riesgo de pérdida u olvido de las autorizaciones en papel. Y evidentemente siempre hemos de contar con la casuística de cada familia, pues puede que sean unos padres implicados en el progreso de sus hijos, o por contra, puede que esto sea algo a lo que no le presten ninguna atención. Y lo cierto es que esto se nota en muchos aspectos.

Debido a la debilidad del gobierno de F. López Miras en la Asamblea Regional, donde cuenta con el apoyo de Ciudadanos, que forma parte de su gobierno, y de VOX, que le termina de dar los votos necesarios para aprobar sus medidas, el PP es rehén de este grupúscuclo formado por personas con ideas ciertamente retrógradas, que viene encauzando al gobierno regional hacia sus postulados más extremos, sin que en el PP puedan hacer nada por evitar esta deriva ideológica e institucional a la que nos están llevando como región.

La reciente polémica de la instauración vía normativa legal, por parte del gobierno regional del llamado "pin parental", ha hecho correr bastantes ríos de tinta, no sólo en los partidos de izquierda, sino también en los medios de comunicación y por supuesto entre los profesionales de la docencia. Así, desde VOX se ha exigido como contrapartida y por tanto podríamos decir que como "chantaje", para aprobar los presupuestos regionales, que este "pin parental" se instaure por ley en la Región de Murcia, donde desde VOX nos tienen como cobayas de esta nueva extrema derecha en la que quieren convertir de nuevo España, y la derecha presuntamente de centro, lejos de hacerle un "cordón sanitario", como se hace en el resto de países europeos, pacta con ellos y en consecuencia cada día les absorbe más y más.

Pin parental, "pin neardenthal" dicho por Gabriel Rufián, o "pin Abascal" dicho por Pablo Iglesias. Son ya varios los nombres por los que se ha hecho referencia a este permiso paternal para que desde las casas se controle y se vete lo que los hijos pueden y no pueden ver y escuchar en los centros educativos. Es decir, es censura educativa de la derecha, exigida por VOX y aceptada por el PP y Cs, y ya está, lo cual no se puede permitir.

Tras la Guerra Civil, en la dictadura hicieron purgas a los maestros no afines, y en los cines censuraban las escenas que no les parecían castas. Como ya no se puede hacer eso de nuevo, ahora quieren embarcar a los padres en una guerra sin sentido. Y este es un hecho que si bien en cierto modo ya se viene realizando desde principios de este curso 2019/20, ahora ha sido más divulgado por los medios de comunicación debido a las implicaciones políticas y las exigencias del partido VOX para que además se haga por ley. Para resumirlo, es como el bloqueo que pueden hacer los padres en los ordenadores para que no salgan determinados contenidos, pero aplicado a la escuela para que no escuchen determinadas explicaciones que a ellos no les interesen que escuchen. Para entendernos: Como ya lo hacen en la privada y concertada, ahora también quieren educación a la carta en la escuela pública.
Dirigente de VOX explicando su visión del pin parental para el futuro
La derecha política de España viene metiendo miedo desde hace ya varios años con aquello de que "España se rompe", y que se rompe porque hay 17 autonomías y en temas como la educación y la sanidad cada una tiene una normativa y hacen lo que quieren. No es cierto, pero eso a quién le importa. También "se rompe" porque los independentistas quieren "salirse de España" como el Reino Unido de la Unión Europea. Y de esta cuestión, que no puede hacerse hoy por hoy, por lo tanto esto es hablar de una quimera, sin embargo no deja de hablarse como si fuera un peligro real, por muchos independentistas que haya en Cataluña, por cierto surgidos después de que el gobierno de Rajoy recurriera el Estatut catalán. Y he aquí que ahora viene precisamente VOX, adalid de la unidad nacional, a "romper España" con el tema de la educación, y a poner en pie de guerra a docentes, familias, políticos y demás. Lo decía muy claramente la periodista Pepa Bueno este viernes 17 de enero, al señalar que "Vox consigue convertir anécdotas en categorías y basándose en ellas arrastra a PP y Cs a pretender que los padres censuren la educación obligatoria de nuestro país". Y efectivamente no deja de ser curioso querer que la educación sea diferente en cada Comunidad Autónoma, salvo que su objetivo final sea precisamente implantar estas medidas en toda España cuando gobiernen o "manejen" a otros gobiernos.
MIKY Y DUARTE
Y es que tras conocerse estas medidas decididas por el gobierno regional de Murcia, el gobierno de España anunció que llevaría a los tribunales este asunto, pues socava claramente el derecho de los niños a ser educados, recogidos en tratados internacional suscritos por España, como la Convención de los Derechos del Niño, la Declaración Universal de los Derechos Humanos o el Memorándum de la Comisión Europea contra el Racismo y la Intolerancia. El magistrado Joaquim Bosch, miembro de Jueces y juezas para la democracia lo tiene muy claro: «los derechos de los menores están por encima de todo» y responden a «un interés superior». «Algunos padres creen que puede hacer lo que quieran con sus hijos o confunden sus derechos con los de los menores, pero eso no es así».

Hay gente que, debido al desconocimiento de las cosas, se ríe de lo dicho por la sra. Ministra de Educación, Dña. Isabel Celáa, respecto de que "no podemos pensar de ninguna de las maneras que los los hijos pertenecen a los padres". 


Y además también hay dirigentes políticos como el presidente de la Reg. de Murcia, sr. F. López Miras, y de asociaciones religiosas como la Confederación Católica Nacional de Padres de Familia y padres de Alumnos (CONCAPA) que ponen en duda lo anterior, reivindicando lo contrario, es decir, que los padres son los que tienen el derecho a controlar la educación de sus hijos.



Y ante este desconocimiento de la realidad legal, hay que responder que efectivamente esto es así, pues los padres tienen la responsabilidad de cuidarles de manera temporal, pues los niños en realidad son ciudadanos de pleno derecho de la sociedad y tienen, por tanto, el derecho a que ésta vele por sus intereses, aún en contra de la opinión de sus padres. Así lo dijo el Papa Francisco, en el Angelus del 31 de diciembre de 2017, y así lo han recordado muchos usuarios recuperando aquella intervención. "Los padres son custodios de la vida de los hijos, pero no propietarios y deben ayudarlos a crecer, a madurar".

El juez de menores más famoso de España, D. Emilio Calatayud, no termina de tener clara la situación, pues si los hijos son fruto de la relación de sus padres, y han de velar y responder por ellos, pero no son de su propiedad, sino que la educación es responsabilidad del Estado, pero el Estado no se responsabiliza si hacen algo malo, concluye que los hijos son de Dios. Personalmente, considero que ha puesto un huevo el señor magistrado, pues que se sepa, supuestamente Dios no ha venido a reclamar a nadie de "sus hijos" hasta que le llega la hora de su muerte, en consecuencia, mientras tanto, lo más oportuno parece que es lo que dice el Papa.
Los padres pueden pensar como mejor consideren, pues son dueños de sí mismos, pero aunque puedan inculcar en sus hijos su forma de pensar, en la escuela se les debe de formar de forma integral y completa, para que conozcan todas las realidades y luego ya tendrán capacidad de discernimiento y eligirán su propia forma de ser y pensar. Impedir y bloquear el conocimiento de todas las realidades, por rechazo, temor u odio a las mismas, lo único que puede conseguir es la deficiente formación de los jóvenes, y que sólo derive en personas radicalmente alejadas de lo comúnmente aceptado por la sociedad civilizada.


Para el PP, VOX y demás personas que opinen así, los fetos no pertenecen a las madres, sino que son independientes de la madre, por lo que tienen derecho a la vida. Sin embargo cuando nacen pasan a ser potestad de los padres y ya son ellos los que tienen derecho a decidir. Cuando menos es curiosa la concepción liberal del asunto. Siendo fetos, dado que no pueden defenderse, la sociedad ha de velar por ellos, pero cuando ya han nacido, ya no les importan y que los padres se ocupen de ellos, que para eso son suyos.
El ex Consejero de Cultura del gobierno del PP con Valcárcel, Pedro A. Cruz, escribía en el diario La verdad el día 19 de enero esta carta, donde como padre que es, expresaba su opinión al respecto de esta medida del pin parental que califica de cavernaria.

Los Simpsons, verdaderos videntes de la sociedad, ya adelantaron hace tiempo, en concreto el primero el 7 de mayo de 1992, hace 28 años, y ya adivinaron cuál iba a ser nuestra actualidad relacionada con estas clases complementarias de educación sexual, y el hecho de que los padres sean "dueños" de sus hijos, y lo ridículo que es.


Si siguiéramos el absurdo criterio de esta medida, es decir, si la sociedad tuviera que plegarse en todo a lo que dicen en este caso unos padres, podríamos encontrarnos con situaciones, que de hecho ya se han dado, por ejemplo de un niño en Zaragoza en 2014que necesitaba una transfusión de sangre, o una niña en Italia que tuvo que intervenir un juez para que le hicieran la transfusión pues los padres se oponían, o una señora de nuevo en Italia también en septiembre de 2019 (aunque en este caso podríamos pensar que fue su propia voluntad consigo misma), y debido a las creencias religiosas de abstenerse de la sangre, no lo permiten, y la persona finalmente muere. ¿Qué puede llegar a opinar la sociedad de unas personas así? Si tú eres capaz de pensar que esos niños no tienen por qué no recibir esa transfusión de sangre que les salvará su vida, sólo porque lo digan sus padres, entiendes perfectamente el concepto de que "los hijos no les pertenecen a los padres".

No hace tantos días, el diputado autonómico de Ciudadanos, Juanjo Molina, explicaba perfectamente lo ilógico que era el "pin parental", pues podría suponer que a base de vetos paternos, un niño de familia muy católica y practicante, saliera de un colegio sin haber oído hablar de la teoría de la evolución de Darwin (algo que de hecho ha ocurrido no hace tantos años en diversos estados de EEUU y de hecho siguen en ello actualmente). Sin embargo, en C's ya sabemos que un día opinan una cosa y al día siguiente la contraria, y lo mismo dicen que están en contra, que apoyan los presupuestos del PP y transigen con el pin que al día siguiente dicen que no lo apoyan. Cualquiera se fía.

Y efectivamente así es. Para quienes piensan así, les recomiendo leer este artículo, publicado ayer viernes 17 por la abogada Violeta Assiego en Eldiario.es. En este artículo, titulado "Los hijos no pertenecen a nadie, tampoco a los padres", (del cual como se suele decir, yo no quitaría ni una coma) se explica que la "patria potestad" del "pater familias" de los tiempos de los romanos, se acabó hace ya algunos años, cuando España ratificó la "Declaración de los derechos humanos" y la "Convención de los Derechos del niño". Así, desde entonces, está por encima el derecho de los niños a ser educados, que lo que pueda considerar un padre al respecto, razón por la que se entiende que el "pin parental" socava el derecho a la educación de los alumnos, además de que ejerce una censura previa y una merma a la confianza en los profesionales de la educación y la autonomía de los centros.


Las competencias para establecer el currículum pedagógico son de los propios centros educativos. Las actividades previstas realizar se aprueban al principio de curso en la PGA por el Claustro de profesores y posteriormente en el Consejo Escolar, donde además de los profesores, está representada la administración pública y los padres (y a los cuales por cierto la ley educativa del PP -LOMCE- quitó competencias en favor de la administración), por lo que si así lo desean pueden tener la información que consideren oportuna, ya sea a través de estos representantes o incluso del AMPA (si existe). Y además, posteriormente la Inspección educativa revisa dichos documentos para ver si se adaptan a las leyes y decretos correspondientes y por tanto si son viables pedagógica y curricularmente hablando o no.

Bajo la excusa de poder controlar lo que aprenden los niños, la extrema derecha quiere hacer como que quiere dar un poder a los padres, para controlar ellos lo que aprenden sus hijos. Los hijos de la gente de la extrema derecha ya controla lo que aprenden sus hijos, porque los llevan a colegios de pago. Sin embargo quieren hacer creer a los demás que también se puede hacer en la pública, la de todos, y en eso efectivamente la derecha siempre gana, en conseguir que los demás hablemos de ellos y lo que quieren. Pero nada más lejos de la realidad. Una norma autonómica que supuestamente aprobara el PP, no puede ir contra una ley orgánica como es la ley educativa, una ley, la ley Wert, la LOMCE, y los decretos autonómicos que la desarrollan en cada CCAA, que fue precisamente aprobada por el PP, y en la que entre otras muchas cosas, precisamente se habla de lo que no quieren que los niños oigan hablar, es decir: "Valorar y respetar la diferencia de sexos y la igualdad de derechos y oportunidades entre ellos. Rechazar la discriminación de las personas por razón de sexo o por cualquier otra condición o circunstancia personal o social. Rechazar los estereotipos que supongan discriminación entre hombres y mujeres, así como cualquier manifestación de violencia contra la mujer". Es decir, que o en VOX están desquiciados perdidos, o en VOX se están riendo de todos nosotros viendo como discutimos por su ocurrencia, al exigir que se cumpla una cosa que saben que es ilegal, o nos están despistando para hacer algo peor.

Conocidas las posturas, parece medio claro que esta absurda y trasnochada petición no saldrá adelante, pues el gobierno de España lo tiene previsto recurrir. Pero si así fuera y se llevara a cabo, no sólo se abriría las puertas a una injerencia de este partido y sus ideas en la institución escolar, en definitiva en nuestra sociedad, sino que serviría de motivación para seguir queriendo bloquear cualquier tipo de aprendizaje y en definitiva controlarlo todo, como ya intentaron hace unos días desde VOX de Baleares, queriendo acceder a inspeccionar los centros en horario docente, lo cual desde la Consejería se denegó, aunque se les ha permitido en horario no lectivo y junto con un inspector.

¿Alguien se imagina que algo así pudiera llegar a ocurrir porque un padre "permite" que su hijo no aprenda determinado contenido curricular? ¿Podría salir un alumno de la escuela sin saber por ejemplo realizar operaciones donde se use el MCD? Parece que no ¿verdad? 
@Sanson__
¿Alguien se imagina que unos padres de VOX se opusieran a que sus hijos estuvieran en clase cuando se explicara la II República? ¿Y que también se les eximiera de examinarse? ¿Alguien se imagina a unos padres independentistas catalanes o vascos prohibiendo que su hijo estuviera en clase cuando se diera el tema de la Constitución española o que participara en las actividades que se organizan en tal fecha? Y sin embargo ya se ha visto que como en EEUU, si dejamos que la política y las decisiones parentales controlen lo que se enseña y lo que no, tal como ha denunciado Amnistía Internacional, sí que podría salir sin saber quién era Darwin. Como también podría salir sin saber quiénes eran los dioses griegos y romanos, porque sus padres son muy católicos y para ellos no hay más que un solo Dios y Jesús su hijo unigénito. O podría salirse de las clases cuando se explicara la formación del planeta porque se dijera que tiene forma esférica (en realidad de geoide) porque en su familia son terraplanistas. Sí, nos reímos de los terraplanistas, pero alguno hay suelto por ahí, y la sociedad no puede permitir que haya gente que defienda postulados científicamente inverosímiles.  Pues imaginemos que fuera así con todos los temas polémicos.

En los centros educativos ningún profesor dice que los alumnos tengan que creer en esto o lo otro, sino que los conocimientos están ahí, la historia está ahí para saberla, conocerla y valorarla. Al final, los alumnos serán luego adolescentes y adultos que pensarán cada uno de una manera diferente. Nadie va adoctrinando a los alumnos. Sencillamente la escuela forma ciudadanos para el futuro. Los sindicatos docentes lo tienen claro, y por eso denuncian que el "pin parental" es ilegal.

En VOX defienden que se den subvenciones a cuestiones como la enseñanza de la tauromaquia, la caza de animales, así como también la natalidad, y que esto se explique en las escuelas, pues el hecho de ver morir a un animal se ve que lo consideran algo que te hace más español o algo así. De hecho ya lo han conseguido en Andalucía, donde el PP está en la misma situación de minoría parlamentaria que en Murcia.
Si este "pin" se instaurara realmente ¿podrían los padres no autorizar que sus hijos estuvieran presentes en dichas charlas o cuando se hablara de eso? Si según VOX, los hijos se pueden ver influenciados si van a charlas de divulgación donde entre otras cuestiones se explica la realidad de la existencia de personas que tienen relaciones socioafectivas de tipo homosexual, si las charlas fueran sobre tauromaquia ¿dónde podríamos llegar? Hace un año, en enero de 2019, el ganadero taurino Victorino Martín intervino en el Senado, para obviamente defender sus posturas e ir contra las de defensa de los derechos de los animales. ¿Alguien piensa que los niños podrían llegar a matarse entre sí como se mata un toro?
@BeVergara
En cualquier caso, sea como se quiera que se informe a los padres ¿qué hacemos con los alumnos que actualmente, hoy ya, no han traído la autorización o sus padres no han respondido afirmativamente?. Esto mismo se preguntaba la presidenta de la asociación de directores de centros de Infantil y Primaria de la Región de Murcia, Mariola Sanz. hace unos meses, en su centro, el CEIP Nuestra Sra. de los Ángeles de El Esparragal (Murcia), llevaron a cabo una actividad complementaria que era una "charla sobre reciclaje", y conforme a las instrucciones de la Consejería, informaron previamente a los padres para pedir su consentimiento. Dado que ocho alumnos no devolvieron la autorización firmada, se tuvieron que quedar fuera sin escuchar la charla. Y es que aunque a última hora los docentes se pueden esforzar por tratar de ponerse en contacto con los padres vía telefónica para informarles por si no lo han visto o no se han enterado, a fin de que les autoricen, evidentemente esto no puede ser siempre la solución, y "en teoría", de no localizarles, si no cuentan con la autorización, tiempo han tenido, como el resto de compañeros, y aunque nos duela, hay que llevarlos a otra dependencia y no escuchar la charla, con un profesor para que esté con ellos ese tiempo, o bien dejarles sin hacer la excursión y han de quedarse en el centro haciendo deberes en otra clase, con lo cual, se trastocan las previsiones, cuando no habría porqué hacer esto.
Este tipo de situaciones se pueden entender en casos en que las familias son de origen musulmán y que la actividad trate sobre una excursión a una parroquia cercana para cantar villancicos, o se trate de visitar la Catedral por dentro, y los padres "parece" lógico que se opongan (aunque cualquiera pueda pensar que no van a rezar, sino simplemente a aprender cuestiones arquitectónicas y artísticas). Y sin embargo, los padres están en su derecho, como lo están también para elegir que no den religión católica por considerar que es contraria a sus creencias.

Esto es lo que querrían en VOX que hicieran algunos padres con sus hijos, cuando los maestros empezaran a hablar de cosas que no les interesa que sepan.
El "pin parental" no nos engañemos, se disfraza con piel de dotar a las familias de una potestad de poder elegir qué es lo que han de aprender sus hijos, pero en realidad lo que esconde es el evitar que se den charlas en las que se hable de los grandes enemigos ideológicos de VOX, que son la violencia de género, las relaciones de tipo LGTBIQ+ y todo lo relacionado con las relaciones sexuales, véase embarazo y aborto. El periodista Jesús Cintora lo explica muy bien cuando dice que "un curso que explique la diversidad sexual a un niño no le incita a la "zoofilia", ni a ser lascivo, picaflor o chorradas varias que tenemos que oír. Ni esos talleres son así, ni determinan orientaciones o conductas". Es decir, que la señora Rocío Monasterio sí puede realizar y firmar planos de obras, con un falso visado del Colegio de Aparejadores, lo cual hizo hasta 2016, pero una persona que conoce un tema, pero no es docente, como un policía conoce las señales de tráfico o una cocinera sabe hacer un plato culinario, dado que no son profesores, no pueden dar una charla acompañado de un profesor del centro, salvo que los padres lo autoricen. ¿Y la autorización de la señora Monasterio para firmar planos y cobrar por ello dónde está?.

Barbaridades dialécticas como esta del señor eurodiputado de VOX Hermann Tertsch, son las que en realidad le preocupan a estas personas metidas a políticos. Burradas que saben que no van a pasar en la vida, pero con las que juegan impunemente metiendo el miedo en la población con aviesas intenciones.

Las leyes que tenemos actualmente, la ley de igualdad, la ley de plazos para poder abortar, y la ley de matrimonios homosexuales, no obligan a nadie a que aborte, como tampoco obligan a nadie a casarse con quien no quiere. Sencillamente estas leyes están para quienes las necesitan, para poder hacer uso de ellas y que no les metan en la cárcel por ello, como igual pasaba hace 50 años o más, que posiblemente es lo que esta gente querría que volviera a pasar.

En países como Alemania, tienen muy claro este asunto de la educación sexual, y no son tan mojigatos como en España. En Alemania, que la tomamos como modelo para otras cuestiones como la economía, se dan clases de educación sexual desde la educación Primaria, lo cual contribuye a un mayor uso de píldoras anticonceptivas y del uso del condón, y por ende hay un menor número de enfermedades de transmisión sexual y de embarazos no deseados. Es más, se ha llegado a condenar a padres a ir a la cárcel por oponerse a que sus hijos estén en estas clases, a las que han de ir, por ser obligatorias. Sin embargo aquí nos dedicamos a reprimir y a poner un número pin a los niños, para que no se escandalicen, y como la cabra tira al monte, luego ahí tenemos la cifra de embarazos precoces.

Por nadie pase que unos jóvenes que están saliendo, tengan un desliz y la chica se quede en estado. Pero mejor que si eso ocurre, sepan cómo reaccionar a tiempo e impedirlo antes, y evitar disgustos y males mayores. Siempre será mejor eso que derogar la ley de aborto y tener que pagarle una estancia en Londres para un curso intensivo de inglés a la niña. Quien lo pueda pagar. Ya está bien de hipocresías. Los avances y los derechos lo son para todos. Ya salimos de la España en blanco y negro hace mucho. Aunque en VOX se empeñen en lo contrario, el tiempo va hacia adelante no hacia atrás. Ya está bien de meter miedo a la gente y de querer coaccionar a los docentes también con purgas. En VOX quieren vivir en el año 1940 eternamente, y llevarnos con ellos en ese viaje al pasado. O en otras remotas épocas como la conquista de Granada o la España del Cid. Pero cualquiera con dos dedos de frente que haya estudiado algo y haya abierto un libro, sabe que la realidad de dichas épocas no es como ellos nos la pintan. Pero eso no importa, qué más da si quien lo oye tampoco le importa. Lo que importa es el fomento de la natalidad y reproducirse.