martes, 3 de junio de 2008

El desierto de Murcia en el Herald Tribune


PARÍS.- El periódico "International Herald Tribune" ha publicado hoy un artículo en el que Murcia es protagonista y, que tal cual, se reproduce más abajo en su versión original. Antes, un resumen en español, que sirve como introducción a un trabajo llevado como tema principal a su primera página en la edición europea.

El rotativo franco-norteamericano hace alusión a la sequía y a la falta de agua que sufre la Región y a cómo los agricultores se ven abocados a recurrir al negocio negro del agua para poder salvar sus cultivos de limones.

El periódico también asegura que a la sequía se une una mala gestión de los recursos. "Hay 54 campos de golf, todos construidos en la década pasada y en los últimos tres años".

Se hace referencia también a que el Sur de España siempre ha tenido problemas de agua, pero ahora "hay una nueva clase de conflicto, los conflictos del clima, ya que se refleja un cambio de clima permanente, consecuencia del calentamiento global", hasta el punto de que es cada vez más como el de África subsahariana.

El periódico describe el avance de la desertización como consecuencia de un modelo de desarrollo insostenible y pone al descubierto las connivencias que se han producido entre el sector de la construcción, la política y los medios de comunicación, o que ha dado paso, además a los graves problemas de demanda de agua, como consecuencia de nuevos desarrollos, que no han contado con la planificación previa de un recurso básico.


Desert is claiming southeast Spain
By Elisabeth Rosenthal

FORTUNA, Spain: Lush fields of lettuce and hothouses of tomatoes line the roads. Verdant new developments of plush pastel vacation homes beckon buyers from Britain and Germany. Golf courses - 54 of them, all built in the past decade and most in the past three years - give way to the beach. At last, this hardscrabble corner of southeast Spain is thriving.

There is only one problem with this picture of bounty: This province, Murcia, is running out of water. Spurred on by global warming and poorly planned development, swaths of southeast Spain are steadily turning into desert.

This year in Murcia farmers are fighting developers over water rights. They are fighting each other over who gets to water their crops. And in a sign of their mounting desperation, they are buying and selling water like gold on a burgeoning black market.

"Water will be the environmental issue this year," said Barbara Helferrich, spokeswoman for the European Union's Environment Directorate. "The problem is urgent and immediate."

"If you're already having water shortages in spring, you know it's going to be a really bad summer."

Southern Spain has long been plagued by cyclical drought, but the current crisis reflects a permanent climate change brought on by global warming and it is a harbinger of a new kind of conflict, climate scientists say.

The battles of yesterday were fought over land, they warn. Those of the present center on oil. But those of the future, a future made hotter and dryer by climate change in much of the world, will focus on a much more basic resource: water.

Dozens of world leaders are meeting at the United Nations Food and Agriculture Organization in Rome starting Tuesday to address a global food crisis caused in part by water shortages - in Africa, Australia and here in southern Spain.

Climate change means that creeping deserts may eventually drive 135 million people off their land, the United Nations estimates. Most of them are in the developing world. But southern Europe is experiencing the problem now, its climate drying to the point that it is becoming more like Saharan Africa's, scientists say.

For Murcia, the water crisis has come already. And its arrival has been accelerated by developers and farmers who have hewed to water-hungry ventures hugely unsuited to a dryer, warmer climate: crops like lettuce that need ample irrigation; resorts that promise a swimming pool in the backyard; acres of freshly sodded golf courses that sop up millions of gallons a day.

"I come under a lot of pressure to release water from farmers and also from developers," said Antonio Pérez Gracia, Fortuna's water manager, sipping coffee with farmers in a bar in the town's dusty square on a recent morning. He rued the fact that he can now provide each family with only 30 percent of its water allotment.

"I'm not sure what we'll do this summer," he added, shaking his head. "They can complain as much as they want but if there's no more water, there's no more water."

Ruben Vives, a farmer who relies on Pérez's largess, said he could not afford current black market water prices.

"This year, my livelihood is in danger," said Vives, who has farmed low-water crops like lemons here for nearly two decades.

The thousands of wells - most of them illegal - that have in the past temporarily quenched thirst have depleted underground water so much, so fast, that soon pumps will not reach it. Water from northern Spain that was once transferred here has slowed to a trickle, because wetter northern provinces are drying up, too.

The scramble for water has set off scandals. Local officials are in prison for taking payoffs to grant building permits in places where water is inadequate. Chema Gil, a journalist who exposed one such scheme, has been subject to death threats, carries pepper spray and is guarded day and night by the Guardia Civil, Spain's military police force.

"The model of Murcia is completely unsustainable," Gil said. "We consume two and a half times more water than the system can recover. So where do you get it? Import it from elsewhere? Dry up the aquifer? With climate change we're heading into a cul-de-sac. All the water we're using to water lettuce and golf courses will be needed just to drink."

Facing a national crisis, Spain has become something of an unwitting laboratory, sponsoring a European conference on water issues this summer and announcing this year a national action plan to fight desertification. That plan includes a shift to more efficient methods of irrigation and an extensive program of desalinization plants to provide the fresh water than nature does not.

The Spanish Environment Ministry estimates that a third of the country is at risk of turning into desert from a combination of climate change and poor land use.

Still, national officials visibly stiffen when asked about the "Africanization" of Spain's climate - a term now common among scientists.

"We are in much better shape than Africa, but within the EU our situation is serious," said Antonio Serrano Rodríguez, secretary general for land and biodiversity at Spain's Environment Ministry.

Still, Serrano and others acknowledge the broad outlines of the problem. "There will be places that can't be farmed any more, that were marginal and are now useless," Serrano said. "We have parts of the country that are close to the limit." Average surface temperature in Spain has risen 1.5 degrees Celsius (nearly 3 degrees Fahrenheit) compared with 0.8 degrees globally since 1880, temperature records show. Rainfall here is expected to decrease 20 percent by 2020, and 40 percent by 2070, according to United Nations projections.

The changes on the Almarcha family farm in Abanilla over the past three decades are a testament to that hotter, dryer climate here. Until two decades ago, the farm grew wheat and barley watered only by rain. As rainfall dropped, Carlo Almarcha, now 51, switched to growing almonds.

About 10 years ago, he quit almonds and changed to organic peaches and pears, "since they need less water," he explained. Recently he took up olives and figs, "which resist drought and are less sensitive to weather."

Almarcha participates in an official water trading system, started last year, in which farmers pay three times the normal price - 33 cents instead of 12 per cubic meter, or 35 cubic feet - to get extra water. The black market rate is even higher. Still, his outlook is bleak.

"You used to know this week in spring there will be rain," he said, standing in his work boots on parched soil of an olive grove that was once a wheat field. "Now you never know when or if it will come. Also there's no winter any more and plants need cold to rest. So there's less growth. Sometimes none. Even plants all seem confused."

While Almarcha has gradually moved toward less thirsty crops, many farmers have gone in the opposite direction. Encouraged by the government's previous water transfer schemes, they have shifted to producing a wide range of water-hungry fruits and vegetables that had never been grown in the south. Murcia is traditionally known for figs and date palms.

"You can't grow strawberries naturally in Huelva - it's too hot," said Raquél Montón, a climate specialist at Greenpeace in Madrid, referring to the strawberry capital of Spain. "In Sarragosa, which is a desert, we grow corn, the most water-thirsty crop. It's insane. The only thing that would be more insane is putting up casinos and golf courses."

Which, of course, Murcia has.

In 2001, a new land use law in Murcia made it far easier for local residents to sell land for resort development. Though southern Spain has long had elaborate systems for managing its relatively scarce water, today everyone, it seems, has found ways to get around them.

Grass on golf courses or surrounding villas is sometimes labeled a "crop," making owners eligible for water that would not be allocated to keep leisure space green. Foreign investors plant a few trees and call their holiday homes farms so they are eligible for irrigation water, Pérez Gracia said.

"Once a property owner's got a water allotment, he asks for a change of land use," he said. "Then he's got his property and he's got his water. It's supposed to be for irrigation, but people use it for what they want. No one knows if it goes to a swimming pool."

While he said his "heart goes out to the real farmers," he does not have the manpower to monitor how people use their allotments.

With so much money to be made, officials set aside laws and policies that might encourage sustainable development, said Gil, the journalist. At first, he was vilified in the community when he wrote articles critical of the developments. Recently, as people have discovered that the water is running out, the attitude is shifting.

But even so, people and politicians tend to regard water as limitless resource.

"Politicians think in four-year blocks, so its O.K. as long as it doesn't run out on their watch," Montón of Greenpeace said. "People think about it, but they don't really think about what happens tomorrow. They don't worry until they turn on the tap and nothing flows.




El desierto llama al sureste de España

Por Elisabeth Rosenthal


FORTUNA, Spain: Los campos lozanos de lechuga e invernaderos de tomates rayan los caminos. Los nuevos complejos “verdes” de lujosas casas de vacaciones llaman la atención de compradores de Gran Bretaña y Alemania. Campos de golf - 54 de ellos, todo construido en la década pasada y sobre todo en los tres últimos años - ceden el paso a la playa. Por fin, esta esquina miserable del sureste de España prospera.

Sólo hay un problema con este cuadro: Esta provincia, Murcia, se queda sin agua. Estimulado por el calentamiento global y el desarrollo mal planificado, la franja del sudeste de España se va convirtiendo en un desierto.

Este año los agricultores de Murcia luchan sobre derechos de captación de agua. Ellos discuten sobre quien consigue el agua para sus cosechas. Y como un signo de su desesperación creciente, ellos compran y venden el agua como oro en un mercado negro que florece.

" El agua será el tema ambiental de este año, " dijo Barbara Helferrich, portavoz para la Dirección de Medioambiente de la Unión europea. " El problema es urgente e inmediato. "

"Si en primavera ya hay escasez de agua, se sabe que el verano va a ser realmente malo.”
El Sur de España sufre desde hace mucho tiempo de una sequía cíclica, pero la actual crisis refleja unos cambios permanentes del clima como consecuencia del calentamiento global y según los científicos viene a ser un presagio para un nuevo tipo de conflicto.

Las batallas del pasado fueron luchadas por las tierras, advierten. En la actualidad se lucha por el petróleo, pero en un futuro, un futuro climáticamente más caliente y más seco, el foco de atención estará en un recurso mucho más básico: el agua.

Docenas de líderes mundiales se reúnen, en la Organización para las Naciones Unidas de alimentación y agricultura, en Roma a partir del martes para dirigir una crisis global de alimentos causada en gran parte por la escasez del agua - en África, Australia y aquí en el sur de España.

El cambio climático nos dice que la desertización hará a 135 millones de personas a moverse de su región, según estima Naciones Unidas. La mayoría de ellos están en los países en vía de desarrollo. Pero en el sur de Europa se está experimentando el problema ahora, el clima se seca hasta el punto que parece el Africa Sahariana, dicen los científicos.

Para Murcia, la crisis de agua ha llegado ya. Y su llegada ha sido acelerada por promotores y agricultores los cuales han creado negocios hambrientos de agua totalmente incompatibles para un clima seco y más caliente: cosechas como la lechuga que necesitan un gran riego, los resorts que prometen una piscina en el patio trasero; los kilometros cuadrados de fresco césped de los campos de golf que necesitan litros y litros de agua diarios para su mantenimiento.

"Estoy bajo una gran presión para obtener agua para los agricultores y también para los constructores” dijo Antonio Pérez Gracia, el gerente de aguas de Fortuna, bebiendo a sorbos un café con los agricultores en una bar por la mañana temprano en la plaza de la ciudad. lamentó el hecho de que él ahora puede proveer cada familia con sólo el 30 por ciento de su asignación de agua.

"No estoy seguro lo que haremos este verano," añadió , sacudiendo su cabeza. " Ellos pueden quejarse tanto como quieran, pero si no hay más agua, no hay más agua." Ruben Vives, un agricultor que confía en la generosidad Pérez, dijo que él no podía permitirse precios de agua de mercado negro corrientes.

"Este año, mi sustento está en el peligro" dijo Vives, que ha cultivado cosechas como el limón durante casi dos décadas. Los miles de pozos - la mayoría de ellos ilegales- que han saciado temporalmente en el pasado la sed, han agotado tanto las aguas subterráneas, tan rápido, que pronto el bombeo no la alcanzará. El agua del norte de España que fue transferida aquí ha disminuido a un chorrito, ya que provincias más húmedas del norte también se secan.

La subida del precio del agua es escandalosa. Funcionarios y políticos locales están en la prisión por aceptar comisiones para conceder permisos de grandes construcciones donde el agua es insuficiente.

Chema Gil, un periodista que informó uno de estos temas, ha sido amenazado de muerte, lleva un spray para su defensa y es protegido día y noche por la Guardía Civil. "El modelo de Murcia es completamente insostenible, " dijo Gil. " Consumimos dos veces y media más agua que el sistema puede recuperar. Entonces ¿de donde se obtiene?, ¿Se importa desde otro lugar? ¿Secamos los acuíferos?. Con el cambio del clima nos dirigimos hacia un callejón sin salida. Todo el agua que usamos para regar las lechugas y los campos de golf será necesaria solamente para beber.

Afrontando una crisis nacional, España se ha convertido involuntariamente en un laboratorio, patrocinando una conferencia europea sobre el agua para este verano. Este plan incluye el cambio a métodos más eficientes de irrigación y un extenso programa de plantas de desalinización para proporcionar agua dulce que la naturaleza no hace.

El Ministerio del Medio Ambiente español estima que un tercio del país está en peligro de convertirse en un desierto con la combinación del cambio climático y el pobre empleo del territorio.

De todos modos, los funcionarios nacionales se ponen visiblemente tensos cuando se pregunta sobre la "Africanizacion" del clima de España - un término ahora común entre los científicos.

"Estamos en una situación mejor que la de África, pero en relación con la Unión Europea nuestra situación es seria, " dijo Antonio Serrano Rodríguez, secretario general para la tierra y la diversidad biológica del Ministerio del Medio Ambiente de España.

Aun así, Serrano y otros reconocen las líneas generales del problema. " Habrá sitios que no pueden ser cultivados más, que eran poco rentables y ahora son inútiles”, dijo Serrano. “ Hay lugares de nuestro pais que estan al límite” El promedio de la temperatura media en España ha crecido 1,5 grados Celsius, comparado con los 0.8 grados a escala mundial desde 1880. Se espera que las precipitaciones disminuyan en un 20% hacia 2020 y el 40 % hacia 2070, según previsiones de Naciones Unidas.

Los cambios en la agricultura de la familia Almarcha en Abanilla en relación a las tres últimas décadas son un testamente para un clima más seco y caliente. Hasta hace dos décadas, la granja cultivó el trigo y la cebada con sólo el agua de la lluvia. Como las precipitaciones descendieron, Carlos Almarcha, con 51 años, cambió sus cultivos por almendros.

Hace aproximadamente 10 años, eliminó los almendros y los sustituyó por melocotones y peras orgánicas, " ya que estos necesitan menos agua, " explicó . Recientemente ha plantado olivos e higueras los cuales son más resistentes ante la sequía y menos sensibles frente al clima.

Almarcha participa en un sistema de comercio de agua oficial, comenzado el año pasado, en el cual los agricultores pagan tres veces el precio normal - 33 céntimos en lugar de 12 por metro cúbico- para conseguir el agua suplementaria. La tarifa de mercado negro es aún más alta. De todos modos su perspectiva es triste.

"Se solía saber que esta semana de primavera sería lluviosa” dijo, de pie enfundado en sus botas de trabajo sobre un suelo seco de olivos que en su día fueron un campo de trigo. “Ahora no sabemos cuando o si lloverá. Además no hay apenas invierno y las plantas necesitan el frío para descansar. Así hay menos crecimiento, o casi ninguno. Incluso las plantas parecen confusas”.

Mientras Almarcha ha ido cambiando gradualmente hacia cosechas menos sedientas, muchos agricultores han ido en la dirección contraria. Animados por las previsiones de transferencia de agua de anteriores gobiernos, han cambiado sus producciones a cosechas que necesitan más agua y verduras que nunca habían sido cultivadas en el sur. Murcia es tradicionalmente conocida por sus higos y palmeras datileras.

"Usted no puede cultivar fresas naturalmente en Huelva – hace demasiada calor, " dijo Raquél Montón, especialista de clima de Greenpeace en Madrid, refiriéndose a la capital de la fresa en España. " En Sarragosa, que es un desierto, cultivamos el grano, que es uno de los cultivos que más agua necesita. Es de locos. Lo que sería una locura mayor que esta es la construcción de casinos y campos de golf.”

Que, desde luego, Murcia tiene.

En 2001, la nueva ley del suelo en Murcia, facilitó la venta de terrenos para el desarrollo urbanístico. Aunque el sur de España ha tenido desde hace tiempo, complejos sistemas para manejar el escaso recurso del agua, a día de hoy, parece que ha encontrado sistemas para evitarlos.

El césped de los campos de golf o los jardines de las villas a menudo se etiquetan como “cultivo”, convirtiendo a los propietarios como elegibles para el agua que de otro modo no les seria asignada por considerarlos espacios verdes de ocio. Inversores extranjeros plantan unos pocos árboles y llaman a sus casas de vacaciones granjas para que tengan acceso al agua de riego, dijo Pérez Gracia.

"Una vez que el propietario del terreno consigue una asignación de agua, él pide un cambio de empleo de tierra, " explicó. " Entonces él tiene su propiedad y tiene su agua. Se supone para ser para la irrigación, pero la gente lo usa para lo que ellos quieren. Nadie sabe si será para una piscina”.

Mientras él dijo que su " corazón está con los verdaderos agricultores, " él no tiene la mano de obra para supervisar como la gente usa sus asignaciones.

Con tanto dinero para ser hecho, hay funcionarios y políticos dejan de lado leyes y políticas que podrían animar el desarrollo sostenible, dijo Gil, el periodista. Al principio, él fue vilipendiado en la “comunidad” cuando él escribió artículos críticos sobre determinados desarrollos. Recientemente, como la gente ha descubierto que el agua está agotándose, la actitud está cambiando.

Pero aun así, la gente y políticos tienden a considerar el agua como un recurso ilimitado.

"Los políticos piensan en bloques de cuatro años, todo está bien tanto en cuanto no pase el tiempo en su reloj” dijo Montón de Greenpeace. " La gente piensa en ello, pero realmente no piensan sobre qué ocurrirá en un futuro. Ellos no se preocuparán hasta que abran el grifo y nada fluya”.
(Paraje cerca de Fortuna, Murcia, reproducido por el IHT)
http://www.iht.com/articles/2008/06/02/europe/dry.php

No hay comentarios: