sábado, 12 de febrero de 2011

Aquí estamos, nosotros no firmamos

A falta de dos días para la octava manifestación de funcionarios del día jueves 10 de febrero, se reunía el Gobierno Regional con los representantes sindicales para presentarles los recortes a los recortes que habían pensado que se podían hacer, a fin de calmar los ánimos y que las aguas volvieran a la famosa paz social que había en la región antes de la aprobación de la LME el 23 de diciembre en la Asamblea Regional.





En la reunión hubo un grupo de sindicatos que les parecieron bien estos ajustes presentados (CSIF, Anpe, Satse y CESM) y acordaron el pre-acuerdo con el gobierno regional, por lo que desconvocaron por su parte la manifestación del día 10, y otro grupo de sindicatos que no les pareció tan bien (UGT, CCOO, Sterm) y que dijeron que no estaban de acuerdo. El SIDI en principio estaba en el primer grupo pues decía que esta oferta era susceptible de ser estudiada, y finalmente aclararon que no habían firmado nada hasta que hubieran hecho las debidas consultas. Es decir, que ni SIDI ni SAE firmaron finalmente el acuerdo. Las opiniones posteriores, para todos los gustos, pero la mayoritaria fue desde los afiliados a los sindicatos firmantes, cabreados con éstos por haber transigido con este acuerdo que consideraban insuficiente, pues como había quien dijo, ¿si no teníamos ni por qué recibir 10 latigazos, por qué se contentaban por recibir cinco?.


Nada más terminar, los sindicatos que estuvieron de acuerdo pidieron que el acuerdo se tramitara de urgencia, con el objetivo de que se dejen de aplicar lo antes posible los puntos a los que se ha llegado el acuerdo de modificar, para que no se apliquen en febrero, entre estos estarían la reducción del 25% del salario durante las bajas que quedaría como estaba, la desaparición total del Plan Social que ahora se recuperaría el 50%, y la jornada laboral que si estaba en 35 horas y se subió a 37,5 horas, ahora se quedaría en 36,5 horas, siendo esta hora y media de formación e investigación (en Sanidad y en el IMAS), además del recorte salarial que si en un principio se dijo que era de 175 € y tras la "errata" fueron 75€, ahora se quedan en 36,50 € menos. Por último estaban contentos porque esta nueva ley sí que tenía fecha de caducidad, el 31/12/11, y supuestamente después ya se volvería a la normalidad anterior, antes de la LME. Eso sí, lo que está claro es que los recortes que se han producido en el mes de enero, esos no se van a recuperar.

Los sindicatos que no estuvieron de acuerdo, argumentaron que se seguían derogando los mismos 16 acuerdos que se tenían a fecha 22 de diciembre, y que sólo se ajustaban los recortes, es decir, por ejemplo, que no tragaban con que la jornada laboral no sea de 35 horas, pues este es un logro que costó mucho conseguir en su momento, y no se iba a renunciar a él. Por otra parte, también se mantiene que las horas de formación no serán computables a efectos del cumplimiento de la jornada laboral, excepto las "actividades formativas de carácter obligatorio establecidas legalmente, así como aquellas otras cuya realización se requiera por la Administración Regional", entre las cuales se supone que están los cursos del CPR para los directores, representantes de centros y RMI que ya se había informado que tendrían que ser por la tarde o bien telemáticos.

Finalmente, el sector sindical que no firmó se levantó de la mesa de negociación, porque no se tragaban que esos ajustes al recorte fueran reales, porque nadie nadie asegura que pese a que haya caducidad en esta ley, ésta no vaya a continuar más allá en 2012 e incluso se amplíen de nuevo los recortes.

Por ejemplo el Sindicato UGT rechazó el acuerdo por no estar de acuerdo y porque no se habían tenido en cuenta las ideas propuestas para tener ingresos por 109 mill. de euros, y reducir gastos por 193,5 mill. de euros, es decir, 302,5 mill. de euros, suficientes para eliminar de raíz la famosa LME y que no fuera necesaria. Entre los argumentos para no firmar, estaba el que es inasumible que se vayan a destruir entre 1.000 y 2.000 puestos de trabajo, pues si tenemos la desorbitada cifra del 25% de paro, nos pondríamos en el 27%. Entre las ideas no aceptadas por la CARM estaría el subir los impuestos a quien ganase más de 60.000 y 120.000 € al año, recuperar el impuesto de sucesiones y donaciones, que supuso la pérdida del 40% de ingresos de la CARM.

Estas medidas de ajuste del recorte han sido estimadas en 60 millones de euros, los cuales se suponía que se los iba a ahorrar la CCAA con el tijeretazo, pero que ahora sí que tendrá que pagar, por lo que hay que sacarlos de alguna otra parte. La Consejera dijo antes de presentar este borrador de modificaciones, que si se dejaba de recortar, habría que sacar el dinero de otro sitio. Pero finalmente no van a subir impuestos ni quitar inversiones. Entonces, ¿dónde está el truco? La CCAA hará una sola de las ideas que propuso UGT, consistente en aplazar el pago de inversiones. Es decir, que si en junio tenían que empezar a hacer una carretera, pues se "desliza" o aplaza unos meses, tanto la realización como el pago de la misma, y así se tiene dinero para pagar esta rebaja del recorte, o lo que es lo mismo, hacer y pagar inversiones a cargo del Presupuesto de 2012 que estaban previstas hacer para 2011, por lo tanto, como sólo se hace esto y nada más, lo que se hace realmente es mandar el pufo económico para más tarde, pero ahí sigue estando hasta que reviente solo. Esta argucia económica incluso le ha valido al Presidente el apelativo de "Valcarcristo", por poder hacer desaparecer la deuda por arte de magia, aunque todos sabemos que no es magia sino sólo un truco barato para pasar las elecciones, pero que al final nos saldrá caro a todos, muy caro. Por este preocupante asunto el Secretario General del PSRM-PSOE, Pedro Saura, quiso decir que aplazar las inversiones públicas sólo provoca aumentar aún más el déficit, pues esto es lo mismo que hacerla desaparecer, y sin inversión pública, no hay futuro. Es más, los propios contratistas de obra pública se han rebelado y han manifestado que "su situación es insostenible" pues tras haber perdido el 50% de los trabajadores en el sector, ahora mismo tienen varios meses de retraso en el cobro de las obras. Y en este sentido la candidata socialista Begoña Gª Retegui, reprochó a Valcárcel que esté intentando llegar a las elecciones de mayo con apaños castigando tanto a los empresarios como a los funcionarios públicos.
Así pues, esto es lo que en principio se hará, mientras tanto, la Consejera de Economía y Hacienda, Inmaculada García, sigue esperando que se le deje endeudarse en unos 500 millones de euros para poder pagar la deuda que hay de 291,2 mill. de euros, y así poder refinanciar esa deuda, es decir, que lo que hay que pagar muy próximamente, nos llegue dinero para pagar eso ahora y seguir teniendo esa misma deuda y más intereses. Por ahora ha conseguido un acuerdo con 7 entidades financieras para endeudarse en 200 millones al 4,5% de interés. En este sentido, desde Murcia se ha encontrado una oportunidad para hacernos los mártires tras la reunión mantenida entre Artur Mas, Presidente de la Generalitat Catalana, y Zapatero, tras la cual el primero obtuvo el permiso para poder lanzar deuda pública y refinanciar la deuda de Cataluña.

A todo esto, no hay que olvidar que el día 1 de enero aparecía Valcárcel en los medios de comunicación diciendo que ahora había que ir a ver si conseguíamos endeudarnos, pues estos recortes realizados con la LME pretendían ajustar las cuentas para que el Gobierno Central nos dejara endeudarnos, pues si no, esto no habría servido de nada. Por eso desde el PSOE, el Secretario de Coordinación, Francisco J. Oñate reprochó al gobierno regional de Valcárcel que se estén dedicando a ver si pueden conseguir más deuda, en vez de tratar de ver de dónde recortan gasto para frenar el despilfarro, es decir, para ajustar el déficit presupuestario galopante que hay. Si no se hace nada, los gastos dentro de poco serán tantos que esto termine por explotar. Supuestamente esto ocurriría para el verano, es decir, una vez pasadas las elecciones, y si supuestamente de nuevo volviera a ganar el PP, ¿alguien duda que volverían a hacer otra LME incluso más grande?.

En la manifestación del día 10 en que se vio reflejado el desacuerdo de los sindicatos que no habían firmado, y el grito más unánime fue el de ¡Aquí estamos, nosotros no firmamos!, así como varias versiones de La Parranda (ya estrenada en la manifestación del 25/1) y Resistiré del Dúo Dinámico, quedando así mismo también patente que había algunos otros sindicatos que habían vendido muy barato a sus afiliados.

No hay comentarios: