jueves, 4 de agosto de 2011

Orígenes y ampliación del Vertedero de Abanilla

Si el municipio de Abanilla está saliendo últimamente en la prensa desde luego no es por lo sabroso de sus dátiles o las peretas, sino por la presencia de una empresa de recogida de basuras y otra (que son la misma) de almacenamiento de estos residuos en la sierra de Crevillente junto al monte Zulum, en una zona intermedia entre Abanilla y Los Vives (Orihuela), circunstancia que desde sus orígenes siempre ha sido cuestión de debate por la dificultad para ubicar exactamente en qué municipio estaba realmente la planta de reciclaje y el vertedero, pues esto era una cosa, y otra el municipio donde realmente estaba registrada la empresa. Al principio fue Orihuela y por discrepancias del empresario con este Ayuntamiento, desde 2010 es en Abanilla.

El dueño de la empresa de recogida de residuos (COLSUR) así como de la planta de vertidos (Proambiente) es Ángel Fenoll, conocido empresario de la Vega Baja afincado en La Aparecida (Orihuela), y que ha sido condenado dos veces, una por comprar votos para el PP, y otra por falsificar facturas con las que el ex alcalde popular de Orihuela, también ex consejero, Luis Fernando Cartagena, intentó ocultar la apropiación de 49.000 euros que donaron unas monjas al consistorio oriolano.

Cuando en 1999 se aprobó en el Ayuntamiento de Abanilla el que se abriera este vertedero, en principio se hizo para que vertiera 70 toneladas diarias las cuales se reciclarían. Hechos los cálculos preceptivos teniendo en cuenta la capacidad de dicho vaso, se calculó que a esa velocidad tardaría en llenarse 16 años, es decir hasta el 2016, por lo que podemos calcular que el vaso era de 409.080 m3. Sin embargo enseguida a los 16 meses se llenó, por lo que suponiendo que sí que se siguieron las medidas de echar arena encima de los vertidos de cada día, esto quiere decir que realmente lo que se vertían no eran 70 toneladas sino 840 por lo que en esos 485 días se vertieron 407.400 toneladas cuando sólo deberían haberse tirado 33.950, es decir, el 1.200% más de lo permitido. Dicho lo mismo en términos económicos: Si tenemos en cuenta que esta empresa cobra 30 € de los Ayuntamientos por cada tonelada que vierte, en vez de haber ganado en esos 16 meses 1.018.500 € brutos, ganó 12.222.000 €.


Pero cuando se colmató ese primer vaso, el llamado 1-2, poco a poco se fueron haciendo otros tres más. Así, ahora mismo se ha creado el vaso 5 en el que sin estar aprobada su creación ya se llegaron a verter 93.600 toneladas, lo cual al supuesto ritmo oficial de 70 toneladas al día equivaldría a 1.337 días, es decir, 3 años y 8 meses. O si se vertiera al otro ritmo no oficial de 840 toneladas al día, pues 111 días, es decir, 3 meses y medio.


Como se ve en el mapa, una cosa es la zona para la que esta empresa tiene autorización para verter los residuos (17.603 m2) por los que a su vez recibe sustanciosas cantidades de los distintos Ayuntamientos y empresas, y otra cosa son las zonas ocupadas en las que supuestamente se estarían vertiendo residuos y que están protegidas (39.000 m2). Este hecho ha sido denunciado por el Ayuntamiento de Orihuela, pues supone que se está vertiendo en más del doble de terreno de lo que inicialmente estaba permitido.

ANTECEDENTES DEL VERTEDERO. UN POCO DE HISTORIA
Cuando el vertedero inició sus actividades, comenzó con dos vasos que según los cálculos realizados tendría capacidad para estar recibiendo residuos durante 16 años, sin embargo a los pocos años ya estaba colmatado por completo, por lo que tuvo que abrir un nuevo vaso. Lo apretado del espacio y las circunstancias no del todo claras de la actividad de la empresa, provocaron que muriera un trabajador en mayo de 2005 mientras se estaban vertiendo residuos en el vaso 3, una columna de residuos que no estaba bien asegurada por la cantidad de metros de altura de la misma (cerca de 50 metros) que era del todo ilegal, cediera y cayese sobre el tractor en el que dormía un trabajador, lo cual provocó la asfixia del trabajador bajo 20 toneladas de basura. El lugar fue declarado como zona en la que no se podía tocar ni mover nada, pues había tenido lugar una muerte, por lo que el propietario y gerente de la empresa Ángel Fenoll advirtió que se debería de tapar todo con tierra (es lo que se suele hacer, capa de residuos y capa de arena, y así) pues se corría riesgo de combustión por la acción del Sol. Se le respondió que no se tocaba nada, pero la química no entiende de permisos pocos días después tuvo lugar el incendio por combustión del metano generado en los residuos. Tras este incendio, tuvo lugar una manifestación de protesta por los humos provocados por el incendio en la localidad de Abanilla el 28 de mayo de 2005.

EL CASO BRUGAL
A lo largo de este tiempo, el vertedero y su actividad han crecido mucho, actividad que se ha generado presuntamente en el soborno o compra de voluntades de determinados políticos de la zona para que se le adjudicase la recogida de basuras en sus municipios como el de Calpe. También por navidades la empresa solía enviar cestas de navidad (de 300 a 600€) a políticos, funcionarios y guardias civiles del Seprona, tanto en la zona de Alicante como también en la de Murcia, (incluido el Gobierno Regional). Esto lo sabemos actualmente pues está siendo juzgado desde hace años en varios juzgados y por varios jueces bajo el nombre de "Operación Brugal" (Basuras RUrales Gestión ALicante). Es más, fue el mismo Ángel Fenoll quien cabreado porque no se había llevado una contrata, puso sobre aviso a la justicia entregando diversas cintas de vídeo grabadas por él mismo en su despacho en las que se le veía comprando a políticos. Dentro de estos sistemas de grabación, se alternaban los tradicionales como grabadoras hasta el contratar a detectives privados que usaban inhibidores de frecuencias.


Desde entonces la policía ha escuchado horas y horas de cintas con escuchas telefónicas en las que en vez de tomar al propio Fenoll como denunciante fue tomado como cabecilla de toda la operación de corrupción, y ha seguido a los personajes de la trama que cada vez se hacía más grande. Así, desde que recién pasadas las elecciones del 27 de mayo de 2007, una semana después, la policía entró en las oficinas de la planta de reciclaje para recabar información sobre la corrupción de políticos relacionada con la empresa. También se ha pedido información a Hacienda sobre las empresas relacionadas con esta trama.

Hasta finales de 2010 el caso permaneció bajo secreto de sumario, y una vez parcialmente abierto, se sabe que tiene más de 40.000 folios, en su mayoría transcripciones de las conversaciones telefónicas, de las cuales el último juez Carlos San Martín, que está llevando por fin el caso, se ha encontrado con un sumario plagado de errores de sus antecesoresha anulado la mitad por carecer estas de motivación o esta era insuficiente (es decir, que la policía pedía la autorización para escuchar sin argumentar las razones) por lo que muchos imputados se han ido de rositas del caso sin dar explicaciones, por lo que dado que el caso se basa principalmente en las escuchas, si estas son anuladas, sencillamente no habrá caso, es por eso que los imputados llevan ya meses y meses sin querer declarar nada ante el juez, por tanto, por mucho que haya de delictivo en las mismas, muy posiblemente el caso lleve el rumbo de convertirse en un nuevo Caso Naseiro.


OPERACIÓN SUBTERRÁNEO

Dentro de la Operación Brugal, una de las ramas de esa voluminosa historia, trata del enterramiento de basura en dos fincas de una zona llamada "Los Corrales" cercana a la pedanía de los Carrillos de Abanilla en la época en que Fenoll estaba tratando de obtener los permisos para la apertura del vaso número 4 del vertedero, y mientras los conseguía, necesitaba de otro lugar donde tirar la basura. Según el registro de llamadas de la policía, el 22/5/2008, un señor llamado Francisco Poveda llamó a Fenoll para decirle que la basura que habían echado allí se había quedado al descubierto y estaba molestando a los vecinos.


En abril de 2011 conocíamos la detención de cinco personas, entre ellos el dueño de la empresa Ángel Fenoll, dentro de la operación "Subterráneo" consistente en la investigación de seguimiento que se había hecho por parte del Seprona tras la denuncia de Ecologistas en Acción, ya que se había estado vertiendo residuos en una zona de 4.000 metros cuadrados. Por lo visto, según el informe de la Guardia Civil, en el vertedero se habían realizado prospecciones hasta de 15 metros de profundidad, y en dichas búsquedas se había encontrado «materia orgánica altamente degradada, pilas alcalinas, plásticos, cartón, envases de aluminio y cristal».

Durante estos días de verano, los medios de comunicación están hablando mucho de la empresa Proambiente, pero si bien a finales de julio se hablaba de que la jueza de Cieza dictaba orden para que se cerrase cautelarmente el vertedero de Abanilla, y que los cinco socios encargados de la empresa en la ausencia de su propietario decían que tendría que ser Zapatero quien le diera de comer a los 500 trabajadores de la planta... unas semanas después a principios de agosto, de lo que se habla no es de qué será de la planta si se cierra, sino de los permisos que está solicitando del Ayuntamiento de Abanilla para continuar con sus actividades de vertido y almacenamiento de residuos urbanos. ¿Alguien entiende esto?.


Tras investigar una serie de vertidos presuntamente ilegales, la Asociación Vertivega al ver lo que consideraban delitos al medio ambiente, convocó a las demás asociaciones de La Murada, Virgen Del Camino, Benferri, La Matanza, Albatera, Cox, Granja de Rocamora, Callosa del Segura y demás poblaciones de la Vega Baja, para informarles del desastre ecológico que se estaba cometiendo y que se implicasen en la causa en la medida de lo posible. Esto culminó el 27 de julio de 2011 cuando esta Asociación Vertivega denunció los hechos y un grupo de técnicos municipales de la Concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Orihuela, descubrieron que bajo una rambla cultivada se habían realizado una serie de vertidos  ilegales altamente contaminantes y que posteriormente, para despistar, se había realizado la plantación de gran número de naranjos. Entre los desechos se encontraron piezas de desecho informático, cartuchos de tinta, trozos de tubería, envases, plásticos, aceites, pinturas, tintas, adhesivos, resinas que contienen sustancias contaminantes, medicamentos, baterías o pilas. El que uno de los cinco detenidos en la operación "Subterráneo" sea el dueño de la SAT (Sociedad Agraria de Transformación) de una parcela próxima a esta rambla hace pensar que aquí hay algo que huele muy mal y no son sólo los residuos.


Entre los muchos Ayuntamientos que vierten sus desechos en Abanilla, uno de ellos es el vecino de Orihuela. Antes de las elecciones municipales de 2011, el grupo CLr se personó en las actuaciones judiciales para dilucidar si había habido trato de favor en la adjudicación de la contrata de recogida de basuras a la UTE que se lo llevó (Gobancast, Liasur y Sufi), pues aunque también se presentaba con su nombre, se sospecha que el propio Fenoll estaba detrás de esta UTE. Incluso el anterior alcalde del PP amenazó con rescindir el contrato, pues no en vano ya llevaba un año sin pagar la deuda. Tras las elecciones se formó un equipo de gobierno tripartito, que se ha encontrado con 92 millones de euros de deuda, por lo que el presente año lo tiene previsto dedicar a saldar la deuda del PP, y dentro de esta, ya ha pagado dos mensualidades de 800.000. Pese a que entonces la oposición pedía que se rescindiera este contrato, ahora los servicios jurídicos les indican que no lo hagan, hasta esperar la decisión judicial del asunto del Brugal para ver si esta fue realizada bien o mal.


APERTURA DE UN NUEVO VASO DE VERTIDOS DE RESIDUOS
A pesar de la acción -lenta- de la Justicia, la vida sigue y dentro del crecimiento que supone estar recibiendo continuamente camiones y camiones -en principio tan sólo- de la Comarca Oriental de Murcia y de la Vega Baja, lo lógico es que conforme pasen los años se necesite más espacio para seguir guardando mierda en la ladera del monte. Es por eso que una vez colmatados los vasos existentes, se solicite la creación de un nuevo vaso, el que sería ya el "vaso número 5" (pues aparte del 1-2 que son el mismo, existe el "vaso 3" y otros dos llamados "0" y "X"), el cual ocuparía 2,9 hectáreas de terreno.


Circunstancialmente, también se ha conocido que en dicho lugar, conocido como la "finca de la Solana", se podrían haber vertido la cantidad de 93.600 toneladas métricas de residuos ilegales. Según informe del Servicio de Calidad Ambiental de la Dirección General de Medio Ambiente de la CARM, no habría sido correcta la emisión de la licencia de obra menor por parte del Ayuntamiento de Abanilla, puesto que lo que se pretende hacer es un nuevo vaso para verter residuos. Y claro, eso de obra menor tiene poco. Es decir que la empresa antes de tener el permiso de la "Autorización Ambiental Integrada" ni haberse sometido a la "Evaluación ambiental", ya se habría puesto a proceder a la extracción de tierras para este vaso número 5 y además ya habrían vertido esas 93.600 toneladas de desechos, incumpliendo por tanto la impermeabilización mínima del fondo del vaso.

¿QUÉ ES LA Autorización Ambiental Única (AAU)?
El otro proyecto actualmente en las noticias y que no tiene nada que ver con lo anterior, es el denominado con la referencia AAU 2011/0045, que es algo diferente, pues se trata según la empresa de la "Autorización Ambiental Única" que la han pedido para la "actividad de gestión de residuos no peligrosos en la planta de tratamiento de Abanilla", así como la "instalación de planta de compostaje y fabricación de combustible derivado de residuos (CDR)". Para entendernos, esto viene a querer ser como una compilación o refundición de todos los permisos que hasta ahora tiene la empresa por ahí perdidos, para juntarlos todos en un solo proyecto.

Dentro de este proyecto estaría incluido el proceso para ampliar la capacidad y el volumen del "vaso número 3", el cual ahora mismo recibe "oficialmente" cerca de 70 toneladas diarias, y con esta ampliación ¡¡se pretender que recoja unas 200 toneladas al día!!.

ALEGACIONES AL PROYECTO DE "AAU" PROAMBIENTE
Dada la poca publicidad que el Ayuntamiento dio a este asunto, no fue hasta pasada una semana, que el 21 de julio se desplazó una funcionaria del Ayuntamiento de Orihuela al de Abanilla para informarse sobre el nuevo proyecto de ampliación del vertedero de Proambiente, y principalmente, si éste iba a situarse en territorios de la localidad alicantina de La Murada.

Que se sepa han presentado alegaciones al proyecto tanto Ecologistas en Acción, como el Ayuntamiento de Orihuela (registrado el 28/7) que incluso realizó un comunicado (ver vídeo), así como el Grupo Independiente IUMA de Abanilla, con fecha 29/7, que es cuando acababa el plazo de alegaciones.

Según parece los Ecologistas alegan que en el PGOU (el que realizó el ingeniero Pérez González mediante la falsificación de un certificado del Secretario del Ayuntamiento de Murcia), tan sólo están previstas como espacio para la gestión de residuos la zona donde está la planta de Proambiente y los almacenes. Sin embargo 37 hectáreas de la planta de reciclaje y los dos primeros vasos (1 y 2 clausurados tras la muerte de un trabajador en mayo de 2005) estarían ubicados en una zona LIC. Lo que dicen los Ecologistas es que este nuevo vaso 5, también ocuparía 800 m2 de zona LIC, que es un espacio que además está incluido en la "Red Natura 2000". La respuesta del Ayuntamiento de Abanilla a esta denuncia ha sido el decir que efectivamente «cuando fue aprobado el PGOU, no se recogían todas las ampliaciones que experimentaría el vertedero y habrá que solapar esas zonas con una actualización del plan». Sobre las críticas de los ecologistas, reconocen que «a veces algunas actividades van por delante de los permisos».

Según el Ayuntamiento de Orihuela, debido a un error del programa informático de cartografía que se usa en la Región de Murcia, casualmente la zona que ocupa el vertedero queda fuera del mapa, por lo que la empresa Proambiente se habría aprovechado de ese error de 7.000 m2 en la realidad pero que es milimétrico en el mapa, para poder obtener la AAU sin contar para nada con el Ayuntamiento de Orihuela, y dado que según entienden la mitad de las instalaciones estarían ubicadas en su territorio, no ven lógico que no se les haya pedido permiso a ellos. Según este proyecto en la zona correspondiente a Orihuela irían ubicados "varios accesos y los viarios internos de distribución, las oficinas, los aparcamientos, el vaso del vertedero que se denomina "Abanilla-Crevillente", la planta general de abastecimientos, saneamiento y lixiviados, así como la zona de afino de compost del proyecto". Teniendo todo esto en cuenta, el nuevo alcalde Monserrate Guillén, se plantea que o bien se legaliza o se clausura.
Otra consecuencia de la existencia y ampliación de la planta y el vertedero es de cuestión medio ambiental, pues su ubicación en territorio LIC de la Sierra de Crevillente afecta a la vegetación y por tanto a la desaparición del hábitat de especies protegidas como el búho real y el águila real.


Según el partido Independiente de Abanilla IUMA, vista la polémica, ellos piensan que sólo caben dos caminos que son: o cerrar la planta de tratamiento de residuos sólidos o bien regular el proyecto hacia una verdadera actividad de reciclaje. Ellos se inclinan por lo segundo y por tanto lo que solicitan es el cambio de "Autorización Única" (AAU) al de Integrada, pues según la Ley, esta es más dura y restrictiva, ya que es más completa, pues requiere la intervención de más administraciones y un estudio de impacto medioambiental más exhaustivo.

RESPUESTA DE LA EMPRESA
Según informan, admiten que sí que es cierto que ocupan terreno LIC, pero que "o se les concede este permiso o 58 personas se irían al paro". Es decir que la empresa admite que están mal hechas las cosas pero que les da igual porque aquí la cuestión es que o les dan permiso o 58 personas se van al paro (esto se podría entender como un chantaje). Y la cuestión es la siguiente ¿estamos dispuestos a seguir cargándonos el Medio Ambiente de Abanilla y nuestro futuro por el supuesto mantenimiento de 58 puestos de trabajo? Esta es la eterna pregunta, por supuesto aplicable también a la industria de las canteras (que supone el 25% de la actividad de la Región y por la que el Ayuntamiento no percibe ni un euro, tampoco por tragarse la mierda del vertedero) que está situada en el norte del municipio. Y otra pregunta más. Si aquí dicen que son 58 personas, ¿por qué no hace ni dos semanas antes uno de los sobrinos gerentes decía que eran 500?. ¿Por qué dan estas cifras si hace dos años no llegaban ni a 100?. Si uno de los problemas que tiene el vertedero es que reciben tanta cantidad que no les da tiempo a reciclar realmente nada más que el 10% de lo recibido.. (algo por lo que precisamente ellos cobran en los recibos, por reciclar) ¿por qué no contratan a más gente y le dan una alegría al Alcalde?.


RESPUESTA DEL ALCALDE DE ABANILLA
Más defensor de la empresa que del pueblo que lo vota, el alcalde de Abanilla se dejó sus vacaciones un rato y salió en la Verdad el día 9 de agosto diciendo que aunque no tiene ni idea de lo que ha dicho el Servicio de Calidad Ambiental de la CARM, pero que le da igual porque lo que digan es mentira, y que lo que dice el alcalde de Orihuela, que también es mentira. Para el señor Fernando Molina todo es mentira, el único que sabe hacer las cosas bien es él, y él no da permisos para hacer cosas donde no se pueden hacer (no, claro que no, ¿alguien tiene pruebas de lo contrario?, las hemerotecas están llenas), por tanto reta a los Gobiernos de la CARM y la Generalitat (los dos del PP) a que cierren el vertedero porque si lo hacen, que sepan que van a cargarse puestos de trabajo. Para el señor Molina la única ley que vale es la del "aquí todo vale si la cuestión es crear empleo", por eso no duda en salir con la vara a decir que todo el mundo está en su contra y él es el único que sabe hacer las cosas, y que ¡¡ojico con cerrarle el vertedero!!. Viendo tal esperpento de noticia y opiniones aquí sólo cabe preguntarse ¿qué intereses económicos o de cualquier tipo tiene el alcalde para defender la actividad de esta empresa por encima de la ley? Todo a su tiempo.

El 19 de agosto el concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Orihuela Antonio Zapata hacía público un informe del Centro Nacional de Información Geográfica (CNIG) que hacía callar al alcalde de Abanilla al decir bien claro que el proyecto de ampliación de la mercantil Proambiente SL sí que afecta a terrenos del municipio de Orihuela, por lo que sí que tienen que enviar solicitud de obras no sólo al Ayuntamiento de Abanilla sino mal que les pese, también al de Orihuela.

Más información:
Proambiente quiere ampliar su vertedero en zona protegida
ABC: Orihuela alega la ampliación del vertedero de Abanilla por estar en su término
Las Provincias: Orihuela alega contra la ampliación del vertedero de Ángel Fenoll en Abanilla.

La Verdad: El nuevo vaso del vertedero funcionó varios meses sin permiso




ORDEN DE CLAUSURA DEL VERTEDERO PARA 30 AÑOS
Quien mal anda mal acaba, y tras muchos embistes de unos y otros, y pese a la ayuda del alcalde de Abanilla defendiendo a la empresa, llegan las malas noticias. Así, pese a que la orden tiene fecha del 6 de octubre y esta notificación había llegado el 19 de octubre al Ayuntamiento de Abanilla, no fue hasta el día sábado 22 de octubre de 2011 que los ciudadanos se levantaron con la noticia de que tras las denuncias de Ecologistas en Acción, la Consejería de Presidencia de la CARM de Murcia (a instancias de la Dirección General de Medio Ambiente) había ordenado la suspensión de la actividad del vertedero de Proambiente y el sellado de los vasos 1, 2, 3 y 5 durante un periodo no inferior a 30 años, noticia la cual provocó la alegría entre los vecinos de La Murada. En principio sólo tendría permiso para que funcionara la planta de reciclaje y ya está. Además, se le da un plazo de tres meses (hasta el 6/1/12) para que presente un proyecto de sellado de dichos vasos para que no afecten medio-ambientalmente a la zona. Dado que el alcalde Fernando Molina no respondió a las llamadas del periodista que hizo esta noticia, tuvo que ser el portavoz municipal Pascual Martínez quien saliera a dar su opinión, el cual sólo se le ocurrió decir que a ver dónde se iban a meter ahora las basuras.




Sin embargo no todo pueden ser "alegrías", pues la vida sigue y aunque el vertedero "se cierre" oficialmente, la gente tiene que seguir viviendo en sus casas y consumiendo y tirando sus basuras. La empresa es la responsable de esta recogida de basuras, y el dónde la tiren realmente no es problema de los ayuntamientos, sino de la empresa COLSUR que es quien está contratada para esto (en Abanilla, que es donde nos comemos la basura de todos estos pueblos, hasta 2017, y en vez de cobrar por esto, encima se pagan a la empresa 180.000 € al año. Dinero que por cierto se recauda en forma de tasa, no como impuesto, pero que luego no se paga a la empresa tal cual). Pero la cuestión real es que con esta decisión se quedan 20.000 toneladas de basuras que nadie sabe dónde han de ir.

En la Comisión Informativa que había el lunes 24 de octubre, el alcalde, lejos de ir y dar la cara y explicar lo que tuviera que decir, de nuevo no acudió a la cita de su propia convocatoria y dejó que fueran sus compañeros de grupo municipal los que se comieran el marrón.


Este de aquí es el alcalde de Orihuela, dando explicaciones al respecto de toda esta noticia.

1 comentario:

Mercedes del Castillo dijo...

Debes facilitar todos estos datos al Psoe de Orihuela con objeto de que ejrzan todo tipo de acciones encaminadas a que se controle de una vez el vertedero ya que nuestro alcalde se lo permite todo. Evidentemente a cambio de "otras contraprestaciones"