miércoles, 24 de agosto de 2011

El Pacto PP-PSOE para la reforma de la Constitución

A mediados de agosto se reunieron los Presidentes de Francia y Alemania, Sarkozy  y Merkel para relanzar la tasa Tobin para la banca. y allí abogaron por un verdadero gobierno económico de Europa (igual algo necesario tras la crisis griega, portuguesa e irlandesa). Así, los dos dirigentes dijeron que cada uno de los 17 países del euro fije, antes del verano de 2012, un límite a la deuda pública en su respectiva Constitución. Y en España dado que para reformar la Constitución hay que disolver las Cámaras, y nosotros tenemos las Elecciones Generales el próximo mes de noviembre y se disolverán las Cámaras el 27 de septiembre, lo más apropiado era hacerlo ahora mismo cuanto antes mejor. Así, el que Zapatero haya propuesto ya tan pronto esta modificación y que Rajoy la haya aceptado ha merecido el aplauso del diario "The Economist". Sin embargo, la Vicepresidenta Económica Elena Salgado ha negado que esta reforma venga impuesta por el BCE.
Portada del diario Público del 24/8/11


Así, el PSOE ha pactado con el PP incluir en la Constitución un límite al déficit de las cuentas del Estado, para lo que tendría que modificar el artículo 135, lo cual se hará en tan sólo dos semanas y sin referéndum previo. En principio la idea es que la Constitución recoja que en situaciones de crecimiento económico normal (entre el 2% y el 3% para la economía española), el déficit debe ser 'cero', con presupuestos en superávit si se supera el 3%, pero con la posibilidad de incurrir en un pequeño déficit si el crecimiento es inferior al 2%. El mensaje que se pretende lanzar con esto es acreditar que las emisiones de deuda española tienen la misma garantía que la de países que abogan por este mecanismo de consolidación presupuestaria y trasladar a los inversores que el problema del déficit público no volverá a repetirse. Así, Zapatero ha argumentado esta modificación porque es preciso "establecer una regla para garantizar la estabilidad presupuestaria a medio y largo plazo, tanto del déficit como de la deuda, que vincule a todas las administraciones públicas".


Aunque el PSOE ya propuso la reforma de la Constitución en algunos puntos determinados del programa electoral de 2004, dado que no se cumplió, se volvió a poner en el programa electoral de 2008 pero estos temas tan sólo consistían en modificar la circunscripción del voto en el exterior para las Elecciones Generales (páginas 216 y 310), para reformar el Senado en una auténtica Cámara de representación territorial (página 269), denominación de las Comunidades Autónomas, introducir una referencia a Europa y acabar con la discriminación por razón de sexo en el acceso a la Corona (página 270). Pero ninguna de estas reformas se ha llevado a cabo en estos cerca de ocho años. Reformas que igual sí que serían más necesarias y urgentes que poner un techo de gasto a la economía del país. Así, la Vicepresidenta Económica Elena Salgado mantiene que esta es una decisión acertada porque da tranquilidad a los inversores. Según la Ministra, esta reforma Constitucional se materializará en 2018 o 2020, cuando la crisis económica haya amainado. La pregunta entonces es, que si en 2006 no se preveía la crisis que vendría dos años después, ¿cómo en 2011 podemos saber cómo estará la economía ocho años después?.

Ya lo dijo Rajoy en 2010
Durante el Debate del Estado de la Nación del año pasado Rajoy propuso modificar la Constitución para limitar el déficit público. Y Zapatero le respondió que:  "no tiene fundamento ni eficacia". ¿Antes no y ahora sí?. Como Zapatero informó a Rajoy de sus intenciones,  rebuscó en las hemerotecas para recordar lo que entonces le respondió Rubalcaba como portavoz del Gobierno y Rajoy cogió y lo recordó: "Se me pidió que dejara las ideas geniales, se me dijo que había improvisado un cambio en la Constitución como si fuera una panacea, y con ironía poco fina se afirmó lo siguiente: 'Como todos sabemos, la Constitución es una ley que se cambia fácilmente, y en un plis-plas va a acabar con la crisis". Así que a pesar de las voces que dicen que habría que pasar por un Referéndum, Mariano Rajoy defiende la medida y entiende que esta reforma no exige que se haga mediante referéndum. Visto lo anterior es normal que esta decisión no le haya hecho ni puñetera gracia a Rubalcaba .

¿Se puede reformar la Constitución sin Referéndum?
Ya se reformó en 1992 debido al acuerdo del Parlamento Europeo del Tratado de Maastrich para que se reconociera el derecho de los europeos no sólo a poder votar sino a poder ser votados (electores activos y pasivos), pero en este caso es diferente, pues si se reforma, aparte de por ser un acuerdo previo de Zapatero y Rajoy es porque así lo han decidido Sarkozy y Merkel.


Pero lo cierto es que en el artículo 167.3 de la propia Constitución se dice lo siguiente: "Aprobada la reforma por las Cortes Generales, será sometida a referéndum para su ratificación cuando así lo soliciten, dentro de los quince días siguientes a su aprobación, una décima parte de los miembros de cualquiera de las Cámaras." Así que la pregunta es si en estas próximas dos semanas habrá 35 diputados que lo soliciten. Por lo pronto la suma de los partidos minoritarios es de 25, por lo que faltarían diez más. En principio el PSOE y el PP suman 321 diputados por lo que quedarían 29 hasta los 350, por lo que sería necesario que otros diputados de estos dos partidos votaran en contra para sumar 35 diputados. Además en el Senado deberían ser 26 senadores los que hicieran lo propio.
Voces críticas
El primero que salió a decir que no estaba de acuerdo fue el ex líder de CCOO Antonio Gutiérrez, diputado del PSOE, ya ha dicho que esto es un disparate pues contiene los axiomas ideológicos de la derecha y esto es hacerle el último trabajo sucio a Rajoy, por lo que hay que frenar esta iniciativa. Así, ha dicho que esta reforma de tanta envergadura no ha tenido el más mínimo debate en el Grupo Socialista y está absolutamente convencido de que votará en contra de la reforma y que no seguirá de diputado si el PSOE no cambia su política.


Antonio Gutiérrez
Según Antonio Gutiérrez, recoger un tope de déficit en la Carta Magna "es justo lo contrario de lo que hay que hacer" porque redundará en una unión monetaria "más frágil aún" de la que ya existe. Es más, sostiene que esta medida va a ser "un desastre" para España porque la condenará "a mantener por los siglos de los siglos un desnivel en estructura productiva y en renta respeto del resto de la Unión Europea". Y no es el único, también se han quedado sin palabras políticos tan conocidos como López Aguilar, Tomás Gómez, y Josep Borrell, el cual por cierto se ha preguntado qué ha pasado en las últimas semanas para que de reírse de Rajoy por pedir esto ahora lo haya propuesto Zapatero. También los dos miembros de la Izquierda Socialista Manuel De la Rocha y José Antonio Pérez Tapias (que ha dicho que ve a los socialistas desnudos como náufragos y a Rubalcaba aferrado a un madero astillado) han cuestionado esta iniciativa al considerar que es una imposición del neoliberalismo que no ha sido suficientemente debatida en el seno del partido. Dentro del PSC, la corriente crítica de Esquerra Socialista de Catalunya también ha hecho público que se opone a esta reforma constitucional y ha instado a los diputados del congreso a desmarcarse de este proyecto y forzar un referéndum. En su argumentación dicen que "Zapatero comete un contrasentido y un enorme error, pues renuncia al mínimo margen legal necesario para efectuar una política fiscal anticíclica", además de que este proyecto de reforma no se ha puesto a debate en los órganos pertinentes del PSOE, como el grupo parlamentario y el comité federal.

También Patxi López pide leer la letra pequeña de esta reforma, pues “no puede ser un corsé que impida, en tiempos de crisis, hacer política anticrisis, hacer políticas para la recuperación económica o tener los recursos suficientes para sostener el estado del bienestar o las políticas sociales” ya que “a veces, para tener esos recursos, se necesita acudir a la deuda y al déficit”.

Así tras el anuncio del pacto entre el PSOE y el PP de modificar la Constitución para poner un techo al déficil público a falta de un mes (tres semanas hábiles) para agotar la legislatura y disolver las Cortes, esta decisión ha creado malestar en los pequeños partidos como IU, BNG, UPyD y el nuevo partido Equo, los cuales plantearon que esta modificación se debería hacer mediante Referéndum.


Tampoco a los Sindicatos CCOO y UGT les parece buena la propuesta del Gobierno y su respuesta es evidente: Rechazan reformar la Constitución y piden un Referéndum. Para ello van a estudiar medidas de movilización social conjuntamente con otras organizaciones sociales. Como era de esperar, los empresarios de la CEOE Cepyme apoyan esta propuesta de reforma


¿Y Rubalcaba qué dice de todo esto?
Al principio de conocer la idea, Rubalcaba tuvo reticencias, y si bien en un principio pidió flexibilidad y no pillarse los dedos, posteriormente y tras llegarse al acuerdo dijo que estas reticencias habían desaparecido. Lo que en un principio le pareció una nueva cesión a las exigencias de los mercados financieros, del BCE y del eje franco-alemán posteriormente dijo que "esto tiene que ver con el pasado, el presente y el futuro". Dentro de ese acuerdo de decir que se tendrá un límite de deuda acorde con Europa (es decir, el que diga Alemania), Rubalcaba propuso el no poner una cifra concreta o techo de déficit en la Constitución, como sí es el caso de Alemania que tiene un 0,35% establecido en su Ley Fundamental (arts. 109 y 115).


Se pinte como se quiera, a ojos de la ciudadanía sigue estando claro que el intento de desmarque de las políticas de Zapatero que lleva haciendo Rubalcaba desde que fue nombrado candidato a las Elecciones Generales, de nuevo sufre un nuevo revés con esta decisión más cercana a la derecha que a la izquierda, pues esto no es sino otro ejemplo más de la pérdida de soberanía española en favor no ya de Europa sino de los mercados económicos y financieros.


Además, Rubalcaba dice que al no ser esta una medida que afecte ningún derecho fundamental, que se puede aprobar sin tener que realizarse un Referéndum.


Que la periodista Angels Barceló, conductora del programa Hora 25 de la Cadena SER, diga que la reforma Constitucional le parece una claudicación de la política a los mercados pues nuestra democracia le ha costado muchos sacrificios a mucha gente, desde luego parece significativo.


Según el argumentario del PSOE para este importante asunto de la reforma de la Constitución, después de explicar en qué consiste se dice lo siguiente: "Este límite sólo podrá superarse en casos excepcionales: catástrofes naturales, recesión económica o situaciones de emergencia que perjudiquen gravemente la situación financiera o la sostenibilidad económica o social del Estado." Es decir, que esta idea de mantener una estabilidad presupuestaria en principio se tendría en cuenta siempre, excepto en caso de catástrofe natural o crisis económica. Muy bien, ¿y quien dice y/o admite cuándo está el mundo en crisis económica?

Negociaciones en el Congreso
Finalmente tras ser atendida y aceptada dicha propuesta por el PP los portavoces del PSOE y el PP, acordaron que el establecimiento de la cifra se hará mediante una Ley Orgánica, la cual se prevé que establezca  en el 0,4% de déficit estructural global máximo del conjunto de las administraciones públicas. Así, el déficit del Estado no podría pasar del 0,26% del PIB y cada CCAA no podrá superar el 0,14% del PIB. A los Ayuntamientos no les quedará otra que presentar equilibrio presupuestario a partir de ahora. Ahora la pregunta a hacer sería ¿Qué pasaría si alguna CCAA sobrepasa algún año estos porcentajes de gasto del PIB?


¿Qué dicen los economistas?
Aunque parezca que estamos hablando de política y de reformar la Constitución, de lo que realmente estamos hablando es de Economía. Y los economistas no están nada de acuerdo con esta medida. La mayoría opina que prohibir el déficit por norma es cuando menos discutible. Y es que tal y como dejó dicho John Keynes en su día, la generación de déficit es una herramienta que sirve para endeudarse con vistas a recuperarse en el futuro. Gracias a Keynes los EEUU salieron de la crisis de 1929 a base de gastar e invertir el Estado, es decir, a base de generar déficit para poner de nuevo la máquina en marcha. ¿Qué habría sido de EEUU si hubiesen tenido este techo de gasto en la Constitución en 1929? A principios de agosto de este año 2011 el mundo tembló de miedo pensando en que los republicanos no querían apoyar un aumento del techo de gasto de los EEUU, lo que provocaría la caída en picado de todas las bolsas del mundo. Finalmente lo aprobaron y ahora siguen endeudándose más y más. Pero su sistema capitalista es así desde que se cargaron el patrón oro y por eso necesitan generar deuda para generar riqueza. De hecho todos los males de la economía mundial de los últimos años vienen de ahí.


Sin embargo para nosotros aprobar este "techo de gasto" supone liquidar la posibilidad de un país de endeudarse para recuperar la economía y conlleva un empujón a cargarse el Estado del Bienestar. En otras palabras, que si esto se hubiera aprobado hace cinco años, en 2008 y 2009 no se podría haber hecho el famoso "Plan E" para recuperar la economía, que se podrá estar más o menos de acuerdo en la utilidad e idoneidad de las obras (decididas por los ayuntamientos), pero sin duda que estuvo basado en esta teoría keynesiana de gastar el Estado para fomentar el empleo y la actividad económica.


Y es que cuando hablamos de recortar no hay mucho más donde mirar que en dejar de hacer obras públicas, recortar los sueldos de los funcionarios, las pensiones y los gastos sanitarios. Si se supone que los gobiernos de derechas prefieren recaudar más que gastar para generar superávit y los de izquierdas prefieren gastar más que recaudar lo cual genera déficit, desde luego tomar esta decisión a quien perjudica y limita su gestión es a los gobiernos de izquierdas que dejan de poder endeudarse para poder invertir.

Voy a copiar unos cuantos fragmentos de un artículo del economista Juan Torres López que me ha parecido interesante pues dice que: Nadie ha demostrado ni podrá hacerlo nunca que lo óptimo sea mantener los déficit en las cifras del 3% del PIB, como tampoco nadie ha demostrado ni podrá hacerlo nunca que la estabilidad presupuestaria sea mejor que los déficit. Nunca se podrá mantener como una verdad científica que la estabilidad presupuestaria es lo que más conviene para el crecimiento económico. Más bien sabemos con certeza lo contrario, que cuando la economía se ha venido abajo en docenas de veces lo más adecuado ha sido incurrir en déficit hasta ponerla de nuevo en marcha.

En lo que los economistas par
ecen estar de acuerdo es en que esto parece ser una respuesta a las presiones de otros gobiernos de la Unión Europea.


Desde luego, que precisamente la agencia de calificación Moody's (los que dicen que una economía va bien o va mal según les parece a ellos y así se cargan economías de un país como Grecia, por ejemplo) valore positivamente esta modificación de la Constitución no debería alegrar a la ciudadanía como soberana del Estado. Y que encima que hacen lo que quieren, que vayan y digan que hubieran preferido que se incluyera una cifra ya es como para cabrearse encima con ellos. Sin embargo, al mismo tiempo la prima de riesgo, que era la razón por la que hacía todo esto, lejos de estabilizarse o bajar, lo que hacía era que se disparaba hasta los 311 puntos. Es decir, que a los brokers les importa tres pepitos si en la Constitución se añade ese párrafo o no se añade, porque es una cosa que será para 2020, y lo que importa es la situación actual, donde nadie, pero nadie, cumple los requisitos de reducir el déficit y ajustarse el cinturón para poder pagar la deuda contraída actualmente.




¿Qué se dice en el PSRM-PSOE?
Al parecer los diputados del Congreso por Murcia aún no han hablado, pero sí lo han hecho otros líderes del PSRM. Pedro Saura le ha dado la vuelta al discurso y tras respaldar esta propuesta de Zapatero ha dicho que lo importante no es lo del déficit sino el cómo se recauda y cómo se gasta, por ello indica que hay que poner más impuestos a las grandes fortunas y luchar contra el fraude fiscal. Esto es evidente. En la misma línea, la portavoz parlamentaria Begoña Gª Retegui ha dicho que hay que tener altura de miras y esto es necesario para generar empleo y mantener las políticas sociales. El mediático alcalde de Calasparra Jesús Navarro ve bien  el tema de la reforma pero no está de acuerdo con las formas en que se ha propuesto así tan rápidamente. Igual el más crítico ha sido el portavoz municipal de Murcia Pedro López, que tras admitir que había recibido muchas llamadas de compañeros cabreados, ha dicho que no le gusta ni la propuesta ni la urgencia de la misma y esto habría que reflexionarlo más profundamente.


¿Y el pueblo qué dice?

Así, en esta era digital, lo normal era que la población preocupada e indignada se sublevara y se movilizara, para lo cual, dadas las urgencias para intentar impedirlo, la sociedad ha recurrido a la red de Internet para pedir un Referéndum para modificar la Constitución. Por ejemplo el politólogo Vicenç Navarro que mantiene que esta reforma es un ataque al Estado del bienestar pues esta medida neoliberal supone darle una enorme rigidez a la Constitución y por eso ha creado una recogida de firmas en las peticiones Actuable.es para pedir un Referéndum. En la red Twitter se ha creado el hashtag #yoquierovotar y en Facebook se ha creado el grupo "No a la modificación constitucional contra el Estado del Bienestar".

Encuesta en el País


Leyendo los comentarios de los lectores de las noticias, aparte de leer muchas barbaridades también hay quien opina que es posible que conocida la fama de poco trabajador de Rajoy (de hecho es el jefe de la oposición que menos ha aportado en la Democracia), el PSOE se haya puesto a hacerle el trabajo antes de que sea él quien le toque des-gobernarnos aún más.

No hay comentarios: