viernes, 5 de enero de 2018

Convencionalismos y manipulaciones con la historia de los reyes magos

Nota previa: Aunque llevo casi tres años sin actualizar el blog, porque me dedicado a escribir en otros sitios, la verdad es que lo he intentado en varias ocasiones, pero al final no le he dado a publicar, y por otra parte, desde que se inventó el Facebook, mucha gente dejó de usar ya sus blogs como antaño. Y además lo que de siempre más me cuesta y de hecho lo suelo hacer lo último, es poner los títulos a los artículos, cosa que en Fb no hace falta. Pero a veces cualquier mensaje corto en Fb medio se alarga y lo mismo merece la pena ponerlo aquí, y tras haber hecho algo de limpieza en los enlaces de los lados, me ha parecido bien poner esto aquí a ver si vuelvo a mover esto algo.

Lo de los tres reyes magos, es como Santillana del Mar (Cantabria), del que se dice que es el pueblo de las tres mentiras, porque ni es Santa, ni es llana ni tiene mar. Pues esto de los reyes magos es igual, ya que con sólo que dice Mateo en su evangelio, no se puede saber mucho al respecto. (Nacido, pues, Jesús en Belén de Judá en los días del rey Herodes, llegaron del Oriente a Jerusalén unos magos diciendo: ¿Dónde está el rey de los judíos que acaba de nacer?. Mt. 2, 1-2) De hecho hasta el siglo IV no se sabía si eran tres, ni tampoco si eran reyes, ni si eran magos o qué eran realmente, por lo que dado el desconocimiento, se aprovechaba para inculcar en las gentes que eran el ejemplo de que hasta los representantes las culturas paganas iban a arrodillarse ante el Niño Dios.

Lo que se sabe de estas figuras hoy día, es gracias a los evangelios apócrifos, pero eso nadie lo va a reconocer, por lo que en realidad seguimos igual, pues tras no saberse si eran tres, cuatro, diez o doce, como creían los armenios. El que fueran tres lo impuso el papa San León I Magno (s. V) y lo dedujo sabiamente por los tres regalos que llevaron (supondría el hombre que por no hacer viajar a gente con las manos vacías). Y los nombres, se les pusieron en el siglo VI, porque alguien los había puesto sobre sus imágenes en la iglesia de San Apolinar Nuovo, en Rávena (Italia): "Melchior", "Gaspar" y "Balthassar" que equivalen en griego a "Appellicon", "Amerín" y "Damascón", en hebreo a "Magalath", "Galgalath" y "Serakin" y en sirio, a "Larvandad", "Hormisdas" y "Gushnasaph".

No eran reyes, ya que esto se pensaba que era así por el salmo 72-10, que dice: "los reyes de Tarsis y las Islas le ofrecerán sus dones; los reyes de Arabia, Saba le traerán regalos", pero dado que no eran reyes realmente, no correspondería ponerles coronas como se hace en la actualidad, sino que deberían ir con gorro frigio, como en la imagen de Rávena, y ropajes persas.

Tampoco eran magos, sino que dejando al margen la teoría de Benedicto XVI de que venían de Tartessos en el sur de Hispania, en todo caso eran varios sabios del zoroastrismo (seguidores de Zaratustra, el profeta fundador del mazdeismo y las ciencias de la magia, que vivían entre los actuales Irán y Afganistán), o bien adivinos o astrónomos babilónicos conocidos como caldeos (de Mesopotamia, entre el Tigris y el Eúfrates). En la época, a estos se les conocía con el término griego "μαγός" (magós) o con el latino "magi" y de ahí lo de magos, pero magia tal y como podríamos pensar hoy tipo Harry Potter, hacían bien poca.

Tampoco está claro según los textos apócrifos, si iban solos o acompañados por tres legiones (de Persia, Babilonia y Asia), o si viajaron en una sola noche o llegaron dos años después (de ahí que Herodes mandara matar a los niños menores de dos años), con lo cual si tal y como se acepta, éste murió en el año -4 aC, Jesús debió nacer en el 5, 6 o 7 aC, y en primavera o verano, lo cual vendría a coincidir con que la estrella de Belén se debió a la conjunción de Júpiter y Saturno en la constelación de Piscis, en el año -7aC, circunstancia averiguada por Kepler en 1603 (pero eso también es una teoría, hay otras más). No obstante Antonio Piñero ubica este hecho del nacimiento de Jesús en el otoño del año 2 aC y la muerte de Herodes un año después. Como para fiarse aún de algo a estas alturas.

Y ya que estamos, lo del roscón de reyes, pues otra fiesta pagana, la de las saturnales romanas, en la que se preparaban unas tortas redondas, que se cristianizó, como la de la fecha del nacimiento de Jesús, que también era otra fiesta pagana romana, y al no saberse cuándo fue, se aprovechó la fiesta de "Sol invictus", que celebraba el comienzo del alargamiento de los día sobre las noches.

Una vez aclarado que ni la misma tradición está clara en sus fundamentos, pues lo que se cree comúnmente es todo bastante convencional, cabe opinar sobre lo que me parece que es el ridículo asunto de los políticos y los medios hablando sobre la cabalgata de Puente Vallecas y sobre si la participación de unas dragqueens vestidas de animales de peluche desvirtúan o no lo que es un desfile de reyes magos, cuando esta gente tan defensora de los dogmas de fe, no se paran a mirar si el que salgan elfos, duendes, Caperucita roja, la reina malvada de Alicia en el país de las maravillas, la patrulla canina, Bob Esponja, Peppa Pig, los Pitufos, el pato Donald y Mickey Mouse, Darth Vader con todo el ejército imperial, o la carrozas de los patrocinadores como las de empresas como el Corte Inglés, Sanitas, Iberia, Scootex, Movistar, Samsung y otras empresas de juguetes, y dado que de eso no dicen nada, parece ser que todo eso no lo desvirtúa.

Y todo eso lo polemizan unos señores en cuyo partido, después de criticar que el gobierno catalán adoctrina a los niños en sus escuelas, ellos en Vizcaya, usan a los reyes magos para adoctrinar a los niños con sus logos y colores. Y los niños, encima no llevan ni cartas ni sobres, porque se ve que esperaban que los sobres se los dieran a ellos. Quién sabe. Pero esto debe de entrar dentro de lo que es cristianizar, y por eso no pasa nada.

No hay comentarios: